Control de la placa bacteriana dental

21 marzo 2024

AUTORES

  1. Zaida Saiz Burgueño. Técnico superior en Higiene Bucodental. Ingeniera Técnica Industrial, Especialidad Mecánica (Universidad de Zaragoza). Higienista dental en C.S. Calatayud.
  2. Belén Zabala Ruiz. Licenciada en Odontología por la Universidad de Zaragoza. Odontóloga en Centro de Salud Calatayud.
  3. María Carmen Pérez Tornos. Técnico Superior en Higiene Bucodental (IES Vicente Blasco Ibáñez, Valencia). Higienista dental en C.S. Calatayud.
  4. Virginia Giménez López. Licenciada en Medicina por la Universidad de Zaragoza. Especialidad: Pediatría y sus Áreas Específicas. Pediatra en C.S. Calatayud Norte.
  5. Susana Quirce Sánchez. Técnico Superior en Higiene Bucodental. Graduada en Terapia Ocupacional por la Universidad de Zaragoza. Higienista Dental en C.S. San José Norte y Centro, Zaragoza.
  6. María Ventura Martínez. Técnico Superior en Higiene Bucodental (IES Enrique Flórez, Burgos).

 

RESUMEN

La placa bacteriana es una película compuesta por bacterias y azúcares, que se forma y adhiere sobre las superficies dentales, prótesis, restauraciones e implantes.

Una microbiota normal es fundamental para la salud oral puesto que evita la entrada de microorganismos potencialmente patógenos. La placa asociada a salud es inmadura y está compuesta fundamentalmente por bacterias grampositivas anaerobias facultativas. Cuando el equilibrio beneficioso de la microbiota oral se altera, se produce el sobrecrecimiento de bacterias y la colonización de microorganismos exógenos.

Para llevar a cabo un correcto cuidado de la salud oral es fundamental tener control sobre la placa bacteriana y hacer uso de antimicrobianos; ambos tienen como objetivo mantener o restaurar el equilibrio de la microbiota oral saludable1.

PALABRAS CLAVE

Placa bacteriana, control de placa dental, antisépticos orales, clorhexidina.

ABSTRACT

Bacterial plaque is a film composed of bacteria and sugars that form and adheres to the dental surfaces, dentures, restorations and implants.

A normal microbiota is essential for oral health since it prevents the entry of potentially pathogenic microorganisms. The plaque associated with health is immature and is composed primarily of facultative anaerobic gram-positive bacteria. When the beneficial balance of the oral microbiota is altered, bacterial overgrowth and colonization of exogenous microorganisms occur.

To carry out proper oral health care, it is essential to have control over bacterial plaque and use antimicrobials; both aim to maintain or restore the balance of the healthy oral microbiota.

KEY WORDS

Bacterial plaque, dental plaque control, oral antiseptics, chlorhexidine.

DESARROLLO DEL TEMA

Se define microbiota normal de un individuo como el conjunto de microorganismos que colonizan permanentemente en la mayoría de los individuos sanos y ejercen sobre estos un efecto beneficioso puesto que impiden la colonización de otros microorganismos patógenos, activan el sistema inmune y producen nutrientes esenciales1,2. La cavidad oral posee una microbiota característica dado que en la misma se dan condiciones específicas de humedad y ph. La microbiota oral es cambiante puesto que se produce una sucesión microbiana, es decir, se van sustituyendo unos microorganismos por otros. Son múltiples los factores que influyen en la evolución de los microorganismos de la cavidad oral: fisicoquímicos, de adhesión y agregación, nutricionales, protectores y antagónicos bacterianos. Se conoce como placa dental o biofilm oral al conjunto de microorganismos que se adhieren a las superficies dentales u otras superficies duras formando una película constituida por bacterias y sustancias abióticas. La placa dental tiene potencial cariogénico y da lugar a la aparición de caries e infección periodontal. Su composición varía según el tiempo de maduración y superficie de la pieza dentaria colonizada; sea cuál sea dicha localización, serán los microorganismos presentes en la misma los que determinen su patogenicidad permitiendo hablar de placa cariógena o placa dental periodontógena1,2.

El desarrollo de la placa dental sigue distintas etapas. En primer lugar se produce la colonización primaria, fase en la que las bacterias se adhieren a la película o cutícula celular adquirida. El desarrollo de bacterias da lugar a la colonización secundaria, etapa en la que las bacterias aumentan de tamaño y se inicia la sucesión ecológica autogénica. Con el transcurso del tiempo esta placa se transforma en placa madura y se produce la mineralización de la misma, originando cálculo, sarro o tártaro. Si este no es eliminado se vuelve a iniciar el proceso ocasionándose obstáculos que impiden llevar a cabo una higiene oral correcta y por tanto causando enfermedades de los dientes y las encías1,2.

CONTROL FÍSICO O MECÁNICO DE LA PLACA DENTAL:

EL control de la placa bacteriana oral es determinante para la salud dental y periodontal. La forma más efectiva para realizar una correcta remoción de la placa oral es realizar un correcto uso del cepillo dental, llevar a cabo diariamente higiene interproximal e higienizar encías, lengua y otras estructuras que pueden encontrarse en la cavidad, tales como obturaciones, restauraciones, prótesis o implantes1,2.

1.- CEPILLADO DENTAL:

El cepillado dental deberá iniciarse con la erupción del primer diente, siendo los padres los responsables de realizar esta labor en los primeros años de vida.

El cepillado dental debe realizarse un mínimo de 2 veces al día con un cepillo en buen estado de conservación; los filamentos del cepillo se van deteriorando con el uso haciéndo necesaria la sustitución del mismo de forma periódica para conseguir los resultados deseados. En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de cepillos, manuales y eléctricos, monopenacho, cepillos infantiles, periodontales, para pacientes portadores de ortodoncia, post-quirúrgicos, etc. La elección del mismo dependerá de la anatomía dental, de la destreza o habilidad manual, de la edad, tamaño de estructuras y la salud oral de cada paciente (una misma persona utilizará distintos tipos de cepillo a lo largo de su vida, debiendo adaptar la elección del mismo a cada etapa).

La técnica de cepillado también será cambiante a lo largo de la vida de un mismo paciente; La ideal para cada sujeto será aquella que permita realizar una completa remoción de placa dental, en el menor tiempo posible y sin lesionar tejidos orales. Las particularidades fisiológicas y anatómicas, la edad y la destreza psicomotriz determinarán el método más adecuado para cada persona.

2.- HIGIENE INTERPROXIMAL:

Las superficies interproximales son aquellas situadas bajo el punto de contacto entre dos piezas dentarias. Estas zonas son de difícil acceso para llevar a cabo una correcta higiene, produciéndose por tanto una mayor acumulación de placa bacteriana que prolifera y puede dar lugar a caries y agravar situaciones de gingivitis y periodontitis.

Para llevar a cabo una correcta higiene interproximal existen distintos instrumentos tales como cepillos interproximales o palillos dentales, siendo el más extendido el uso de la seda dental. La elección del instrumento de higiene interproximal dependerá de varios factores y deberá adaptarse a las necesidades de cada paciente; alineación dental, contorno del perfil gingival, tamaño y forma del espacio interproximal, morfología de las superficies interdentales, habilidad y motivación de cada sujeto determinarán el instrumento más indicado para cada caso. Un único paciente, en el mismo momento de su vida, puede necesitar distintos instrumentos para llevar a cabo una higiene interproximal completa.

3.- HIGIENE LINGUAL:

En la lengua se acumulan depósitos bacterianos que pueden causar olores y contribuyen a la formación de placa en otras áreas de la cavidad oral. Será por tanto imprescindible higienizarla de forma diaria y correcta.

La lengua se limpia utilizando abundante agua, con el cepillo dental posicionándose en la zona posterior de la misma (evitando la aparición de náuseas) y desplazándose hacia delante o bien haciendo uso de un limpiador lingual. Existen varios tipos de limpiadores linguales, en “U” y en “T”, metálicos o plásticos. Su uso se realizará también situando el instrumento en la zona posterior de la lengua y desplazándose hacia delante.

CONTROL QUÍMICO DE LA PLACA DENTAL1,2,3:

Los agentes quimioterapéuticos utilizados en la actualidad desempeñan un importante papel como complementos de higiene oral, resultando de gran eficacia para llevar a cabo un correcto control de la placa bacteriana supra y subgingival, siendo capaces de reducir y retrasar su formación y ayudando por tanto a minimizar los efectos agudos periodontales y periimplantarios.

Las principales formas de administración de los agentes químicos son las siguientes: dentífricos, colutorios, geles, spray o en forma de barniz.

Los agentes antimicrobianos pueden clasificarse en agentes con efecto bactericida o bacteriostático, agentes reductores de placa bacteriana, agentes antiplaca reductores de adherencia y agentes anti-gingivitis (reducen la inflamación de las encías).

Las características del agente químico ideal para el control del biofilm oral son las siguientes: eficacia (se refiere a la concentración necesaria para inhibir el crecimiento bacteriano), sustantividad (hace referencia a la capacidad para adherirse a las superficies dentales y posteriormente ser liberados manteniendo niveles terapéuticos), especificidad (capacidad para eliminar a los agentes bacterianos involucrados en el proceso de formación de la placa), seguridad (ha de carecer de efectos adversos a nivel local y sistémico) y estabilidad (ha de poder ser almacenado sin sufrir cambios en su composición).

Los principales agentes antimicrobianos utilizados para el control de la placa bacteriana son los siguientes: clorhexidina, hexetidina, triclosán, aceites esenciales, extractos vegetales, fluoruros y los compuestos de amonio cuaternario como el cloruro de cetilpiridinio (CPC).

En la actualidad es la clorhexidina el más empleado para el control de la infección bacteriana, sobre todo en la enfermedad periodontal. La clorhexidina es una biguanida con carga positiva a ph fisiológico, a baja concentración es bacteriostática a concentraciones mayores es bactericida (siendo eficaz frente a bacterias gran positivas, negativas, hongos y levaduras), tiene efecto antiplaca y su sustantividad es de 8 a 10 horas.

La prescripción de agentes antimicrobianos deberá realizarse siguiendo una serie de pautas, teniendo en cuenta no solo la concentración del agente sino también la duración del tratamiento. Dicha prescripción se realizará fundamentalmente en tres casos: como prevención primaria, como parte del tratamiento activo de la enfermedad periodontal y para prevenir la recurrencia de la periodontitis (prevención secundaria). Con respecto a la duración del tratamiento, la prescripción se puede realizar a corto plazo (en períodos post-quirúrgicos o de convalecencia), uso intermitente (ante tratamientos de caries rampante, estomatitis de repetición, pacientes portadores de ortodoncia, con alto riesgo de caries, etc.) o a largo plazo (pacientes discapacitados físicos o psíquicos o pacientes inmunodeprimidos).

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Emili Cuenca Sala / Pilar Baca García. Odontología preventiva y comunitaria. Principios, métodos y aplicaciones. 4ª Edición. Elsevier España. Madrid. 2013.
  2. Rioboo García R. Odontología preventiva y odontología comunitaria. Vol. I Madrid: Ediciones Avances Médico-Dentales; 2002.
  3. Junco P / Baca p. Control químico de biopelículas orales. Clorhexidina.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos