Revisión bibliográfica: síndrome de ovario poliquístico. Intervención enfermera.

18 agosto 2022

AUTORES

  1. María Ester Delgado Alguacil. Diplomada Universitaria en Enfermería, Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  2. Raquel López Sánchez. Graduada Universitaria en Enfermería, Facultad de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad de Cádiz. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  3. Adrián Moreno Sánchez. Graduado Universitario en Enfermería, Facultad de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad de Cádiz. Enfermero en Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  4. Marta Franco Arrondo. Graduada Universitaria en Enfermería, Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  5. Aránzazu Caballero Millán. Diplomada Universitaria en Enfermería, Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  6. Irene Ciordia Hernández. Diplomada Universitaria en Enfermería, Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.

 

RESUMEN

El síndrome del ovario poliquístico es un trastorno endocrino- metabólico prevalente en las mujeres en edad reproductiva a nivel mundial. Se caracteriza por un aumento de andrógenos séricos, ovarios poliquísticos y oligoovulación o anovulación y está íntimamente relacionado con alteraciones de la sensibilidad a la insulina. El tratamiento multidisciplinar ayuda a mejorar la calidad de vida de las pacientes que lo padecen, prestando especial atención a las intervenciones de enfermería en la prevención y la promoción de hábitos higiénico-dietéticos saludables que mejoran, controlan y disminuyen no sólo la clínica sino las comorbilidades añadidas.

 

PALABRAS CLAVE

Ovario poliquístico, hiperandrogenismo, irregularidades menstruales, plan de cuidados de enfermería.

 

ABSTRACT

Polycystic ovary syndrome is a prevalent endocrine-metabolic disorder in women of reproductive age worldwide. It is characterized by an increase in serum androgens, polycystic ovaries and oligoovulation or anovulation and is closely related to changes in insulin sensitivity. Multidisciplinary treatment helps improve the quality of life of patients who suffer from it, paying special attention to nursing interventions in the prevention and promotion of healthy hygienic-dietary habits that improve, control and reduce not only clinical symptoms but also comorbidities added.

 

KEY WORDS

Polycystic ovary, hyperandrogenism, menstrual irregularities, nursing care plan.

 

INTRODUCCIÓN

El síndrome del ovario poliquístico fue descrito en 1935 por Irving Freiler Stein y Michael Leventhal , dos ginecólogos estudiosos de la infertilidad, quienes tras un estudio a siete mujeres determinaron que la amenorrea, la obesidad y el hirsutismo eran signos y síntomas que aparecían repetidamente en mujeres con quistes ováricos. En 1990 un grupo de expertos respaldados por la NICHD establecieron tres criterios determinantes: los trastornos menstruales y el aumento anormal de andrógenos séricos, todo ello en ausencia objetivada de cualquier otra patología con una sintomatología similar1.

En el siglo XXI este síndrome conocido como el síndrome de Stein- Levanthal ha sido vuelto a nombrar como SOP o síndrome del ovario poliquístico.

En el año 2003, en Rotterdam, se establecieron formalmente tres criterios: oligomenorrea o amenorrea, hiperandrogenismo clínico o bioquímico (produce acné, hirsutismo…) y la presencia de quistes ováricos objetivados a través de una ecografía (doce o más folículos en cada ovario de aproximadamente 2-9mm o un volumen de diez ml). Para diagnosticar a una mujer de SOP debían cumplirse dos de los tres criterios definidos anteriormente2.

La literatura encontrada en relación a este síndrome ginecológico afirma que tiene una prevalencia mundial de entre 6 y el 8 % de mujeres en edad reproductiva y que en el 75 % de las pacientes que lo padecen genera infertilidad3,4.

La mayor parte de las mujeres con SOP que acuden a consulta médica lo hacen motivadas por situaciones de infertilidad o aumento del índice de masa corporal.

 

OBJETIVO

El objetivo de esta revisión bibliográfica es revisar y actualizar la literatura relacionada con el síndrome de ovario poliquístico, sus criterios, su diagnóstico y su tratamiento farmacológico y no farmacológico relacionado con el abordaje desde el punto de vista de la profesión enfermera.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Se realiza búsqueda bibliográfica de literatura relacionada con el Síndrome de ovario poliquístico en bases de datos (Pubmed, CUIDEN, Scielo) así como en Google académico mediando el uso de operadores booleanos OR y AND. De los 25 artículos encontrados mediante el uso de descriptores se emplean 12 para la realización de esta revisión bibliográfica.

 

DESARROLLO

El SOP es un trastorno endocrino-metabólico de origen multietiológico que cursa en mujeres durante su edad reproductiva. Se caracteriza por un hiperandrogenismo marcado que conlleva consigo en la mayoría de los casos un aumento del acné, irregularidad en la menstruación, hirsutismo e infertilidad. En estas pacientes es frecuente encontrar pequeños quistes en sus ovarios.

Según Rotterdam existen diferentes fenotipos5:

Que se caracteriza por generar anovulación en la mujer que lo padece y por tanto problemas de fertilidad en su edad reproductiva.

Fenotipo A: Caracterizado por ovarios poliquísticos, disfunción ovulatoria, hiperandrogenismo.

Fenotipo B: Caracterizado disfunción ovulatoria e hiperandrogenismo.

Fenotipo C: Caracterizado por ovarios poliquísticos e hiperandrogenismo.

Fenotipo D: Caracterizado por disfunción ovarios poliquísticos y disfunción ovulatoria.

 

Etiologia6-8:

No existe una causa única bien definida. Diversos estudios sugieren que su origen es multifocal (genéticos y ambientales).

La herencia genética se muestra responsable de un 10 por ciento de los casos, mientras que en el resto parece existir una clara influencia de factores como el Síndrome metabólico (síndrome X o de Raven).Este síndrome determina un aumento de probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular o diabetes tipo II y se caracteriza por la existencia de resistencia a la insulina, tolerancia anormal a la glucosa o hiperinsulinismo asociado a hipertrigliceridemia, hipertensión arterial, niveles de colesterol HDL bajos, hipercoagulabilidad, estrés crónico y obesidad central.

Signos y síntomas9:

  • Trastornos en la menstruación (períodos irregulares, poco frecuentes o alargados).
  • Hiperandrogenismo.
    • Hirsutismo.
    • Acné.
    • Pérdida de vello estrés o ansiedad en relación con una percepción negativa de su propia imagen corporal.
  • Ovarios poliquísticos.
  • Obesidad.

 

Diagnóstico10:

Cabe destacar la importancia de un buen diagnóstico, ya que nos ayudará a distinguirlo de otras patologías como el síndrome de Cushing, la hiperplasia adrenal y la hiperprolactinemia, permitiendo así el inicio temprano de un tratamiento adecuado a cada caso.

Para establecer un buen diagnóstico del SOP se precisa de:

  • Valoración del paciente mediante examen físico (hirsutismo, acné, masculinización de la voz).
  • Realización de una historia clínica completa, prestando especial interés en:
    • Cambios de peso.
    • Hirsutismo facial.
    • Tensión arterial aumentada.
    • Cambios en la piel.
    • Alteraciones en el ciclo menstrual.
  • Bioquímica completa, así como medición de andrógenos, perfil lipídico y glucosa.
  • Ultrasonido pélvico.

 

Tratamiento11,12:

El tratamiento de las pacientes con SOP debe visualizarse desde un punto de vista holístico integrando, en todo momento, las particularidades de cada paciente, prestando especial atención a su fenotipo y a su clínica.

Existen dos líneas de actuación: Farmacológica y enfocado al aspecto físico.

  • Farmacológico:
    • Anticonceptivos hormonales.
    • Antiandrógenos.
    • En muchas ocasiones se utilizan otro tipo de fármacos para regular los niveles de insulina como la metformina, muy empleada en mujeres con síndrome metabólico, diabetes tipo II y/o prediabetes.
  • Enfocado en el tratamiento del aspecto físico: Depilación/Rasurado/Laser.

Cabe destacar la importancia de la función de la enfermera en pacientes con SOP que cursan con síndrome metabólico u obesidad ya que ayudará mediante la promoción de la salud a que integren estilos de vida saludables a su vida diaria, mejorando su clínica y por tanto su calidad de vida.

Entre las diferentes intervenciones de enfermería se recomienda fomentar la actividad física diaria y consumir dietas de entre 1200 y 1400 Kcal diarias acorde a las características propias de cada mujer. Se recomienda un aumento del consumo de fibra y cereales los cuales ayudan a mantener los niveles de glucosa en niveles adecuados a lo largo del día.

Estas actividades de promoción permiten prevenir comorbilidades, reducir o evitar que el trastorno avance y consiguen mantener la adherencia del paciente al plan enfermero y al tratamiento médico.

 

CONCLUSIÓN

El SOP es un trastorno que afecta en gran medida a la mujer en edad reproductiva generando una serie de cambios físicos y bioquímicos que pueden generar un alto nivel de estrés en la mujer que lo padece.

Cabe destacar que la enfermera, a través de su plan de cuidados, favorece la adherencia al tratamiento médico y enfermero, ayudando a prevenir futuras complicaciones asociadas como la hipertensión, la diabetes y la infertilidad entre otros.

La promoción de medidas higiénico-dietéticas adecuadas favorece que la calidad de vida de las mujeres con SOP aumente tanto a nivel físico como hormonal y no solo permite que los niveles de estrés de estas pacientes disminuyan, sino que aporta las herramientas adecuadas para que implementarlas en su día a día sea una tarea sencilla y finalmente deje de ser solo un tratamiento terapéutico para convertirse en un modo de vida necesario, elegido e indispensable.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Stein I, Leventhal M (1935). Amenorrhoea associated with bilateral polycystic ovaries. The American College of Obstetricians and Gynecologist. 1935;29:181-5.
  2. Azziz R, Carmina E, Dewailly D et al. The Androgen Excess and PCOS So-ciety criteria for the polycystic ovary syndrome: the complete task force report. Fertil Steril. 2009; 91:456–488.
  3. March WA, Moore VM, Willson KJ, Phillips DI, Norman RJ, Davies MJ. The prevalence of polycystic ovary syndrome in a community sample assessed under contrasting diagnostic criteria. Hum Reprod. 2010 Feb;25(2):544-51. doi:10.1093/humrep/dep399
  4. Azziz R, Woods KS, Reyna R, Key TJ, Knochenhauer ES, Yildiz BO.The Prevalence and Features of the Polycystic Ovary Syndrome in an Unselected Population. J Clin Endocrinol Metab. 2004 Jun;89(6):2745-9. doi:10.1210/jc.2003-032046
  5. Azziz R, Carmina E, Dewailly D, Diamanti-Kandarakis E, Escobar-Morreale HF, Futterweit W, et al. Positions statement: criteria for defining polycystic ovary syndrome as a predominantly hyperandrogenic syndrome: an Androgen Excess Society guideline. J Clin Endocrinol Metab 2006; 91 (11): 4237-45.
  6. Franks S, Ghrani N, Waterworth D, Batty S. Current developments in the molecular genetics of the polycystic ovary syndrome. TEM 1998; 9: 51-2.
  7. Legro RS, Spielman R, Urbanek M, DriscoLl D, Strauss III JF and Dunaif A. Phenotype and genotype in polycystic ovary syndrome. Recent Prog Horm Res 1998; 53: 217-56.
  8. Goodman NF, Cobin RH, Futterweit W, Glueck JS, Legro RS, Carmina E; American Association of Clinical Endocrinologists (AACE); American Col-lege of Endocrinology (ACE); Androgen Excess and PCOS Society (AES). Guide To The Best Practices In The Evaluation And Treatment Of Polycystic Ovary Syndrome–Part 1. Endocr Pract. 2015;21(11):1291-300.
  9. Builes Carlos Alfonso, Diaz Ivonne, Castañeda Jimmy, Perez Luis Ernesto. Caracterización clínica y bioquímica de la mujer con Síndrome de Ovario Poliquístico. Rev Colomb Obstet Ginecol [Internet]. 2006 Mar [cited 2022 July 07] ; 57( 1 ): 36-44.
  10. Vallecillo TA. Diagnóstico de síndrome de ovario poliquístico. Rev Med Cos Cen. 2012;69(603):431-434.
  11. Silver AF. Chase HB. Arsenault CT. Early anagen initiated by plucking compared with early spontaneous anagen. In: Montagna W, Dobson RL, editors. Advances in biology of skin hair growth. Vol IX. New York (NY): Pergamon Press; 1967. p. 265.
  12. Peereboom-Wynia JD. Effect of various methods of depilation on density of hair growth in women with idiopathic hirsutism. Arch Dermatol Forsch 1972;243:164–76.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos