Urografía intravenosa

17 febrero 2024

 

AUTORES

1. María Cuartero Tolosa. Enfermera de Consultas Externas (HUMS), Zaragoza.

2. Greta Lax Oria. Enfermera en UCI de Traumatología (HUMS), Zaragoza.

3. Jorge Latorre Martínez. Enfermero en UCI Traumatología (HUMS), Zaragoza.

4. Javier Martínez Nivela. Enfermero en planta de Traumatología (Hospital Royo Villanova), Zaragoza.

5. Esther Ripa Peralta. Enfermera en UCI de Traumatología (HUMS), Zaragoza.

6. María Irene Laplana Otín. Enfermera en Más Prevención Zaragoza.

RESUMEN

La urografía intravenosa es un procedimiento diagnóstico en el cual mediante la administración de contraste se visualizan las estructuras que componen el sistema urinario para valorar su anatomía y su funcionamiento. El contraste utilizado se elimina con la orina siendo una de las pruebas más fiables para la valoración del aparato urinario.

Unos días antes de la prueba el paciente recibirá unas pautas que deberá seguir para que el día de la prueba se desarrolle todo con éxito. El personal de la unidad se encargará de prever las complicaciones y de llevar a cabo el procedimiento de forma cómoda y segura para el paciente y para todo el personal.

PALABRAS CLAVE

Urografía intravenosa, pielografía, cuidados de enfermería y protección radiológica.

ABSTRACT

Intravenous urography is a diagnostic procedure in which, by administering contrast, the structures that make up the urinary system are visualized to assess its anatomy and function. The contrast used is eliminated with the urine, making it one of the most reliable tests for evaluating the urinary system.

A few days before the test, the patient will receive some guidelines that they must follow so that everything goes smoothly on the day of the test. The unit staff will be responsible for anticipating complications and carrying out the procedure in a comfortable and safe manner for the patient and all staff.

KEY WORDS

Intravenous urography, pyelography, nursing cares and radiological protection.

INTRODUCCIÓN

La urografía intravenosa (UIV) es un procedimiento indicado en el diagnóstico y seguimiento de patologías renales. Para su realización es necesario la utilización de un contraste que, al eliminarse a través de la orina, permite la visualización de la anatomía del tracto urinario y, por tanto, el diagnóstico de cualquier patología. Además del contraste, es necesario realizar varias radiografías y una placa que confirme el vaciado de la vejiga1.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS:

Hacia 1905, Friedrich Voelcker y Alexander Von Lichtemberg realizaron sus primeros intentos para estudiar las vías urinarias por los rayos X y empezaron a practicar cistografías con colargol. En una ocasión, al realizar un estudio observaron en la radiografía que se había logrado opacificar uno de los uréteres. Esto les sugirió la idea de introducir un catéter en el uréter y después inyectar el medio de contraste para visualizar el riñón. Así, observaron por primera vez claramente delimitadas las vías urinarias en toda su extensión naciendo la urografía.

En 1929, Alexander Von Lichtembergy Moses Swick propusieron que el contraste utilizado debería contener fácil solubilidad, gran tolerancia y máximo de yodo. Finalmente, gracias a estos autores se realizó la primera urografía intravenosa (UIV) con éxito2.

La década de 1990 destacó por la generalización del uso de medios de contraste no iónicos que minimizaron las reacciones alérgicas al contraste y fue un gran avance en nuevas tecnologías (TAC, ecografía y Resonancia Magnética) que disminuyeron la utilización de la urografía como método diagnóstico.

En la actualidad la TC y la RM han avanzado considerablemente en el ámbito de resolución espacial, resolución en contraste y en poco tiempo. En la mayoría de los hospitales del mundo se utilizan estos procedimientos, por lo que ha disminuido el uso de la UIV3.

 

INDICACIONES:

La urografía intravenosa es una técnica indicada en situaciones en las que se necesita visualizar totalmente las vías urinarias para valorar:

  • Hematuria microscópica o macroscópica.
  • Infecciones en la vejiga y los riñones.
  • Dolor en la zona lateral o inferior de la espalda que podrían indicar la presencia de cálculos en riñones.
  • Evaluación basal de la vejiga neurógena.
  • Sospecha de carcinoma de células transicionales.
  • Traumatismo renal o del resto del aparato urinario.
  • Sospecha de obstrucción del tracto urinario superior.
  • Para distinguir entre nefropatía aguda o crónica ya que nos permite conocer la forma y el tamaño de las vías renales.
  • Excluir anomalías congénitas del tracto urinario.
  • Hipertrofia prostática4.

 

CONTRAINDICACIONES:

En algunas ocasiones existen riesgos o inconvenientes que obstaculizan la realización de la urografía intravenosa:

  • Alergia a contrastes yodados o mariscos: En casos graves de hipersensibilidad que pueden provocar edema laríngeo, reacción anafiláctica y/o broncoespasmo. En caso de que las reacciones de hipersensibilidad sean leves es necesario tomar medicación adicional como esteroides o antihistamínicos doce horas antes de la prueba. Si a pesar de todo no puede realizarse la prueba las alternativas recomendadas son la pielografía retrógrada, resonancia magnética (RMN) o la ecografía.
  • En situaciones de deshidratación avanzada por agravamiento de la función renal que pueda ocasionar insuficiencia renal.
  • Personas con insuficiencia renal crónica y mieloma múltiple. El contraste puede empeorar la función renal e invalidar las imágenes.
  • Mujeres embarazadas por los efectos negativos que pueden provocar en el feto.
  • Personas con diabetes mellitus que tomen como tratamiento Metformina: Se debe suspender la medicación 48h antes de la prueba4,5.

 

OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL:

Visualizar el tracto urinario completo, para determinar el tamaño y la forma de los riñones, además de poder detectar posibles problemas que alteren su función.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

  • Proporcionar al paciente la información necesaria sobre la prueba que se le va a realizar.
  • Evaluar, atender y registrar las necesidades del paciente en cada momento de la prueba.
  • Minimizar la ansiedad del paciente sobre el procedimiento.
  • Obtener una serie de imágenes adecuadas y con la máxima calidad del sistema urinario tras la administración del contraste.
  • Prevenir y detectar precozmente las complicaciones.

 

METODOLOGÍA

La búsqueda bibliográfica del trabajo realizado se ha realizado en un periodo de 4 semanas mediante las palabras clave proporcionadas por los Descriptores de Ciencias de la Salud (DeCS). El uso de las palabras clave se ha visto facilitado por el uso de operadores booleanos como “and”.

Los criterios de inclusión y exclusión utilizados están centrados en lo siguiente:

  • Criterios de inclusión: Artículos que, escritos en español o inglés, están recogidos en bases de datos o revistas, así como, libros de Enfermería Médico-Quirúrgica y Protocolos de Actuación de enfermería en el servicio de Urología.
  • Criterios de exclusión: Artículos publicados en años anteriores al 2008 (excepto artículos de alto interés) y con escasa evidencia científica.

 

Se ha consultado en bibliotecas tales como la biblioteca del Hospital San Jorge de Huesca, biblioteca del Colegio de Enfermería de Huesca, biblioteca de la Escuela de Enfermería de Huesca y biblioteca digital de Enfermería 21 (Internet).

Además, muchas de las revistas que han servido para la realización del trabajo han sido tales como Revista de la Asociación Urológica de Enfermería (ENFURO), Revista Portales Médicos, Elsevier, Revista Metas de Enfermería, Asociación Española de Urología y la Revista Nure Investigación.

Cabe destacar la utilización de protocolos de Enfermería durante la prueba, de los cuales se ha encontrado uno del Servicio de Salud de Castilla la Mancha que ha servido de gran ayuda para la realización del trabajo “Protocolo de Cuidados de Enfermería en paciente sometido a Urografía Intravenosa”.

 

DESARROLLO

La prueba comienza con un reconocimiento anatómico a través de una radiografía simple de abdomen, después se canaliza una vía periférica, generalmente en la zona antecubital, para la inyección del contraste (100 mililitros).

Tras administrar el contraste intravenoso este se elimina a través de los riñones y permite la visualización de estructuras desde el parénquima renal a uréteres y vejiga, acabando por la uretra. La prueba puede durar alrededor de una hora, en casos de dificultades de eliminación renal puede durar más.

Durante la prueba se realizan varias radiografías de abdomen consecutivas durante 5-30 minutos para valorar anatómicamente el llenado de las estructuras urinarias. Además, pueden realizarse placas de abdomen hasta 1 o 2 horas después.

Para finalizar se realiza una radiografía post miccional para analizar la estructura del final del aparato excretor y descartar posible residuo vesical7,8.

 

PREPARACIÓN DEL PACIENTE ANTES DE LA PRUEBA:

Para empezar, hay que comprobar la identidad del paciente antes de la técnica. Una vez comprobado, hay que explicarle a él y a su familia la finalidad de la prueba para tranquilizarle y advertirle que si es fumador debería abstenerse antes de la misma.

Se retirarán todos los objetos metálicos que lleve encima y averiguarán sus alergias (sobre todo a mariscos y contrastes yodados) así como antecedentes médicos importantes como diabetes, hipertensión e insuficiencia cardiaca congestiva (ICC) para revisar si se ha suspendido el tratamiento. Además, hay que descartar la posibilidad de embarazo. En cualquier caso, se le comunicará al radiólogo.

El paciente tomará una dieta blanda sin residuos tres días antes de la exploración y beberá abundantes líquidos. La tarde previa a la realización de la técnica, se administrará un enema Cassen de 250 ml, que lo aguantará todo el tiempo que pueda para optimizar la visualización de las placas. Se complementará con la ingesta de 2 sobres de CitraFleet®.

El día de la técnica, el paciente acudirá en ayunas de 6 horas y se habrá realizado una higiene corporal completa. El paciente deberá traer el consentimiento informado (ANEXO 1) firmado por el mismo y el facultativo que solicita la prueba.

Antes de realizar la prueba, se debe valorar la hidratación correcta del paciente, ya que si no es así la realización de esta técnica favorece la nefrotoxicidad creada por el contraste.

Después de todas estas comprobaciones, se colocará al paciente en decúbito supino sobre la mesa, con los brazos extendidos a lo largo del cuerpo y se cubrirá con una sábana.

Por último, el enfermero deberá canalizar una vía para la administración de contraste y/o premedicación en caso de alergias leves y, sobre todo, en caso de presentarse un cuadro alérgico grave durante o al final de la técnica, administrando esteroides o antihistamínicos según indicación del radiólogo.

En ningún caso, no se administrará el contraste junto a alimentación parenteral, hemoderivados u otras medicaciones. En el caso de que fuese necesario realizar una analítica, se realizará antes o 24 horas después de la prueba1,4,8.

 

CUIDADOS DE ENFERMERÍA DURANTE LA PRUEBA:

La técnica se realiza en una sala de radiología y para comenzar el paciente debe llegar con la vejiga vacía.

La prueba comienza con la realización de una radiografía simple, antes de la administración de contraste. Esto es relevante para detectar cálculos urinarios opacos y masas renales, así como para valorar otras partes blandas, huesos y gas intestinal. Para la realización de esta primera radiografía es necesario que recoja desde el contorno diafragmático hasta el pubis con el fin de captar riñones y pelvis menor.

Durante la administración del contraste hay que advertirle al paciente que es posible que experimente sensación temporal de calor, enrojecimiento, ardor en el brazo y el cuerpo, sofocos, sabor metálico en la boca, siendo esto algo normal durante la prueba.

La enfermera se encarga de vigilar al paciente comprobando sus constantes vitales y detectar cualquier indicio que pueda ser sospecha de una reacción alérgica.

Dos minutos después de la administración de contraste, se realiza una radiografía de la fase nefrográfica de la región renal, nefrograma, mediante una tomografía. Es en este momento, cuando el contraste se está localizado en los riñones sin pasar aún a los cálices. Por último, el contraste se elimina pasando a los cálices y al resto del sistema colector.

El paciente debe permanecer inmóvil durante el procedimiento. Se le realizarán diferentes radiografías, en las cuales se ve el paso del contraste por todo el sistema renal. La duración de estas radiografías es de 5 a 20 minutos finalizando con una radiografía postmiccional, tras vaciar la vejiga en el aseo, para valorar la orina residual o en caso de sospecha de obstrucción en la región de salida.

La duración de la prueba suele durar alrededor de 50 minutos, aunque si es necesario, puede alargarse a los 60 o 120 minutos, cuando el riñón elimina lentamente el contraste por un problema obstructivo del uréter y se necesitan hacer más placas1,4,5.

 

CUIDADOS DE ENFERMERÍA DESPUÉS DE LA PRUEBA:

El paciente debe esperar 15 minutos en la sala de espera hasta comprobar que se encuentra correctamente. Después se le retira la vía y se le comunica la finalización de la prueba.

Como recomendaciones tras la prueba, el paciente debe ingerir abundantes líquidos para eliminar el contraste administrado, en caso de no poder hacerlo, se administrará suero por vía intravenosa. En caso de insuficiencia renal grave debe hacerse un control exhaustivo de la diuresis5.

 

COMPLICACIONES:

Las complicaciones tras la realización de la prueba son escasas, pero a veces requieren atención inmediata. Los efectos producidos pueden clasificarse en:

  • Quimiotóxicos: Es un efecto dosis-dependiente. Se produce como consecuencia del efecto directo de la sustancia de contraste sobre el órgano diana. Por ejemplo, la insuficiencia renal si se produce en circunstancias de oliguria (no es frecuente) puede evolucionar a insuficiencia renal crónica.
  • Anafilactoides o Idiosincrásicos: simulan una reacción anafiláctica sin estar relacionados con inmunoglobulinas. No son dosis-dependientes.

 

Las reacciones idiosincrásicas pueden ser:

  • Leves: acaloramiento, urticaria, sabor metálico y tos. No requieren tratamiento.
  • Moderadas: cefalea, taquicardia, vómitos y edema facial. Solo requieren tratamiento en algunas ocasiones.
  • Graves: broncoespasmo, hipotensión, edema laríngeo, pérdida de la conciencia y edema pulmonar. Requieren tratamiento inmediato7.

 

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA E INTERVENCIONES:

Diagnósticos NANDA:

  • Riesgo de reacción adversa a medios de contraste yodados (00218).
  • Conocimientos deficientes (00126).
  • Ansiedad (00146).
  • Riesgo de contaminación (00180).

 

Intervenciones NIC:

  • Enseñanza: procedimiento/tratamiento 5618.
  • Monitorización de los signos vitales 6680.
  • Disminución de la ansiedad 5820
  • Identificación del paciente 65749,10.

 

NORMAS DE PROTECCIÓN RADIOLÓGICA:

    • Durante la realización de las radiografías, sólo deberá permanecer en la sala el personal necesario.
    • Se deben cerrar las puertas antes de comenzar la técnica.
    • El personal que manipule los equipos se debe colocar protegido con delantales emplomados y debe protegerse del disparo durante la realización de las placas.
    • No dirigir nunca el haz directo hacia las ventanas ni puesto de control.
    • El paciente, es una fuente de radiación dispersa, por ello es importante reducir al máximo el volumen irradiado, aumentando la distancia del foco al paciente y utilizar compresores cuando sea factible.
    • El número de placas realizadas será el mínimo posible.
    • Si es necesario inmovilizar al paciente, se utilizarán sujeciones mecánicas. Si no fuera posible lo sujetarán personas voluntarias que cumplan las siguientes normas:

 

  • No deben ser gestantes ni menores de 18 años.
  • Deben ser el mínimo de personas necesarias y no estar expuestas al haz de luz directo.
  • Utilizar protección plomada.
      • Reducir al máximo la corriente y/o carga en cada disparo. Si es necesario, se aumentará la tensión.
      • Utilizar protectores gonadales, sobre todo en los niños.
      • El dosímetro deberá llevarse mientras se realiza el trabajo y guardarlo alejado del haz de radiación cuando se finalice la jornada laboral. En el caso de utilizar delantal plomado, el dosímetro se situará detrás del mismo.
      • En el caso de exploraciones intervencionistas, donde el personal sanitario ha de permanecer al lado del paciente, si hay riesgo de que ciertas partes del cuerpo reciban una dosis más alta que el resto (manos, cristalino…) se dispondrá de otros dosímetros representativos de esas zonas además de utilizar la protección habitual.

 

CONCLUSIONES

La urografía intravenosa es una técnica diagnóstica utilizada para la visualización de la anatomía y el funcionamiento del tracto urinario. Además, permite detectar tumores, obstrucciones y malformaciones congénitas entre muchas otras cosas.

En la actualidad, es una prueba que se realiza en escasas ocasiones debido al auge que ha supuesto la aparición de nuevas técnicas tales como la resonancia magnética, la ecografía y el TAC.

El papel de enfermería en esta prueba es imprescindible para su buen desarrollo, llevando a cabo funciones como:

  • Explicar al paciente la finalidad de la prueba, en que consiste y su preparación para su correcta realización.
  • Informar al paciente sobre los riesgos y complicaciones que se pueden producir y la correcta protección contra la radiación que supone su exposición.
  • Conocer las posibles alergias y antecedentes médicos que puedan provocar complicaciones en la vida del paciente y la realización correcta de la prueba.
  • Colaborar en la realización de la técnica colocando la vía intravenosa, manteniendo la postura y administrando medicación necesaria.
  • Valorar y registrar todo lo ocurrido durante la realización de la misma6.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fuster C, Ibañez MJ, Carrillo A, Cencerrado V, López Meriñan Mc, López Vázquez A, et al. Protocolo de enfermería para la urografía Endovenosa. [Internet]. Albacete: complejo hospitalario universitario de Albacete; 2007 [Consultado el 10 de Oct de 2023]. Disponible en: https://www.chospab.es/publicaciones/protocolosEnfermeria/documentos/0facf5fd23819c871a38bb40c57af49f.pdf
  2. De Alba Quintanilla F, Ávila Arguelles P, Alexander Von Lichtemberg, fundador de la uroradiología moderna. Boletín del Colegio Mexicano de Urología [internet]. 2002 [Consultado el 10 de Oct de 2023]; 17 (3). Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/buro/bu-2002/bu023c.pdf
  3. Franco A, Tomás M, Alonso-Burgos A. La urografía intravenosa ha muerto, ¡viva la tomografía computarizada! Scielo [Internet]. 2010 oct [Consultado el 14 de Oct de 2023]; 34(9): 764-774. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0210-48062010000900004&lng=es.http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0210-48062010000900004&lang=pt
  4. Pérez Ciudad Andujar A, Neria Ahujetas M. Urografía Intravenosa. Enfermería 21 [Internet]. [consultado el 19 de Oct de 2023]. Disponible en: https://encuentra.enfermeria21.com/encuentra-contenido/?option=com_encuentra&task=showContent&q=urografia&search_type=2&search_entity=&id_pub_grp=0&id_pub_cont=26&id_articulo=333
  5. Rueda Segura JM. Mitos y símbolos de la salud Estudio de validación clínica sobre los cuidados especializados en el parto Guía para el uso correcto de antisépticos. Hygia de Enfermería [Internet] 2008 [Consultado el 25 de Oct de 2023]; (69). Disponible en: http://www.colegioenfermeriasevilla.es/Publicaciones/Hygia/Hygia69.pdf
  6. Ibero Morales A. Preparación previa y realización de cuidados de Enfermería en Urografía intravenosa. Portales médicos [internet] 2017 [Consultado el 30 de Oct de 2023]. Disponible en: https://www.revista-portalesmedicos.com/revista-medica/cuidados-de-enfermeria-urografia-intravenosa/
  7. Carballizo Rodríguez J, Franco de Castro A, Gausa Gascón L, Robles García J, Sánchez Chapado M, Server Pastor G y Zaluaga Gómez A. Libro del residente de Urología [internet]. Madrid: Grupo ENE; 2007 [Consultado el 30 de Oct de 2023]. Disponible en: http://docs.aeu.s3.amazonaws.com/LibroResidente2007.pdf
  8. Galimany Masclans J, Pernas Canadell JC, Blanca Yela I. Educación sanitaria sobre técnicas radiológicas con contraste. Enfermería 21 [internet] 2010 [Consultado el 30 de Oct de 2023]. Disponible en: https://encuentra.enfermeria21.com/encuentra-contenido/?option=com_encuentra&task=showContent&q=urografia&search_type=2&search_entity=&id_pub_grp=0&id_pub_cont=3&id_articulo=80057ç
  9. Luis Rodrigo MT. Los diagnósticos enfermeros. Revisión y guía práctica. 8ª edición. Barcelona: Elsevier Masson. 2008.
  10. Buelchek GM, Butcher H K, Dochterman J M, Wagner C M. Clasificación de Intervenciones de Enfermería (NIC). 6ª ed. Barcelona: Elsevier; 2014.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos