Correlación del índice de masa corporal con el trastorno depresivo en adolescentes en una unidad de primer nivel

16 diciembre 2023

 

 

Nº de DOI:  10.34896/RSI.2023.60.46.001

 

 

AUTORES

  1. Dr. Jose Luis Vazquez Vega. Médico Residente de Medicina Familiar.
  2. MIC. Carmela Reséndiz Dattoly. Subjefe de Educación e Investigación en salud.
  3. Dra. Arlette Juliette Reyes Pintor. Médico Epidemiólogo.
  4. Dra. Patricia del Carmen Martínez Arellanes. Médico Familiar.
  5. Dra. Verenice Sanjuana Alatriste Bueno. Médico Familiar.

 

RESUMEN

Antecedentes. En México, de acuerdo con la actualización de los resultados en la encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2018 en la población de 12 a 19 años con una prevalencia combinada de 38.4%; donde 23.8% corresponde a sobrepeso y el 14.6% a obesidad. En los adolescentes, se ha reportado un aumento significativo como factor de riesgo para presentar ansiedad o depresión.

Objetivo. Calcular la correlación del índice de masa corporal con el trastorno depresivo en adolescentes en una Unidad de Primer Nivel.

Material y métodos. Se realizó un estudio descriptivo, prospectivo, transversal y analítico con 370 pacientes adolescentes de 13 a 19 años, en una escuela perteneciente al área geoestadística básica y se encuentra adscrita a la Unidad de Medicina Familiar No 61 de Córdoba, Veracruz. Con un periodo de desarrollo de recolección de muestra del 01 de septiembre al 30 de noviembre de 2023, a quienes se efectuó somatometría y se aplicó la escala de Depresión de Beck II.

Resultados. Se incluyeron para su análisis un total de 370 adolescentes, 191 masculinos (51.62%), 179 mujeres (48.48%), con una media de edad de la población de 13.32±2.23 años. El IMC fue 22.91±5.68 kg/m2. El estado nutricional fue bajo peso en 38 adolescentes (10.27%), con peso normal en 155 (41.89%), sobrepeso en 84 (22.70%) y obesidad en 93 adolescentes (25.14%). Se identificó que los adolescentes informaron depresión mínima en 211 casos (57.03%), leve en 100 (27.03%) y moderada en 59 (15.95%) Se identificó correlación moderada negativa (R=-0.589, p<0.001).

Conclusiones. En el presente se corrobora la hipótesis de trabajo, con hallazgos de correlación moderada negativa entre el IMC y el trastorno depresivo.

 

PALABRAS CLAVE

Índice de masa corporal, depresión, adolescentes.

 

ABSTRACT

Background. In Mexico, according to the update of the results in the 2018 National Health and Nutrition survey in the population between 12 and 19 years old with a combined prevalence of 38.4%; where 23.8% corresponds to overweight and 14.6% to obesity. In adolescents, a significant increase has been reported as a risk factor for anxiety or depression.

Objective. Calculate the correlation of body mass index with depressive disorder in adolescents in a First Level Unit.

Material and methods. A descriptive, prospective, cross-sectional and analytical study was carried out with 370 adolescent patients aged 13 to 19 years, in a school belonging to the basic geostatistical area and assigned to the Family Medicine Unit No. 61 of Córdoba, Veracruz. With a sample collection development period from September 1 to November 30, 2023, somatometry was performed and the Beck II Depression Scale was applied.

Results. A total of 370 adolescents were included for analysis, 191 males (51.62%), 179 females (48.48%), with a mean age of the population of 13.32±2.23 years. The BMI was 22.91±5.68 kg/m2. The nutritional status was underweight in 38 adolescents (10.27%), normal weight in 155 (41.89%), overweight in 84 (22.70%) and obesity in 93 adolescents (25.14%). It was identified that adolescents reported minimal depression in 211 cases (57.03%), mild in 100 (27.03%) and moderate in 59 (15.95%). A moderate negative correlation was identified (R=-0.589, p<0.001).

Conclusions. The working hypothesis is corroborated here, with findings of moderate negative correlation between BMI and depressive disorder.

 

KEY WORDS

Body mass index, depression, adolescents.

 

INTRODUCCIÓN

Resulta difícil definir a la adolescencia por diversas razones, ya que las experiencias individuales en este período son diferentes, en relación con las variaciones físicas, la maduración emocional y cognitiva, entre otras eventualidades, por lo que, las definiciones de este período evolutivo son múltiples y responden a distintos enfoques disciplinarios, pero puede definirse fácilmente como una etapa compleja de la vida, marca la transición de la infancia al estado adulto1.

La adolescencia puede ser definida como el periodo de tiempo que transcurre entre el comienzo de la pubertad y el final del crecimiento, sin embargo, la subjetividad de esta definición nos exige buscar parámetros más objetivos entre los que destacan los sugeridos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) quien define a la adolescencia como la fase de la vida que va a la niñez a la edad adulta desde los 10 a los 19 años2,3.

Este grupo etario de los y las adolescentes es considerado como un grupo poblacional que goza de una buena salud y calidad de vida, ya que, son los que presentan menos condiciones de enfermedad y padecimientos incapacitantes. Sin embargo, el proceso de desarrollo de un juicio y una madurez en la toma de decisiones predispone a este mismo grupo etario a desarrollar la mayoría de los hábitos dañinos para la salud y que tendrán consecuencias en la adquisición de enfermedades crónicas para la vida adulta4.

Es durante esta fase de la vida que se alcanzan los objetivos psicosociales necesarios en la evolución del adolescente a la edad adulta: 1) Independencia de los padres, 2) Toma de conciencia de la imagen y aceptación corporales; 3) Establecimiento de relaciones con los amigos y adopción de estilos de vida; y 4) Búsqueda y desarrollo de la identidad sexual, vocacional, moral y del yo5.

De los procesos sufridos durante la adolescencia, los cambios psicológicos que tienen lugar pueden ser considerados un proceso de “adaptación” de la personalidad, en donde el individuo pasa a dejar sus roles infantiles para adquirir roles de adultez, lo que implica un proceso de maduración de la personalidad, predisponiendo a estos a sufrir situaciones de inseguridad donde pueden arremeter contra otros o ellos mismos6,7.

Uno de los problemas de salud pública que ha ido en aumento en los últimos 40 años es la obesidad infantojuvenil, la cual se define como una enfermedad sistémica crónica, inflamatoria y recurrente, no exclusiva de los países económicamente desarrollados. Se caracteriza por acumulación anormal o excesiva de grasa corporal, la cual llega a aumentar el riesgo de complicaciones a nivel sistémico. Los datos de la Encuesta Nacional de Salud del Instituto Nacional de Estadística en México refieren una prevalencia en 2012 del 9.6% en niños y niñas de 2 a 17 años8,9.

En México, de acuerdo con la actualización de los resultados en la encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2018 en la población de 12 a 19 años con una prevalencia de 39.7%; donde 24.7% corresponde a sobrepeso y el 15% a obesidad en las zonas urbanas, mientras que en zonas rurales la prevalencia fue de 34.6% siendo 21.0% el sobrepeso y 13.6% la obesidad. Las entidades con porcentajes más altos de sobrepeso en población de 12 a 19 años por entidad federativa son Veracruz, Quintana Roo, Colima, Sonora y Tabasco10,11.

El trastorno depresivo es un trastorno mental que se caracteriza por una tristeza profunda y una pérdida del interés; además de una amplia gama de síntomas emocionales, cognitivos, físicos y del comportamiento. Este trastorno afecta, aproximadamente, al doble de mujeres con respecto a los hombres. En México, el panorama es similar y los resultados de la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica del año 2005, muestran que, 8.8% de los mexicanos ha presentado, por lo menos, un cuadro depresivo en algún momento de su vida y, 4.8%, lo presentó en el transcurso del año previo12.

Datos extraídos de la OMS estiman que a nivel mundial aproximadamente 280 millones de personas presentan depresión con una incidencia de 2:1 en mujeres, donde 1.1% de los adolescentes de 10 a 14 años y de 2.8% de los 15 a los 19 años padecen depresión.

Algunos de los síntomas característicos de la depresión son descritos como tristeza, desesperanza, labilidad emocional, anhedonia y cambios del apetito, sin embargo, existe evidencia que una variedad diferente de síntomas somáticos puede hacerse presente en los adolescentes y adultos jóvenes, siendo frecuentes el dolor abdominal, cefalea, lumbalgia o dorsalgia, irritabilidad y la fatiga algunos de los síntomas inmotivados que pueden detectarse tempranamente13.

El índice de masa corporal es el indicador entre la relación peso y talla para identificar el sobrepeso y la obesidad en el adulto, calculando mediante la división del peso en kilogramos por el cuadrado de la talla en metros cuadrados (kg/m2). (OMS) A partir de los 2 a los 18 años se emplea graficas de acuerdo a la edad y sexo considerando los siguientes aspectos: Percentil mayor al 85% y menor al 95% se considera sobrepeso. Percentil superior al 95% se considera obesidad14.

 

OBJETIVOS

Objetivo general:

  • Calcular la correlación del índice de masa corporal con el trastorno depresivo en adolescentes en la Unidad de Medicina Familiar No.61 Córdoba, Ver.

 

Objetivos específicos:

  • Registrar las variables sociodemográficas de los adolescentes atendidos.
  • Estimar el índice de masa corporal y su clasificación.
  • Identificar el grado de depresión a través del instrumento validado.
  • Calcular la correlación del índice de masa corporal con el grado de depresión.

 

METODOLOGÍA

Se realizó un estudio descriptivo, prospectivo, transversal y analítico en una muestra probabilística aleatorizada de pacientes adolescentes de 13 a 19 años, perteneciente a escuelas de nivel medio-superior con influencia en la Unidad de Medicina Familiar N.61, de nivel secundaria y bachillerato en el periodo comprendido del 01 de septiembre al 30 de noviembre de 2023, acudiendo al plantel educativo con báscula y estadímetro para la obtención del consentimiento informado del tutor y asentimiento de los adolescentes, con previa explicación acerca de la investigación y autorización por ambas partes.

Se tomó somatometría para calcular IMC y aplicó el test de depresión de Beck II, aplicable en adolescentes y adultos, de manera individual en las áreas designadas por el plantel educativo en un ambiente tranquilo, estando presente para aclaración de dudas. El instrumento es de autoaplicación y está conformado por 21 indicativos de síntomas como tristeza, pérdida de placer, llanto, sentimientos de fracaso, culpa, pensamientos suicidas, pesimismo entre otros. Cada apartado corresponde a una escala de 4 puntos, exceptuando en el apartado 16 y el 18 que corresponden a cambios en el patrón del sueño y cambios en el apetito respectivamente. Las puntuaciones se ordenan de manera ordinal siendo:

● Mínima depresión: 0-13.

● Leve depresión: 14-19.

● Moderada depresión: 20-28.

● Grave depresión: 29-63.

Al término de la aplicación del instrumento fueron resguardados para su análisis de datos correspondientes. Se utilizó estadística descriptiva; las variables cuantitativas se analizaron mediante medidas de tendencia central y de dispersión, y, las variables cualitativas mediante el cálculo de frecuencias y porcentajes, la información se analizó por medio de los programas informáticos Excel y la paquetería GRAPHPAD PRISM.

Para el análisis inferencial entre variables cualitativas ordinales y obtener la correlación, se utilizó Rho de Spearman, considerando significancia estadística a partir de valor de punto crítico (p-value) <0.05.

 

RESULTADOS

Se encuestaron para este estudio 370 adolescentes de la escuela Conalep 338 “Heriberto Jara Corona” de Córdoba, Veracruz; en ambos turnos que cumplieron los criterios de inclusión. Las características generales de la población de estudio fueron sexo, edad, peso, talla IMC, percentil, estado nutricional. Con relación a la distribución de género se encontró que 191(51.62%) son hombres y 179 (48.48%) son mujeres. Con una edad media de 13.32±2.23 años. La media del peso fue de 57.56±20.24 kg, la media de talla de 1.57±0.13 metros y la media de IMC de 22.91±5.68 kg/m2 (percentil 70.37±28.85). (Tabla 1).

El estado nutricional fue identificado bajo peso en 38 adolescentes (10.27%), con peso normal en 155 (41.89%), sobrepeso en 84 (22.70%) y obesidad en 93 adolescentes (25.14%) (Figura 1).

Tras la aplicación de la escala de Beck II se identificó que los adolescentes informaron depresión mínima en 211 casos (57.03%), leve en 100 (27.03%) y moderada en 59 (15.95%) (Tabla 2 y Figura 2).

Se efectuó el análisis de correlación del IMC y la depresión para los adolescentes, con hallazgos de correlación moderada, pero de forma inversa (negativa) (R=-0.589, p<0.001) aunque estadísticamente significativa, es decir, al aumentar el IMC incrementa la depresión y viceversa.

 

DISCUSIÓN

Diversos cambios físicos, culturales, sociales y psicológicos que caracterizan la adolescencia temprana y media interactúan con la imagen corporal entre los 10 y los 18 años. Restringiéndose a los cambios físicos durante este período, se producen diferencias específicas de sexo que resultan en un aumento de la masa grasa corporal y una disminución de la masa magra en el sexo femenino respecto al masculino, con los consiguientes cambios en la forma y el tamaño del cuerpo15.

Se ha identificado que la imagen corporal negativa y la insatisfacción corporal a causa de un IMC relevado pueden provocar trastornos alimentarios, depresión y baja autoestima. En México, la prevalencia de la obesidad ha aumentado desde 1998 y actualmente es de 35% y continúa ascendiendo. Sin embargo, la etiología es multifactorial: genética, neuroquímica, metabólica, celular, hormonal, psicológica, social y cultural. El abordaje psicológico es imprescindible en la valoración individual en cuanto a etiología, persistencia, autoimagen, depresión y autoestima.

Un estudio tipo cohorte llevado a cabo por Cebolla y colaboradores, empleo a 89 niños con edades de entre 9 a 16 años a los cuales se aplicaron 4 encuestas para medir síntomas de depresión y autoestima, demostrando que existían diferencias con una mayor frecuencia de síntomas depresivos y mayor insatisfacción corporal en los pacientes con sobrepeso/obesidad, estos resultados no fueron estadísticamente significativos16. Al comparar los resultados obtenidos del estudio realizado en Córdoba, Veracruz, se mostró que existen pacientes con diferentes niveles de depresión asociados al IMC y sus hallazgos fueron significativos (p<0.001).

Se ha revisado en la literatura, varios parámetros antropométricos (IMC, circunferencia de la cintura, relación cintura-cadera, relación cintura-altura) son posibles indicadores de la obesidad general y central y predictores del estado de nutrición en los adolescentes. Sin embargo, nuestro estudio utiliza el IMC como variable de interés acorde con la gran mayoría de los estudios examinados sólo han considerado el IMC, clasificando a los adolescentes en categorías de peso. Según NCD-RisC, el IMC puede considerarse como “una medida imperfecta de la extensión y distribución de la grasa en el cuerpo, pero tiene la gran ventaja de contar con datos consistentes y comparables en muchas encuestas poblacionales”.

Rofey y colaboradores realizando un estudio descriptivo, longitudinal, analítico, evaluando la relación entre la psicopatología infantil y el peso a lo largo de 3 años en una muestra de 143 niños y niñas de 8 a 18 años. Se reportó que la depresión infantil (χ2 = 4.6, p = 0.03) como la ansiedad (χ2 = 6.0, p= 0,01) y se asociaron con percentiles de IMC aumentados, en comparación con los controles y con una predisposición mayor en el género femenino 17. Al contrastar sus resultados con los obtenidos en este estudio, encontramos una asociación entre el índice de masa corporal con la depresión en la población adolescente del estudio.

Taylor y colaboradores realizaron un estudio descriptivo, transversal, prospectivo, analítico estudiando una muestra de 158 niños de 7 a 11 años a los cuales se les realizó somatometría, evaluación del estilo de crianza y grado de insatisfacción corporal demostrando una relación entre índice de masa corporal (IMC) infantil negativamente con la autoestima infantil y positivamente con la insatisfacción corporal infantil (R2 (8,145) = 0.23, p< .001). 18, mientras que, en la población de Córdoba, Veracruz, se encontró una similitud con el IMC con presencia de depresión, tanto en sobrepeso y obesidad como en pacientes con desnutrición.

Schulte y colaboradores realizaron un estudio descriptivo, transversal, prospectivo, analítico donde evaluaron a una muestra de 361 a través del cálculo de Chi cuadrada y regresión lineal. Se demostró que 73% presentó una insatisfacción corporal franca, estando correlacionada positivamente con el desarrollo de trastornos alimentarios (r=0.166, p=0.004) y depresión (r= 055, p= 0.001), siendo este más común en el género femenino (F (2) = 4.072, p= 0.02 vs. F (2) = 1.435, p= 0.25)19. Mientras que en esta investigación se identificó depresión siendo mínima, leve y moderada, con 57.03%, 27.03% y 15.9%.

 

CONCLUSIÓN

Teniendo en cuenta los resultados actuales, numerosos factores de riesgo, cuando se combinan, aumentan la complejidad de esta condición clínica y la dificultad en su interpretación e intervención por parte de los médicos.

Finalmente, deben reconocerse ciertas limitaciones del presente estudio. En primer lugar, aunque reclutamos adolescentes sin antecedentes de algún trastorno psiquiátrico, no realizamos una entrevista estructurada para excluir sistemáticamente los casos diagnosticados de trastorno alimentarios u otras condiciones psicopatológicas.

Por lo tanto, en la actualidad no podemos descartar que los efectos relacionados con la edad en el procesamiento del cuerpo del yo puedan atribuirse a distorsiones más complejas y profundas del yo que caracterizan a estos.

Ante los resultados encontrados, se propone desarrollar e implementar intervenciones basadas principalmente en medidas educativas en las escuelas del área de adscripción de la UMF, que promuevan comportamientos saludables en la infancia constituyen una estrategia clave en la prevención de la obesidad.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia. ¿Qué es la adolescencia? [Internet]. gob.mx. [citado 1 de diciembre de 2022]. Disponible en: http://www.gob.mx/salud|censia/es/articulos/que-es-la-adolescencia-131305?idiom=es
  2. World Health Organization. Salud del adolescente [Internet]. [citado 1 de diciembre de 2022]. Disponible en: https://www.who.int/es/health-topics/adolescent-health
  3. Güemes Hidalgo M, Ceñal Gonzáles Fierro MJ, Hidalgo Vicario MI. Desarrollo durante la adolescencia. Aspectos físicos, psicológicos y sociales. Pediatría Integral. 2017; XXI (4):233-44.
  4. Hidalgo Vicario MI. Medicina de la adolescencia: su importancia en la sociedad actual. Pediatría Integral. 2013; XVII (02):85-7.
  5. Christie D, Viner R. Adolescent development. BMJ. 2005;330(7486):301-4.
  6. Berengüí R, Castejón M, Torregrosa M. Insatisfacción corporal, conductas de riesgo para trastornos de la conducta alimentaria en universitarios. Rev Mex Trast Alim. 2016;7(1):1-8.
  7. Iglesias Diaz J. Desarrollo del adolescente: aspectos físicos, psicológicos y sociales. Pediatría Integral. 2013; XVII (2):88-93.
  8. Martínez Villanueva J. Obesidad en la adolescencia. ADOLESCERE. 2017; V (3):45-57.
  9. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 (ENSANUT 2018) [Internet]. México: Instituto Nacional de Estadística y Geografía; 2018 [citado 1 de diciembre de 2022] p. 2-42. Disponible en: https://ensanut.insp.mx/encuestas/ensanut2018/doctos/informes/ensanut_2018_presentacion_resultados.pdf
  10. Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Instituto Nacional de Salud Pública. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018-19 Resultados Nacionales [Internet]. Instituto Nacional de Salud Pública; 2020 [citado 1 de diciembre de 2022]. Disponible en: https://ensanut.insp.mx/encuestas/ensanut2018/doctos/informes/ensanut_2018_informe_final.pdf
  11. Lee EY, Yoon KH. Epidemic obesity in children and adolescents: risk factors and prevention. Front Med. 2018;12(6):658-66.
  12. Instituto Mexicano del Seguro Social. Diagnóstico y tratamiento de la depresión en el adulto mayor en el primer nivel de atención. En: Catálogo Maestro de Guías de Práctica Clínica. México: Coordinación Técnica de Excelencia Clínica; 2011.
  13. Academia Nacional de Medicina. Depresión en adolescentes: diagnóstico y tratamiento. Boletín de Información Clínica y Terapéutica de la ANMM. 2017;60(5):52-5.
  14. Herskovic V, Matamala M. Somatización, ansiedad y depresión en niños y adolescentes. Rev Med Clin Condes. 2020;31(2):183-7.
  15. Villagrasa Blasco B, García Jiménez J, Bodoano I, Gutiérrez Rojas L. Obesity and Depression: Its Prevalence and Influence as a Prognostic Factor: A Systematic Review. Psychiatry Investig. 2020;17(8):715-24.
  16. Rofey DL, Kolko P, Iosif AM, Silk JS, Bost JE, Feng W, et al. A Longitudinal Study of Childhood Depression and Anxiety in Relation to Weight Gain. Child Psychiatry Hum Dev. 2009;40(4):517-26.
  17. Taylor A, Wilson C, Slater A, Mohr P. Self-esteem and body dissatisfaction in young children: Associations with weight and perceived parenting style. Clin Psychol 2012;16(1):25-35.
  18. Schulte SJ, Thomas J. Relationship between eating pathology, body dissatisfaction and depressive symptoms among male and female adolescents in the United Arab Emirates. Eat Behav. 2013;14(2):157-60.
  19. Marmorstein NR, Iacono WG, Legrand L. Obesity and depression in adolescence and beyond: reciprocal risks. Int J Obes. 2014;38(7):906-11.
  20. Sánchez G, Jiménez F, Ávila A, Merino V. Análisis de la escala de inmadurez del adolescente en el M.M.P.I.-A y su significación con el M.A.P.I. de TH. Millon. En: Contextos Universidade do Minho. Braga, Portugal: Universidade do Minho; 1997. p. 1-10.
  21. Contreras Valdez JA, Hernández Guzmán L, Ángel Freyre M. Body dissatisfaction, self-esteem, and depression in girls with obesity. Rev Mex Trast Alim. 2016;7(1):24-31.
  22. Instituto Mexicano del Seguro Social. Diagnóstico y tratamiento del Sobrepeso y obesidad exógena. Evidencias y recomendaciones. En: Catálogo Maestro de Guías de Práctica Clínica. México: Coordinación Técnica de Excelencia Clínica; 2018.
  23. Nemiary D, Shim R. The relationship between obesity and depression among adolescents. Psychiatr Ann. 2012;42(8):305-8.
  24. Dohnt H, Tiggemann M. The contribution of peer and media influences to the development of body satisfaction and self-esteem in young girls: A prospective study. Developmental Psych. 2006;42(5):929-36.
  25. Torres Taborda ER. Dificultades interpersonales en la adolescencia: Relaciones con ansiedad social [Tesis de Grado]. [España]: Universidad Miguel Hernández de Elche; 2016.
  26. Salinas Rehbein B, Schleef J, Neira Vallejos S, Ortiz MS. Apoyo social y obesidad: el papel de los síntomas depresivos y la alimentación emocional en un modelo estratificado por sexo. Glob Health Promot. 2022;29(4):12-20.
  27. Sadock BJ, Ahmad S, Sadock VA, editores. Kaplan & Sadock Manual de bolsillo de Psiquiatría Clínica. 6°. New York, Estados Unidos de América: Wolters Kluwer; 2019. 214-243 p.
  28. Bernaras E, Jaureguizar J, Garaigordobil M. Child and Adolescent Depression: A Review of Theories, Evaluation Instruments, Prevention Programs, and Treatments. Front Psychol. 2019;10(543):1-24.
  29. Cebolla A, Baños RM, Botella C, Lurbe E, Torro MI. Perfil psicopatológico de niños con sobrepeso u obesidad en tratamiento de pérdida de peso. Rev Psicopat Psicol Clin 2011;16(2):125-34.
  30. Pompa Guajardo EG, Meza Peña C. Ansiedad, estrés y obesidad en una muestra de adolescentes de México*. Universitas Psychologica. 2017;16(3).

 

ANEXOS

Tabla 1. Características generales de la población de adolescentes incluidos.

Frecuencia (n=370), media DE* Porcentaje
Sexo

Masculino

Femenino

191

179

51.62%

48.38%

Edad 13.32 2.23
Peso 57.56 20.24
Talla 1.567 0.12
IMC 22.90 5.68
Percentil 70.36 28.84
Edo. Nutricional

Bajo peso

Peso normal

Sobrepeso

Obesidad

38

155

84

93

10.27%

41.89%

22.70%

25.14%

Se observa predominio del sexo masculino; mientras que para el estado nutricional predomino el peso normal.

*DE: Desviación estándar.

 

Tabla 2. Hallazgos de la escala de depresión de Beck II en los adolescentes incluidos.

Frecuencia (n=370) Porcentaje Valor de p
Depresión

Mínima depresión

Leve depresión

Moderada depresión

211

100

59

57.03%

27.03%

15.95%

<0.001
Total 370 100.0%

Se muestra predominio mínima depresión en la población de estudio

 

Figura 1. Distribución del estado nutricional de los adolescentes seleccionados.

Estado nutricional en función del índice de masa corporal con predominio del peso normal, seguido de la obesidad y el sobrepeso.

 

Figura 2. Distribución de los hallazgos de la escala de depresión de Beck II en los adolescentes seleccionados.

Se muestra predominio mínima depresión en la población de estudio.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos