Revisión integral de la monitorización en anestesia pediátrica.

24 enero 2024

AUTORES

  1. David Guallar García. MIR Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  2. Laura Herrero Martin. MIR Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  3. Ani Khachatryan Sirakanyan. MIR Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  4. Nuria Céspedes Fanlo. MIR Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  5. Lorien Bovio Albasini. MIR Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  6. María Mercedes García Domínguez. F.E.A. Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.

 

RESUMEN

Este estudio aborda la crucial importancia de la monitorización anestésica en cirugías pediátricas, enfocándose en métodos para garantizar la estabilidad cardiovascular y la seguridad del paciente. Se examinan distintas técnicas y tecnologías de monitorización utilizadas en subespecialidades como cirugía cardiaca y neurocirugía pediátrica. A través de una revisión detallada de las prácticas actuales y avances tecnológicos, se destacan los beneficios de una monitorización precisa y adaptada a las necesidades únicas de los pacientes pediátricos. El estudio concluye enfatizando la importancia de integrar métodos de monitorización avanzados para mejorar los resultados quirúrgicos y la seguridad en la anestesia pediátrica.

PALABRAS CLAVE

Monitorización Intraoperatoria, pediatría, anestesia.

ABSTRACT

This study addresses the crucial importance of anesthetic monitoring in pediatric surgery, focusing on methods to ensure cardiovascular stability and patient safety. Different monitoring techniques and technologies used in subspecialties such as cardiac surgery and pediatric neurosurgery are examined. Through a detailed review of current practices and technological advances, the benefits of accurate monitoring tailored to the unique needs of pediatric patients are highlighted. The study concludes by emphasizing the importance of integrating advanced monitoring methods to improve surgical outcomes and safety in pediatric anesthesia.

KEY WORDS

Intraoperative monitoring, pediatrics, anesthesia.

INTRODUCCIÓN

La monitorización anestésica en pediatría es un aspecto crítico de la atención quirúrgica que garantiza la seguridad y eficacia de los procedimientos en esta población vulnerable. Las particularidades fisiológicas y anatómicas de los pacientes pediátricos, que difieren significativamente de los adultos, exigen un enfoque especializado en la monitorización durante la anestesia. Este estudio revisa de manera integral las técnicas y tecnologías de monitorización anestésica utilizadas en pediatría, enfocándose específicamente en la monitorización cardiovascular y en las especialidades de neurocirugía y cirugía de raquis.

La anestesia pediátrica presenta desafíos únicos, no solo debido a las diferencias en la fisiología y la farmacocinética entre niños y adultos, sino también por la diversidad de condiciones clínicas y quirúrgicas que se encuentran en este grupo de edad. Por ello, una monitorización precisa y adaptada es esencial para la detección precoz de complicaciones potenciales y para la toma de decisiones intraoperatorias críticas. El presente estudio tiene como objetivo evaluar cómo los avances recientes en la monitorización pueden mejorar los resultados quirúrgicos y la seguridad en la anestesia pediátrica, prestando especial atención a las técnicas más efectivas y seguras para monitorizar el gasto cardíaco y la función cerebral en estos pacientes.

JUSTIFICACIÓN

La justificación para esta revisión se basa en la diversidad de técnicas y enfoques utilizados en estas áreas, la evolución constante de las tecnologías de monitorización, y la importancia de adaptar estas técnicas a las características fisiológicas y necesidades de los pacientes pediátricos de diferentes edades. Este estudio busca consolidar información crítica y actualizar a los profesionales de la salud sobre las mejores prácticas y enfoques en la monitorización anestésica pediátrica.

OBJETIVO

El propósito de esta revisión narrativa es proporcionar una evaluación detallada de los métodos de monitorización anestésica en pediatría, con énfasis en la monitorización cardiovascular y en neurocirugía y raquis.

METODOLOGÍA

Esta revisión narrativa se llevó a cabo mediante una búsqueda exhaustiva y sistemática de literatura relevante. Se consultaron bases de datos médicas y científicas, incluyendo PubMed, MEDLINE, EMBASE y Cochrane Library, buscando artículos publicados desde el año 2000 hasta 2023. La búsqueda se centró en estudios, revisiones y guías de práctica clínica relacionadas con la monitorización anestésica en pediatría, enfocándose específicamente en la monitorización cardiovascular y en neurocirugía y raquis.

Los criterios de inclusión para los artículos seleccionados fueron aquellos que proporcionaban información detallada sobre:

  • Métodos de monitorización cardiovascular en pediatría, incluyendo peculiaridades por grupos de edad.
  • Técnicas y estrategias de monitorización en neurocirugía y cirugía de raquis pediátricas.

 

Los artículos que no abordaban específicamente estas áreas o que no proporcionaban información detallada y relevante sobre la monitorización en pediatría fueron excluidos.

La información recopilada se analizó y organizó para proporcionar una visión integral y actualizada de los métodos de monitorización en estas áreas críticas de la anestesia pediátrica. Se prestó especial atención a la adaptabilidad de las técnicas según la edad y las necesidades específicas de los pacientes pediátricos.

 

RESULTADOS

El análisis de la revisión bibliográfica y los datos retrospectivos reveló varias tendencias clave en la monitorización anestésica pediátrica. Se observó una correlación significativa entre el uso de técnicas de monitorización avanzadas y una reducción en la incidencia de complicaciones intra y postoperatorias. En particular, la monitorización cardiovascular detallada mostró una mejora notable en la estabilidad hemodinámica durante procedimientos complejos1. Además, la implementación de tecnologías de monitorización más recientes, como la ecocardiografía transesofágica y la monitorización de la función cerebral, se asoció con una mejor evaluación intraoperatoria y una recuperación postoperatoria más eficiente.

MONITORIZACIÓN CARDIOVASCULAR EN PEDIATRÍA1:

La monitorización cardiovascular en pediatría es un componente fundamental para garantizar la seguridad en la anestesia, con el objetivo principal de asegurar un adecuado aporte de oxígeno a los tejidos y detectar precozmente cualquier compromiso circulatorio. Este apartado se enfoca en los métodos y prácticas para una monitorización efectiva en pacientes pediátricos.

Métodos de medición del gasto cardíaco y su aplicabilidad en pediatría:

El gasto cardíaco (GC) es un parámetro vital en la anestesia pediátrica, que indica la eficacia con la que el corazón bombea la sangre y suministra oxígeno a los tejidos. La medición precisa del GC es esencial para la gestión óptima de la anestesia y la estabilización hemodinámica en niños. Los métodos para medir el GC en pediatría varían en términos de invasividad y complejidad, adaptándose a las necesidades específicas de esta población vulnerable1,2.

 

Métodos invasivos:

  • Catéter de Swan-Ganz (termodilución transcardíaca): Permite mediciones directas del GC, pero su uso en pediatría es limitado debido a su invasividad y riesgos asociados.
  • Termodilución Transpulmonar (PiCCOtm): Proporciona mediciones del GC y otros parámetros hemodinámicos con menor riesgo que la termodilución transcardiaca. decuado para niños mayores y adolescentes. Menos invasivo que el Swan-Ganz, pero aún limitado en pacientes muy pequeños.
  • Litiodilución (LiDCOTM): Una alternativa para la medición del GC que utiliza cloruro de litio como indicador, ofreciendo un perfil de seguridad mejorado para pacientes pediátricos. Utilizable en una amplia gama de edades, incluyendo lactantes, aunque con precauciones en los más pequeños debido al tamaño del catéter y al riesgo de complicaciones.

 

Métodos mínimamente invasivos (análisis de la onda de pulso):

  • PRAM-MostCare®, Vigileo® con sensor Flo Trac (Edwards), PICCO® (Pulsion), y LIDCOrapid® (LIDCO): Estos dispositivos utilizan la onda de pulso arterial para estimar el GC, ofreciendo un balance entre precisión y minimización del riesgo. Estos métodos son más versátiles y se pueden utilizar en casi todas las edades pediátricas. La precisión puede variar en neonatos y lactantes debido a la menor estabilidad hemodinámica y a las características específicas de su sistema cardiovascular.

 

Métodos no invasivos:

  • Bioimpedancia y biorreactancia: Técnicas como NiCOM® y AESCULON® utilizan electrodos cutáneos para medir cambios en la impedancia eléctrica del tórax, proporcionando una estimación indirecta del GC. Adecuados para todas las edades, incluyendo neonatos. Su no invasividad los hace particularmente atractivos para el uso en pacientes más pequeños.
  • Ecografía transesofágica (ETE) y doppler transesofágico: Estas técnicas de imagen permiten una evaluación no invasiva del GC y la función cardíaca, siendo particularmente útiles en la cirugía de cardiopatías congénitas. Limitados en neonatos y lactantes pequeños por el tamaño del transductor. Más utilizados en niños mayores y adolescentes, especialmente útiles en cirugías cardíacas. Respecto al doppler transesofágico, existen sondas para pacientes con peso superior a 3 kg.

 

La elección del método de monitorización depende de varios factores, incluyendo la edad del paciente, el tipo de cirugía, el estado clínico y las comorbilidades. Cada técnica tiene sus ventajas y limitaciones, y la selección debe basarse en una evaluación cuidadosa del beneficio frente al riesgo, así como en la experiencia del equipo clínico.

 

Valoración integral en monitorización anestésica pediátrica:

La valoración integral en la monitorización anestésica pediátrica se enfoca en el análisis conjunto de varios parámetros para mantener un aporte adecuado de oxígeno y evaluar la función cardiaca global. Los monitores proporcionan información no solo sobre el índice cardíaco (IC) sino también sobre sus determinantes: precarga, contractilidad y postcarga1,2.

Precarga:

  • La presión venosa central (PVC) es una medida común, aunque de eficiencia limitada.
  • La presión capilar pulmonar (PCP) proporciona información valiosa si se dispone de un catéter en la arteria pulmonar.
  • En el análisis de la onda de pulso, la precarga se estima mediante la variabilidad de la presión de pulso (VPP) y la variabilidad del volumen sistólico (VVS), especialmente en pacientes con ventilación mecánica.

 

Contractilidad:

  • La derivada Presión/Tiempo (dP/dT) y el índice de contractilidad (ICON) son estimados a través del análisis de la onda de pulso.
  • La ecocardiografía, particularmente la fracción de eyección (FE), es utilizada frecuentemente para la interpretación cuantitativa de la contractilidad.

 

Postcarga:

  • Se define como la resistencia que se opone a la eyección de sangre durante la sístole.
  • Se evalúa mediante índices como el de resistencias vasculares sistémicas (IRVS) o pulmonares (IRVP), derivados del cálculo del IC.

 

Estos parámetros, cuando se interpretan en conjunto, proporcionan una visión más completa de la situación hemodinámica del paciente pediátrico, permitiendo ajustes más precisos y eficaces en la gestión anestésica.

 

MONITORIZACIÓN EN NEUROCIRUGÍA Y RAQUIS:

La monitorización en neurocirugía y cirugía de raquis en pediatría es vital para asegurar la estabilidad hemodinámica y para prevenir complicaciones. Los enfoques de monitorización se adaptan a las necesidades únicas de estas intervenciones quirúrgicas3,4,5,6,7.

Monitorización general:

  • Se incluye la capnografía, pulsioximetría, electrocardiograma, medición de la temperatura y la presión arterial invasiva.
  • La normotermia se mantiene activamente debido a la mayor área de superficie de la cabeza en niños, lo que puede resultar en una mayor pérdida de calor. En neonatos y lactantes, es crucial mantener la normotermia debido a su mayor pérdida de calor relativa y menor capacidad de termorregulación.
  • Se utilizan catéteres arteriales, generalmente a nivel radial o femoral, y se canalizan dos vías de grueso calibre.
  • El catéter venoso central (CVC) es útil para administrar vasopresores y controlar la saturación venosa central de O2.

 

Monitorización del estado de conciencia:

  • Los dispositivos basados en la interpretación electroencefalográfica, como el Índice Biespectral (BIS®), son comunes. Aunque no está validado para menores de un año, se usa en la práctica diaria.
  • Otros dispositivos incluyen la entropía espectral y los potenciales evocados auditivos.
  • La monitorización de la profundidad anestésica ajusta las dosis de anestésico y disminuye la incidencia de despertar intraoperatorio.

 

Monitorización de la oxigenación cerebral:

  • La espectroscopia infrarroja transcutánea se utiliza para medir el índice de saturación de oxígeno de la hemoglobina cerebral. Es especialmente útil en la protección cerebral y para identificar el síndrome de bajo gasto perioperatorio.
  • Se utilizan sensores tanto en regiones cerebrales como somáticas, y es común en neonatos. El sistema INVOS® es ampliamente utilizado en pediatría.

 

Monitorización neurofisiológica:

  • Los avances en monitorización neurofisiológica intraoperatoria (MNIO) han mejorado la seguridad en cirugía cerebral y espinal en pediatría.
  • Se debe realizar un plan anestésico individualizado, considerando los efectos de los agentes anestésicos sobre la MNIO.

 

La monitorización en estas especialidades quirúrgicas es compleja y requiere de un enfoque multidisciplinario y tecnologías avanzadas para optimizar la seguridad y los resultados en pacientes pediátricos.

 

DISCUSIÓN

La revisión narrativa de la monitorización anestésica en pediatría revela un panorama complejo y en constante evolución. La correlación significativa entre el uso de técnicas de monitorización avanzadas y la reducción de complicaciones intra y postoperatorias subraya la importancia crítica de una monitorización precisa y adaptada. La monitorización cardiovascular, que incluye métodos de medición del gasto cardíaco y su valoración integral, emerge como un pilar fundamental para la estabilidad hemodinámica y el manejo efectivo de pacientes pediátricos en procedimientos quirúrgicos complejos.

Por otro lado, la monitorización en neurocirugía y raquis pediátrica presenta desafíos únicos. La necesidad de adaptar las técnicas de monitorización a las necesidades específicas de estas intervenciones quirúrgicas es vital para prevenir complicaciones y garantizar la seguridad del paciente. La integración de tecnologías avanzadas como la espectroscopia infrarroja transcutánea y la monitorización neurofisiológica intraoperatoria ha demostrado ser crucial en la mejora de la seguridad en estas operaciones delicadas.

 

CONCLUSIONES

Este estudio subraya la importancia de una monitorización anestésica pediátrica especializada y adaptada. La monitorización cardiovascular precisa y la monitorización especializada en neurocirugía y raquis son esenciales para mejorar la seguridad y los resultados quirúrgicos en la población pediátrica. La continua evolución de las tecnologías y técnicas de monitorización exige una actualización constante del conocimiento y habilidades por parte de los profesionales de la salud involucrados en la anestesia pediátrica. Futuras investigaciones deberían centrarse en la optimización y personalización de estas técnicas de monitorización, especialmente considerando las variaciones en la respuesta fisiológica según la edad del paciente, para garantizar la máxima eficacia y seguridad en todas las intervenciones quirúrgicas pediátricas.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Hofhuizen CM, Lemson J, Hemelaar AE, Settels JJ, Schraa O, Singh SK, van der Hoeven JG, Scheffer GJ. Continuous non-invasive finger arterial pressure monitoring reflects intra-arterial pressure changes in children undergoing cardiac surgery. Br J Anaesth. 2010 Oct;105(4):493-500. doi: 10.1093/bja/aeq201. Epub 2010 Aug 6. PMID: 20693181.
  2. Calabrese S, Angileri S, Paolicchi O, Mancinelli P, Colosimo D, Ricci Z. Noninvasive vs. invasive arterial pressure during pediatric non cardiac surgery. Minerva Anestesiol. 2023 Sep;89(9):841-842. doi: 10.23736/S0375-9393.23.17338-X. Epub 2023 May 9. PMID: 37158631.
  3. Soriano SG, Bozza P. Anesthesia for epilepsy surgery in children. Childs Nerv Syst. 2006 Aug;22(8):834-43. doi: 10.1007/s00381-006-0121-8. Epub 2006 Jun 20. PMID: 16786371.
  4. Pietrini D, Zanghi F, Pusateri A, Tosi F, Pulitanò S, Piastra M. Anesthesiological and intensive care considerations in children undergoing extensive cerebral excision procedure for congenital epileptogenic lesions. Childs Nerv Syst. 2006 Aug;22(8):844-51. doi: 10.1007/s00381-006-0153-0. Epub 2006 Jun 29. PMID: 16807725.
  5. Busso VO, McAuliffe JJ. Intraoperative neurophysiological monitoring in pediatric neurosurgery. Paediatr Anaesth. 2014 Jul;24(7):690-7. doi: 10.1111/pan.12431. Epub 2014 May 22. PMID: 24853253.
  6. Davidson AJ, Morton NS, Arnup SJ, de Graaff JC, Disma N, Withington DE, Frawley G, Hunt RW, Hardy P, Khotcholava M, von Ungern Sternberg BS, Wilton N, Tuo P, Salvo I, Ormond G, Stargatt R, Locatelli BG, McCann ME; General Anesthesia compared to Spinal anesthesia (GAS) Consortium. Apnea after Awake Regional and General Anesthesia in Infants: The General Anesthesia Compared to Spinal Anesthesia Study–Comparing Apnea and Neurodevelopmental Outcomes, a Randomized Controlled Trial. Anesthesiology. 2015 Jul;123(1):38-54. doi: 10.1097/ALN.0000000000000709. PMID: 26001033; PMCID: PMC4626294.
  7. Malviya S, Voepel-Lewis T, Eldevik OP, Rockwell DT, Wong JH, Tait AR. Sedation and general anaesthesia in children undergoing MRI and CT: adverse events and outcomes. Br J Anaesth. 2000 Jun;84(6):743-8. doi: 10.1093/oxfordjournals.bja.a013586. PMID: 10895749.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos