Virus de la hepatitis C. Artículo monográfico.

29 septiembre 2022

AUTORES

  1. Ana Belén Castro Muñoz. Graduada en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  2. Pilar López Castillo. Graduada en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  3. Arturo Baquedano García. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  4. José Miguel Ferrer Gómez. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  5. Víctor Civera Hernández. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Barbastro Huesca.
  6. Guillermo Sierra Gros. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario San Jorge Huesca.

 

RESUMEN

Las hepatitis virales son enfermedades relacionadas con la infección y necrosis del hígado y han alcanzado gran prevalencia en las últimas décadas considerándose un problema de salud pública. Existen 5 tipos diferentes de hepatitis en función del virus que las produzca (VHA, VHB, VHC, VHD, VHE). Dentro de este grupo, el virus de la hepatitis C es el que más se trasmite a nivel parental y el que mayor porcentaje tiene de cronicidad. Su detección precoz analizando los marcadores serológicos y la bioquímica hepática, es muy importante para elaborar una estrategia terapéutica basada en la combinación de interferón pegilado y ribavirina.

 

PALABRAS CLAVE

Virus, hepatitis, cronicidad.

 

ABSTRACT

Viral hepatitis are diseases related to infection and necrosis of the liver and have reached high prevalence in recent decades being considered a public health problem. There are 5 different types of hepatitis depending on the virus that produces them (HAV, HBV, HCV, HDV, EHV). Within this group, the hepatitis C virus is the most transmitted at the parental level and the highest percentage of chronic. Its early detection by analyzing serological markers and hepatic biochemistry is very important to develop a therapeutic strategy based on the combination of pegylated interferon and ribavirin.

 

KEY WORDS

Virus, hepatitis, chronicity.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Las hepatitis virales son enfermedades transmisibles, agudas y/o crónicas, que han alcanzado especial importancia en todo el mundo. La morbilidad y mortalidad por estos padecimientos ocupa un lugar significativo, se considera un problema de salud pública.

El informe mundial de la OMS sobre las hepatitis 2017 (WHO Global hepatitis report, 2017) revela que la gran mayoría de los afectados carecen de acceso a las pruebas de detección y los tratamientos que podrían salvarles la vida. Esto significa que millones de personas corren el riesgo de que la infección que sufren evolucione lentamente hacia la insuficiencia hepática crónica, el cáncer y la muerte.

La hepatitis viral es una enfermedad infecciosa del hígado caracterizada por necrosis hepatocelular e inflamación difusa 1.

Está causada por distintos hepatotropos primarios. Se definen como hepatotropos primarios aquellos virus que tienen preferencia para infectar los hepatocitos, lo cual no quiere decir que no infecten otros tipos celulares; y se definen como hepatotropos secundarios aquellos virus que infectan primariamente a otros tipos celulares pero que pueden, en el contexto de una infección generalizada infectar los hepatocitos. Entre ellos se incluyen el virus de Epstein-Barr, el citomegalovirus, el virus del herpes simple, el virus varicela-zóster y el parvovirus B 19 1, 5.

Las lesiones producidas por los distintos agentes virales, al igual que el cuadro clínico, son prácticamente idénticas; pero existen diferencias en el mecanismo de transmisión, el periodo de incubación y la evolución y, sobre todo, en los marcadores serológicos5. Así pues, la hepatitis puede acompañarse de pocos síntomas o de ninguno; también puede producir manifestaciones como la ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal 1.

Inicialmente la hepatitis viral se dividió́ en dos tipos: la hepatitis A o “infecciosa”, causada por el virus de la hepatitis A, y la hepatitis sérica, causada por el virus de la hepatitis B 5. En la actualidad se conocen 5 tipos etiológicos de hepatitis vírica causada por virus hepatotropos: hepatitis A, hepatitis B, hepatitis D (delta), hepatitis C y hepatitis E.

En este contexto y debido a la gran prevalencia de casos en el mundo sanitario y su posterior cronicidad, en este artículo, nos vamos a centrar en el virus de la Hepatitis C.

 

EVOLUCION Y PRONOSTICO:

El pronóstico de la hepatitis vírica suele ser bueno en la mayoría de los casos 1. Sin embargo, en el 1% puede terminar en formas muy graves (fulminantes). El criterio de curación es la normalización de transaminasas y la eliminación del virus 4.

El riesgo de evolución a la cronicidad de una hepatitis aguda es distinto para cada tipo etiológico. En nulo en las hepatitis A y E 1. Solo algunos (VHB, VHC, VHD, VHG) pueden progresar a hepatitis crónica y favorecer el desarrollo de cirrosis y hepatocarcinoma 5.

Además del tipo de virus causante, también la edad del huésped determina la evolución, en cuanto a cronicidad 1.

En general, el diagnóstico de hepatitis crónica se asocia con implicancias clínicas dado que la afección puede conducir a una cirrosis y a otros trastornos graves si los pacientes no son controlados 6.

En cuanto a la Hepatitis C, una de las más comunes que se desarrollen en el mundo sanitario, El VHC se cronifica en el 70 al 80% 4. Las formas agudas de la enfermedad por lo general son asintomáticas lo cual hace difícil la identificación de aquellas personas infectadas con riesgo de contraer una enfermedad grave por VHC. En casos postransfusionales, por ejemplo, el virus se hace detectable en circulación en 1 a 3 semanas, habiendo ocasionado en el hígado una infección considerable quizá mucho tiempo antes 6.
La fase inicial de replicación en el hígado es seguida, tras varios meses, por una reducción de la viremia, pudiendo resolverse la infección en un 15-20% de los enfermos, con curación. No obstante, en la mayoría de los casos la infección aguda progresa a una infección crónica (aproximadamente el 80% de las infecciones desembocan en una hepatitis crónica, es decir que solo un 15-20% de los infectados desarrollan únicamente una infección aguda y luego se curan) 6.

Los pacientes con hepatitis crónica severa o leve por VHC pueden desarrollar una cirrosis hepática. De estos un 10% desarrollan hepatocarcinoma 6. La hepatitis fulminante es rara 6.

 

ETIOLOGÍA:

El VHC es un virus con ADN monocatenario, pertenece a la familia Flaviviridae, tiene una nucleocápside de forma icosaédrica y una envuelta como el virus de la hepatitis B. Se caracteriza por una alta tasa de mutaciones debido a su ARN, lo que favorece su capacidad de originar infecciones agudas y persistentes. Se han descrito hasta 6 genotipos y numerosos subtipos 5.

Este virus se contagia por varias vías:

  • Vía parenteral 4.
  • Vía vertical, donde la transmisión se realiza en el momento del parto. La madre infectada se lo transmite al recién nacido 4.

No hay evidencia de que existan diferencias entre el parto vaginal o mediante cesárea, por lo que no estaría indicada esta última en casos de madre infectada por VHC. Estadísticamente, la lactancia materna no aumenta el riesgo de transmisión al niño, siempre que los pezones no estén dañados. Aunque no se deba contraindicar la lactancia, se ha de informar a la madre de que el riesgo no es inexistente 5.

  • Vía sexual, esta vía es menos frecuente 4.
  • Desconocida, hay múltiples casos en los cuales se desconoce la vía de transmisión 4.

 

MANIFESTACIONES CLÍNICAS DE LA HEPATITIS AGUDA:

En todas las hepatitis víricas, la clínica puede ser muy variada y puede ser desde una hepatitis asintomática o con síntomas inespecíficos, hasta una rara forma fulminante, con fallo hepático agudo.

El curso de la Hepatitis Vírica consta de tres periodos (inicial, ictérico y de convalecencia) después de una fase de incubación.

El período de incubación, que transcurre desde la exposición al virus hasta la aparición de los primeros síntomas, varía según el agente causal (VHA, VHB, etc.) y la cantidad de viriones que han sido inoculados1:

  1. Periodo prodrómico: Comprende desde que el paciente presenta síntomas hasta la aparición de la ictericia. Aunque es un periodo inespecífico y de duración variable, que suele ir de 3 a 5 días. Los síntomas pueden ser como un cuadro infeccioso general (fiebre, astenia, mialgias, cefalea…) o como un cuadro de problemas digestivos diversos (anorexia intensa, náuseas, vómitos, estreñimiento, dolor epigastrio o hipocondrio derecho…).
  2. Período ictérico. La duración puede ser de 2 a 6 semanas. Este periodo empieza con la aparición de la ictericia (cuya intensidad es variable), además hay un cambio evidente en el color en la orina (colúrica, a un color como la Coca-Cola®) y una cierta decoloración en las heces. En este periodo suelen desaparecer la mayoría de los síntomas. En la mayoría de los casos también aparece hepatomegalia, y en el 25%, esplenomegalia.
  3. Periodo de convalecencia. Este periodo dura 2 a 4 semanas, y se inicia con la desaparición de la ictericia y con una desaparición progresiva de los síntomas, el paciente suele presentar fatiga tras el ejercicio físico mínimo y puede referir molestias en hipocondrio derecho.

 

COMPLICACIONES:

  • Hepatitis Colestásica: Su causa es el bloqueo total o parcial del flujo biliar impidiendo la llegada de bilis al duodeno. Suele aparecer ictericia de color intenso, acolia (falta de secreción de bilis) y prurito. La duración de estos síntomas cursa de 1 a 4 meses y su pronóstico suele ser favorable. Está íntimamente relacionada con la hepatitis A, sobre todo en adultos y plantea algunos problemas de diagnóstico diferencial con colestasis inducidas por fármacos1.
  • Hepatitis Grave: Las hepatitis graves cursan con ascitis o gran afectación del estado en general sin llegar a ser fulminante. Algunos pacientes progresan a una suficiencia hepática grave y fallecen durante la fase aguda de la hepatitis. Por otra parte, otros mejoran los síntomas, pero finalmente evolucionan a una cirrosis hepática1.
  • Hepatitis Fulminante: Es la complicación más grave de la hepatitis vírica y es debida a una necrosis masiva del parénquima hepático. Tiene una incidencia de 2 por cada 1000 de hepatitis ictéricas. Suele ser frecuente en las personas que padecen hepatitis B.

Su inicio suele parecer una hepatitis común apareciendo posteriormente vómitos, fetor y encefalopatía hepática. La mortalidad de esta complicación supera el 70% de los casos, donde la muerte suele ser causada por una hipoglucemia, insuficiencia respiratoria, renal o edema cerebral1,7

  • Hepatitis Tóxica: El abuso del alcohol y algunos medicamentos pueden causar hepatitis tóxicas dañando las células hepáticas produciendo su necrosis y dañando el parénquima hepático. El paracetamol, a pesar de que su uso está muy extendido es muy hepatotóxico provocando al igual que el alcohol una necrosis de las células hepáticas7.

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS:

Bioquímica hepática:

  • Alanina aminotransferasa (ALT): Encima que se encuentra en todas las células hepáticas. Cuando estas están dañadas salen al torrente sanguíneo. Niveles superiores a 1000 UI/L podrían indicar una hepatitis aguda.
  • Aspartato aminotransferasa (AST): Esta enzima se encuentra mayoritariamente en el corazón e hígado. Las AST aparecen cuando hay daños. Si son graves sus niveles pueden aumentar de 20 a 100 veces su valor normal.
  • Fosfatasa alcalina (FA): Enzima que se encuentra en las células óseas o hepáticas. Cuando hay hepatitis sus niveles se elevan.
  • Gamma-glutamiltransferasa (GGT): Está presente en muchos tejidos, riñones, conducto biliar, páncreas, hígado, bazo, corazón y cerebro. Sus niveles en sangre aumentan en la hepatitis y la enfermedad obstructiva biliar. Esta enzima también se eleva cuando ha habido un consumo excesivo de alcohol.
  • Lactodeshidrogenasa (LDH): La LDH se encuentra en muchos tejidos del organismo. La isoenzima LDH5 es el indicador específico del daño hepático.
  • Bilirrubina sérica: Debido a los problemas en el metabolismo de la bilirrubina y la obstrucción de los de los conductos hepatobiliares la bilirrubina aparece aumentada en sangre7.

Marcadores serológicos: son test para detectar anticuerpos contra los diversos virus de la hepatitis y los antígenos en el suero.

  • La aparición de anticuerpos anti-VHC solo indican haber estado en contacto con el virus.
  • La presencia de VHC-Agc permite el diagnóstico cuando la infección está activa.
  • El genotipo del VHC es útil a la hora de instaurar el tratamiento adecuado.
  • RNA-VHC confirma la infección activa. Está indicada tras resultado positivo para detección de anticuerpos anti-VHC8.

 

TRATAMIENTO:

El tratamiento actual de la hepatitis C, es la combinación de interferón pegilado y ribavirina, que consigue respuesta viral sostenida en alrededor del 50% de los casos infectados.

Actualmente no existe una vacuna que ayude a prevenir la infección, debido a la variabilidad genómica del virus3.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Brugera M. Hepatitis vírica aguda. En: Gastroenterología y hepatología Jarypyo Editores; 2ªedición. Madrid, 2012. editor. p. 723-733.
  2. Organización Mundial de la Salud (OMS). Informe mundial sobre la hepatitis, 2017 [Internet]. Abril, 2017. Disponible en: http://www.who.int/hepatitis/publications/global-hepatitis-report2017-executive-summary/es/
  3. Aguilera Guirao A, Alonso Fernández R, Córdoba Cortijo J, Fuertes Ortiz de Urbina A. Diagnóstico microbiológico de las hepatitis víricas. 50. Alonso Fernández R (coordinador). Procedimientos en Microbiología Clinica. Cercenado Mansilla E, Cantón Moreno R (editores). Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clínica (SEIMC). 2014
  4. Salmerón J., Gila A. Hepatitis vírica aguda. Rev. esp. enferm. dig. [Internet]. 2005 Mar [citado 2018 Abr 11]; 97(3):213-213. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082005000300010&lng=es.
  5. Marugán de MiguelsanzJ.M.,Torres HinojalM.C. Hepatitis Agudas. Pediatr Integral [Internet] 2015 [consultado el 10 Abril 2018]; volumen 19 (3); 198-204. Disponible en: https://www.pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2015/xix03/04/n3-198-204_Jose%20Marugan.pdf
  6. CordeiroN, Taroco R, Chiparel H. Temas de Bacteriología y Virología Médica. Virus de las Hepatitis [Internet]. [Consultado en Abril 2018]. Disponible en: http://www.higiene.edu.uy/cefa/2008/hepatitis.pdf
  7. LeMone P, Bruk K. Asistencia de enfermería de los pacientes con trastornos de la vesicula biliar, el hígado y el páncreas. Enfermeria medicoquirurgica. Vol 1. 4ºed. Madrid: Pearson Prentice Hall; 2009. p. 706-707.
  8. Villalba M. Digestivo. Manual de la enfermería. Barcelona. Oceano; 2013. p. 243-244.

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos