La prótesis inversa de hombro en la rotura irreparable del manguito rotador. Comunicación breve.

18 enero 2024

AUTORES

  1. Alba Román Cuartero. Graduada en Fisioterapia. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

Paul Grammont desarrolló la prótesis inversa de hombro solucionando los problemas obtenidos con las prótesis anteriores, ya que permitía medializar y descender el centro de rotación articular.

Ésta supuso una opción de tratamiento para pacientes con rotura masiva irreparable del manguito rotador, puesto que por su biomecánica permite aumentar el brazo de palanca del deltoides, favoreciendo su activación, intentando así suplir la función del manguito.

Es importante comenzar cuanto antes el tratamiento rehabilitador tras la cirugía para poder obtener resultados óptimos.

PALABRAS CLAVE

Prótesis de hombro, manguito de los rotadores, músculo deltoides.

ABSTRACT

Paul Grammont developed the reverse shoulder prosthesis, solving the problems obtained with previous prostheses, as it allowed the center of joint rotation to be medialized and lowered.

This was a treatment option for patients with massive irreparable rupture of the rotator cuff, since due to its biomechanics it allows the lever arm of the deltoid to be increased, favoring its activation, thus trying to replace the function of the cuff.

It is important to begin rehabilitation treatment after surgery as soon as possible to obtain optimal results.

KEY WORDS

Shoulder prosthesis, rotator cuff, deltoid muscle.

DESARROLLO DEL TEMA

La prótesis de hombro se concibió como la mayor parte de prótesis articulares, para el tratamiento de los procesos degenerativos de la articulación, sin embargo, el hombro, por su compleja arquitectura y biomecánica, está expuesto a otra complicación que no presentan el resto de las articulaciones, la rotura de los tendones del manguito rotador.

La rotura del manguito de los rotadores determina inestabilidad articular, produciendo elevación y migración proximal del húmero, que impacta contra el acromion. Dicho contacto anormal puede producir desgaste del troquiter y erosión de la superficie inferior cóncava del acromion, fomentando la aparición de artrosis.

En 1985 Paul Grammont presentó un nuevo concepto de artroplastia, la prótesis inversa de hombro semiconstreñida, como posible solución para el tratamiento de aquellos pacientes de edad avanzada con rotura irreparable del manguito de los rotadores de hombro.

Con este nuevo concepto de prótesis se puso solución a las complicaciones obtenidas hasta el momento con las convencionales, que se debían fundamentalmente a un aflojamiento del componente glenoideo, por un cambio continuo del centro de rotación de la articulación y cargas excéntricas sobre dicho componente1.

La prótesis inversa supone un cambio en la anatomía normal del hombro, de forma que el húmero se convierte en una concavidad y la glenoide en una esfera, proporcionando un fulcro estable para la articulación glenohumeral2.

Esa modificación anatómica determina un cambio en la biomecánica del hombro, permitiendo medializar y descender el centro de rotación articular, aumentando así el brazo de palanca del deltoides y fomentando mayor activación de sus fibras anteriores y posteriores. De este modo, junto con los músculos de la escápula, se compensa la inactividad del manguito rotador.

La indicación más evidente de la prótesis inversa de hombro es una rotura masiva irreparable del manguito de los rotadores en pacientes mayores de sesenta años que cursa con dolor intenso localizado en el hombro y limitación importante de la movilidad articular, sin poder alcanzar los 80º de flexión frontal, así como suficiente reserva ósea para implantar el componente glenoideo1,2.

Sin embargo, la prótesis inversa puede estar indicada en otras patologías, como una fractura compleja de húmero proximal (sobre todo en mayores de 75 años), artrosis glenohumeral severa, tumores proximales de húmero, artroplastia de revisión.

Es preciso tener en cuenta que no todas las roturas masivas son irreparables, según estudios publicados, la prevalencia de rotura masiva irreparable es del 40% de todas las roturas del manguito rotador. Y tiene mayor incidencia en el sexo femenino, en edades superiores a los 65 años2,3.

El diagnóstico temprano de la rotura masiva del manguito rotador es fundamental para un tratamiento eficaz y una pronta recuperación, ya sea con terapia conservadora o, en casos más severos cuando es irreparable, con prótesis inversa de hombro.

Tras la cirugía, se requiere un tratamiento rehabilitador adecuado que incluirá:

  • Un periodo de inmovilización con cabestrillo en rotación interna, que permitirá a los tejidos repararse tras la intervención.
  • Un programa de fisioterapia personalizado, con ejercicios de movilidad y fortalecimiento para restaurar la función del hombro. Éste se realizará por etapas, comenzando con los ejercicios más suaves y avanzando gradualmente:
  • Movimientos pendulares desde el primer día del postoperatorio, al principio con el brazo libre y posteriormente incorporando algo de peso, para ayudar a decoaptar en cierto modo.
  • Movilidad pasiva entre la primera y tercera semana postoperatoria, haciendo hincapié en todos los rangos de movimiento, sobre todo en flexión y abducción.
  • Movilidad activa entre la segunda y cuarta semana tras cirugía, comenzando con movimientos activo-asistidos en todos los planos.
  • Potenciación muscular entre la tercera y doceava semanas, incrementando progresivamente las resistencias o pesos, y fortaleciendo de esta forma todos los músculos del complejo articular, e incidiendo en las tres porciones del músculo deltoides puesto que será quien active a partir de este momento fundamentalmente la articulación 1,4.

 

Hasta el momento, salvo casos de complicaciones por inestabilidad e infección, los resultados de la prótesis inversa de hombro en la rotura irreparable del manguito rotador han sido satisfactorios controlando el dolor en la mayoría de los pacientes y recuperando una buena amplitud articular, sobre todo en flexión frontal con un promedio de 120º y abducción. Menos evidente es la recuperación de la rotación externa, que suele alcanzar en promedio los 15º, movimiento que sí se recupera de forma relativa, asociada a la abducción, realizada por el deltoides en ausencia de un manguito funcional1,2.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cáceres-Sánchez L, Mesa-Mateo A, Barrionuevo-Sánchez F.J, Garcí-Benítez B, Expósito-Triano S. Artroplastia total invertida de hombro. Evaluación de resultados clínicos y complicaciones tras una serie de 52 casos. Rev Esp Cir Ortop Traumatol. 2015; 59(6): 439-446.
  2. Valero-González F.S. Prótesis reversa de hombro. Acta Ortopédica Mexicana. 2015; 29(1): 52-59. Disponible en: https://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2306-41022015000100009
  3. Sánchez-Losilla C, Ferré-Aniorte A, Ramírez-Haua J, Álvarez-Díaz P, Cugat R, Alentorn-Geli E. Roturas “irreparables” del manguito rotador: trucos y consejos para conseguir una reparación artroscópica. Rev Asoc Argent Ortop Traumatol. 2022; 87(4):559-569. Disponible en: https://doi.org/10.15417/issn.1852-7434.2022.87.4.1604
  4. Natera L, Bruguera J, Atoun E, Levy O. Artroplastia de revisión de prótesis de superficie de hombro hacia prótesis invertida no cementada con vástago corto. Rev Esp Cir Ortop Traumatol. 2016; 60(3): 175-183.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos