Revisión sistemática de cuidados en paciente con drenaje ventricular externo.

17 septiembre 2022

AUTORES

  1. María Valverde de la Flor. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).
  2. Eva Espada Gracia. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).
  3. Carmen Cecilia González García. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).
  4. Sofía Teribia Arbilla. Enfermera de Atención Primaria (Tudela, España).
  5. Jorge Pérez Sánchez. Enfermero en Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).
  6. Paula Arnas Rodríguez. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).

 

RESUMEN

Introducción: el DVE es una de las opciones de tratamiento para el paciente neurocrítico. Se puede utilizar para diversos procedimientos como son la monitorización de la presión intracraneal, drenaje de líquido cefalorraquídeo o administración de fármacos. A pesar de sus beneficios, pueden darse una serie de complicaciones al portar este tipo de drenajes como son hemorragia, el colapso, el desplazamiento del catéter y las infecciones.

Objetivo: Realizar una revisión sistemática de las complicaciones que derivan del uso de DVE y cómo disminuir su incidencia.

Metodología: Se ha realizado una revisión narrativa de la última evidencia científica de revistas indexadas en las bases de datos Cochrane Library, Pubmed, Cuiden, Scielo y Science Direct.

Resultados: hay diversos factores que hacen que haya complicaciones cuando usamos el drenaje ventricular externo. La complicación evitable más repetida es la infección. Esto se puede evitar con una buena praxis y unas buenas técnicas enfermeras, además de una higiene y asepsia adecuadas para cada procedimiento.

 

PALABRAS CLAVE

Drenaje ventricular externo, cuidados de enfermería, infección.

 

ABSTRACT

Introduction: EVD is one of the treatment options for neurocritical patients. It can be used for various procedures such as intracranial pressure monitoring, cerebrospinal fluid drainage, or drug administration. Despite its benefits, a series of complications can occur when carrying this type of drain, such as bleeding, collapse, catheter displacement and infections.

Objective: Conduct a literature review of the complications derived from the use of EVD and how to reduce their incidence.

Methodology: A narrative review of the latest scientific evidence from journals indexed in the databases Cochrane Library, Pubmed, Cuiden, Scielo, Science Direct.

Results: there are some different factors that cause complications when we use external ventricular drainage. The most repeated preventable complication is infection. This can be avoided with good practice and good nursing techniques, in addition to proper hygiene and asepsis for each procedure.

 

KEY WORDS

External ventricular drainage, nursing-care, infection.

 

INTRODUCCIÓN

El paciente neurocrítico es uno de los tipos de pacientes con más alta tasa de incidencia y mortalidad, además de ser uno de los que requieren mayor cuidado y monitoreo. En los últimos años ha habido una gran evolución en las técnicas, tratamientos y uso de nuevos dispositivos enfocados a un mejor cuidado global de este tipo de pacientes1.

Una de las herramientas tanto diagnósticas como terapéuticas utilizadas en personas con problemas neurológicos como pueden ser hidrocefaleas, hemorragias intraventriculares o hipertensión intracraneal, entre otros, es el uso de un drenaje ventricular externo.

Este dispositivo se puede utilizar para diferentes procedimientos como son:

  • Monitorización de la presión intracraneal (PIC): el DVE es el método escogido para esto por su alta fiabilidad, bajo riesgo de colocación y costo. Los valores normales de PIC oscilan entre 10-15 mmHg, cuando se mantienen los valores por encima de 20mmHg por un tiempo prolongado, hablamos de Hipertensión Intracraneal (HTIC). La detección precoz de HTIC y una pronta actuación disminuyen la morbimortalidad en pacientes con hemorragias cerebrales2,3,4.
  • Drenaje de LCR: En el adulto hay aproximadamente 100-150 ml de LCR. Este líquido se produce y reabsorbe de forma continua a un ritmo de 0,35ml/min. El exceso de LCR puede provocar presión relacionada con la hidrocefalia dañando tejidos cerebrales y causar diversos problemas en la función cerebral3,4. También es útil para tratar hemorragias intraventriculares, tumores craneales que cursan con edema o infecciones de shunts2.
  • Administración de fármacos por vía intratecal como antibióticos, fibrinolíticos o contrastes.

Esta práctica, realizada por el neurocirujano en el quirófano, lleva consigo unos riesgos potenciales como infección, hemorragia y/o obstrucción del catéter, posible colapso ventricular o pérdida de líquido cefalorraquídeo5. De estos riesgos radica la importancia del conocimiento y realización de buenos cuidados y estrecha vigilancia en pacientes portadores de este tipo de drenajes.

Las principales complicaciones del DVE son la hemorragia, el colapso, el desplazamiento del catéter y las infecciones. Éstas últimas son las más frecuentes, con tasas de entre un 0 y un 22% aunque el promedio se sitúa en torno al 10%. Las ventriculitis y las meningitis son las infecciones con mayor morbimortalidad en estos pacientes.

Las causas más frecuentes de infección son por microorganismos en la superficie de la piel, por colonización interna debido a la manipulación en su inserción o por la manipulación durante las curas y la toma de muestras6.

 

OBJETIVOS

Realizar una revisión sistemática de las complicaciones que derivan del uso de DVE y cómo disminuir su incidencia.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión narrativa de la última evidencia científica de revistas indexadas en las bases de datos Cochrane Library, Pubmed, Cuiden, Scielo y Science Direct. Las palabras clave utilizadas para la búsqueda fueron “drenaje ventricular externo”, “cuidados de enfermería”, ‘’infección’’ y se combinaron con los operadores booleanos AND y OR.

 

RESULTADOS

Un buen manejo y uso del DVE por parte del personal de enfermería ayuda a reducir el riesgo de infección. Algunas recomendaciones serían:

Lavado de manos antes y después de atender al paciente, clampar el DVE por la parte más cercana al paciente ante cambios posturales, traslados, cambios en la altura del cabecero de la cama o cambios en la bolsa de drenaje, realizar un buen control y mantenimiento de las conexiones del circuito, controlar que el sistema no presente acodamientos, verificar la altura de la cama y la altura del drenaje tomando como referencia el conducto auditivo externo como punto cero.

Otras actuaciones que podemos incluir serían el lavado de cabeza, no manipular innecesariamente llaves de 3 vías y ante intervenciones técnica aséptica7.

Según el estudio realizado por L. López-Amor y cols, tuvieron más complicaciones infecciosas relacionadas con DVE los pacientes a los que más se les había manipulado el drenaje, asimismo, estas complicaciones infecciosas fueron el antecedente más frecuente de recolocación de DVE.

Otro factor de riesgo de infección es la fuga peridrenaje de LCR y la fuga tras la retirada del catéter. En estos casos se ha descrito una prevalencia de infección del 25%

Otro factor de riesgo es la duración del DVE. Se recomienda retirar tan pronto como sea posible. Se acepta que la mayor incidencia se presenta entre los 8 y 14 días8.

En un metaanálisis reciente realizado por Cui y cols., se concluyó que con el uso de catéteres impregnados en antibiótico se reduce el riesgo de complicaciones infecciosas relacionadas con DVE en un 62%9.

Cuidados de enfermería:

  • Posición del paciente decúbito supino con la cabecera de la cama a 25-30 grados, evitando las flexiones laterales del cuello para mejorar el retorno venoso.
  • Se debe manipular el drenaje lo menos posible para evitar riesgos de infección y solo tomar muestras de LCR si se sospecha de infección y no de forma rutinaria.
  • Extremar las condiciones de asepsia del personal, previo a su manipulación. Higiene de manos, guantes estériles y mascarilla. Utilizar también técnica estéril en caso de recogida de muestras o administración de fármacos vía intratecal y SIEMPRE que vayamos a manipular el sistema.
  • Ajustar la altura del sistema, tomando como referencia el conducto auditivo externo para mantener a esa altura el cero del depósito. Control periódico.
  • Utilizar un traductor de presión para evitar el efecto sifonaje y el fenómeno inverso.
  • Vigilar la permeabilidad del sistema.
  • Vigilancia y cura diaria del punto de inserción del catéter mediante cura oclusiva, salvo que el apósito este manchado o despegado, mediante técnica estéril.
  • Se vaciará la bolsa colectora cuando ocupe las ¾ partes de la misma o si pasaron más de 24h sin que se haya vaciado.
  • Vigilar la cámara de goteo, realizando el vaciado de esta y registrando el débito, aspecto y color, una vez por turno.
  • Inspección de las características del LCR al comienzo de cada turno y durante toda la duración del procedimiento.
  • Cuando el paciente tenga que moverse se cerrará el drenaje y una vez que se haya vuelto a instalar se volverá a ajustar la altura del drenaje. Si no lo cerramos puede ocurrir:
    • Sifonaje, hacia la bolsa colectora, con el consecuente riesgo de colapso ventricular.
    • Reflujo, hacia el cerebro del paciente con el consecuente riesgo de infección del SNC.
  • Administración de fármacos vía intratecal:
    • Introducir el medicamento pautado por el tapón de goma más cercano al catéter propiamente dicho, previo lavado del tapón con alcohol 70%.
    • Respecto a los compuestos intratecales más utilizados (por ej. aminoglucósidos, la colistina y la vancomicina) se deben administrar diluidos en solución salina al 0,9% estéril y sin conservantes. El volumen utilizado suele ser 2-5 cc, eliminando previamente un volumen similar de LCR, para evitar aumento de la presión intracraneal.
  • En caso de obstrucción del sistema no se deberá aspirar ni infundir soluciones hasta consultar con neurocirujano.
  • En caso de rotura del catéter o deterioro, se pinzará el catéter proximalmente y se avisará al neurocirujano2,4.

 

CONCLUSIONES

Dada la gravedad del paciente neurocrítico portador de drenaje ventricular externo y la complejidad de cuidados que requieren, es importante llevar a cabo una adecuada práctica en los cuidados que se le proporcionen, ya que si no podría acarrear diferentes consecuencias para el paciente como hemorragias, ventriculitis, obstrucción, infección e incluso sepsis entre otras que podrían dar lugar a un agravamiento de la situación y a un fatal desenlace.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Murga Aranda OL, Aliaga Estrada JY. EFECTIVIDAD DEL USO DEL DRENAJE VENTRICULAR EXTERNO PARA EL MONITOREO DE LA PRESIÓN INTRACRANEAL EN PACIENTES NEUROCRITICOS EN LA UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS. Universidad Privada Norbert Wiener [Internet]. 2019 Sep 29 [cited 2022 Apr 21]; Available from: http://repositorio.uwiener.edu.pe/handle/123456789/3359
  2. Toledano Blanco R, Domínguez Núñez D. Cuidados de Enfermería en el manejo del drenaje ventricular. Revista Paginasenferurg.com.2009 [consultada: marzo 2022]; 1(2): 21-26.
  3. García P, Fernández C, Nadal M, Ramón M del C, Oto I. Derivación Ventricular Externa en Patología Cerebral [Internet]. 8BC [cited 2022 Apr 21]. Available from: https://www.menycep.es/wp-content/uploads/congresos/granada2014/resumenes/c/9C.pdf
  4. Aránzazu Utande M, Orduna J, Barrera M, Virgos B, Casalduero J, Barra F et al. Protocolo: Manejo de los drenajes ventriculares. UCI Traumatología Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza. Mayo 2012. Disponible en: http://www.ics-aragon.com/cursos/enfermocritico/4/Drenajes.pdf
  5. Robles Sánchez M, del Cotillo Fuente M Ángeles, Tabarés Rodríguez M, De la Torre Calle L, Sánchez Vallejo A, Fernández García D. Cuidados de enfermería a pacientes portadores de drenaje ventricular externo. TEYS [Internet]. 1 de diciembre de 2017 [citado 12 de marzo de 2022];1(3):35-0. Disponible en: https://tiemposdeenfermeriaysalud.es/journal/article/view/53
  6. Jiménez-Mejías ME, García-Cabrera E. Infecciones relacionadas con los sistemas de drenaje de líquido cefalorraquídeo. Enferm Infecc Microbiol Clin 2008;26(4):240-51
  7. Spaho N, Camputaro L, Salazar E, Clara L, Almalda G, Lizzi A, et al. Guías de práctica clínica para el manejo del drenaje ventricular externo. Rev Argent Neuroc. 2006; 20:143.
  8. L. López-Amor, Complicaciones infecciosas relacionadas con el drenaje ventricular externo. Incidencia y factores de riesgo Rev Esp Quimioter 2017;30(5): 327-333
  9. Cui Z, Wang B, Zhong Z, Sun Y, Sun Q, Yang G, et al. Impact of antibiotic- and silver-impregnated external ventricular drains on the risk of infections: A systematic review and meta-analysis. American Journal of Infection Control [Internet]. 2015 Jul 1 [cited 2022 Apr 21];43(7):e23–32. Available from: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0196655315001856

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos