La infección ocular: conjuntivitis

11 abril 2024

AUTORES

  1. Sonia Tormo Bozal. Enfermera HRV Zaragoza.
  2. María Del Rosario Palomo Medina. TCAE HRV Zaragoza.
  3. Carmen María Ricón Freitas. TCAE HUMS Zaragoza.
  4. Silvia Santos Longás. TCAE HRV Zaragoza.
  5. Andrea Arregui Cortés. Enfermera Zaragoza.
  6. Isabel Cortes Moros. Celadora HNSG Zaragoza.

 

RESUMEN

La conjuntivitis viral es una inflamación de la conjuntiva, la membrana transparente que recubre la parte blanca del ojo y el interior de los párpados. Es una de las formas más comunes de conjuntivitis y puede ser muy contagiosa. En la mayoría de los casos, la conjuntivitis viral es una afección leve que desaparece por sí sola en unos días, pero en ocasiones puede requerir tratamiento médico para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones.

PALABRAS CLAVE

ojos, infección ocular, infección vírica, conjuntivitis.

ABSTRACT

Viral conjunctivitis is an inflammation of the conjunctiva, the transparent membrane that lines the white part of the eye and the inside of the eyelids. It is one of the most common forms of conjunctivitis and can be very contagious. In most cases, viral conjunctivitis is a mild condition that goes away on its own within a few days, but sometimes it may require medical treatment to relieve symptoms and prevent complications.

KEY WORDS

eyes, eye infection, viral infection, conjunctivitis.

DESARROLLO DEL TEMA

La conjuntivitis viral es una inflamación de la conjuntiva, la membrana transparente que recubre la parte blanca del ojo y el interior de los párpados. Es una de las formas más comunes de conjuntivitis y puede ser muy contagiosa. En la mayoría de los casos, la conjuntivitis viral es una afección leve que desaparece por sí sola en unos días, pero en ocasiones puede requerir tratamiento médico para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones.

La conjuntivitis viral puede ser causada por una variedad de virus, siendo los más comunes el adenovirus y el herpes simplex. Estos virus pueden ser transmitidos de persona a persona a través del contacto directo con el ojo o con objetos contaminados, como toallas, pañuelos o lentes de contacto. También puede propagarse a través de gotas de saliva o secreciones nasales de una persona infectada.

Los signos y síntomas de la conjuntivitis varían, dependiendo de la causa, y entre ellos destacan:

  • Rojez en el blanco del ojo.
  • Inflamación de los párpados.
  • Picor de ojos.
  • Sensación de aspereza, como de tener algo en el ojo.
  • Secreción que puede originar costras en las pestañas por la mañana (la mayoría de las secreciones son claras, pero la conjuntivitis bacteriana origina unas secreciones amarillentas/verdosas).
  • Aumento de la cantidad de lágrimas.
  • Sensibilidad a la luz.
  • También es posible experimentar visión borrosa o sensación de cuerpo extraño en el ojo1.

 

Estos síntomas suelen ser más pronunciados en un ojo que en el otro y pueden variar en intensidad a lo largo del día.

El diagnóstico de la conjuntivitis viral se basa en la evaluación de los síntomas y en la observación del ojo por parte de un médico. En algunos casos, puede ser necesario realizar pruebas adicionales, como un cultivo de la secreción ocular, para identificar el virus específico que está causando la infección. Esto puede ser útil para determinar el tratamiento más adecuado.

El tratamiento de la conjuntivitis viral suele ser sintomático y se centra en aliviar el malestar causado por los síntomas. Esto puede incluir el uso de compresas frías para reducir la hinchazón y el enrojecimiento, lágrimas artificiales para aliviar la sequedad y la irritación, y medicamentos para reducir la inflamación, como los corticosteroides en casos graves. En algunos casos, los médicos pueden recomendar el uso de antivirales tópicos para acelerar la recuperación2,3.

Si por algo se caracteriza la conjuntivitis vírica es por la facilidad de contagio ya que se propaga por el contacto y tiene una ventana de contagio muy alta (entre siete y catorce días). De hecho, basta con tocar una superficie u objeto, que antes haya tocado la persona afectada con conjuntivitis, y luego pasar la mano por los ojos para que se transmita. Por eso la higiene es fundamental, tanto para quienes la padecen como para las personas que están cerca de la persona afectada:

  • Extremar la higiene y lavarse siempre las manos antes de llevarlas a los ojos, indicado sobre todo a personas próximas a pacientes con conjuntivitis y portadores de lentes de contacto.
  • Reducir en la medida de lo posible la exposición al sol.
  • Utilizar gafas de sol homologadas con filtro solar para rayos UV.
  • No compartir toallas, sábanas, ropa, productos cosméticos, ni el protector solar para la cara.
  • No frotarse los ojos2.

 

Además, es importante evitar el contacto cercano con otras personas mientras se tenga conjuntivitis viral y mantenerse en casa hasta que los síntomas hayan desaparecido por completo. Si se utilizan lentes de contacto, es recomendable dejar de usarlos hasta que la infección se haya curado, ya que estos pueden contener el virus y propagarlo aún más.

En la mayoría de los casos, la conjuntivitis viral desaparece por sí sola en unos días y no deja secuelas permanentes en la visión. Sin embargo, en casos más graves, la infección puede prolongarse durante varias semanas o incluso meses, lo que puede requerir un seguimiento más estrecho por parte de un médico especialista3.

 

CONCLUSIÓN

La conjuntivitis viral es una afección común que afecta la membrana transparente que recubre el ojo y los párpados. Causada por virus como el adenovirus o el herpes simplex, esta infección puede ser muy contagiosa y causar síntomas como enrojecimiento, picazón, secreción y sensibilidad a la luz. Si bien la mayoría de los casos son leves y se resuelven por sí solos, en ocasiones puede ser necesario un tratamiento médico para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones. Seguir medidas de precaución y mantener una buena higiene ocular son clave para prevenir la propagación de la infección. Si se presentan los síntomas característicos de la conjuntivitis viral, es importante consultar a un médico para recibir un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. García J, García V. Conjuntivitis en la infancia. En: Mengual E y Hueso JR. Actualización en Oftalmología Pediátrica. Badalona: Euromedice; 2003. p. 55-68.
  2. González Calvete L, Vidal Tanaka S, Iñesta Mena C, Lagunilla Herrero L. Conjuntivitis recurrente de causa no aclarada. ¿Hipertiroidismo?. Rev Pediatr Aten Primaria. 2017; 19:163-6.
  3. Villada Casaponsa, JR., Acebal Bernal, M., Lledó Pérez, C., López González, A. Cuidados de enfermería al paciente oftalmológico. Alicante. Altabán ediciones.p.27-41.

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos