Cuidados de enfermería en la enfermedad de Dupuytren.

22 diciembre 2023

AUTORES

  1. Encarnación Corao Cebollada. C.E. Grande Covián (Zaragoza).
  2. Ana Isabel Sanz Gómez. C.E. Grande Covián (Zaragoza).
  3. Patricia Compains Gracia. C.S. Santa Isabel (Zaragoza).
  4. Eva Macipe Gil. Hospital Royo Villanova (Zaragoza).

 

RESUMEN

La enfermedad de Dupuytren provoca un acortamiento de las fibras (acortamiento), con deformación en la región digital y palmar que disminuye la funcionalidad de la mano afectada. Se desarrolla en personas con predisposición genética y los síntomas característicos incluyen la formación de un nódulo en la palma de la mano y, con el tiempo, la retracción de los dedos1,2.

PALABRAS CLAVE

Dupuytren, cuidados, enfermería.

ABSTRACT

Dupuytren’s disease causes a shortening of the fibers (shortening), with deformation in the digital and palmar region that decreases the functionality of the affected hand. It develops in people with a genetic predisposition and characteristic symptoms include the formation of a nodule in the palm of the hand and, over time, retraction of the fingers.

KEY WORDS

Dupuytren, care, nursing.

DESARROLLO DEL TEMA

La enfermedad de Dupuytren aparece por un desorden fibroproliferativo benigno en la región de la mano, implica que se deposita colágeno en las bandas fasciales de la aponeurosis digital y palmar, provocando un acortamiento de las fibras, con deformación en la región digital y palmar que disminuye la funcionalidad de la mano afectada.

La etiología es desconocida, aunque existen factores predisposición genética y de riesgo. Existe mayor prevalencia en hombres y en personas de mayor edad.

Se ha comprobado asociación entre varones con Enfermedad de Dupuytren que presentan diabetes mellitus, alcoholismo y que se han dedicado a trabajos con herramientas vibratorias. Y también existen otros factores de riesgo como son enfermedad hepática, epilepsia, HTA o dislipemia1,2.

DIAGNÓSTICO:

El diagnóstico se realiza a través de la anamnesis, donde se comprueba la funcionalidad e incapacidad producida por la alteración, antecedentes familiares de enfermedad de Dupuytren y la presencia de factores de riesgo asociados. Con la exploración física se valora el engrosamiento de la piel, la presencia de nódulos y la flexión fija de los dedos afectados, se puede realizar una prueba el “tabletop test” (prueba de Hueston) que es positiva cuando el paciente no puede apoyar la totalidad de la mano sobre la mesa e indicaría necesidad de tratamiento, ocurre cuando la contractura MCF (metacarpofalángica) es alrededor del 30º o superior. También se puede diagnosticar con una ecografía de partes blandas de la mano2.

SÍNTOMAS:

Los síntomas que van a aparecer son inicialmente pequeñas depresiones, cambios en la pigmentación de la piel o zonas fibrosas, posteriormente, engrosamiento de la fascia que da lugar a nódulos que se adhieren a la piel y fascia profunda, por último, aparición de cordones que se contraen y dan lugar a la contractura del dedo afectado. ANEXO 1.

Los dedos más comúnmente afectados son los del lado cubital de la mano, siendo el más afectado el anular, seguido del meñique, aunque podría ocurrir en cualquier dedo1,2.

TRATAMIENTO:

En el tratamiento no quirúrgico hay varias opciones2,3.

  • Observación, en casos leves y en nódulos aislados sin contractura ya que no siempre desarrollan cuerdas.
  • Uso de férulas en fases iniciales que pueden movilizar muñeca, manos y dedos manteniendo una ligera flexión que evita la contractura de la mano, dichas férulas también pueden movilizar la extensión completa o flexión de dedos pudiendo elegir cuales.
  • Existe un terapia biológica, mediante un fármaco inyectable, la enzima colagenasa clostridium histolyticum (este tratamiento es eficaz, sobre todo para la contractura asociada al Dupuytren y se puede aplicar de manera ambulatoria), debe inyectarse hasta un máximo de tres veces en los puntos adecuados de las cuerdas de retracción, para que se produzca su ruptura, teniendo en cuenta que es importante asociarlo a la maniobra de estiramiento que se realizará al día siguiente de la inyección y debe ser controlada y específica en cada caso.
  • Anti TNF (inhibidor del factor de necrosis tumoral).
  • Fisioterapia (Se puede ofrecer en estadios iniciales donde la inducción miofascial, entre otras técnicas pueden ayudar a frenar el avance de la contractura, también es muy favorecedora tras la intervención quirúrgica, donde el tratamiento fisioterápico ayudará a devolver la funcionalidad manipulativa a la mano ganando en fuerza y movilidad, y favorecer una buena recuperación de la piel y de las cicatrices evitando las adherencias de la cicatriz a planos profundos.

 

El tratamiento quirúrgico se realiza cuando la contracción de la articulación metacarpofalángica (MCF) es de 30º o más (prueba de Hueston positiva) o cualquier contractura de la interfalángica proximal (IFP) mayores a 15º2,3.

Hay varias intervenciones quirúrgicas, entre ellas encontramos:

  • Fasciotomía percutánea o aponeurotomía, consiste en seccionar con anestesia local,a través de la piel el cordón, realizando posteriormente una manipulación del dedo. Se realiza de forma ambulatoria en el quirófano y es efectivo en lesiones moderadas cordonales.
  • Fasciectomía regional selectiva. Es la técnica más utilizada. Consiste en extirpar la fascia palmar-digital afectada.
  • Dermofasciectomía e injertos cutáneos, se utiliza en aquellos casos de recidivas o retracción severa en flexión. Consiste en la extirpación de la piel y la fascia subyacente y la sustitución por un injerto de piel libre.

 

CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN EL POSTOPERATORIO:

El objetivo de la actuación de enfermería está enfocado a aliviar la sintomatología, restaurar la función, y corregir la deformidad del paciente tras el tratamiento quirúrgico, ya que el tratamiento conservador no suele dar los resultados esperados3,4,5.

MATERIAL NECESARIO:

  • Guantes estériles y no estériles.
  • Paño estéril.
  • Gasas estériles.
  • Suero fisiológico o agua oxigenada.
  • Povidona yodada o clorhexidina acuosa.
  • Pinza de disección.
  • Bisturí.
  • Tiras de aproximación.
  • Venda cohesiva o apósito.
  • Esparadrapo.
  • Tijeras.

 

PRIMERA CURA:

  • Se cita en consulta 48h después de la intervención. Se retira el vendaje voluminoso compresivo que se coloca para mantener los dedos en extensión.
  • Se realiza cura estéril, limpieza de la herida con suero fisiológico o agua oxigenada y aplicar povidona yodada o clorhexidina acuosa.
  • Por último, poner gasa estéril sobre la herida y realizar vendaje más liviano que facilite la estimulación y movilización precoz de los dedos.
  • El vendaje se realizará con venda cohesiva extendiendo los dedos afectados en una posición funcional.

 

CURAS SUCESIVAS:

  • Se realizan semanalmente salvo si aparecen complicaciones, en este caso citaremos más frecuentemente.
  • En las curas se revisa la herida valorando el proceso de cicatrización y descartando signos de infección, también se revisa la inflamación y dolor.
  • La cura se realiza de la misma manera que se hace en la primera cura, teniendo en cuenta que, a las dos semanas, tras la cirugía, si la herida está bien, se retirarán la mitad de las suturas de modo alterno, y a las tres semanas el resto de las suturas.
  • Si es necesario se colocan tiras de aproximación.
  • Cuando ya se han retirado todas las suturas, se cierra la cura con un apósito.

 

RECOMENDACIONES AL PACIENTE:

  • En el postoperatorio inmediato, mantener la extremidad elevada (por encima del corazón), durante el día con un cabestrillo y por la noche con una almohada, al menos durante una semana.
  • Vigilar signos de alarma como fiebre, sangrado excesivo, dolor intenso…
  • Movilización de los dedos después de las 48 horas de la intervención quirúrgica.
  • Una vez retirados los puntos se debe masajear la cicatriz con crema hidratante o rosa mosqueta para despegar la piel de los planos profundos. Es normal que duela unas semanas, pues la cicatrización profunda tarda unas semanas más.

 

REHABILITACIÓN:

  • A partir de las 48 horas de la intervención quirúrgica, el objetivo es la movilización activa en flexión y pasiva en extensión, suave inicialmente por peligro de dehiscencia de la herida.
  • Después de las dos semanas se continuará con el trabajo activo y pasivo de flexo-extensión de los dedos.
  • Órtesis, si se indican se llevarán de manera discontinua por el día y de manera permanente por la noche, si son soportables, cuando se consigue la extensión completa, se colocará únicamente por la noche.

 

EJERCICIOS:

  • Ejercicios de flexo-extensión: 2–3 veces al día durante unos 10 minutos, manteniendo el ejercicio de 3-5 segundos intentando completar el movimiento, si no se consigue podemos ayudarnos de la otra mano.
  • Ejercicios de estiramiento: 3 ejercicios en series de tres repeticiones, 2 veces al día durante 15-20 minutos.
    • Primero se apoyará la palma de la mano sobre una superficie dura, estirando al máximo posible la mano, empujando los nudillos hacia la superficie con la otra mano manteniendo la presión de 5-10 segundos.
    • Segundo: hiperextensión de cada dedo, sin provocar mucho dolor, y manteniendo unos segundos.
    • Tercero: Flexión de cada dedo desde la falange proximal, manteniendo unos segundos.

 

CONCLUSIÓN

Los objetivos de la realización de este artículo monográfico son:

  • Unificar criterios en la pauta de curas.
  • Detección precoz de complicaciones en el postoperatorio de Dupuytren.
  • Evitar recidivas.

 

El personal de enfermería tiene una función importante en el cuidado de esta patología y es necesario una alta implicación por su parte para que el proceso finalice lo mejor posible. Es necesario tener los conocimientos sobre la patología para poder aplicarlos en todo momento, principalmente lo más importante es saber actuar, enseñar y acompañar una vez se realiza la intervención quirúrgica.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Bardilla Mora J., Pastor Pacheco L., Zayas Bazán J. (2004). Enfermedad de Dupuytren. [Internet]http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0001-60022004000400005
  2. Calderón González, A., López Moya, A., Rodríguez Cerdeira, C., & Braña Tobío, J. C. (2003). Actualización de la enfermedad de Dupuytren. Rehabilitación, 37(5), 264–271. https://doi.org/10.1016/S0048-7120(03)73387-8
  3. Laredo Rivero R. (2020) Dupuytren, recomendaciones postoperatorias. .[Internet]https://www.doctorlaredo.com/wp-content/uploads/2020/10/dupuytren-recomendaciones-postoperatorias.pdf
  4. Cabeza Bernardos D., Badía Lázaro I., Orós Ribes E. P., Carbonell García A.I., Méndez Ade E., Náger Obón V. (2021). Líneas de tratamiento en enfermedad Dupuytren. [Internet] https://revistasanitariadeinvestigacion.com/lineas-de-tratamiento-en-enfermedad-de-dupuytren/
  5. De, E., Revisión Bibliográfica Dupuytren’s, D., Sara, A., López, M., Antonio, J., & Ferrer, V. (2021). Trabajo Fin de Grado. [Internet]https://zaguan.unizar.es/record/111257/files/TAZ-TFG-2021-729.pdf

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos