Importancia de identificación de paciente paliativo mediante codificación y registro informatizado

15 mayo 2024

AUTORES

  1. Elisa Aldea Molina. Médico de Urgencias. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  2. Violeta González Guillén. Médico de Urgencias. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  3. Patricia Alba Esteban. Médico de Urgencias. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  4. Cristian Blanco Torrecilla. Médico de Urgencias. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  5. Daniel García Arenaz. Médico de Urgencias Hospital. Royo Villanova. Zaragoza.
  6. Irune Albistur Lesmes. Médico de Urgencias. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.

 

RESUMEN

Se entiende como fase terminal de una enfermedad, aquella que transcurre desde la presentación de la misma y que no responde al tratamiento específico, hasta el momento de la muerte; la supervivencia del paciente es variable dentro de unos límites (días o meses) y se relación con el momento en el cual se establece el diagnóstico.

El momento de incluir a un paciente en un programa de cuidados paliativos depende de la habilidad profesional para reconocer cuándo una enfermedad no va a responder al tratamiento y únicamente queda la oportunidad del control de los síntomas y de atender a las medidas de confort del enfermo hasta que el proceso evolucione hasta la muerte.

La dificultad para detectar esta situación, más evidente en pacientes oncológicos y menos en los no oncológicos, hace que los pacientes sean, en general, incorporados tardíamente a los programas de cuidados paliativos.

Los flujos de entrada y de seguimiento de estos enfermos no están desarrollados suficientemente, lo que genera demandas y asistencias que en muchas ocasiones no resuelven adecuadamente el problema.

Quedaría así justificado el retomar los cuidados paliativos como grupo diferenciado dentro de la atención sanitaria sobre los cuales trabajar de forma programada.

La relación entre variables mostró que la identificación repercutió positivamente en la prescripción de opiáceos, disminución de visitas a urgencias menor número de fallecimientos fuera del hospital y extensión a enfermedades no oncológicas, también a un mejor manejo de la situación de las familias, aunque también disminuyeron los ingresos, el coste pudo aumentar debido al uso de hospitalización a domicilio.

PALABRAS CLAVE

Cuidados paliativos, enfermedad terminal, codificación.

ABSTRACT

The terminal phase of a disease is understood to be the phase that passes from its presentation and does not respond to specific treatment, until the moment of death; Patient survival is variable within certain limits (days or months) and is related to the moment in which the diagnosis is established.

The moment to include a patient in a palliative care program depends on the professional ability to recognize when an illness will not respond to treatment and there is only the opportunity to control the symptoms and attend to the patient’s comfort measures until that the process evolves until death.

The difficulty in detecting this situation, more evident in cancer patients and less so in non-oncology patients, means that patients are, in general, incorporated late into palliative care programs.

The intake and follow-up flow of these patients are not sufficiently developed, which generates demands and assistance that in many cases do not adequately resolve the problem.

It would thus be justified to return to palliative care as a differentiated group within health care on which I work on a scheduled basis.

The relationship between variables showed that identification had a positive impact on the prescription of opiates, a decrease in visits to the emergency room, a lower number of deaths outside the hospital and extension to non-oncological diseases, also a better management of the situation of the families, although they also decreased. income, the cost could have increased due to the use of home hospitalization.

KEY WORDS

Palliative care, terminal illness, coding.

DESARROLLO DEL TEMA

La Organización Mundial de la Salud define los cuidados paliativos como el cuidado integral y se refiere al control del dolor y otros síntomas, al abordaje de los aspectos psicológicos, sociales, espirituales y familiares que son fundamentales para la paliación y que están encaminados a mejorar la calidad de vida de los pacientes y su bienestar, así como la interrelación del equipo médico con los familiares. La Asociación Española de Cuidados Paliativos define la enfermedad terminal como la presencia de enfermedad avanzada, grave, progresiva e incurable y la falta de oportunidades razonables para responder a determinados tratamiento1. Teniendo en cuenta estos dos conceptos se puede afirmar que los profesionales sanitarios tenemos escasa formación y recursos para decidir si un paciente está ya en situación terminal. Esto es más complicado en las enfermedades no oncológicas. La necesidad de incluir de una forma temprana a los pacientes en un programa de cuidados paliativos facilita a los profesionales la toma de decisiones2, mejora la calidad de la asistencia de estos enfermos y alivia a las familias una vez que asimilan la situación.

El momento de incluir a un paciente en un programa de cuidados paliativos depende de la habilidad profesional para reconocer cuándo una enfermedad no va a responder al tratamiento y únicamente queda la oportunidad del control de los síntomas y de atender a las medidas de confort del enfermo hasta que el proceso evolucione hasta la muerte.

La dificultad para detectar esta situación, más evidente en pacientes oncológicos y menos en los no oncológicos, hace que los pacientes sean, en general, incorporados tardíamente a los programas de cuidados paliativos.

Actualmente, existen múltiples herramientas diagnósticas y de pronóstico disponibles (http://eprognosis.ucsf.edu), que se crearon inicialmente para pacientes con cáncer, pero que, posteriormente, fueron adaptadas también para las enfermedades no oncológicas.

Las escalas más antiguas y conocidas son la de Karnofsky y el índice de Zubrod o performance status ECOG (Eastern Cooperative Oncology Group). Sin embargo, en los últimos años la más utilizada es la escala funcional paliativa (Palliative Performance Scale, PPS) que ha acumulado mayor evidencia y cuyo empleo se recomienda3-5.

Los objetivos son difundir el código V66.7/CIAP codificación definitoria de paciente subsidiario de cuidados paliativos. Se trata de diagnóstico secundario definido como asistencia al final de la vida, asistencia terminar y tratamiento paliativo (Programa de Cuidados Paliativos Aragón)

Incluir este código en los informes de alta de manera homogénea en los diferentes centros de Atención Especializada (HP Doctor) y bases de datos (OMI) de Atención Primaria.

Incrementar la calidad de registro de los pacientes con cuidados paliativos en el sector I de Zaragoza.

Material y métodos para la mejora:

Difusión e información a los profesionales de los diferentes niveles asistenciales (AP, AE, Urgencias 061) de la necesidad de codificación mediante el código V66.7/CIAP A99) a todo paciente diagnosticado con enfermedad de carácter terminal

Se realizó al respecto formación de los profesionales a través de sesiones clínicas tanto en Hospitales como en Centros de Salud.

Se elaboró un registro informatizado que permitió la identificación del paciente como paliativo a través de dicho código

Se incluyó este registro en la Intranet del Sector I como herramienta de captación del paciente paliativo y como recurso informativo de la situación y evolución del mismo entre niveles asistenciales.

 

CONCLUSIONES

Gracias a dicha codificación se incrementó la identificación de la población diana. La relación entre variables mostró que la identificación repercutió positivamente en la prescripción de opiáceos, disminución de visitas a urgencias menor número de fallecimientos fuera del hospital y extensión a enfermedades no oncológicas, también a un mejor manejo de la situación de las familias, aunque también disminuyeron los ingresos, el coste pudo aumentar debido al uso de hospitalización a domicilio.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. 1.Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL). Guía de cuidados paliativos [internet]. 2014. Disponible en: https://cmvinalo.webs.ull.es/docencia/Posgrado/8-CANCERYCUIDADOS-PALIATIVOS/guiacp.pdf [ Links ]
  2. Lara, S.A., Tamayo, V.A. y Gaspar, C.S. (2006). Manejo del paciente terminal. Cancerología, 1, 283-295.
  3. 3.Kao YH, Chiang JK. Effect of hospice care on quality indicators of end-of-life care among patients with liver cancer: a national longitudinal population-based study in Taiwan 2000-2011. BMC Palliat Care. 2015; 14: 39. [ Links ]
  4. Gómez-Batiste X, Martínez-Muñoz M, Blay C, Amblàs J, Vila L, Costa X, et al. Identifying patients with chronic conditions in need of palliative care in the general population: development of the NECPAL tool and preliminary prevalence rates in Catalonia. BMJ Support Palliat Care. 2013; 3(3): 300-8. [ Links ]
  5. Thomas K. Prognostic Indicator Guidance (PIG): the gold standards framework centre in end of life care cic [internet]. 4th edition. London. 2011. Disponible en: https://www.goldstandardsframework.org.uk/cd-content/uploads/files/GeneralFiles/PrognosticIndicatorGuidanceOctober2011.pdf [ Links ]

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos