Vía intraósea, artículo monográfico.

11 septiembre 2022

AUTORES

  1. Alejandro Candala Ramírez. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Centro de Salud Romareda. Zaragoza.
  2. Sofía Arnaudas Sancho. Graduada en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Centro de Salud Bombarda. Zaragoza.
  3. Sergio Bueno Meléndez. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Infantil Miguel Servet. Zaragoza.
  4. Rubén Oriol Herrero. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Centro de Salud Romareda. Zaragoza.
  5. Elena Cegoñino Giral. Graduada en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Servicio de Urgencias HRV. Zaragoza.
  6. Miriam Gracia Bueno. Diplomada en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Clínico Lozano Blesa. Zaragoza.

 

RESUMEN

La vía intraósea puede ser un punto de acceso circulatorio muy útil en situaciones de urgencia y emergencia, así como en los niños cuando el acceso vascular central o periférico se hace difícil o imposible. La variedad de dispositivos de inserción, la gran cantidad de medicamentos que pueden administrarse y sobre todo la rapidez de acceso, son algunas de las ventajas que posee esta vía y por eso está ganando gran relevancia en los últimos años.

 

PALABRAS CLAVE

Vía, intraóseo, técnica, enfermería.

 

ABSTRACT

The intraosseous route can be a very useful circulatory access point in urgent and emergency situations, as well as in children when central or peripheral vascular access is difficult or impossible. The variety of insertion devices, the large number of medications that can be administered and, above all, the speed of access, are some of the advantages of this route and that is why it has gained great relevance in recent years.

 

KEY WORDS

Route, intraosseous, technique, nursing.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La vía intraósea puede ser un punto de acceso circulatorio muy útil en situaciones de urgencia y emergencia , así como en los niños cuando el acceso vascular central o periférico se hace difícil o imposible. La variedad de dispositivos de inserción, la gran cantidad de medicamentos que pueden administrarse y sobre todo la rapidez de acceso, son algunas de las ventajas que posee esta vía y por eso está ganando gran relevancia en los últimos años.

Grupos como la American Heart Association, el Consejo Europeo de Resucitación o el Grupo Español de la Reanimación Cardiopulmonar Pediátrica avalan esta técnica. En el siguiente artículo explicaremos las técnicas de colocación, los dispositivos empleados, los cuidados de enfermería que requiere y sus contraindicaciones y complicaciones1.

 

INDICACIONES:

  • En pacientes pediátricos es considerada la segunda opción tras no haberse conseguido una vía periférica tras múltiples intentos.
  • En adultos está indicado en pacientes críticos, atrapados, grandes quemados, pacientes con alteraciones de la conciencia severas, shock , convulsiones, paradas cardiacas, cuando la vía periférica supone un problema y el tiempo de espera debe ser el mínimo posible1.

 

CONTRAINDICACIONES:

  • Cuando existe traumatismo del hueso donde se va a colocar o fractura del mismo. También en: Tumores óseos, osteomielitis, osteoporosis o quemadura en el lugar de la infección1.

 

DISPOSITIVOS EMPLEADOS:

Existen diferentes dispositivos empleados y comercializados en la vía intraósea pero destacamos 2 que son los más utilizados y los que mayor camino se han abierto en éste ámbito:

  1. EZ-IO: Es un sistema en forma de taladro que se compone de un motor eléctrico que funciona con batería, conectado a una aguja a través de una conexión de rosca. La aguja debe ser esteríl y tiene una medida única de 15 G. Existen 2 tipos de longitudes: 25 mm (color azul) empleado en adultos normales y 45mm para adultos obesos.
  2. Pistola para infusión intraósea tipo B.I.G (Bone Injection Gun): Es fácil de usar, intuitiva y la que posee menos complicaciones ya que en ella se puede regular previamente la profundidad de penetración de la aguja (2).

 

LUGARES DE ADMINISTRACIÓN:

En menores de 6 años la zona de punción de elección es la tibial proximal (también se utiliza en adultos) a 2 cm de la tibial anterior. La zona distal del fémur y distal de la tibia son menos frecuentes en estas edades.

En mayores de 6 años y adultos las opciones más utilizadas a parte de la tibial proximal son, la tibial distal, cresta ilíaca y esternón3,4.

 

TÉCNICA EN TIBIAL PROXIMAL:

  1. Lavado de manos
  2. Identificar mediante la palpación la línea media de la tuberosidad anterior de la tibia y el borde interno de la misma.
  3. Limpieza de la zona con antiséptico y colocación de guantes.
  4. Colocar la pierna de manera semi-flexionada, en rotación externa y apoyada en una superficie dura.
  5. Administración de anestésico local si el paciente está consciente.
  6. Si se utiliza dispositivo. IG: Se debe colocar la pistola en posición perpendicular a la zona de punción, asegurarse de correcta posición y presionar, introduciendo de esta forma el catéter.
  7. Si se utiliza dispositivo EZ-IO:  Insertar la aguja en un ángulo de 90º respecto al hueso, con una sujeción suave y guiando al taladro hacer la inserción hasta que la última marca de la aguja sea visible a 5 mm de la piel.
  8. Desconectar con una mano mientras se estabiliza con los dedos de la otra mano la aguja y retirar.
  9. Aspirar y comprobar que se extrae médula ósea.
  10. Comprobar la permeabilidad de la vía con 10 ml de suero fisiológico en bolo vigilando la no extravasación.
  11. Fijar el catéter de forma segura a la extremidad3,4.

 

CUIDADOS DE ENFERMERÍA:

  • Desinfectar la zona de punción cada 4-6 horas para evitar infecciones.
  • Vigilancia de la zona de punción, control de sangrado, temperatura, aspecto, color, extravasación.
  • Registro de todas las actividades en las hojas de enfermería5.

 

COMPLICACIONES

El porcentaje de complicaciones con esta técnica apenas es del 1%. Los efectos a largo plazo sobre el crecimiento óseo y la médula ósea son mínimos5.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Orgiler P, Navarro JM, De Haro S. La vía intraósea. Cuando las venas han desaparecido. Enferm. Intensiva. 2001; 12 (I): 31-40.
  2. García N, Cepeda JM.Vía intraósea en enfermería de emergencias. Rev. Enferm CyL. 2009; Vol 1 – Nº2. 48-56.
  3. Álvarez MA, Li MS, Gutiérrez R. Manual para la canalización venosa por vía intraósea. Correo Científico Médico de Holguin. 2001; 5(1). Disponible en: http://www.cocmed.sld.cu/no51/n51rev1.htm.
  4. Carrillo A, Lopez – Herce J. Canalización intraósea. An pediatr Contin. 2003; 1 (1):38-41.
  5. Casal MC, Carmona JV. Vía intraósea. Últimas recomendaciones del Comité Europeo de Resucitación (ERC).Enfermería integral. 2007; 17 -19.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos