Acné adulto tratado con metformina, retinol y AHAs. Trabajo monográfico

19 marzo 2024

 

AUTORES

  1. Ana Belén García Garrido. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Ángela Molina Sierra. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Erica Victoria Delgado Hynes. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  4. Marina Pisonero Rivero. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Paula Pastor Morales. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Sonia López Abia. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

El acné es una patología dermatológica que tiene su origen en un anormal funcionamiento del aparato pilosebáceo y que engloba tanto los poros tapados (puntos negros o espinillas y puntos blancos), como los granitos y protuberancias más profundas (pústulas, quistes y nódulos) que se producen en la cara, el cuello, el pecho, la espalda, los hombros e incluso en la parte superior de los brazos. Un acné sin tratar o incorrectamente controlado, además de resultar extremadamente molesto, perjudicarla imagen del individuo y causarle trastornos psicológicos, le puede conducir a la aparición de cicatrices serias y permanentes.

PALABRAS CLAVE

Crónica inflamación, adulto, acné.

ABSTRACT

Acne is a dermatological pathology that has its origin in an abnormal functioning of the pilosebaceous apparatus and that includes both clogged pores (blackheads or pimples and whiteheads), as well as pimples, and deeper bumps (pustules, cysts and nodules) that occur on the face, neck, chest, back, shoulders and even on the upper arms. An untreated or incorrectly controlled acne, in addition to being extremely annoying, damaging the image of the individual and causing psychological disorders, can lead to the appearance of serious and permanent scars.

KEY WORDS

Chronic inflammation, adult, acne.

INTRODUCCIÓN

Las glándulas sebáceas están conectadas al folículo piloso y hacen llegar el sebo que segregan a la superficie de la piel a través de la abertura que dicho folículo posee en la superficie cutánea. El folículo sebáceo es un receptor androgénico específico, lo que, sumado a la elevada tasa de testosterona sérica propia de los púberes, hace que en la superficie de las glándulas sebáceas se produzca una fuerte concentración de hormona masculina. Por acción de la 5-alfarreductasa esta hormona se transforma en su forma activa, la dihidrotestosterona (DHT). Paralelamente a la formación de DHT se incrementa la formación de sebo. Así, cuando las glándulas sebáceas, generan más secreción de la que la piel es capaz de eliminar por descamación se acaban produciendo tapones de grasa en dichos folículos (comedones). Cuando la superficie de estos tapones se oscurece se llaman «espinillas» (hay que aclarar que la parte negra de una espinilla no es suciedad, sino que se trata de sebo seco, melanina y células dérmicas atrapadas en las aberturas de los folículos pilosos). La gratitud provoca también un incremento del recambio de las células del canal folicular, haciendo que éstas se aglutinan formando un tapón en la abertura del folículo que dificulta aún más la evacuación normal del sebo.

Además de la hiperseborrea e hiperqueratinización descritas, existe un tercer factor etiopatogénico del acné, que es la proliferación bacteriana. Corinebacterium acnés y Propionibacterium acnés son dos microorganismos integrantes de la flora cutánea habitual del ser humano que tienen una cierta predilección por poblar el folículo pilosebáceo. Su perfil bioquímico se caracteriza porque, merced a la presencia de una lipasa, son capaces de hidrolizar los triglicéridos del sebo cutáneo y convertirlos en ácidos grasos, moléculas fuertemente irritantes y comedogénicas. Cuando los nódulos se infectan por dichos microorganismos reciben el nombre de «pústulas».

Si las áreas infectadas de la piel son profundas, pueden expandirse para formar quistes. Un quiste se forma cuando la glándula sebácea continúa produciendo grasa. En vez de romper la pared del folículo, éste continúa agrandándose y formando un bulto duro (conocido como quiste) debajo de la piel. El quiste normalmente no es doloroso, a menos que llegue a estar infectado.

A la hora de hablar de la formación del acné y de los factores desencadenantes de su aparición o empeoramiento, es inevitable hacer referencia a la dieta. Clásicamente se habían indicado una serie de alimentos como potencialmente susceptibles de favorecer la aparición de esta patología: chocolate, embutidos, quesos fermentados o mariscos son algunos de ellos. Hoy día, se sabe que el acné no está provocado por el tipo de alimentos que se ingiere, si bien es cierto que hay algunos de ellos que según la propia experiencia del paciente pueden causar un empeoramiento de la sintomatología. La recomendación actual se limita a recomendar su eliminación de la dieta.

CLASIFICACIÓN:

  • Leve. Existen comedones y sólo algunas pápulas y pústulas.
  • Moderado. El número de lesiones inflamatorias (pápulas y pústulas) es mayor y éstas acabarán dejando como secuelas algunas cicatrices.
  • Grave. La patología acneica se manifiesta con todo tipo de lesiones, incluyendo además gran cantidad de abscesos nodulares, que acabarán causando importantes y extensas cicatrices permanentes.

 

Un tercer criterio es aquel que clasifica los tipos de acné en función de su forma clínica. Según este criterio pueden definirse cinco grandes tipos de acné2:

  • Acné vulgar o polimorfo. Es aquél en el que aparecen todo tipo de lesiones. Según la gravedad con que se manifiesta pueden distinguirse dentro de él cuatro tipos o grados.
  • Acné superficial. Como su propio nombre indica, predominan en él las lesiones superficiales, de curso rápido y que desaparecen sin secuelas cicatriciales. Pueden ser de grado I (comedones y pápulas) y de grado II (pápulas y pústulas).
  • Acné profundo. Las lesiones pueden ser de grado III (pústulas y nódulos) o de grado IV (nódulos y quistes). Son lesiones más profundas, de evolución mucho más lenta y que al desaparecer dejan cicatrices de cierta consideración.
  • Acné conglobata. Es una forma severa de acné que cursa con la formación de grandes abscesos supurantes. Es una patología crónica y que deja como consecuencia la formación de cicatrices irregulares importantes.
  • Acné fulminante. Además de las lesiones descritas hasta el momento, esta modalidad cursa con ulceraciones cutáneas muy dolorosas que pueden acompañarse de fiebre y malestar general.

 

TRATAMIENTO:

Metformina:

La metformina es una biguanida clásicamente utilizada como tratamiento de primera línea en el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2. En adultos, el tratamiento con metformina generalmente se inicia con dosis de 500mg-850mg dos veces al día con un incremento de 500mg cada semana o 850 mg cada dos semanas pudiendo alcanzar una dosis diaria máxima de 2550 mg.

Entre las contraindicaciones del empleo de la metformina destacan la hipersensibilidad al fármaco y pacientes con alto riesgo de acidosis láctica. Entre los pacientes con alto riesgo de acidosis láctica se incluyen: 1) Insuficiencia renal moderada (aclaramiento de creatinina <30ml/min) o patologías con predisposición a alteración de la función renal tales como la deshidratación, infecciones graves o shock hipovolémico; 2) Situaciones de acidosis metabólica aguda o crónica, incluida la cetoacidosis diabética con o sin coma diabético; 3) Situaciones de hipoxemia, como insuficiencia cardíaca descompensada, insuficiencia respiratoria, infarto agudo de miocardio reciente o shock hipovolémico; 4) Insuficiencia hepática, alcoholismo crónico o intoxicación etílica aguda.

Por lo que respecta a nuevas indicaciones terapéuticas de la metformina, en los últimos años se ha objetivado un interés creciente en el empleo de la metformina como una herramienta terapéutica fundamental para el abordaje del síndrome metabólico, ovario poliquístico, estados hiperandrogénicos y más recientemente en patologías dermatológicas

La metformina desempeña un papel en la patogénesis del acné, especialmente en aquellos de perfil hormonodependiente, puesto que su administración produce una disminución en los niveles del factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1), molécula que a su vez estimula la síntesis de andrógenos y la conversión periférica de los mismos al activar la enzima 5-ɑ-reductasa, lo que regulará la producción de sebo en el folículo pilosebáceo

La mejoría clínica del acné al introducir metformina en pacientes con y sin sobrepeso o resistencia insulínica, ha sido demostrada en numerosos ensayos clínicos y estudios de cohortes, con dosis de entre 500 y 2550 mg al día, asociada o no a otros tratamientos tópicos o sistémicos.

Se caracteriza por el crecimiento excesivo de vello terminal en áreas andrógeno-dependientes en la mujer. La prevalencia de hirsutismo es más elevada en pacientes con SOP, entre el 70% y el 80%, frente al 4 y el 11% en mujeres de la población general. Se piensa que la reducción de los niveles circulantes de insulina conlleva a una disminución de la concentración de andrógenos circulantes libres, por lo que la metformina puede tener efectos positivos en el hirsutismo

Existen varios factores relacionados con el fotoenvejecimiento. Por un lado, la inflamación excesiva y la muerte celular inducida por los rayos ultravioleta (UV) provocan envejecimiento en la piel. En estudios recientes con modelo animal, se han evidenciado las funciones antiinflamatorias y citoprotectoras de la metformina en queratinocitos expuestos a UVB y ratones irradiados con UVB. Por otro lado, la senescencia celular también ha demostrado en varios estudios ser causa potencial de fotoenvejecimiento. La fisiopatología es compleja ya que están implicados varios tipos de células diferentes incluidos los fibroblastos, los queratinocitos y los melanocitos. Se ha propuesto a la metformina como un fármaco senolítico, cuya función es eliminar específicamente las células senescentes y reparar el daño producido por la radiación UV.

 

Isotrenoina:

Es el tratamiento de elección ante el acné grave y/o cicatricial, así como en pacientes que no responden a otras terapias. Su efectividad es muy elevada ya que por su mecanismo combinado de acción (antiseborreico, anticomedogénico, antiinflamatorio y antibacteriano) actúa sobre todos los factores etiológicos que intervienen en el acné, consiguiendo modificar las condiciones cutáneas haciéndolas hostiles al desarrollo de Propionibacterium acnes.

Se utiliza durante períodos prolongados de entre 3-5 meses a dosis de 0,5 a 1 mg/kg de peso corporal, consiguiendo remisiones de años. Es sobradamente conocida la acción teratogénica de los retinoides, por lo que su utilización estará absolutamente contraindicada en mujeres embarazadas o sospechosas de estarlo. Por ello, es práctica habitual que el propio facultativo, para evitar riesgos, recomienda realizar una prueba de embarazo antes de iniciar el tratamiento, así como la utilización concomitante de un método anticonceptivo seguro desde el mes anterior al inicio del mismo y que deberá continuar uno o dos meses después de haberlo suspendido.

El tratamiento con isotretinoina puede provocar además efectos adversos de diversa índole, desde los cutáneo-mucosos (xerosis, quelitis, eccema, foliculitis, sequedad de mucosas), a efectos bioquímicos (aumento de colesterol y triglicéridos, alteraciones en el metabolismo de la glucosa), musculosqueléticos u otros inespecíficos como prurito, cefaleas o alopecia.

Es importante que el farmacéutico recuerde a los pacientes que vayan a iniciar un tratamiento con este principio activo que en los primeros días puede producirse una exacerbación de la sintomatología acneica totalmente normal y que no debe hacer dudar al paciente sobre la conveniencia de continuar la terapia antiacneica.

 

Ácido retinoico:

Ejerce su acción básicamente a nivel del ciclo de regeneración de los queratinocitos del conducto pilosebáceo y del proceso de queratinización. La acción comedolítica de este principio activo está justificada por su efecto sobre la alteración de las sustancias cementantes del estrato córneo, lo que facilita su descamación y evita la formación del tapón córneo. El resultado obtenido es una mejoría significativa de las lesiones obstructivas existentes y una menor aparición de nuevos comedones.

El ácido retinoico se encuentra comercializado en diferentes formas farmacéuticas de aplicación tópica a concentraciones de 0,025-0,1%. Una molécula de la misma familia y que posee también propiedades antiacneicas es la isotretionia o ácido cis-retinoico: a las acciones comentadas para el ácido retinoico, este derivado sintético de la vitamina A añade un efecto directo sobre la glándula sebácea, disminuyendo su tamaño y, por tanto, su actividad. Se utiliza a concentraciones de 0,05-0,1% en distintos excipientes. Algunos preparados lo formulan simultáneamente con algún AINE con la finalidad de reducir el eritema, la inflamación y la sensación de tirantez propia de los retinoides. Como en el caso anterior, la elección de una u otra concentración, así como su pauta posológica, variará en función de la persona y de la evolución de la patología acneica.

El efecto secundario más importante de este principio activo, y que no hay que olvidar a la hora de emitir el consejo farmacéutico, es su capacidad fotosensibilizante; por ello, debe recomendarse su aplicación nocturna y la utilización de algún cosmético protector adecuado en las épocas de mayor insolación.

 

Ácido azelaico:

Es un fármaco que actúa inhibiendo tanto el crecimiento bacteriano (es activo frente a Propionibacterium acnes), como la conversión de testosterona en 5-DHT, al inhibir la actividad 5-alfarreductasa. Además, altera el proceso de proliferación y diferenciación de los queratinocitos, ablandando y favoreciendo con ello la descamación de la capa córnea cutánea.

Se incluye en distintos excipientes a concentraciones que llegan hasta el 20% y, como ocurría en otros antiacneicos, puede provocar un leve escozor en el momento de su aplicación. La terapia con este principio activo suele basarse en una aplicación diaria inicial que gradualmente se va incrementando, en función de la tolerancia del paciente, hasta alcanzar las dos aplicaciones diarias.

 

Niacinamida:

Es un principio activo de reciente incorporación al arsenal terapéutico antiacneico. Formulado como un gel a una concentración al 4%, basa su acción en la creación de un medio poco propicio para el desarrollo del P. acnés y actuando de alguna manera de una forma similar a como lo haría un bacteriostático, pero sin el riesgo que tienen éstos de provocar resistencias. Su capacidad de inhibir el quimiotactismo neutrofílico y la degranulación de los mastocitos le confieren además propiedades antiinflamatorias.

La recomendación es aplicarla directamente sobre la piel a tratar, mediante un masaje suave hasta su total absorción. Las pautas posológicas habituales contemplan la aplicación por la mañana y por la noche, directamente sobre la piel a tratar, limpia y seca.

 

Alfahidroxiados:

Estos ácidos orgánicos sobradamente conocidos actúan disminuyendo la cohesión de los queratinocitos y aumentando la hidratación cutánea. Dentro de este grupo, el más utilizado es el ácido glicólico (a concentraciones del 8-25%), incluido en diversas formas farmacéuticas: solución, gel hidroalcohólico o cremas oil free. De una forma general se puede decir que su efecto es muy limitado, utilizándose normalmente bien como tratamiento concurrente a la aplicación de otro producto de acción más potente, o bien como tratamiento de mantenimiento cuando el proceso acneico puede considerarse controlado.

El tratamiento sistémico se reserva para los casos en que el acné se manifiesta en forma de pápulas, pústulas y nódulos, es decir, para aquellos casos de acné inflamatorio grave.

 

Cuidados de la piel acneica:

En combinación con tratamiento sistémico debe de llevarse a cabo una rutina de limpieza adecuada.

Hay que lavarse las zonas seborreicas con agua tibia y jabones adecuados dos veces al día. El acné no está provocado por la suciedad, por tanto, tampoco se debe incurrir en limpiezas demasiado frecuentes o muy vigorosas ya que ello puede empeorar el acné. Pueden utilizarse jabones no alcalinos y suaves, panes dermatológicos, geles y toallitas limpiadoras. Especialmente útiles en la zona de la nariz (por ser allí donde los comedones son más numerosos y más grandes) resultan las tiras limpiaporos, que además de polímeros adhesivos incorporan otras sustancias con propiedades higienizantes, bactericidas, cicatrizantes.

Los varones que presentan acné deberían evitar el afeitado eléctrico y decantarse por el uso de la cuchilla de afeitar. Para el afeitado debe ablandarse siempre la barba con agua tibia y jabón antes de aplicar la crema de afeitar. Para evitar que se produzcan cortes sobre los granitos, el afeitado debe ser lo más suave posible, únicamente cuando sea necesario y siempre utilizando una hoja de afeitar afilada.

En cuanto a los cosméticos, deben escogerse aquellos que no sean grasos y que no contengan sustancias comedogénicas (manteca de cacao, derivados de lanolina). El maquillaje tiene que ser eliminado todas las noches con agua y jabón. Una loción para el acné coloreada con el mismo tono de la piel y que contenga peróxido de benzoilo o ácido salicílico puede ocultar las imperfecciones de la piel sin riesgos. Los polvos mezclados con un producto no graso también resultan efectivos para cubrir el rostro.

Debe evitarse la manipulación de granos y comedones con dedos y uñas, ya que ello constituye un riesgo de sobreinfección y puede conducir al agravamiento de las lesiones, incrementando la posibilidad de aparición de cicatrices permanentes.

Respecto a las consideraciones dietéticas, el paciente debe evitar aquellos alimentos que en su caso particular provoquen o agraven las lesiones acneicas. Deben evitarse aquellos que tienen un índice glucémico elevado como por ejemplo harinas, arroz blanco y pasta blanca.

 

Tipos de láser:

  • Luz Pulsada (IPL): mejora la calidad de la piel desde las capas más profundas. Ideal para el rejuvenecimiento de la piel, así como para el tratamiento de las manchas. También ofrece buenos resultados con la rosácea, no inflamatoria, ya que permite trabajar con pulsos muy cortos, entregando energía se realiza en una unidad de tiempo muy corta (sub-milisegundos). Asimismo, permite tratar un gran número de lesiones vasculares, tales como: la cuperosis, los angiomas, los lagos venosos, las manchas de Vino de Oporto, etc.1,4.
  • Láser fraccionado no ablativo: permite realizar tratamientos de rejuvenecimiento skin resurfacing y el tratamiento de estrías, de cicatrices, tanto de acné como quirúrgicas, todo ello con una gran comodidad para el paciente mediante la aplicación de frío pre y post tratamiento1,4.
  • Láseres para todo tipo de lesiones vasculares

 

Láser ND: YAG: permite tratar efectivamente las varices de las piernas. Se caracteriza por su amplia capacidad de penetración, conseguida gracias a su gran longitud de onda (1064nm). Permite una microcoagulación y un calentamiento en el vaso que se contrae y deteriora, gracias al calentamiento de los glóbulos rojos, que provoca la desaparición de la vesícula. Además, consigue la eliminación de las telangiectasias faciales y de las manchas de vino de Oporto1,4.

  • Láseres para tratar tatuajes y manchas definidas

 

Láser revlite: concretamente el Q-Switched Nd: Yag es el más eficaz eliminando tatuajes y lesiones pigmentadas concretas, tales como: léntigos, manchas, nevus, discromías, etc. La gran cantidad de energía lumínica que emite en fracciones de segundo, permite que la luz penetre en la piel sin dañarla y logrando, por lo general, la desaparición total de la lesión o tatuaje. Esta tecnología es un 200% más potente que otros láseres y está comprobado que sus resultados son todavía mejores1,4.

  • Láseres para una depilación definitiva:

 

Láser apogee: es el láser de Alejandrita más potente y efectivo. Es válido para la mayoría de fototipos de piel (del I al IV) y, además es adaptativo a las necesidades de cada paciente. Cuenta con foco de luz que penetra en la piel, destruyendo las zonas de la piel que contienen raíz del vello1,4.

  • Láseres para el tratamiento de lesiones seborreicas, las verrugas y el rejuvenecimiento vaginal:

 

Láser fraccionado CO2: emite pequeños haces de luz sobre la piel, creando microheridas, las cuales estimulan una gran producción de colágeno para una pronta recuperación cutánea. Se trata de una técnica muy versátil, ya que puede emplearse en múltiples zonas1,4:

  • Rostro.
  • Cuello.
  • Escote.
  • Manos.
  • Zonas íntimas.

 

Terapia fotodinámica:

¿Qué es la terapia fotodinámica PDT antiacné?

La terapia fotodinámica PDT, es la opción terapéutica más innovadora para el tratamiento del acné activo. Consiste en la aplicación sobre la piel de una sustancia fotosensibilizante, llamada ácido aminolevulínico (ALA) y de un sistema de luz que actúa como activador de dicha sustancia.Es un tratamiento compatible con otras herramientas terapéuticas (tratamientos tópicos u orales) y para aquellos que prefieran otras opciones terapéuticas.

¿Cómo funciona la terapia fotodinámica antiacné?

La causa fisiopatológica del acné se caracteriza por el aumento de la producción de sebo por la glándula sebácea, la presencia de propionibacterium acnes y la liberación de mediadores inflamatorios.

Al aplicar la luz, el fotosensibilizante se activa, lo cual conduce a la atrofia de las glándulas sebáceas (modulando la producción de sebo), a la destrucción del propionibacterium acnes (bacteria causante de las lesiones de acné) y la producción de un efecto antiinflamatorio.

¿El tratamiento para el acné con terapia fotodinámica, es seguro?

El agente fotosensibilizante (ácido aminolevulínico) por sí sólo es inocuo y no produce ningún efecto en los tejidos sanos ya que es absorbido preferentemente por las glándulas sebáceas, las bacterias y los folículos pilosos.

¿En qué consiste el tratamiento antiacné con PDT?

Con el tratamiento antiacné con PDT primero, se limpia bien la zona a tratar y se aplica con una espátula el producto fotosensibilizante, se cubre y se deja un tiempo de incubación de 45 a 60 minutos para que el producto penetre bien. Durante este tiempo el paciente permanece a oscuras para evitar interferencias de la luz con el producto aplicado. El fotosensibilizante no produce molestias, como mucho una ligera sensación de picor o calor.

Posteriormente, se limpia la zona donde se ha aplicado el producto y se aplica la dosis de luz. En general, causa pocas molestias. Durante el tratamiento se puede llegar a percibir un ruido que es producido por la lámpara.

¿Cuánto tiempo dura cada sesión del tratamiento láser para el acné?

El tratamiento láser para acné con terapia fotodinámica consta de dos fases. La primera de aplicación e incubación del producto fotosensibilizante (ALA), que es de 45 a 60 minutos. La segunda fase dura aproximadamente 15 minutos; es la de exposición a la luz roja, o luz IPL, o láser V-Beam. Finalmente se aplica un gel hidratante. El tiempo total del tratamiento es de 1 ’15h. aproximadamente.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Dependiendo de la severidad del caso, son necesarias de 3 a 5 sesiones.

¿Con qué frecuencia se realizan las sesiones?

El tratamiento para el acné puede aplicarse cada quince días o incluso cada mes. La frecuencia se determina de forma independiente con cada paciente, teniendo en cuenta la severidad de las lesiones, el tipo de piel y otros factores médicos.

¿Qué se debe tener en cuenta después del tratamiento para el acné con terapia fotodinámica?

Tras el tratamiento, el paciente puede presentar un eritema (rojez, inflamación) y ardor entre leve y moderado por un plazo de entre 3 y 5 días. Recomendamos cuidados domésticos que incluyen aplicar una crema hidratante y fotoprotección estricta evitando la exposición solar. El paciente puede retomar su actividad diaria de forma inmediata.

 

Recomendaciones Pre y Post Tratamiento Láser para Acné:

1.Antes del Procedimiento del Tratamiento Láser para el acné

Para admitir una persona como apta para el procedimiento, no debe haberse expuesto al sol o al UVA, por lo menos dos semanas antes de la sesión programada, si la exposición ha sido única. Si la exposición es continuada será necesario que transcurra como mínimo un mes. Si tiene la piel muy bronceada o su tipo de piel es oscura, se deberá preparar la zona mediante el tratamiento despigmentante que le será aconsejado. Si utiliza cremas autobronceadoras, no las aplique los días anteriores al tratamiento.

La semana previa al procedimiento para el tratamiento láser para el acné deberá evitar el uso de productos exfoliantes (ej.: peelings) o, si la zona programada es la cara, no continuar sin aprobación previa, la aplicación de tratamientos faciales.

El día previsto para el tratamiento podrá ducharse o lavarse la zona a tratar como de costumbre, evitando restregar la piel.

2.Durante el Procedimiento

La aplicación tópica del ácido aminolevulínico sobre la zona a tratar precisa un periodo de incubación variable, según la lesión a tratar, manteniendo el paciente a oscuras durante este tiempo de incubación.

La acción de la PDT puede ser dolorosa. La sensibilidad frente al dolor es muy variable de una persona a otra, por lo que algunos pacientes pueden notar ciertas molestias. Antes de iniciar la sesión, le serán facilitadas unas gafas de protección, que sólo podrá quitarlas cuando se le autorice para ello.

La aplicación del láser sobre la piel puede provocar su enrojecimiento. Al término de la sesión, se le aplicará un producto antiinflamatorio y calmante que suele ser suficiente para neutralizar este efecto. En algunos casos puede prolongarse durante las próximas horas o días. En caso necesario se le prescribirá un producto de postratamiento.

3.Después del Procedimiento para el tratamiento de láser para el acné

NO debe practicar deportes, ni exponerse al calor, ni al sol, ni a rayos UVA. Evite salir al exterior y la exposición directa al sol en las 36/48 horas posteriores a la terapia fotodinámica. No use sombreros estrechos o cintas de pelo ajustadas en la frente. Durante los 8 días después del tratamiento no utilice ningún cosmético o crema que tenga ingredientes activos como glicólico, retinoico, etc.

La zona que hemos tratado estará sensible los 2-3 primeros días tras la sesión de PDT y enrojecida o inflamada. Puede experimentar sensación de picor, calor o una ligera tirantez. Estas manifestaciones son comunes durante los 2 a 4 días después del tratamiento. Puede producirse una descamación, lo más probable es que sea localizada. Diferentes áreas de la cara pueden evolucionar de forma distinta en tiempo e intensidad.

 

Deberá seguir los siguientes cuidados:

  • Limpiarla piel con un gel limpiador facial de avena sin jabón.
  • Hidratarla piel con aguas termales de avena.
  • Calmarla piel: Prepare una infusión de manzanilla bien concentrada y enfríela. Aplique sobre la piel mediante discos de desmaquillar y déjela actuar unos minutos. Puede repetir tantas veces como sea necesario.
  • Filtro solar de factor de protección recomendado, 15 minutos antes de salir al exterior. Repetir la aplicación cada 2 horas si la exposición es prolongada.
  • No friccionar el área tratada con la toalla. Secar con cuidado.
  • Puede maquillarse con cuidado y retirar el maquillaje con precaución.
  • Si apareciera cualquier lesión esperar que se resuelva antes de hacer cualquier actividad física enérgica.
  • Si aparecen costras, no arrancar.

 

Peeling:

El peeling químico es un procedimiento médico que consiste en la aplicación de un agente químico, consiguiendo una exfoliación de forma acelerada. Actualmente, constituye uno de los tratamientos dermatológicos más demandados por sus múltiples efectos, siendo el más destacado el rejuvenecimiento facial.

Aunque no elimina en su totalidad arrugas de expresión o pliegues profundos, consigue estimular la proliferación epidérmica; De esta manera, mejora el aspecto de las arrugas finas, así como la textura y coloración de la piel.

¿Qué tipos de peeling químico existen?

Tras analizar las necesidades de la piel en cada caso, se orienta al paciente y se decide cuál es el peeling químico más adecuado a sus necesidades. Las principales necesidades que encontramos son el rejuvenecimiento facial, combatir manchas o acné y sus cicatrices y, en algunos casos, incluso como tratamiento de preparación para otro tipo de tratamientos estéticos, potenciando sus efectos.

Los peelings pueden ser superficiales, medios o profundos. De este modo se utilizan unos productos u otros dependiendo de la intensidad de exfoliación que el paciente quiera obtener.

¿Qué tipos de peeling existen?

Los peelings más superficiales se realizan con ácido salicílico, ácido mandélico o ácido láctico. Este tipo de peeling consigue una suave descamación al cabo de unos días. De esta manera, la paciente puede continuar con su actividad diaria con normalidad.

Los peelings medios con Tricloroacético, Retinol o Pirúvico consiguen una descamación más evidente, actuando sobre la epidermis y dermis más superficial.

Los peelings profundos eliminan la capa superficial y dermis profunda. Son mucho más agresivos, por lo que el postratamiento requiere cuidados médicos más intensos y limita la actividad social durante unos días.

¿Cómo es el procedimiento habitual?

Para empezar, es necesario realizar el desengrasado de la piel. Debe ser meticuloso, eliminando restos de grasa y escamas. De esta forma, la penetración de los ingredientes será homogénea. Además, tendremos en cuenta el tipo de agente químico a utilizar para controlar así el tiempo de exposición.

Durante este proceso de descamación, hay que prestar especial cuidado a la piel, que no puede ser pellizcada o estirada por riesgo de hiperpigmentación.

Es importante destacar que los 5-7 días anteriores al tratamiento se deben evitar procedimientos irritativos como: limpieza de cutis, peelings mecánicos, depilación con cera o aplicación de tintes. Así mismo, debemos tener especial cuidado los días posteriores, indicando el uso de cremas hidratantes adecuadas y evitando la exposición solar.

 

Alimentos que se deben evitar en efecto descendente:

  • Productos lácteos.
  • Alimentos con alto índice y carga glucémica. Estos son principalmente azúcar sin fibra e incluyen dulces, panes y otros productos horneados hechos de harina blanca, arroz, jugos de frutas, refrescos y alimentos procesados.
  • Grasa saturada del exceso de carnes rojas y frituras.
  • Chocolate.
  • Aunque no es un alimento, el estrés mental también es un desencadenante conocido del acné. Esto empeora si comemos los alimentos anteriores cuando estamos bajo estrés (comer por estrés)4.

 

Alimentos para comer para evitar el acné:

  • Verduras y frutas enteras.
  • Ácidos grasos esenciales que se encuentran en los peces de agua fría y en plantas aceitosas como las semillas de lino, las nueces y los aguacates.
  • Se ha asociado menos acné con comer la dieta mediterránea, que incluye los alimentos anteriores con alto contenido de fibra, cereales integrales y aceite de oliva4.

 

CONCLUSIÓN

Se ha demostrado que el tratamiento con metformina es de gran utilidad en procesos de acné, dermatosis inflamatoria, psoriasis causando mayor efectividad en pacientes diabéticos o con síndromes metabólicos, especialmente en la acntosis nigricans y el hirsutismo.

Se requiere de más ensayos clínicos para valorar y cuantificar su eficacia y seguridad.

La Metformina posee un potencial efecto antitumoral en pacientes con carcinoma epidermoide y melanoma, siendo sus estudios de carácter observacional y retrospectivos. Aunque no hay evidencia de que existan ensayos clínicos demostrando ese efecto antitumoral.

Existen trabajos en animales que demuestran que la metformina tópica, es beneficiosa en la cicatrización, hiperpigmentación cutánea y fotoenvejecimiento, por lo que se considera un fármaco seguro y efectivo para este tipo de patologías.

Sobre el de AHS y retinol demuestran que tienen un gran potencial a la hora de disminuir lesiones y la producción de grasa.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Tratamiento láser para el acné. Instituto De Fotomedicina [Internet]. [cited 2023 May 1]. Available from: https://fotomedicina.com/acne/
  2. Acné – Trastornos de la piel – Manual MSD versión para público general [Internet]. [cited 2023 Apr 24]. Available from: https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/trastornos-de-la-piel/acné-y-trastornos-relacionados/acné
  3. Carlos Diez De Medina J. Manejo racional del acné Rational management of acne.
  4. MUÑOZ MJ. El acné y su tratamiento. Offarm [Internet]. 2001 Sep 1 [cited 2023 Apr 24];20(8):71–81. Available from: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-el-acne-su-tratamiento-13018369
  5. Becerra LM. Terapia nutricional para el acné Nutritional therapy for acne. Rev Asoc Colomb Dermatol. 2014; 22:258–9.
  6. Dall’Oglio F, Nasca MR, Fiorentini F, Micali G. Diet and acne: review of the evidence from 2009 to 2020. Int J Dermatol [Internet]. 2021 Jun 1 [cited 2023 Apr 24];60(6):672–85. Available from: https://www.intramed.net/97574/Dieta-y-acne
  7. Números anteriores | Farmacia Profesional | Farmacia Profesional [Internet]. [cited 2023 Apr 23]. Available from: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-numeros-anteriores
  8. AZCONA BARBED L. Acné rosácea. Farm Prof [Internet]. 2004 Sep 1 [cited 2023 Apr 23];18(8):58–63. Available from: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-acne-rosacea-13066083
  9. Maciej Serda, Becker FG, Cleary M, Team RM, Holtermann H, The D, et al. Synteza i aktywność biologiczna nowych analogów tiosemikarbazonowych chelatorów żelaza. G. Balint, Antala B, Carty C, Mabieme J-MA, Amar IB, Kaplanova A, editors. Uniw śląski [Internet]. 2013 [cited 2023 Apr 23];7(1):343–54. Available from: https://desytamara.blogspot.com/2017/11/sistem-pelayanan-perpustakaan-dan-jenis.html
  10. Bonet R. El acné: qué es y cómo combatirlo. Offarm [Internet]. 2002 Sep 1 [cited 2023 Apr 23];21(8):92–100. Available from: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-el-acne-que-es-como-13035869
  11. Monte-Serrano J, Villagrasa-Boli P, Cruañes-Monferrer J, Arbués-Espinosa P, Martínez-Cisneros S, García-Gil MF. Metformina en el tratamiento de enfermedades dermatológicas: una revisión narrativa. Atención Primaria. 2022 jun 1;54(6):102354.
  12. Casos Clínicos y Artículos de caso clínico – Revista Electrónica de PortalesMedicos.com [Internet]. [cited 2023 Apr 23]. Available from: https://www.revista-portalesmedicos.com/revista-medica/casos-clinicos-articulos/caso-clinico/(1,2,11,12,3–10)

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos