Trastorno límite de la personalidad. A propósito de un caso

17 febrero 2024

 

AUTORES

  1. Rocío Herrera Alegre. Enfermera Especialista en Salud Mental. Unidad de Larga Estancia (C.R.P San Juan de Dios, Teruel).
  2. Verónica Dalda Navarro. Enfermera Especialista en Salud Mental. Unidad de Media Estancia (C.R.P San Juan de Dios, Teruel).
  3. Noelia Hernández Vicente. Enfermera Especialista en Salud Mental. Máster en Especialización de Cuidados de Enfermería por la Universidad CEU. Unidad de Larga Estancia (C.R.P San Juan de Dios).
  4. Leticia Anadón Ruiz. Enfermera Especialista en Salud Mental. Unidad de psiquiatría de Corta Estancia (Hospital Obispo Polanco, Teruel).

 

RESUMEN

El Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) es un trastorno mental complejo caracterizado por la inestabilidad emocional, patrones de relaciones interpersonales tumultuosas y una autoimagen fragmentada. Afecta aproximadamente al 1-2% de la población general y tiene raíces en factores biológicos, genéticos y ambientales, como experiencias traumáticas durante la infancia. Los síntomas incluyen miedo al abandono, impulsividad y una percepción de uno mismo como fundamentalmente defectuoso. La terapia dialéctica-conductual (TDC), la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la psicoterapia psicodinámica son enfoques eficaces para el tratamiento. Aunque persisten desafíos, la comprensión y conciencia pública sobre el TLP son cruciales para facilitar el acceso a intervenciones adecuadas y mejorar la calidad de vida de quienes lo experimentan1.

 

PALABRAS CLAVE

Trastorno límite de la personalidad, inestabilidad emocional, impulsividad.

 

ABSTRACT

Borderline Personality Disorder (BPD) is a complex mental disorder characterized by emotional instability, tumultuous interpersonal relationships, and a fragmented self-image. It affects approximately 1-2% of the general population and has roots in biological, genetic, and environmental factors, such as traumatic childhood experiences. Symptoms include fear of abandonment, impulsivity, and a perception of oneself as fundamentally defective. Dialectical Behavior Therapy (DBT), Cognitive-Behavioral Therapy (CBT), and psychodynamic psychotherapy are effective approaches for treatment. Despite persistent challenges, understanding and public awareness of BPD are crucial to facilitate access to appropriate interventions and improve the quality of life for those experiencing it.

 

KEY WORDS

Borderline personality disorder, emotional instability, impulsivity.

 

INTRODUCCIÓN

El Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) ha sido objeto de intensa investigación y debate en el ámbito de la psicología y la psiquiatría. También conocido como trastorno borderline o trastorno de la personalidad borderline, el TLP presenta una amalgama de síntomas que desafían la comprensión convencional de la salud mental. Este trastorno se caracteriza por una inestabilidad emocional significativa, relaciones interpersonales tumultuosas, impulsividad y una autoimagen fragmentada. La complejidad de los síntomas y la variabilidad en su presentación hacen que el TLP sea un desafío tanto para los profesionales de la salud como para aquellos que lo experimentan1,2.

Desde su reconocimiento en la década de 1930, el TLP ha evolucionado en términos de conceptualización y diagnóstico. Inicialmente, se describió como un trastorno límite entre la neurosis y la psicosis, pero ha evolucionado hacia un enfoque más contemporáneo que destaca su naturaleza de trastorno de la personalidad. La quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) ha consolidado criterios diagnósticos más específicos para el TLP, contribuyendo así a una mayor comprensión clínica3.

El núcleo del TLP reside en la dificultad para regular las emociones, lo que lleva a respuestas intensas y desproporcionadas a los eventos cotidianos. Las personas con TLP a menudo experimentan miedo al abandono y pueden adoptar patrones de relaciones interpersonales marcados por la idealización y la devaluación. La inestabilidad en la autoimagen y la percepción de uno mismo como fundamentalmente malo o defectuoso es otro rasgo distintivo. La impulsividad en áreas como las finanzas, las relaciones sexuales y la conducta alimentaria también es común, y puede tener consecuencias significativas para la salud física y emocional.

La investigación sugiere que factores biológicos, genéticos y ambientales contribuyen al desarrollo del TLP. Los estudios de neuroimagen han identificado alteraciones en regiones cerebrales implicadas en la regulación emocional, como la amígdala y el córtex prefrontal. Factores genéticos, como la predisposición a la impulsividad y la vulnerabilidad emocional, también desempeñan un papel. Además, experiencias traumáticas durante la infancia, como el abuso emocional o físico, la negligencia y el abandono, han sido identificadas como factores de riesgo significativos4.

La prevalencia del TLP es motivo de preocupación, ya que se estima que afecta aproximadamente al 1-2% de la población general. Sin embargo, la variabilidad en la presentación de los síntomas y la superposición con otros trastornos de la personalidad a menudo dificultan el diagnóstico preciso. La identificación temprana y el abordaje terapéutico son cruciales para mejorar el pronóstico y la calidad de vida de quienes viven con TLP5,6.

En términos de tratamiento, enfoques como la terapia dialéctica-conductual (TDC), la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la psicoterapia psicodinámica han demostrado eficacia. La TDC, desarrollada por la psicóloga Marsha Linehan, se centra en la regulación emocional, la tolerancia a la angustia y las habilidades interpersonales. La TCC aborda patrones de pensamiento disfuncionales, mientras que la psicoterapia psicodinámica explora los procesos inconscientes que pueden contribuir al TLP1,3.

Aunque el tratamiento farmacológico no es la primera línea de intervención, algunos medicamentos, como estabilizadores del estado de ánimo y antipsicóticos, pueden ser considerados para abordar síntomas específicos, como la impulsividad o la inestabilidad emocional.

A pesar de los avances en la comprensión y tratamiento del TLP, persisten desafíos significativos. La estigmatización social y la falta de conciencia pública sobre este trastorno a menudo obstaculizan el acceso a la atención adecuada. La investigación continua es esencial para profundizar en la comprensión de la etiología y el curso del TLP, así como para desarrollar intervenciones más efectivas2,5.

En conclusión, el Trastorno Límite de la Personalidad representa una complejidad psicológica única que ha desconcertado a profesionales y pacientes por igual. A través de un enfoque multidisciplinario que abarque la investigación biológica, psicológica y social, podemos avanzar hacia una comprensión más completa de este trastorno y mejorar las opciones de tratamiento. Con la conciencia pública y el apoyo continuo, podemos allanar el camino hacia una vida más plena y significativa para aquellos que enfrentan los desafíos del TLP6.

 

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

HISTORIA ACTUAL: Mujer de 45 años institucionalizada en un recurso de salud mental que acude a urgencias por agitación psicomotriz. La paciente ha presentado un episodio de agitación psicomotriz llegando a agredir, según consta en el informe, a los cuidadores y a su médico psiquiatra, precisando intervención de la policía y de servicios de emergencias realizando traslado al hospital en UVI móvil tras proceder a contención mecánica y sedación con Ketamina 250 mg IM y Midazolam 2 mg subcutáneo. En la exploración la paciente está sedada, aunque responde a estímulos, siendo difícil en este momento realizar un examen mental más exhaustivo Se aprecia pequeña herida en lóbulo de oreja izquierdo.

EVOLUCIÓN: informan telefónicamente desde la institución de salud mental que la paciente presentaba empeoramiento de su sintomatología en el curso de la última semana, mostrándose más acelerada e hiperactiva. Los dos últimos días más irritable y con dificultades para respetar los límites. Hoy ante una pequeña contrariedad ha presentado un cuadro de agitación psicomotriz, empezando a lanzar objetos, ha agredido a monitores y a su psiquiatra, profiriendo amenazas de matar a alguien, suicidarse o quemar la residencia.

Al rato la paciente se encuentra más reactiva, colabora en la entrevista; al preguntarle cuenta lo ocurrido sin hacer crítica de su conducta, minimizando su responsabilidad en los hechos, atribuye la situación a problemas en la residencia «me canso de estar con personas que están mal, que oyen voces y dicen cosas raras.» «estoy cansada, no sabe lo que es esto.» «solo quería salir.» «Al final he explotado, quizá haya sido porque voy a tener la regla, también he tomado Coca-Cola”. Se muestra autorreferencial respecto al personal de la residencia sin observarse ideación delirante estructurada, niega trastornos sensoperceptivos. Capacidad de juicio mermada.

 

VALORACIÓN DE ENFERMERÍA SEGÚN PATRONES FUNCIONALES DE MARJORY GORDON

PATRÓN 1: PERCEPCIÓN Y MANTENIMIENTO DE LA SALUD:

La paciente expresa dificultad para mantener una rutina de cuidado personal debido a cambios bruscos en el estado de ánimo.

Menciona sentimientos de desesperanza y falta de motivación para cuidar de sí misma.

Continúa con el hábito tabáquico, llegando a fumar hasta dos paquetes al día. Toma cafeína de forma habitual.

PATRÓN 2: NUTRICIONAL Y METABÓLICO:

La paciente revela episodios de atracones y purgas debido a la impulsividad.

Describe preocupaciones significativas sobre su imagen corporal.

IMC: 26.4 (sobrepeso).

PATRÓN 3: ELIMINACIÓN:

Sin alteraciones de interés.

PATRÓN 4: ACTIVIDAD Y EJERCICIO:

La paciente reporta dificultad para mantener rutinas de ejercicio debido a cambios emocionales.

Expresa sentimientos de agotamiento constante.

PATRÓN 5: SUEÑO Y DESCANSO:

La paciente menciona insomnio relacionado con la ansiedad y la inestabilidad emocional.

Refiere pesadillas recurrentes.

Necesita medicación hipnótica para conciliar el sueño.

PATRÓN 6: PERCEPCIÓN Y COGNICIÓN:

La paciente describe dificultades en la toma de decisiones y en la concentración.

Refiere cambios en la autoimagen y en la percepción de sí misma.

PATRÓN 7: AUTOPERCEPCIÓN Y AUTOCONCEPTO:

La paciente expresa una autoimagen fragmentada y sentimientos de vacío.

Menciona temores constantes al abandono.

PATRÓN 8: ROL / RELACIONES:

Tutelada por el estado. Su padre está enfermo de Alzheimer y la madre no vive en su ciudad de residencia.

Suele irse de permiso una vez cada dos meses a visitarlos.

PATRÓN 9: SEXUALIDAD Y REPRODUCCIÓN:

Durante su ingreso mantiene acercamientos sexuales con varios pacientes ingresados.

PATRÓN 10: ADAPTACIÓN / TOLERANCIA AL ESTRÉS:

Dificultad para afrontar el estrés y los impulsos, necesitando al inicio del ingreso pautas de ansiedad que se van reduciendo conforme llega el final de este.

PATRÓN 11: VALORES / CREENCIAS:

Sin alteraciones de interés.

 

DIAGNÓSTICO DE ENFERMERÍA POR TAXONOMÍA NANDA, NIC Y NOC 6,7,8

1. NANDA- 00176 RIESGO DE AUTOLESIONES RELACIONADO CON LA IMPULSIVIDAD Y LA INESTABILIDAD EMOCIONAL.

NIC (Nursing Interventions Classification):

Vigilancia de la conducta del paciente.

Establecimiento de un entorno seguro.

Enseñanza sobre estrategias de afrontamiento para manejar la impulsividad.

NOC (Nursing Outcomes Classification):

Ausencia de autolesiones.

Utilización de estrategias de afrontamiento para reducir la impulsividad.

2. NANDA- 1102 DETERIORO DE LAS RELACIONES SOCIALES RELACIONADO CON PATRONES DE RELACIONES INTERPERSONALES INESTABLES.

NIC:

Facilitar la comunicación efectiva.

Fomentar la participación en terapia de grupo.

Brindar apoyo emocional durante situaciones sociales.

NOC:

Establecimiento y mantenimiento de relaciones sociales saludables.

Participación en actividades sociales de manera satisfactoria.

3. NANDA- 00146 ANSIEDAD RELACIONADA CON EL MIEDO AL ABANDONO Y LA INSEGURIDAD EMOCIONAL.

NIC:

Aplicación de técnicas de relajación y respiración.

Exploración de pensamientos irracionales y distorsiones cognitivas.

Promoción de la participación en terapia individual.

NOC:

Disminución de la ansiedad.

Desarrollo de habilidades para manejar el miedo al abandono.

4. NANDA- 00245 RIESGO DE TRASTORNOS ALIMENTARIOS RELACIONADOS CON LA IMPULSIVIDAD EN LA CONDUCTA ALIMENTARIA.

NIC:

Supervisión de la ingesta de alimentos.

Colaboración con un dietista para desarrollar un plan de alimentación saludable.

Educación sobre la relación entre la alimentación y el bienestar emocional.

NOC:

Mantenimiento de un patrón de alimentación saludable.

Ausencia de conductas alimentarias impulsivas.

5. NANDA- 00132 DETERIORO EN LA TOMA DE DECISIONES RELACIONADA CON LA INESTABILIDAD EMOCIONAL Y LA AUTOIMAGEN FRAGMENTADA.

NIC:

Apoyo en la exploración de opciones.

Fomento de la reflexión sobre las consecuencias de las decisiones.

Facilitación de la participación en terapia de toma de decisiones.

NOC:

Toma de decisiones informada.

Desarrollo de habilidades para evaluar las opciones disponibles.

 

CONCLUSIÓN

En conclusión, el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) representa un desafío complejo tanto para quienes lo experimentan como para los profesionales de la salud mental. Este trastorno, caracterizado por la inestabilidad emocional, relaciones interpersonales tumultuosas y una autoimagen fragmentada, ha evolucionado en su conceptualización a lo largo del tiempo. A pesar de los avances en la comprensión y tratamiento, persisten desafíos considerables, incluida la estigmatización social y la falta de conciencia pública.

La investigación ha identificado factores biológicos, genéticos y ambientales como contribuyentes al desarrollo del TLP, destacando la complejidad de su etiología. Los enfoques terapéuticos, como la Terapia Dialéctica-Conductual (TDC) y la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC), han demostrado ser eficaces, proporcionando esperanza para aquellos que buscan mejorar su calidad de vida.

Es necesario continuar la investigación y la educación pública para desestigmatizar el TLP y facilitar el acceso a intervenciones tempranas y efectivas. Con un enfoque multidisciplinario y un mayor entendimiento de la interacción entre los factores biológicos y ambientales, podemos avanzar hacia estrategias más eficaces de prevención, diagnóstico y tratamiento. La atención integral, el apoyo continuo y la empatía son esenciales para transformar la experiencia de quienes viven con el TLP, permitiéndoles alcanzar una vida plena y significativa.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Gunderson JG. Borderline personality disorder: Ontogeny of a diagnosis. Am J Psychiatry. 2009;166(5):530-539.
  2. Linehan MM. Cognitive-Behavioral Treatment of Borderline Personality Disorder. Guilford Press; 1993.
  3. Livesley WJ. Integrated Treatment of Personality Disorder: A Modular Approach. Guilford Press; 2008.
  4. Skodol AE, Gunderson JG, Pfohl B, Widiger TA, Livesley WJ, Siever LJ. The borderline diagnosis I: Psychopathology, comorbidity, and personality structure. Biol Psychiatry. 2002;51(12):936-950.
  5. Zanarini MC, Gunderson JG, Frankenburg FR. Cognitive features of borderline personality disorder. Am J Psychiatry. 1990;147(1):57-63.
  6. Herdman, H. Kamitsuru, S. NANDA diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación 2018-2020. 11 ed. Barcelona: Elsevier; 2019.
  7. Butcher, H.K. Bulechek, G.M. Dochterman, J.M. Wagner, C.M. Clasificación de Intervenciones de Enfermería (NIC). 7o ed. Elsevier; 2018.
  8. Moorhead, S. Swanson, E. Johnson, M. Maas, M. Clasificación de resultados de Enfermería (NOC). 6a ed. Elsevier; 2018

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos