COVID-19, inseguridad alimentaria e incremento de sobrepeso y obesidad en adultos.

23 febrero 2024

 

 

Nº de DOI: 10.34896/RSI.2024.17.84.001

 

 

AUTORES

  1. Estefani Abigail López Aguilar. ORCID 0009-0007-2344-1895. Médico Residente de Medicina Familiar de la Unidad de Medicina Familiar No. 20 Vallejo, Ciudad de México, México. Instituto Mexicano del Seguro Social.
  2. Víctor Manuel Camarillo Nava. ORCID 0000-0002-4088-2568. Médico Especialista en Medicina Familiar. Maestro en Ciencias Médicas. Coordinador Auxiliar Médico de Investigación en Salud. Órgano de Operación Administrativa Desconcentrada en el Distrito Federal Norte, México. Instituto Mexicano del Seguro Social.
  3. Danae Pérez López. ORCID. 0000-0001-5756-5078. Médico Especialista en Medicina Familiar. Maestra en Docencia Científica y Tecnológica. Coordinadora Clínica de Educación e Investigación en Salud de la Unidad de Medicina Familiar No. 11. Ciudad de México, México. Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

RESUMEN

Introducción: El confinamiento derivado de la pandemia por COVID-19 representó una amenaza a la salud nutricional en poblaciones vulnerables, generando un aumento en la incidencia de inseguridad alimentaria y en el incremento de sobrepeso y obesidad.

Objetivo: Evaluar la presencia de inseguridad alimentaria y el incremento de sobrepeso y obesidad en adultos durante la pandemia por COVID-19.

Material y método: Estudio de tipo observacional, analítico, retrospectivo y longitudinal. Se registraron características sociodemográficas de un total de 164 participantes de 21 a 85 años, de la Unidad de Medicina Familiar No. 20 Vallejo del Instituto Mexicano del Seguro Social, se aplicó la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria, para evaluar inseguridad alimentaria y se recolectaron medidas antropométricas en marzo de 2020 y 2021, identificando el incremento de sobrepeso u obesidad. Para el análisis de datos, se empleó estadística descriptiva e inferencial. En todos los casos se usó un valor de p ≤0.05 como estadísticamente significativo.

Resultados: De la totalidad de los participantes, el 90.2% presentaron inseguridad alimentaria, de los cuales, el 58.3% registró inseguridad leve, 39% moderada y 2.7% severa. Hogares con ingresos mensuales menores a $5000 presentaron mayor inseguridad alimentaria (p=0.000). El incremento de peso general fue de 4.9% (3.4 Kg), con aumento de 1.3 Kg/m2 respecto al Índice de Masa Corporal (p=0.001), el sobrepeso fue el diagnóstico nutricional más prevalente (73.8% 2020 y 53.0% 2021), seguido de la obesidad grado I (incremento de 13.4% a 36.6%).

Conclusiones: La inseguridad alimentaria se presentó en más de la mitad de los participantes, siendo inversamente proporcional respecto al ingreso económico mensual, así mismo, se confirmó la asociación entre el incremento ponderal a expensas de sobrepeso y obesidad durante la pandemia por COVID-19.

PALABRAS CLAVE

Inseguridad alimentaria, sobrepeso, obesidad, COVID-19.

ABSTRACT

Introduction: The confinement derived from the COVID-19 pandemic represented a threat to nutritional health in vulnerable populations, generating an increase in the incidence of food insecurity and an increase in overweight and obesity.

Objective: To evaluate the presence of food insecurity and the increase in overweight and obesity in adults during the COVID-19 pandemic.

Material and method: Observational, analytical, retrospective, and longitudinal study. Sociodemographic characteristics were recorded from a total of 164 participants aged 21 to 85 years, from the Family Medicine Unit No. 20 Vallejo of the Mexican Institute of Social Security, the Latin American and Caribbean Food Security Scale was applied to evaluate food insecurity and They collected anthropometric measurements in March 2020 and 2021, identifying the increase in overweight or obesity. For data analysis, descriptive and inferential statistics were used. In all cases, a p value ≤0.05 was used as statistically significant.

Results: Of all the participants, 90.2% presented food insecurity, of which, 58.3% registered mild insecurity, 39% moderate and 2.7% severe. Households with monthly income less than $5000 presented greater food insecurity (p=0.000). The general weight increase was 4.9% (3.4 Kg), with an increase of 1.3 Kg/m2 compared to the Body Mass Index (p=0.001), overweight was the most prevalent nutritional diagnosis (73.8% 2020 and 53.0% 2021), followed by grade I obesity (increase from 13.4% to 36.6%).

Conclusions: Food insecurity occurred in more than half of the participants, being inversely proportional to monthly economic income. Likewise, the association was confirmed between a weight increase at the expense of overweight and obesity during the COVID-19 pandemic.

KEY WORDS

Food insecurity, overweight, obesity, COVID-19.

INTRODUCCIÓN

A principios de diciembre de 2019, Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, ubicada en la región central de la República Popular China, fue testigo de un brote en un grupo de personas con neumonía viral de agente desconocido, el 7 de enero de 2020, un grupo de científicos chinos logró identificar el agente etiológico de la epidemia y lo nombraron 2019-nCoV (para el nuevo coronavirus de 2019), a principios de enero de 2020, el virus COVID-19 se propagó a otros países, incluidos Japón, Corea, Tailandia, Irán y Estados Unidos. La nueva enfermedad por coronavirus recibió un nombre oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como enfermedad por coronavirus 19 (COVID-19), el 11 de febrero de 2020; posteriormente, el Comité Internacional de Taxonomía de Virus sugirió SARS-CoV-2 como el nombre del virus que causa el COVID-19, la Organización Mundial de la Salud declaró el brote del virus una pandemia el 11 de marzo de 20201.

Secundario a la pandemia generada por este nuevo virus, se estableció un período de confinamiento, en donde se alentó a las personas a trabajar a distancia, al aprendizaje en línea y a permanecer en sus hogares tanto como fuera posible, en donde, solo las emergencias médicas, el trabajo esencial, la actividad física limitada y la compra de alimentos fueron los principales motivos por los que las personas abandonaban sus hogares2.

El confinamiento debido a la pandemia por COVID-19, influyó circunstancialmente en el estilo de vida de la población, alterando hábitos de salud, nutrición y actividad física, lo que conllevó a un aumento en el sedentarismo y a cambios en los patrones de consumo de alimentos, que se tradujeron en incremento de peso y en complicaciones de salud tanto físicas como mentales3.

Así mismo, la pandemia por COVID-19 representó una emergencia sanitaria con un impacto grave en la economía mundial. Para el año 2020, la tasa de desempleo se exacerbó de manera significativa, tan sólo en Estados Unidos, 10 millones de negocios no esenciales fracasaron4. La Organización Internacional del Trabajo (International Labour Organization´s) reportó para el 18 de marzo de 2020 una pérdida de empleos de 24.7 millones, de tipo moderadamente esencial y 503 millones de empleos no esenciales5. De esta manera, se generaron múltiples problemas socioeconómicos, los cuales incrementaron la inequidad de recursos, el desempleo, la inseguridad alimentaria y la pobreza6. La inseguridad alimentaria se define como la falta de accesibilidad económica y física para obtener alimentos seguros, que satisfagan las necesidades nutrimentales y preferencias diarias de personas, hogares o poblaciones y que les permitan mantener un adecuado estado de salud7.

La pandemia por COVID-19 y sus múltiples consecuencias representaron una amenaza concreta e inmediata para la seguridad alimentaria de las poblaciones más vulnerables, en particular los pueblos y comunidades tradicionales. El número de personas que padeció hambre aumentó drásticamente, lo que se tradujo en un repunte mundial de la inseguridad alimentaria8.

El cierre de puntos de venta y comercialización de alimentos, junto con las limitaciones en la producción de los mismos y en el transporte de productos agrícolas, comprometieron los medios de subsistencia de la población mundial, afectando predominantemente a las comunidades más endebles, en especial aquellas de estratos socioeconómicos bajos, cuya pérdida del empleo y bajos ingresos económicos, aunado a las limitaciones en la producción y comercialización de alimentos, fomentaron inestabilidad en la salud nutricional, provocando malnutrición, traducida como desnutrición o sobrepeso y/u obesidad9,10. De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición sobre COVID-19 de 2020 en México, la prevalencia de sobrepeso y obesidad fue de 74.1% con un Incremento global de 3.89%. Lo cual fue vinculado al aumento en el consumo de alimentos con alta densidad energética como bebidas endulzadas (86.7%), seguido del grupo de cereales dulces y el grupo de botanas, dulces y postres (35.9 y 29.8%, respectivamente)11.

De esta forma, se han descrito algunas hipótesis que explican la relación entre la presencia de inseguridad alimentaria y el incremento de sobrepeso u obesidad, asociando el consumo de alimentos con alta densidad energética y los recursos limitados que experimentan las poblaciones con inseguridad alimentaria como falta de conocimiento, tiempo y capacidad de incluir la actividad física en sus rutinas habituales. Recordando que para que se produzca un aumento de peso sustancial, la ingesta energética debe ser mayor que el gasto energético a largo plazo12.

Ya que la pandemia por COVID-19 se relacionó con diversas consecuencias en el estado de salud, vinculadas al confinamiento, no sólo traducido como daño orgánico, sino desde el punto de vista de la salud pública, como una amenaza total a la calidad de vida de los individuos, resulta imperativo conocer la trascendencia entre dicho suceso y la presencia de inseguridad alimentaria y el incremento de sobrepeso y obesidad en adultos.

OBJETIVO

Evaluar la presencia de inseguridad alimentaria y el incremento de sobrepeso y obesidad en adultos durante la pandemia por COVID-19.

METODOLOGÍA

Se realizó un estudio de tipo observacional, analítico, retrospectivo y longitudinal, en el servicio de consulta externa de medicina familiar de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) N° 20 Vallejo del IMSS. Con previa autorización a través de la carta de consentimiento informado, se registraron características sociodemográficas de un total de 164 participantes de 21 a 85 años, pertenecientes a esta UMF. Se aplicó la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria, para evaluar inseguridad alimentaria, ampliamente validada (coeficiente alfa de Cronbach 0.91 sin menores de edad, 0.93 con menores de edad) para población mexicana13,14. La escala mide las experiencias que viven los integrantes de los hogares ante la carencia de ingresos u otros recursos para satisfacer sus necesidades de alimentación. Consta de 15 reactivos con opciones de respuesta “Sí” o “No” y clasifica a la inseguridad alimentaria en cuatro categorías; 1) seguridad alimentaria; 2) inseguridad alimentaria leve que indica preocupación por el acceso a los alimentos o disminución en la calidad y variedad de los alimentos que usualmente se consumen; 3) Inseguridad alimentaria moderada que se caracteriza por restricciones en la cantidad de alimentos consumidos e incluso omisión de tiempos de comida; 4) Inseguridad alimentaria grave caracterizada por hambre en adultos y en casos extremos en niños15. Así mismo, se recolectaron medidas antropométricas; peso en dos ocasiones, la primera medición en marzo de 2020 y la segunda en marzo de 2021, además de la talla en una sola ocasión, identificando así el incremento de sobrepeso u obesidad a través del Índice de Masa Corporal. Para el análisis de datos se utilizó el programa estadístico IBM SPSS versión 25. Se empleó estadística descriptiva e inferencial. En todos los casos se usó un valor de p ≤0.05 como estadísticamente significativo.

RESULTADOS

Datos sociodemográficos:

Respecto a las características sociodemográficas de la población estudiada, la media de edad fue de 51.3 años (± 13.49), con rango de 21 hasta 85 años, el 57.9% fueron mujeres (n=95) y el 42.1% hombres (n=69), el ingreso económico mensual más frecuente fue de menos de 5000 pesos con 53.7%, mientras que el 57% de los hogares cuentan con menores de 18 años dentro de su composición familiar.

En relación con la ocupación de los participantes del estudio, la más frecuente fue hogar con 21.3% (n=35), seguida de empleado general con 18.9% (n=31).

Datos antropométricos:

Respecto a la información antropométrica, se observó un incremento de 3.6 Kg de peso en la media de la población estudiada, siendo el aumento de 72.2 Kg (± 10.9) a 75.8 Kg (± 12.1) al finalizar el estudio. En relación con la talla, la media poblacional fue de 1.60 m2 (± 0.0). Para el Índice de Masa Corporal, se observó un incremento de 1.3 Kg/m2, es decir, de 28.0 Kg/m2 (± 3.7) a 29.4 Kg/m2 (± 4.0) al término del estudio. Así mismo, se observó que el incremento de peso y el Índice de Masa Corporal, mostraron diferencias estadísticamente significativas, con un valor de p=0.001, datos detallados en la tabla 1.

En cuanto al diagnóstico nutricional, el >>sobrepeso<< fue el diagnóstico de mayor frecuencia en la población estudiada, tanto al inicio como al final de la investigación, con 73.8% (n=121) y 53% (n=87), respectivamente, sin embargo, la >>obesidad grado I<<, incrementó su frecuencia, pasando de 13.4% (n=22) a 36.6% (n=60), detalles se observan en la gráfica 1.

Inseguridad alimentaria:

La presencia de inseguridad alimentaria en los participantes del estudio durante la pandemia por COVID-19 fue del 90.2% (n=148). De acuerdo con el grado de inseguridad alimentaria, el más frecuente fue >>leve<< con 58.3% (n=80), detalles se muestran en la gráfica 2.

Determinantes sociales e inseguridad alimentaria:

Se observaron diferencias estadísticamente significativas entre el ingreso económico mensual y la presencia de inseguridad alimentaria con un valor de p=0.000, datos detallados en la tabla 2.

DISCUSIÓN

En el presente estudio se encontraron evidencias suficientes para establecer relación entre el incremento de peso y la inseguridad alimentaria durante la pandemia por COVID-19 en derechohabientes de la Unidad de Medicina Familiar N° 20 Vallejo del Instituto Mexicano del Seguro Social, a continuación se discuten los principales resultados observados, a través de la medición de indicadores antropométricos, datos sociodemográficos y los obtenidos a partir de la aplicación de la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria.

La presencia de inseguridad alimentaria en los participantes del estudio fue de 90.2% durante la pandemia por COVID-19. En contraste con los datos observados en el estudio realizado por Rodríguez-Ramírez y cols.16, en donde en el 59.2% de hogares evaluados, se encontró alguna categoría de inseguridad alimentaria. Ambos datos reflejan que más de la mitad de los encuestados presentan inseguridad alimentaria, cifra que resulta alarmante, pues la reducción del gasto familiar para la adquisición de alimentos de buena calidad nutricional que satisfaga todas las necesidades de salud individuales, junto con el confinamiento relacionado a la pandemia por COVID-19 mostraron estragos en este rubro.

En relación con el grado de inseguridad alimentaria, en el 58.3% de los participantes se observó inseguridad leve, 39% moderada y 2.7% severa. Boix17 realizó un estudio acerca de la seguridad alimentaria durante el confinamiento por COVID-19 y en sus resultados se observó que el 38.5% de los hogares presentaban inseguridad leve, 25% moderada y ningún hogar registró inseguridad alimentaria severa. De acuerdo con los datos anteriores, la estadificación de la inseguridad alimentaria surge como un problema alarmante, ya que la alimentación es una necesidad fisiológica básica para cualquier individuo y el hecho de presentar algún grado de inseguridad alimentaria, a pesar de que mayoritariamente prevalece el grado leve, orilla a las familias a escatimar recursos para adquirir alimentos nutritivos, cayendo en prácticas de alimentación poco saludables y en el descuido de la salud propia y familiar.

Respecto a las variables sociales que influyen sobre la inseguridad alimentaria, se demostró que hogares con ingresos mensuales menores a $5000 presentan mayor inseguridad alimentaria (57%). Esto se relaciona con la investigación realizada en Perú, por Calvo19 en donde se describe que en los hogares con ingresos económicos per cápita por debajo de la media, se observa 32% de inseguridad alimentaria. En relación con dichos resultados, el estudio realizado por Félix-Verduzco y cols.20, en donde se analizaron los resultados de acuerdo con el nivel de pobreza registró para 2014 en México, se observó un 55.4% de inseguridad alimentaria en hogares con ingreso económico inferior a la línea de bienestar (valor monetario de una canasta de alimentos, bienes y servicios básicos, en población urbana corresponde a $1299.63). Siendo los resultados expuestos, un punto total de focalización entre el vínculo de los determinantes socioeconómicos, el poder adquisitivo y la distribución e inequidad en el acceso a los recursos en cada familia, ya que la falta de posibilidades para satisfacer necesidades elementales como la alimentación y nutrición con ingresos mensuales familiares que se encuentran al límite o muy por debajo de la línea de bienestar establecida, coloca en un riesgo aumentado a las familias que se encuentran en dicha situación, de padecer malnutrición, desarrollar enfermedades, comprometer el crecimiento de menores de edad y fomentar prácticas de consumo de alimentos no saludables.

En relación con los factores de riesgo para el desarrollo de problemas de salud, el incremento de peso durante la pandemia por COVID-19 en los derechohabientes de la UMF N° 20 Vallejo, fue estadísticamente significativo y el sobrepeso y la obesidad fueron los diagnósticos nutricionales más prevalentes. En la investigación realizada por Pino-Burgos y cols.21, se menciona que el 65% de su grupo de estudio, que se mantuvo en confinamiento debido a la pandemia por COVID-19, experimentó incremento de peso corporal, de los cuales, el 83% refiere haber incrementado hasta 5 Kg. Mientras que en el estudio realizado por Alonso y cols.22, se observó una disminución del sobrepeso (de 35 a 23%) y un aumento de la obesidad (de 8 al 16%). El exceso de peso (sobrepeso más obesidad) era, antes del confinamiento, de 22% y después, 33% para el total de la muestra. El incremento de peso se relaciona con múltiples complicaciones orgánicas, sin embargo, debido al confinamiento asociado a la pandemia por COVID-19, la población tuvo que modificar sus hábitos de salud y alimentación, comprometiendo la calidad de su salud, de manera que múltiples circunstancias fueron participes en el considerable incremento de peso de la población, entre ellas destacan la reducción del ingreso económico familiar, la falta de ejercicio y actividad física, la adquisición de alimentos de baja calidad nutricional y alta densidad energética, la historia natural de los padecimientos crónicos adyacentes, la falta de espacios recreativos y el asilamiento sanitario.

Al respecto de esta situación, en el estudio realizado por Rosero y cols.23, que evaluó los cambios en el peso corporal, la actividad física y el estilo de vida durante la pandemia por COVID-19 en Colombia, se observó que el 29.1% de la población evaluada reportó aumento de peso, que estuvo relacionada con empeoramiento de los hábitos de alimentación en el 18.8% de los casos. Lo que puntualiza la influencia del cambio en el estilo de vida secundario al confinamiento relacionado a la pandemia por COVID-19, que generó consecuencias en la composición corporal, que a su vez pueden tener complicaciones metabólicas a largo plazo.

 

CONCLUSIONES

La inseguridad alimentaria se presentó en más de la mitad de los participantes, siendo inversamente proporcional respecto al ingreso económico mensual, así mismo, se confirmó un incremento ponderal del 4.9% a expensas de sobrepeso y obesidad durante la pandemia por COVID-19. De acuerdo con lo anterior, resulta esencial identificar las consecuencias y daños que la pandemia por COVID-19 y su confinamiento sanitario produjeron en la salud nutricional, que se vinculan a su vez con determinantes sociales que influyen en la capacidad de satisfacer necesidades elementales como la seguridad alimentaria, que permiten mantener un estado de salud balanceado y funcional en la población. De acuerdo con los resultados de este artículo, en futuras investigaciones resultaría prioritario identificar las consecuencias a largo plazo de la inseguridad alimentaria generada durante la pandemia por COVID-19 y su relación con las posibles complicaciones físicas, sociales y económicas que esto conlleva. No se encontraron limitantes para la elaboración de esta investigación y ningún autor declaró tener conflicto de intereses.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Bhutani S., Dellen M., Cooper J. Longitudinal Weight Gain and Related Risk Behaviors during the COVID-19 Pandemic in Adults in the US. Nutrients. [Internet] 2021 [citado en 2021 julio 17]; 13 (2): 1 – 13. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33669622/
  2. Bakaloudi D., Barazzoni R., Bischoff S., Breda J., Wickramasinghe K., Chourdakis M. Impact of the first COVID-19 lockdown on body weight: A combined systematic review and a meta-analysis. Clin Nutr. [Internet] 2021 [citado en 2021 julio 17]; 0261-5614 (21): 1 – 10. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34049749/
  3. Musharaf S., Aljuraiban G., Bogis R., Alnafisah R., Aldhwayan M., Tahrani A. Lifestyle changes associated with COVID-19 quarantine among young Saudi women: A prospective study. PLoS One. [Internet] 2021 [citado en 2021 julio 17]; 16 (4): 1 – 16. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33914800/
  4. Park A., Adegboye OA., Adekunle AI., Rahman KM., McBryde ES., Eisen DP. Economic Consequences of the COVID-19: the Need for epidemic preparadness. Frontier´s in Public Health. [Internet] 2020 [citado en 2021 agosto 07]; 8 (241): 1-4. Disponible en: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpubh.2020.00241/full
  5. Kawohl W., Nordt C. COVID-19, unemployment, and suicide. The Lancet. [Internet] 2020 [citado en 2021 agosto 07]; 7: 389-390. Disponible en: https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/home
  6. Gizem Deniz Bulucu G., Catiker A., Özdil K. Food Insecurity and Affecting Factors in Households With Children During the COVID-19 Pandemic: A Cross-Sectional Study. Disaster Medicine and Public Health Preparedness. [Internet] 2021 [citado en 2021 agosto 07]; 1-6. Disponible en: https://www.cambridge.org/core/journals/disaster-medicine-and-public-health-preparedness/article/food-insecurity-and-affecting-factors-in-households-with-children-during-the-covid19-pandemic-a-crosssectional-study/DEC2E6A92D8207B95DE403B1231D1A36
  7. Brown A., Esposito L., Fisher R., Nicastro H., Tabor D., Walker J. Food insecurity and obesity: research gaps, opportunities, and challenges. Transl Behav Med. [Internet] 2019 [citado en 2021 julio 17]; 9 (5): 980 – 987. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31570918/
  8. Monte A., Silva C., Poliany K., Medeiros J., Sá V. Government strategies to ensure the human right to adequate and healthy food facing the Covid-19 pandemic in Brazil. Cien Saude Colet. [Internet] 2020 [citado en 2021 julio 17]; 25 (12): 4945 – 4956. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33295513/
  9. Pereira M., Oliveira A. Poverty and food insecurity may increase as the threat of COVID-19 spreads. Public Health Nutr. [Internet] 2020 [citado en 2021 julio 17]; 23 (17): 3236 – 3240. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32895072/
  10. Huiozar M., Arena R., Laddu D. The global food syndemic: The impact of food insecurity, Malnutrition and obesity on the healthspan amid the COVID-19 pandemic. Prog Cardiovasc Dis. [Internet] 2021 [citado en 2021 julio 17]; 64: 105 – 107. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7347484/
  11. Shamah-Levy T, Romero-Martínez M, Barrientos-Gutiérrez T, Cuevas-Nasu L, Bautista-Arredondo S, Colchero MA, GaonaPineda EB, Lazcano-Ponce E, Martínez-Barnetche J, Alpuche-Arana C, Rivera-Dommarco J. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2020 sobre Covid-19. Resultados nacionales. Cuernavaca, México: Instituto Nacional de Salud Pública, 2021. Disponible en: https://ensanut.insp.mx/encuestas/ensanutcontinua2020/doctos/informes/ensanutCovid19ResultadosNacionales.pdf
  12. Dhurandhar E. The food-insecurity obesity paradox: A resource scarcity hypothesis. Physiol Behav. [Internet] 2016 [citado en 2021 julio 17]; 162: 88 – 92. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27126969/
  13. Melgar-Quiñonez H., Zubieta AC., Valdez E., Whitelaw B., Kaiser L. Validación de un instrumento para vigilar la inseguridad alimentaria en la Sierra de Manantlán, Jalisco. Salud Pública de México [Internet] 2005 [citado en 2021 agosto 18]; 47 (6): 413-422. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/pdf/spm/v47n6/a05v47n6.pdf
  14. Villagómez-Ornelas P., Hernández-López P., Carrasco-Enríquez B., Barrios-Sánchez K., Pérez-Escamilla R., Melgar-Quiñonez H. Validez estadística de la Escala Mexicana de Seguridad Alimentaria y la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria. Salud Pública de México [Internet] 2014 [citado en 2021 agosto 18]; 56 (1): 5-11. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/pdf/spm/v56s1/v56s1a3.pdf
  15. Mundo-Rosas V., Vizuet-Vega, NI., Martínez-Domínguez J., Morales-Ruán MC., Pérez-Escamilla R., Shamah-Levy T. Evolución de la inseguridad alimentaria en los hogares mexicanos: 2012-2016. Salud Pública de México [Internet] 2018 [citado en 2021 agosto 07]; 60 (3): 309-318. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36342018000300012
  16. Rodríguez-Ramírez S., Gaona-Pineda EB., Martínez-Tapia B., Romero-Martínez M., Mundo-Rosas V., Shamah-Levy T. Inseguridad alimentaria y percepción de cambios en la alimentación en hogares mexicanos durante el confinamiento por la pandemia de Covid-19. Salud Pública de México [Internet] 2021 [citado en 2022 agosto 03]; 63 (6): 763-772. Disponible en: https://saludpublica.mx/index.php/spm/article/view/12790/12171
  17. Boix AM. Seguridad alimentaria en los hogares durante la fase 3 de la pandemia por coronavirus en México. RD-ICUAP [Internet] 2021 [citado en 2022 agosto 03]; 07 (19): 105-116. Disponible en: http://rd.buap.mx/ojs-dm/index.php/rdicuap/article/view/508
  18. Cuevas-Nasu L., Rivera-Dommarco JA., Shamah-Levy T., Mundo-Rosas V., Méndez-Gómez HL. Inseguridad alimentaria y estado de nutrición en menores de cinco años de edad en México. Salud Pública de México [Internet] 2014 [citado en 2022 agosto 03]; 56 (1): 47-53. Disponible en: https://www.scielo.org.mx/pdf/spm/v56s1/v56s1a8.pdf
  19. Calvo OJ. Factores socioeconómicos asociados a la inseguridad alimentaria en hogares de niñas y niños peruanos de 4 y 5 años. Tesis profesional de licenciatura en nutrición. Lima, Perú. Universidad Nacional Mayor de San Marcos [Internet] 2017 [citado en 2022 agosto 03]. Disponible en: https://core.ac.uk/download/pdf/323351646.pdf
  20. Félix-Verduzco G., Aboites G., Castro D. La seguridad alimentaria y su relación con la suficiencia e incertidumbre del ingreso: un análisis de las percepciones del hogar. Acta Universitaria Multidisciplinary Scientific Journal [Internet] 2018 [citado en 2022 agosto 03]; 28 (4): 74-86. Disponible en:

https://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0188-62662018000400074

  1. Pino-Burgos SP., López-Pino MJ., Jara-Orna LM. Confinamiento por COVID-19 y la relación en la variación del peso de los estudiantes del noveno periodo académico ordinario de la carrera de medicina de la ESPOCH. Abril- agosto 2021. Polo del Conocimiento Revista Científico-Profesional [Internet] 2021 [citado en 2022 agosto 03]; 6 (9): 2532-2556. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=8094502
  2. Alonso JC., Domínguez B., Fernández M., Ordóñez MA., Sarmiento M., González S. Cambios en el índice de masa corporal y en los hábitos durante el confinamiento por la COVID-19. Revista de Pediatría Atención Primaria [Internet] 2021 [citado en 2022 agosto 03]; 23 (30): 50-57. Disponible en: https://pap.es/articulo/13191/cambios-en-el-indice-de-masa-corporal-y-en-los-habitos-durante-el-confinamiento-por-la-covid-19
  3. Rosero FO., Pantoja D., Builes CA., Ibarra JC. Cambios en el peso corporal, la actividad física y el estilo de vida durante el confinamiento obligatorio por Covid-19 en Colombia. Revista Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo [Internet] 2021 [citado en 2022 agosto 03]; 8 (2): 33-41. Disponible en: https://www.revistaendocrino.org/index.php/rcedm/article/view/710/945

 

ANEXOS

Tabla 1. Incremento de peso e Índice de Masa Corporal en los derechohabientes de la UMF N° 20 durante la pandemia por COVID-19.

Variable µ D.E p*
Peso inicial 72.2 10.9 0.001
Peso final 75.8 12.1
Índice de Masa Corporal Inicial 28.0 3.7 0.001
Índice de Masa Corporal Final 29.4 4.0

*= Prueba de rangos de Wilcoxon. µ: Media. D.E.: Desviación estándar.

 

Gráfica 1. Diagnóstico nutricional inicial y final de los derechohabientes de la UMF N° 20 durante la pandemia por COVID-19.

 

Gráfica 2. Grado de inseguridad alimentaria presentada en los derechohabientes de la UMF N° 20 durante la pandemia por COVID-19.

 

Tabla 2. Ingreso económico mensual e inseguridad alimentaria en los derechohabientes de la UMF N° 20 durante la pandemia por COVID-19.

Inseguridad Alimentaria Total p*
Ingreso económico mensual Inseguridad alimentaria Seguridad alimentaria
Menor a $5000 n 87 2 89 0.000
% 53.0% 1.2% 54.3%
Mayor a $5000 n 61 14 75
% 37.2% 8.5% 45.7%
Total n 148 16 164
% 90.2% 9.8% 100.0%

*:χ2 Prueba chi cuadrada. n: Frecuencia. %: Porcentaje total.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos