Diagnósticos neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 en médicos y personal de enfermería calificados como: Sí enfermedad de trabajo.

15 febrero 2024

 

Nº de DOI: 10.34896/RSI.2024.93.23.001

 

AUTORES

  1. Gerardo Jiménez Hernández. Titulación para la Especialidad Médica de Medicina del Trabajo y Ambiental. Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

RESUMEN

Los profesionales de la salud al ser los primeros en atender la emergencia en COVID-19 trajo como consecuencia que esta epidemia sea considerada un riesgo laboral que cumple con el estatuto legal de ser: En ejercicio de su labor y con motivo del trabajo así mismo cumple con la relación “causa-efecto-trabajo-daño”, por lo tanto las unidades hospitalarias designadas como centro de concentración de padecimiento de COVID 19 por su alta transmisibilidad afectó a los profesionales de la salud presentando afecciones a nivel neurológico y/o psiquiátricos.

Objetivo general: Identificar los diagnósticos neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 en médicos y personal de enfermería calificados como: si enfermedad de trabajo.

Material y método: El protocolo es de tipo observacional, descriptivo, transversal, retrolectivo. En el Hospital General Regional Orizaba N°1, Veracruz. Se estudiaron a 252 trabajadores entre médicos y personal de enfermería con contrato de base, que hayan laborado en área COVID durante el periodo de febrero del 2020 a julio de 2022, se identificaron a los profesionales de la salud que llegaron a contagiarse por SARS CoV-2, así como los principales diagnósticos neurológicos y psiquiátricos. Se recolectó la información mediante una hoja de recolección de datos realizada ex profeso para este trabajo, se usó el programa de GraphPad Prism 8 para realización de frecuencias, tablas y porcentajes, donde se tabularán resultados calculando porcentajes.

El tiempo a desarrollar el presente estudio está considerado de enero a septiembre de 2023.

Resultados: En una muestra de 252 que presentaron un riesgo de trabajo calificado, por contagio de COVID-19, se observa que el sexo mayor infección fue femenino correspondiente a 170 (67.5%), la categoría más infectada fueron el personal de enfermería siendo 145 (57.5%), se encontraron 102 trabajadores con Long-COVID que presentaron persistencia de sus síntomas neurológicos y psiquiátricos. Siendo los neurológicos los más se observó una persistencia de los síntomas neurológicos por 14, 21 o 28, demostrando que la cefalea la de mayor frecuencia a los 14 días, al igual que la ageusia, y los síntomas como la fatiga a los 21 y 28 días. Respecto a los síntomas psiquiátricos el más prevalente a los 14, 21 y 28 fue la ansiedad.

Conclusión: Los riesgos de trabajo calificados en los profesionales de la salud se demostró que los síntomas neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 prevalecen más allá del tiempo en que se da por finalizada la fase aguda siendo un riesgo de trabajo

PALABRAS CLAVE

Riesgo de trabajo, diagnósticos neurológicos y psiquiátricos por COVID-19, personal sanitario.

ABSTRACT

Health professionals being the first to respond to the COVID-19 emergency resulted in this epidemic being considered an occupational risk that complies with the legal status of being: In the exercise of their work and on the occasion of work as well It also complies with the “cause-effect-work-damage” relationship, therefore the hospital units designated as a concentration center for COVID 19 due to its high transmissibility affected health professionals presenting neurological and/or neurological conditions. psychiatric.

General objective: Identify the neurological and psychiatric diagnoses of COVID-19 in qualified doctors and nursing staff such as: if work-related illness.

Material and method: The protocol is observational, descriptive, transversal, retrolective. At the Orizaba Regional General Hospital No. 1, Veracruz. Doctors and nursing staff with a basic contract assigned who have worked in the COVID area during the period from February 2020 to July 2022 were studied, health professionals who became infected with SARS CoV infection were identified. 2, as well as the main neurological and psychiatric diagnoses. The information was processed, the data was transferred to the Excel program and GraphPad Pris 8, where results will be tabulated by calculating percentages.

The time to develop this study is considered from January to September 2023.

Results: Results: In a sample of 252 patients who presented a qualified occupational risk due to COVID-19 contagion, it is observed that the sex most infected was female, the most infected category was nursing staff, we found 102 workers presented persistence of their neurological and psychiatric symptoms. Neurological symptoms were the most, a persistence of neurological symptoms was observed for 14, 21 or 28 days, showing that headache was the most frequent at 14 days, while headaches were the most frequent at 14 days, as was ageusia, and symptoms such as fatigue at 21 and 28 days. Regarding psychiatric symptoms, the most prevalent at ages 14, 21 and 28 was anxiety.

Conclusion: Qualified occupational hazards in health professionals were shown to be neurological and psychiatric symptoms of COVID-19 to prevail beyond the time when the acute phase is considered to be an occupational hazard.

KEY WORDS

Occupational risk, neurological and psychiatric diagnoses due to COVID-19, healthcare personnel.

INTRODUCCIÓN

La pandemia de COVID fue una emergencia sanitaria que ocurrió en un inicio en el año 2019 en la República Popular China, extendiéndose por todo el mundo, llegando a los Estados Unidos Mexicanos en el año 2020, por lo que puso como primera línea y con mayor riesgo de contagio a los trabajadores de la salud, presentando principalmente síntomas respiratorios, con el estudio de esta lo que es el SARS COV 2 se observó que no solo afectaba al sistema respiratorio sino también a muchos sistemas, debido a que los pacientes presentaban alteraciones neurológicas como lo es la cefalea, dolor, irritabilidad, alteraciones sensoriales, fatiga; así como psiquiátricas; ansiedad, depresión, alteraciones en la atención, alteraciones en la memoria, entre muchas otras, por lo que se propuso estudiar y se llegó a observar que como podía también presentar características neurotrópicas por su afinidad a la proteína S que presenta.

Los trabajadores sanitarios presentaron el mayor riesgo de contagio, por ser parte de su definición de labores el estar en contacto con los pacientes contagiados, los médicos y enfermeras fueron más afectados. Ya que la historia natural de la enfermedad dura de 7 a 14 días se contempló a todos aquellos que duraron 14 días o más.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley Federal de Trabajo, la Ley del Seguro Social, Reglamento de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social, Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo, y Normas Oficiales Mexicanas todos actualmente vigentes contemplan la protección de los trabajadores y su bienestar físico y mental, por lo que es objeto de estudio la duración de la historia natural de la enfermedad así como sus complicaciones a corto, mediano y largo plazo. Las cuales afectan de manera directa el desempeño, y funcionalidad de los profesionales de la salud tanto en la vida laboral como en la cotidiana

MARCO TEÓRICO

En 2019, surge una nueva cepa de coronavirus el SARS-CoV-2, en China. La OMS declaró que la epidemia es una emergencia sanitaria, causando millones de casos y más de 137 mil muertos. Presentando mayores tasas de transmisibilidad, hospitalización e ingreso en la unidad de cuidados intensivos. A este patógeno, se definió por el periodo de incubación de 5.2 días; la gravedad de la infección de COVID-19 podría variar desde una infección asintomática hasta una enfermedad crítica. Se señaló que esta tasa es extremadamente alta en los pacientes con edad avanzada y establece una relación con patologías crónicas: hipertensión arterial sistémica, diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares, tabaquismo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, neoplasias malignas y la enfermedad renal crónica1,2.

Se consideran casos activos, aquellos casos positivos que iniciaron síntomas en los últimos 14 días. Se realizó la curva epidémica de la pandemia por COVID-19 en México, con todos los grupos etarios para determinar la fecha de inicio de cada ola y se consideró como punto de corte para la primera la semana epidemiológica 22 a la 35 del 2020, para la segunda ola la semana epidemiológica de la 47 del 2020 a la 8 del 2021. Los grupos etarios más afectados han sido los de 20 a 59 años, durante la primera ola el 51% de los casos fueron hombres, durante la segunda ola el 52 % de los casos eran mujeres. El COVID-19 está asociado con trastornos neurológicos y psiquiátricos hasta 6 meses después del diagnóstico. A pesar de los bajos niveles de SARS-CoV-2 en especímenes cerebrales, la proteína S está presente en los tejidos cerebrales y se han detectado en neuronas cerebrales y puede ser un desencadenante de enfermedades neurodegenerativas. La subunidad 1 de la proteína de fusión se une también al receptor ACE2. Un hecho relevante es que el cerebro tiene una expresión alta de receptores de ACE2, sugiriendo que por esta razón en esta epidemia la penetración del virus al SNC puede ser alta. Los virus pueden acceder al SNC por 2 vías, la hematógena; un virus infectará las células endoteliales de la barrera hematoencefálica, y la neuronal; aunque también podría diseminarse localmente a través de la placa cribiforme del hueso etmoides. Sin embargo, cruzar la barrera hematoencefálica poco probable por el SARS-CoV-2 debido al tamaño de este virus, por lo que es más probable que acceda a través del nervio olfatorio o del trigémino3-5.

Los efectos neurológicos más prevalentes son los sintomatológicos, los cuales son: cefalea, mareos, mialgias, fiebre, hipogeusia, hiposmia, enfermedad cerebrovascular aguda, neuralgia, alteración de agudeza visual, ataxia, crisis epilépticas, y compromiso del lóbulo temporal mesial, hipocampo y ventrículo lateral, según algunos reportes en Wuhan describieron un grupo de 214 pacientes hospitalizados el 36.4% presentó alguna manifestación neurológica clasificada como afectación central (24,8%), periférica (10,7%). La revista Lancet comenta el desarrollo de eventos cerebrovasculares en pacientes con COVID-19; en el cual, de 221 sujetos, el 5% presentó evento cerebrovascular isquémico agudo, 0.5% trombosis de seno cavernoso y 0.5% hemorragia cerebral del SNC. Se ha observado enfermedades neurológicas degenerativas y en un espectro de cambios neuropatológicos, incluyen daño hipóxico y hemorrágico severo, complicaciones trombóticas, encefalitis y meningitis en pacientes neurológicamente normales, los hallazgos son similares al llamado síndrome de encefalopatía hipóxica-isquémica. Se encontró pérdida de neuronas en la capa celular cerebelosa de Purkinje en la protuberancia y la médula oblonga, las neuronas dañadas se asociaron con el perivascular hemorragia y alteración de la materia gris con vacuolización de neural en todos los casos6-8.

El COVID-19 parece estar convirtiéndose en una crisis que dejara graves secuelas para el cuidado de la salud a nivel mundial, a pesar de ser inciertas las afectaciones a largo plazo, se ha reportado que en cierto porcentaje de la población han sucedido secuelas importantes posteriores a las 4 semanas desde que comenzó la sintomatología, con un incremento de las complicaciones superior a las que presentó el promedio de la población contagiada, motivo por el cual es de suma importancia reconocer los factores de alto riesgo que coadyuvan a la ampliación de la sintomatología y complicaciones9.

Los alcances de estas secuelas se ven reflejados en características similares a síntomas de desorden neurológico funcional (DNF) y al síndrome de fatiga crónica (SFC) vistos principalmente en los profesionales de la salud a quienes dichos efectos neurológicos a largo plazo pueden afectar la atención médica neurológica y psiquiátrica. Dichos síntomas neurológicos observados en el personal con secuelas de COVID-19, además de DNF y SFC, son; mareos, ataxia, disfagia y cefalea, que, aunque más benigno, puede ser incapacitante si se vuelven crónicos10.

A partir de esta sintomatología se puede dar un panorama general del potencial catastrófico que tiene lo que se le ha denominado “long-COVID”, síntomas que derivan en complicaciones más graves que van desde convulsiones, enfermedad cerebrovascular (EVC), encefalitis y Guillian-Barré Síndrome (SGB). El COVID-19 ha demostrado lo vulnerable y mermado que se encuentran la mayoría de los sistemas sanitarios a nivel mundial, lo que desencadena en una afectación directa al pilar principal de estos: los profesionales de la salud, a quienes dicha sintomatología deteriora la atención integral y de calidad11.

Dentro de la documentación que se tiene acerca de las afectaciones a mediano y largo plazo de COVID-19 muy poco se habla de la relación que se tiene con los desórdenes psiquiátricos preexistentes y de cómo es que estos elevan potencialmente los factores de riesgo, los cuales son considerables desde su patología inicial, y que han tenido grandes repercusiones especialmente entre las personas con depresión, trastorno del estado de ánimo y trastorno con espectro esquizofrénico12.

Una de las principales características del COVID 19 es la respuesta inflamatoria que genera en el organismo y de la cual se desencadenan consecuencias disfuncionales que afectan directamente el sistema nervioso, en especial en el hipocampo. A partir de esta respuesta se ha cuestionado si es que existe correlación en la aceleración de ciertas enfermedades degenerativas como lo son el Alzheimer (EA) en pacientes que permanecían como asintomáticos previamente a contraer el virus, tomando en cuenta que este puede permanecer dentro de su huésped hasta 39 meses posterior a la infección inicial13.

Dentro de las consecuencias neurológicas que se han estudiado posteriores a COVID-19 existe un síndrome que ha llamado la atención por su crecimiento exponencial ya que compromete sustancialmente las funciones motoras, se trata del Síndrome de Guillain-Barré. La fisiopatología clásica del daño neural visto en el SGB es el mecanismo autoinmunitario postinfeccioso, una de las características de COVID-19, lo que favorece la posibilidad de este mecanismo es la ausencia del virus en el líquido cefalorraquídeo de la mayoría de los pacientes descritos con SGB y la respuesta aparentemente beneficiosa a la inmunoglobulina endovenosa14.

Muchos de los síntomas asociados a COVID-19 son similares al inicio del SGB entre ellos los ya comentados DNF y SFC los cuales suelen aparecer en un lapso de aproximadamente 4 semanas posteriores a la interacción del virus. La teoría se respalda en que el coronavirus puede invadir el neuroepitelio del tracto olfatorio; la hiposmia y la disgeusia afectan hasta al 50-85% de los pacientes con infección por SARS-CoV-2 y debido a que el virus favorece la respuesta inflamatoria del organismo se corre el riesgo de una discapacidad de SGB de ≥ 3 en 71.4% de los pacientes que se identificaron con SGB relacionado con Sars-CoV-215.

El síndrome post-COVID es una entidad patológica con una prevalencia del 43%, que involucra trastornos físicos y cognitivos persistentes más allá del tiempo en que se da por finalizada la fase aguda. Los pacientes mantienen síntomas o signos de enfermedad por semanas o meses, las secuelas post-COVID varían, entre los síntomas mencionados son; mareos, cefalea, anosmia, astenia, fatiga, mialgia, artralgias, parestesias, náuseas, mareos, tinnitus, disfonía y contracturas musculares, atrofia, debilidad muscular, disautonomía. Ya que es un virus neurotrópico, los pacientes presentaban enfermedades del sistema nervioso central (SNC), sistema nervioso periférico (SNP) o síntomas del músculo esquelético, así como enfermedad cerebrovascular aguda, con ataxia, epilepsia y, mononeuritis multiple, síndrome de Guillain-Barré, meralgia parestésica y mielitis desmielinizante y son frecuentes entre los supervivientes los elevados niveles de estrés, particularmente entre los profesionales de la salud16,17.

Literatura reciente, se divide a la enfermedad en dos categorías: COVID-19 sintomático subagudo o continuo, que incluye síntomas y anomalías. Presente de 4 a 12 semanas después del COVID-19 agudo. Síndrome crónico o post-COVID-19, que incluye síntomas y anomalías que persisten o están presentes más allá de las 12 semanas del inicio del COVID-19 agudo y no atribuibles a diagnósticos alternativos. Los posibles efectos a largo plazo del síndrome post-COVID asumirán una importancia cada vez mayor a medida que un número creciente de pacientes tratados sean dados de alta, aplicando una carga para los sistemas de salud. Algunos autores consideran que el personal sanitario que atiende directamente a los pacientes con COVID-19 sufre estrés por el temor a infectarse y que este puede producir daños sobre su salud. Si los mecanismos de ajuste psicológicos no compensan la situación, pueden sufrir de síndrome de burnout o trastorno de estrés postraumático18,19.

Los efectos psiquiátricos del síndrome post-COVID; ansiedad, depresión, labilidad emocional, lenguaje verborreico, euforia, confusión, irritabilidad, síntomas relacionados con estrés postraumático, trastorno obsesivo compulsivo, paranoide, delirio, niebla mental, dificultad de concentración, cognitivas y del sueño son las quejas más frecuentes y prolongadas20.

En contexto nacional aplica la carta magna, el artículo 123 fracción A: los empresarios serán responsables de los accidentes del trabajo y de las enfermedades profesionales, de los trabajadores, sufridas con motivo o en ejercicio de la profesión o trabajo que ejecuten. La Ley Federal de Trabajo en el artículo 472, 475, 476, 477, 513, la Ley de Seguro Social 41,42,43, habla de riesgo de trabajo y enfermedades trabajo21-23.

Se menciona en el reglamento de prestaciones médicas del seguro social en su artículo 19 donde a través de Salud en el Trabajo, proporcionará a los patrones, la información correspondiente a la calificación de un accidente o enfermedad como profesional. El artículo 20, 21, hace alusión de la prevención de accidentes y enfermedades de trabajo, vigilancia epidemiológica en las empresas24.

En el Reglamento federal de seguridad y salud en el trabajo, menciona condiciones inseguras, peligrosas, contaminantes del ambiente laboral, control, diagnóstico de seguridad y salud en el trabajo, equipo de protección personal, espacio confinado, factores de riesgo psicosocial: personal ocupacionalmente expuesto, riesgo, riesgo grave, sustancias químicas peligrosas de lo referente25.

Norma Oficial Mexicana NOM-033-STPS-2015, Condiciones de seguridad para realizar trabajos en espacios confinados. Establecer las condiciones de seguridad para proteger la integridad física y la vida de los trabajadores que realizan trabajos en espacios confinados, así como prevenir alteraciones a su salud26.

NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención que sirve para Establecer los elementos para identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial, así como para promover un entorno organizacional favorable en los centros de trabajo27.

Norma Oficial Mexicana NOM-017-STPS-2008, Equipo de protección personal-selección, uso manejo en los centros de trabajo donde establece los requisitos mínimos para que el patrón seleccione, adquiera y proporcione a sus trabajadores, el equipo de protección personal correspondiente para protegerlos de los agentes del medio ambiente de trabajo que puedan dañar su integridad física y su salud28.

Los trabajadores de la salud (TDS) es considerado como uno de los grupos con mayor riesgo en especial trabajando en entornos hospitalario de exposición un Infección por COVID-19, se especuló que la infección por TDS podría contribuir potencialmente el exacerbar la cadena de transmisión en hospitales y fuera de ellos. Los factores de riesgo involucrados en la adquisición de la infección; dinámica de transmisión entre los TDS, complicaciones observadas y resultados de la infección. Quienes presentaron el riesgo máximo, fueron aquellos involucrados en procedimientos que generan aerosoles respiratorios, incluso dentro de los departamentos respiratorios, departamentos de control de infecciones, UCI y quirúrgicos29.

Debido a la presencia de EPP se llegaron a presentar casos de cefalea por compresión externa (CCE) Los tipos más comunes de EPP utilizados fueron las mascarillas N95, las caretas faciales y las gafas. Observamos que la combinación de gafas + mascarillas N95 tuvo una asociación significativa con el desarrollo de cefalea relacionada con EPP (CREPP). Cierto porcentaje informaron de que el dolor afectó a su capacidad para trabajar y tuvo que quitarse el EPP debido al dolor. Esto tiene enormes implicaciones en la calidad de vida de los trabajadores que utilizan EPP30.

Como en el trabajo español de Herrero, Ramírez y Rueda donde existe un interés en identificar factores pronósticos, que permitan estratificar el riesgo. En ámbito laboral interesa destacar la vulnerabilidad del trabajador frente a la infección, es decir la probabilidad de ser afectado por el virus con riesgo superior al normal y con consecuencias más graves, ya sea como resultado de la susceptibilidad mayor a los efectos del virus, o por un nivel de exposición superior a la media. Se considera de utilidad incluir en la valoración: aspectos personales de la persona que trabaja, enfermedades previas y su grado de control, aspectos laborales y las opciones de gestión preventiva de las empresas31.

JUSTIFICACIÓN

En la república mexicana las cifras del 27° informe epidemiológico de la situación de COVID-19 dirección de información epidemiológica, 19 de julio de 2021 reporta casos notificados a SISVER un total de acumulados, que para este corte de información ascienden a 2,664,444 los cuales incluyen casos y defunciones con asociación o dictaminación clínica-epidemiológica desde la semana epidemiológica 1 del 2020 comprendida en febrero de ese mismo año a la semana 29 de 2021 en julio de ese año, siendo casos positivos a COVID-19 por entidad de notificación el 11° lugar a Veracruz con 702572.6 sin haber distinción de ser riesgos de trabajo.

Los médicos con entorno laboral de COVID-19 que llegaron a presentar síntomas, llamar la atención que las manifestaciones neurológicas y psiquiátricas sean presentadas en una enfermedad principalmente que es de índole respiratorio, esta enfermedad interrumpió sus actividades labores en trabajadores del área ya que considera como riesgo por la legislatura laboral de nuestro país.

Obteniendo los resultados contribuir a la investigación en el ramo de medicina laboral, neurología, y psiquiatría acerca de las consecuencias de COVID-19. Así con esto podremos beneficiar a derechohabientes del IMSS para evaluaciones futuras.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Siendo el IMSS uno de los mayores proveedores de seguridad social, sus trabajadores se exponen a muchas situaciones que comprometen su integridad física y debido a la pandemia de COVID-19, por el gran número pacientes que presentan esta enfermedad en nuestra institución, implicó una mayor actividad laboral, por tanto es importante conocer el resultado como riesgo de trabajo en los trabajadores, conocer acerca de los síntomas neurológicos y/o psiquiátricos, ya que no solo implica un compromiso pulmonar sino también identificar cuáles son los principales efectos de esta patología, a fin de implementar legislatura laboral para beneficio mutuo de patrón/trabajador.

En la literatura se ha reportado que los efectos en trabajadores de la salud son quienes presenta mayor riesgo de presentar efectos neurológicos o psiquiátricos, dividiendo estas en tangibles y no tangibles, con un consecuente aumento en el deterioro de la calidad de vida del trabajador y tratamiento multidisciplinario (neurología, psiquiatría, psicología, rehabilitación) lo cual repercute a varios niveles como los son, el laboral, familiar, económico y social. Siendo el Instituto Mexicano del Seguro Social un proveedor de servicios de salud a nivel nacional y las personas de mayor riesgo, los trabajadores de la salud, aumentaría el incremento de la incidencia, morbilidad, o consulta y por ende un mayor gasto. Por lo que es importante conocer cuáles son los principales efectos neurológicos y/o psiquiátricos de COVID-19 en los profesionales de la salud a fin de realizar mejoras en ambiente laboral o estrategias para atender secuelas.

¿Cuáles son los diagnósticos neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 en médicos y personal de enfermería calificados como: si enfermedad de trabajo?

OBJETIVOS

Objetivo general:

Identificar los síntomas neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 en médicos y personal de enfermería calificados como: si enfermedad de trabajo.

Objetivos específicos:

  • Identificar las características sociodemográficas de los trabajadores médicos y personal de enfermería con contrato de base contagiado de COVID con ST-9 calificada como: si enfermedad de trabajo.
  • Determinar el porcentaje de trabajadores médicos y personal de enfermería con contrato de base contagiada de COVID con ST-9 calificada como: si enfermedad de trabajo.
  • Conocer el método diagnóstico por el cual los médicos y personal de enfermería fueron diagnosticados de COVID-19.
  • Identificar a los médicos y personal de enfermería asintomático o sintomático de COVID-19 reportado en el expediente.
  • Identificar la persistencia de los síntomas neurológicos y psiquiátricos de en temporalidad de 14, 21 y 28 días de trabajadores médicos y personal de enfermería.

 

HIPÓTESIS

H1 Los diagnósticos neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 son persistentes más allá del tiempo en que se da por finalizada la fase aguda en médicos y personal de enfermería calificados como: si enfermedad de trabajo.

H0 Los diagnósticos neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 no son persistentes más allá del tiempo en que se da por finalizada la fase aguda en médicos y personal de enfermería calificados como: si enfermedad de trabajo.

MATERIAL Y MÉTODO

Diseño del estudio:

Estudio, transversal, descriptivo, observacional, retrolectivo.

Universo del trabajo:

Médicos y personal de enfermería del Instituto Mexicano del Seguro Social del Hospital General Regional Orizaba N°1 correspondiente a la Delegación Sur del estado de Veracruz.

Población de estudio:

El censo establecido de los pacientes es de 235 médicos (médico no familiar, médico familiar, médico general) y 525 personal de enfermería (auxiliar, general, especialista y jefe) de base que laboraron en el Hospital General Regional Orizaba N°1 para un total de 760

Tipo de muestra:

Muestreo no probabilístico a conveniencia. Todos los médicos y enfermeras del Instituto Mexicano del Seguro Social adscritos al Hospital General Regional No 1 febrero del 2020 a julio de 2021.

Selección de la muestra:

Tomando como base el censo de trabajadores con categoría de médico y enfermera con sus respectivas variantes y la prevalencia del síndrome post-COVID se consideró como muestra a un total de 252 trabajadores, utilizando la fórmula para poblaciones finitas:

N=(N x Za2 x p x q )/ (d2 (N-1 + Za2 x p x q))

N= universo

Za2=valor de Z

p = porción (estimado)

q= 1-p

d=0.05 (precisión)

n= 760(1.96)2 x0.43×0.57

((0.05)2 x 759)+((1.96)2 x0.43 x 0.57)

n=760 x3.8416 x0.43 x 0.57

(1.8975) + (0.9415)

n= 715.59

2.83

n=252

Tiempo a desarrollarse el estudio:

Durante enero a septiembre de 2023.

Criterios de inclusión:

1.- Expedientes de pacientes trabajadores del Hospital General Regional Orizaba N°1 con ST-9 calificada como si enfermedad de trabajo

2.- Cualquier sexo.

3.- Edad mayor a 18 años.

4.- Personal médico adscrito con contrato de base que labore en Hospital General Regional Orizaba N°1.

6.- Que en el expediente esté consignado el padecer COVID-19 por prueba rápida de COVID-19, PCR o mediante TAC.

Criterio de exclusión:

1.- Haber estado en periodo vacacional previo al diagnóstico de COVID-19

2.- Expedientes de trabajadores con diagnóstico previo de cefalea tensional, cefalea en racimos, migraña.

3.- Expedientes los cuales que hayan sido reportados o manifestado con diagnóstico psiquiátricos de ansiedad, trastorno depresivo mayor, síndrome de estrés postraumático.

Criterio de eliminación:

1.- Ausencia de expediente en el Hospital General Regional Orizaba N°1.

Variables independientes.

Variables dependientes, véase en anexos.

ASPECTOS ÉTICOS

La presente investigación se condujo de acuerdo con los lineamientos de Helsinki de 1962; cuyos contenidos fueron revisados en Tokio y en la reunión de Sídney en 2004. En cuanto al marco político, el protocolo de investigación está apegado a lo estipulado a la Constitución Política, en la Ley General de Salud título Quinto Investigación para la Salud y el Reglamento en Materia de Investigación para la Salud, la Norma Técnica Número 313, 314 y 315

Según el reglamento de la Ley General de Salud en materia de Investigación para la Salud título 2 de los aspectos éticos de la investigación en seres humanos Capítulo 1, artículo 17, fracción 2.

De acuerdo a la Ley General de Salud en materia de investigación la presente investigación se considera riesgo menor al mínimo ya que no se realizará intervención alguna en seres humanos y la información se obtendrá de expedientes clínicos de Salud en el Trabajo mediante cuestionarios para obtener los datos necesarios. Por lo que no requiere consentimiento informado.

Nuestra investigación de acuerdo con el Artículo 17 del Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Investigación es considerada como una investigación sin riesgo.

Investigación sin riesgo: Son estudios que emplean técnicas y métodos de investigación documental retrospectivos y aquéllos en los que no se realiza ninguna intervención o modificación intencionada en las variables fisiológicas, psicológicas y sociales de los individuos que participan en el estudio, entre los que se consideran: cuestionarios, entrevistas, revisión de expedientes clínicos y otros, en los que no se le identifique ni se traten aspectos sensitivos de su conducta”.

Además, se respetarán los principios contenidos en el Código de Núremberg, la Declaración de Helsinki y sus enmiendas, el informe de Belmont, el código de reglamentos Federales de Estados Unidos.

Resultado del análisis estadístico:

A partir de la base de datos, donde se concentró la información se realizaron las revisiones de expediente clínico médico y administrativo, se identificaron los trabajadores con diagnóstico positivo de COVID que se hayan registrado mediante. Se recolectaron los pacientes que cumplen con los criterios de causa-efecto-trabajo-daño del año 2020 a 2022, revisando diagnóstico y número de días de incapacidad, se realizó captura de los hallazgos de los síntomas neurológicos y psiquiátricos, así como su tiempo de duración. La información obtenida fue capturada una hoja de recolección de datos, agrupada en una base de datos, por lo cual se procesó utilizando GraphPad Pris 8 estadística descriptiva y describiendo los resultados en frecuencia, porcentajes y medidas de tendencia central.

RESULTADOS

De una muestra total de 252 trabajadores enfermos de COVID-19, lo cuales todos fueron calificados como, si de trabajo, se lograron identificar las siguientes características sociodemográficas de los trabajadores médicos y personal de enfermería con contrato de base, los cuales se reporta que la edad mínima del observada en un trabajador fue de 20 años y la edad máxima de 62 años, la edad media 37, desviación estándar -+9. Véase gráfica 1 en anexos. La edad media encontrada en este trabajo fue de 37 años.

De los 252 profesionales de la salud del Instituto Mexicano de Seguro que se contagiaron de COVID-19 y fueron calificados los riesgos de trabajo, como si de trabajo, entre médicos y personal de enfermería el sexo más afectado fue el femenino con 170 (67.5%) y en el sexo masculino fueron 82 (32.5%). Véase gráfica 2 en anexos. El sexo más afectado en fue el femenino con 67.5 %. Dentro de nuestro grupo de estudio se observaron al personal sanitario pertenecientes a la categoría de médicos y enfermeras, con contrato de base, clasificando de la siguiente manera, según el contrato colectivo de trabajo; Médicos no familiares 103 (40.9%), médico general 3 (1.2%) y medico no familiar 1(0.4%). De la categoría de enfermería: enfermera general 81 (32.1%), enfermería auxiliar 48(19%), enfermeras especialistas 8 (3.2%) y jefe de enfermería 8 (3.2%). Véase gráfica 3 en anexos. Los profesionales de la salud más afectados por COVID-19 fueron el personal de enfermería con un total de 145. De los 252 trabajadores quienes contaban con contrato de base, el 100% fueron calificados como, si enfermedad de trabajo y para sustentar el efecto-trabajo-causa-daño, se realizaron pruebas diagnósticas las cuales se basaron en; prueba rápida o de antígenos 241 (95.6%), reacción de cadena de polimerasa 10(3.9%) y tomografía axial computarizada de tórax 1(0.5%). Véase gráfica 4 en anexos. El método diagnóstico más usado fue la prueba de antígenos.

Debido a lo inespecífico del cuadro clínico de la infección de COVID-19 que va desde una presentación asintomática a una afección de leve a severa, se evalúa la presentación clínica de los 252 profesionales de la salud, logrando identificar mediante lo reportado en el expediente, a los trabajadores asintomáticos 41 (16%) y los que sí presentaron síntomas 211 (83%). Véase gráfica 5 en anexos.

La presentación más común es sintomática.

Para fines de este trabajo se estudiaron síntomas neurológicos que hayan persistido por 14, 21 o 28 días según reportado en los expedientes de los trabajadores, se observó que la cefalea es el más persistente a los 14 días, al igual que la ageusia, síntomas que presentan un decremento conforme evoluciona la cuadro clínico y síntomas como fatiga, mareo y anosmia se observó un incremento en su persistencia conforme evoluciona el cuadro clínico. Véase tabla 1 en anexos. Véase gráfica 6 en anexos.

El síntoma neurológico más persistente a los 14 días fue la cefalea, el más persistente a los 21 y 28 días fue la fatiga.

Otro objeto de estudio de este trabajo fueron la persistencia de los síntomas psiquiátricos que se hayan presentado por 14, 21 o 28 reportados en los expedientes de los trabajadores, se identificaron que la ansiedad, confusión, depresión, pensamiento suicida y la amnesia se presentaron en decremento. Siendo la ansiedad el síntoma de mayor incidencia y el pensamiento suicida el de menor incidencia. Véase tabla 2 y gráfico 7 en anexos.

La persistencia de la ansiedad se observa a decremento, mientras que el resto de los síntomas llegan desaparecer conforme se presenta la historia natural de la enfermedad

De una muestra total de 252 trabajadores enfermos de COVID-19, los cuales todos fueron calificados como si de trabajo, encontramos 102 trabajadores presentaron persistencia de sus síntomas neurológicos y psiquiátricos. Siendo nuestro tema de interés la recopilación los siguientes síntomas por orden de frecuencia decreciente en síntomas neurológicos son; cefalea 22 (21.6%), fatiga 21 (20.6%), mareo 7 (6.9%) anosmia 6 (5.9%), ageusia 11 (10.8%). Respecto a trabajadores que presentaron síntomas psiquiátricos; ansiedad 18 (17.6%), confusión 6 (5.9%), depresión 5 (4.9%), amnesia 5 (4.9%) pensamiento suicida 1 (1%). Véase gráfico 8 en anexos

Porcentaje de los síntomas neurológicos y psiquiátricos que se presentaron por más de la historia natural de la enfermedad.

DISCUSIÓN

El riesgo de contagio de COVID-19 es mayor para ciertas ocupaciones, principalmente en quienes fueron la primera línea de respuesta a la emergencia, entre ellos los equipos médicos, como se menciona en el trabajo; Frente a la pandemia; Garantizar la Seguridad y Salud en el Trabajo un comunicado de la Organización Mundial del Trabajo. En la pandemia de COVID-19, países como Italia y China han informado de que los trabajadores sanitarios representan alrededor del 20% del total de casos confirmados como positivos.32 Los trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social, médicos y enfermeras la de primera línea que fueron el objeto de estudio de esta tesis, que presentaron riesgo de trabajo y que presentaron efectos neurológicos y psiquiátricos32, 33 como se mencionó en Más de 50 efectos a largo plazo del COVID-19: Una revisión sistemática y un metaanálisis por Sandra Lopez-Leon al año de 202120 norteamericano, se llegaron a reportar efectos directos neurológicos y psiquiátricos con posibles efectos a largo plazo, se encontraron datos como cefalea, fatiga, anosmia, ageusia, ansiedad, depresión amnesia y pensamiento suicida entre otros. El síndrome post-COVID involucra trastornos físicos persistentes, secuelas médicas y cognitivas como hace mención Una revisión del síndrome post-COVID persistente de Bryan Oronsky del 2021, americano20, se llegaron a presentar en los trabajadores de la salud, ejemplo de ello fueron alteraciones; cefalea (8-16%), fatiga (44%); hipogeusia (5.6%) e hiposmia (5.1%) y nuestro trabajo se observaron la incidencia de los mismo síntomas pero en porcentajes diferentes siendo cefalea 22 (21.6%), fatiga 21 (20.6%), mareo 7 (6.9%) anosmia 6 (5.9%), ageusia 11 (10.8%). La literatura en la cual se toma referencia reportó 21 trabajadores que tuvieron diagnósticos psiquiátricos nuevos. Alrededor del 40% de los casos se reportó depresión en Neurocovid-19: efectos del COVID-19 en el cerebro de Shadye Matar-Khali de 2022 en Panamericana, habiendo discrepancias entre la literatura y lo que se llegaron a encontrar en la población objetivo cual se observó un porcentaje ansiedad 18 (17.6%), depresión 5 (4.9%), amnesia 5 (4.9%), ya que en esta última cifra menores a la literatura citada34,35,36.

 

CONCLUSIONES

Se demostró que los síntomas neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 prevalecen más allá del tiempo en que se da por finalizada la fase aguda en médicos y personal de enfermería calificados como: si enfermedad de trabajo, persistieron más allá de lo referenciado en la historia natural de la enfermedad, pero la incidencia y persistencia no coincide con la literatura citada. En los hallazgos interesantes los trabajadores asintomáticos fueron cerca del 20%, la persistencia de los síntomas neurológicos es mayor que los psiquiátricos de manera cuantitativa, probablemente debido a los prejuicios que se tiene respecto al temor de los diagnósticos psiquiátricos y su estigma.

Esto es importante debido a que no se consideró de por el mismo proceso de la pandemia no poder ver la ST-9 de manera directa por el procedimiento, que fue cambiado hasta el mes de noviembre del año 2023.

De las adversidades que presentaron la realización de este trabajo fueron, la diversidad de los síntomas que referían los trabajadores al presentarlos y al estar en el expediente clínico, así como la presencia de los certificados de aval COVID lo cual interfirió con la realización de la ST-9.

Los riesgos de trabajo por infección de COVID-19 sigue y se seguirá presentando, esto es importante debido a que es una enfermedad de la cual se considera ya endémica, no exime de que se presente como riesgo de trabajo con sus respectivas complicaciones o secuelas, su máxima importancia reside en tipo de actividad laboral, así como en el ambiente que se desarrolle el trabajador.

Cronograma de actividades, véase en anexos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Bulut C, Kato Y. Epidemiology of COVID-19. Turk Journal of Medical Sciences 2020; 50: 563-570. doi:10.3906/sag-2004-172.
  2. Maguiña C, Gastelo R, Tequen A. El nuevo Coronavirus y la pandemia del COVID-19. Rev Med Hered. 2020; 31: 125-131.
  3. Zaragoza C, Paredes J, Gutierrez R, Escondrillas C, Rodríguez K. 27° Informe epidemiológico de la situación de COVID-19. Dirección general de epidemiología, Gobierno de México. 19 de Julio de 2021. 44p.
  4. Matías J, Gómez U, Montero P, Gómez P, Porta J, Matías JA, ¿Es esperable que haya cuadros neurológicos por la pandemia por SARS-CoV-2? Servicio de neurología,Instituto de Neurociencias, Hospital Clínico San Carlos. Madrid España 2020; 35(3): 170-175.
  5. Datta G, Miller N, Halcrow P, Khan N, Colwell T,Geiger J. SARS-CoV-2 S1 Protein Induces Endolysosome Dysfunction and Neuritic Dystrophy. Frontiers in Cellular Neuroscience 2021. doi: 10.3389/fncel.2021.777738.
  6. Orozco J, Marín D, Sánchez J. Manifestaciones neurológicas de la infección por SARS-CoV-2. SEMERGEN 2020 [Consultado 10 de enero del 2020]; 46 (S1):112-116.
  7. Moreno D, Arévalo M, Ferreire A, García R, Santibáñez R. Manifestaciones Neurológicas Asociadas a la Infección Por SARS-CoV-2: Una Neuro-Revisión de COVID-19. Rev Ecuat. Neurol. Vol 29, No 1. Ecuador; 2020. 10p
  8. Colombo D, Marchioni L, Tammaro A, Ralitsa G, Ippolito G, Zumia A. Neuropathology and Inflammatory Cell Characterization in 10 Autopic COVID-19 Brains. Cells 2021, 10, 2262. htttps://doi.org/10.3390/cells10092262
  9. Nalbandian A, Sehgal K, Gupta A, Madhavan M, McGroder C, Stevens J. Post-acute COVID-19 syndrome. Nature medicine. Vol 27, April 2021; 601-615. https://doi.org/10.1038/s41591-021-01283-z.
  10. Lopez-leon S, Wegman-Ostrosky T, Perelman C, Sepúlveda R, Rebolledo P, Villapol S. More than 50 Long-term effects of COVID-19: a systematic review and meta-analysis. Med Rxiv preprint. January 30, 2021.  https://doi.org/10.1101/2021.01.27.21250617
  11. Wildwing T, Holt Nicole. The neurological symptoms of COVID-19: a systematic overview of systematic reviews, comparison with other neurological conditions and implications for healthcare services. Ther Adv Chronic Dis, 2021, Vol. 12: 1–18. Disponible en https://doi.org/10.1177/2040622320976979.
  12. Nemani K, Li C, Olfson M, Blessing E, Razavian N, Chen J. Association of Psychiatric Disorders with Mortality Among Patients With COVID-19. JAMA Psychiatry. January 27, 2021.
  13. Dabrowska E, Galinska-Skok B. Waszkiewicz N. Depressive and Neurocognitive Disorders in the Context of the Inflammatory Background of COVID-19. Life 2021, 11, 1056. https://doi.org/10.3390/life11101056
  14. Zuberbühler P, Eugenia C, León L, Maximiliano F, Bonardo P, Miquelini A y otros. Síndrome de Guillain-Barré asociado a infección por COVID-19: revisión de casos publicados. Rev Neurol 2021; 72: 203-12 doi:10.33588/m.7206.2020487.
  15. López-Hernández J, Pérez-Valdez E, León-Manríquez E, Bazán-Rodríguez L, Galnares-Olalde J, Jorge-de Saráchaga A,et al. Guillain-Barré syndrome during COVID-19 pandemic: experience from a referral healthcare center in Mexico. Rev Neurol 2021; 73: 315-20. doi:10.33588/rn.7309.2021364.
  16. Rojo D, González D, Huaroto F, Curisinche M. Prevalencia, manifestaciones clínicas y factores asociados al desarrollo de COVID-19 de larga duración. Unidad de Análisis y Generación de Evidencias en Salud Pública (UNAGESP), Centro Nacional de Salud Pública, Instituto Nacional de Salud. Serie nota técnica COVID-19 No 022-2022. Cépac Yupanqui 1400 Jesús María, Lima 11 Perú. Abril de 2022. 17p.
  17. Oronsky B, Larson C, Hammond T, Oronsky A, Kesari S, Lybeck M, Reid T. Una revisión del síndrome post-COVID persistente (PPCS). Clinical Reviews in Allergy & Immunology, doi.org/10.1007/s12016-021-08848-3, 28 de enero,2021. 15p.
  18. Granizo A, Ávila J, Santafé I,Garófalo A. Síndrome de COVID-19 post-agudo. RECIAMUC. Quito, Ecuador. 31 de agosto de 2021. Doi:10.26820/reciamuc/5.(3).agosto.2021.13-25.
  19. Carod-Artal F. Post-COVID-19 syndrome: epidemiology, diagnostic criteria and the pathogenic mechanisms involved. Rev Neurol 2021; 72: 384-96. doi: 10.33588/rn.7211.2021230.
  20. Bender J, Mendieta M, León R, Hernández L. Manifestaciones psiquiátricas en relación con la infección por el SARS-CoV-2. Anales de la Academia de Ciencias de Cuba; Vol 10, No 3. La Habana, Cuba (2020).
  21. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (México). 5 febrero 1917. Texto vigente. Última reforma publicada en el DOF 28-05-2021.
  22. Ley Federal del Trabajo (México). 1o de abril de 1970. Texto vigente. Última reforma publicada DOF 30-11-2012.
  23. Ley del Seguro Social (México). 21 de diciembre de 1995.Texto vigente. Última reforma publicada en el DOF 31-07-2021.
  24. Reglamento de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (México). 30 de noviembre de 2006. Texto vigente.
  25. Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo (México). 13 de noviembre de 2014. Texto vigente.
  26. Norma Oficial Mexicana NOM-033-STPS-2015, condiciones para realizar trabajos en espacios confinados (México). 31 de agosto de 2015.Texto vigente.
  27. Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-identificación, análisis y prevención (México). 23 de octubre de 2018. Texto vigente.
  28. Norma Oficial Mexicana NOM-017-STPS-2008, Equipo de protección personal-Selección, uso y manejo en los centros de trabajo (México). 9 de diciembre de 2008. Texto vigente.
  29. Gholamia M, Fawada I, Shadana S, Rowaieea R, Ghanema H, Hassan A. et al. COVID-19 and healthcare workers: A systematic review and meta-analysis. International Journal of Infectious Diseases 104 (2021) 335–346.
  30. Marfil-Rivera A, Marfil-Garza B, Fernández Luis. Cefalea asociada con el uso de equipo de protección personal durante la pandemia de COVID-19: una encuesta internacional. Revista neurológica. Monterrey, México. 2021; 73 (5): 151-164.
  31. Vicente M, Ramírez M, Rueda J. criterios de vulnerabilidad frente a infección COVID-19 en trabajadores. Rev. Asociación Española Especialista en Medicina del Trabajo. Junio 2020. Vol 29. Núm. 2 1-95.
  32. Organización Internacional del Trabajo (OIT). 2020. Frente a la pandemia: Garantizar la Seguridad y Salud en el Trabajo. Serie Seguridad y Salud en el Trabajo, Primera Edición, Ginebra 22, Suiza: OIT.
  33. Fonseca Muñoz Mauricio, Doralia López Gavis. COVID-19 como Enfermedad Laboral en personal de la Salud de los Países miembros de la Comunidad Andina de Naciones. Un estudio de Normativa Comparada. Rev Asoc Esp Med Trab • diciembre 2022, Vol 31, Núm. 4, 321-459
  34. Matar-Khalil S. Neurocovid-19: efectos del COVID-19 en el cerebro. Rev Panam Salud Publica [Internet]. 2022; 46:1–5. Disponible en: http://dx.doi.org/10.26633/rpsp.2022.108
  35. Arriola Torres LF, Palomino Taype KR. Manifestaciones neurológicas de COVID-19: Una revisión de la literatura. Neurol Argent [Internet]. 2020;12(4):271–4. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.neuarg.2020.07.005
  36. Carod-Artal FJ. Complicaciones neurológicas por coronavirus y COVID-19. Rev Neurol [Internet]. 2020;70(9):311–22. Disponible en: http://dx.doi.org/10.33588/rn.7009.2020179

 

ANEXOS

Variables dependientes:

Nombre de la variable. Definición conceptual. Definición operacional. Tipo de variable. Indicador o índice.
Edad. Tiempo transcurrido desde el nacimiento hasta el momento actual. Número de años vividos desde el nacimiento hasta el momento del registro. Cuantitativa discreta. 1.-20 años a 29 años

2.-30 años a 39 años

3.- 40 años a 49

4.- 50 años a 59

5.- mayores de 60 años

Categoría de puesto. Grupo profesional al que corresponde un empleado de acuerdo con la actividad o puesto de trabajo que desempeña, atendiendo a criterios establecidos en el convenio colectivo de aplicación de la empresa. Trabajador el cual firmó contrato indefinido bajo el contrato colectivo de trabajo IMSS. Cualitativa nominal politómica.

 

1.-médico no familiar

2.-médico familiar

3.-médico general

Prueba diagnóstica de COVID 19. Estudios paraclínicos que complementan o confirman un diagnóstico de enfermedades o padecimientos. Prueba realizada, ya sea mediante; prueba de detección de anticuerpos, prueba de reacción de cadena de polimerasa, o tomografía axial computada. Cualitativa nominal politómica. 1.-Prueba rápida.

2.-PCR.

3.-TAC.

Asintomático. Significa que no refiere síntomas. Trabajadores que se presumen sanos. Cualitativa nominal politómica. 1.-Si.

2.-No.

Nombre de la variable. Definición conceptual. Definición operacional. Tipo de variable y Escala de Medición Indicador o índice.
Cefalea. Sensación dolorosa localizada en la bóveda craneal, parte alta del cuello o nuca y mitad superior de la cara, variable en cuanto a intensidad, frecuencia y duración. Sensación dolorosa en cualquier parte del cráneo. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Fatiga o astenia. Sensación de agotamiento o disminución de la capacidad energética que el sujeto experimenta, generalmente tras la realización prolongada de una actividad o como consecuencia de un trabajo demasiado intenso. Poca o baja tolerancia a la realización de actividad física. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Mareo. Alteración del equilibrio en el que englobamos sensaciones desagradables de vacío en la cabeza, inseguridad e inestabilidad Sensación subjetiva de movimiento anormal. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Hiposmia. Disminución o déficit del sentido del olfato. Disminución de la capacidad olfativa. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Anosmia. Pérdida o disminución del sentido del olfato. Pérdida de la capacidad olfativa. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Hipogeusia. Sensibilidad gustativa disminuida. Disminución del gusto. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Ageusia. Pérdida del sentido del gusto. Pérdida del sentido del gusto. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Pensamiento suicida. Todos aquellos pensamientos que tiene un individuo referente a quitarse la vida de forma intencional y planificada. Pensamiento en el que el trabajador pretende quitarse la vida. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Ansiedad. Emoción que se experimenta en situaciones en las que el sujeto se siente amenazado por un peligro externo o interno. Sentimiento en que el trabajador se siente amenazado por un peligro externo o interno. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Depresión. Trastorno mental caracterizado fundamentalmente por un bajo estado de ánimo y sentimientos de tristeza, asociados a alteraciones del comportamiento, del grado de actividad y del pensamiento. Trastorno de ánimo caracterizado por un baja estima y sentimientos de tristeza, con alteraciones del comportamiento. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Confusión. Es la incapacidad para pensar de manera tan clara y rápida como uno normalmente lo hace. Incapacidad para pensar de manera ordenada, precisa y rápida. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

Amnesia. Pérdida total o parcial de la memoria que impide recordar o identificar experiencias o situaciones pasadas. Pérdida parcial de la memoria de manera temporal o permanente que impide recordar o identificar experiencias o situaciones pasadas. Cualitativa nominal dicotómica. 1.-Si.

2.-No.

 

Persistencia Duración o existencia de una cosa por largo tiempo. presencia por más de 14 días. cuantitativa discreta. 1.- 14.

2.- 21.

3.- 28.

 

Gráfica 1. Distribución de edad.

 

Gráfica 2. Distribución de la muestra de acuerdo al sexo.

 

Grafica 3. Distribución de ocupación.

 

Grafica 4. Método diagnóstico para COVID-19.

 

Gráfico 5. Presentación clínica.

Gráfico, Gráfico de barras Descripción generada automáticamente

 

Tabla 1 Persistencia de los síntomas neurológicos o long COVID.

Tabla 1 Persistencia de los síntomas neurológicos o long COVID.
Días Cefalea Fatiga Mareo Anosmia Ageusia
14 días 15 7 1 1 7
21 días 1 5 2 1 1
28 días 6 9 4 4 3

 

Grafica 6. Persistencia de síntomas neurológicos.

 

Tabla 2 Persistencia de los síntomas psiquiátricos o long COVID.

Tabla 2 Persistencia de los síntomas psiquiátricos o long COVID.
Días Ansiedad Confusión Depresión Pensamiento suicida Amnesia
14 días 11 4 2 1 5
21 días 1 1 0 0 0
28 días 6 1 3 0 0

 

Gráfico 7. Persistencia de síntomas psiquiátricos a 14, 21 y 28 días.

Gráfico Descripción generada automáticamente

 

Gráfico 8. Síntomas neurológicos en Long COVID.

Gráfico, Gráfico de barras Descripción generada automáticamente

 

Cronograma de actividades: Protocolo: Diagnósticos neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 en médicos y personal de enfermería calificados como; si enfermedad de trabajo.

ACTIVIDADES D E F M A M J J A S O N D E F
Revisión de literatura R
Pregunta de Investigación R
Marco teórico R
Justificación R
Planteamiento Del Problema R
Objetivos e Hipótesis R
Material y Métodos R
Variables R
Descripción general del estudio R
Muestra y análisis Estadístico. R
Consideraciones Ética R
Referencia bibliográfica R
Evaluación por el CLIS/CEI. R
Recolección de la información R
Captura de la información R
Análisis de la información R R
Redacción del escrito final R R
Revisión para probable publicación. P P

P= Programado R= Realizado

 

INSTRUMENTO DE RECOLECCIÓN DE DATOS:

Protocolo: Diagnósticos neurológicos y psiquiátricos de COVID-19 en médicos y personal de enfermería calificados como; si enfermedad de trabajo.

Hoja de captura de datos ________________________

Ficha de identificación ___________________________ Folio:________________________

Iniciales del participante ____________________

Número de seguridad social __________________

I Datos laborales:

  1. Medico no familiar
  2. Médico familiar
  3. Médico general
  4. Enfermera auxiliar
  5. Enfermera general
  6. Enfermera especialista
  7. Jefe de enfermería

II.- Método de diagnóstico de contagio en área COVID-19:

  1. Prueba rápida
  2. PCR
  3. TAC

III.- Presentó sintomatología de COVID-19:

  1. Si
  2. No

IV.- Cuál de los síntomas neurológicos persistió por más de 14 días:

A) Cefalea, C) Mareo F) Hipogeusia
>14 >21 >28 >14 >21 >28 >14 >21 >28
B) Fatiga E) Anosmia
>14 >21 >28 >14 >21 >28

V.- Cuál de los síntomas psiquiátricos persistió por más de 14:

  1. Ansiedad,
  1. Confusión
>14 >21 >28 >14 >21 >28
  1. Depresión
  1. Pensamiento suicida
>14 >21 >28 >14 >21 >28
  1. Amnesia
>14 >21 >28

 

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos