Medidas de prevención de la neumonía asociada a la ventilación mecánica en adultos

23 febrero 2024

 

AUTORES

  1. Sara Moles Barrio. Graduada en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza, España.
  2. Eduardo Gil Barranco. Diplomado en Enfermería. Servicio aragonés de Salud. Unidad de cuidados intensivos. Hospital universitario Lozano Blesa, Zaragoza, España.
  3. Claudia Fernández Villen. Graduada en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  4. Alberto Luis Gil Ayllón. Graduado en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, zaragoza, España.
  5. Miriam Cazcarra Peinado. Diplomada en Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza, España.
  6. Elena Gutiérrez Joven. Graduada en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Centro de Salud La Almunia de Doña Godina, Zaragoza, España.

 

RESUMEN

Introducción: La Neumonía asociada a la ventilación mecánica es una de las infecciones más frecuentes en las unidades de cuidados intensivos (UCI). El VAP se define como la Neumonía que ocurre entre 48 y 72 horas después, tras una intubación endotraqueal (o traqueotomía) y que no estaba presente, ni en periodo de incubación, en el momento de la intubación. Es prioritario establecer medidas de prevención efectivas para reducir las tasas de esta complicación.

Objetivos: El objetivo principal de este trabajo es identificar en la literatura científica internacional, las principales medidas que se han utilizado en las Unidades de cuidados intensivos, para la prevención de la neumonía asociada a la ventilación mecánica.

Material y método: Se ha realizado una revisión sistemática sobre las medidas de prevención de la neumonía asociada a la ventilación mecánica. Se incluyen artículos desde el 2014 hasta la actualidad. Las bases de datos usadas son Pubmed, Google académico, Cuiden, Dialnet, entre otros.

Resultados: En esta revisión hemos incluido 21 artículos, analizando tanto intervenciones de enfermería, como medidas farmacológicas para la prevención de la neumonía asociada a la ventilación mecánica.

Conclusiones: A pesar de todos los avances sanitarios, las altas tasas de VAP, todavía representan un desafío en las unidades de cuidados intensivos.

Es esencial establecer un protocolo de prevención, con medidas efectivas que reduzca la morbimortalidad que supone en las unidades de críticos.

 

PALABRAS CLAVE

Neumonía asociada, VAP (ventilator associated pneumonia), neumonía asociada.

 

ABSTRACT

Introduction: Ventilator-associated pneumonia (VAP) is one of the most frequent infections in the Intensive Care Unit.

VAP is defined as pneumonia that happens 48-72 hours after intubation that was not in incubation or present at the time of intubation, or that is diagnosed 72 hours after extubation. The priority is to establish effective prevention measures to reduce the rates of this complication.

Objective: The objective of this work, is to identify the relevant measures for preventing ventilator-associated pneumonia, used in intensive care unit and published in the international literature.

Methodology: It has been performed a systematic review about the preventive measures of ventilated-associated pneumonia. Articles from 2014 to the present are being used. The databases used, are Pubmed, Google Scholar, Cuiden, Dialnet, among others.

Results: 21 articles, have been included, analyzing nursing interventions and pharmacology measures for the prevention of ventilator-associated pneumonia.

Conclusions: In espite of development in health, the high rates of VAP, still represent a challenge in the intensive care units.

Establishing a prevention protocol is essential, with effective measures that reduce morbimortality that produce in critical units.

 

KEY WORDS

Associated pneumonia, VAP (ventilator-associated pneumonia), pneumonia associated.

 

INTRODUCCIÓN

Una de las infecciones intrahospitalarias más frecuentes en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) es la Neumonía asociada a la Ventilación Mecánica (NAVM)/(VAP). Esta se asocia con mayor morbimortalidad, aumento de la duración de la estancia hospitalaria e incremento en el consumo de antibióticos, con el aumento de la resistencia a estos1.

La Ventilación Mecánica (VM) es la estrategia terapéutica que reemplaza o asiste mecánicamente la ventilación pulmonar espontanea cuando esta es inexistente o ineficaz, o cuando es necesario controlarla para prevenir el fallo de las funciones de otros órganos. Tiene como objetivo fundamental optimizar el intercambio gaseoso y reducir el trabajo respiratorio, siendo indispensable para el mantenimiento de la vida del paciente agudo grave.

Denominamos ventilación mecánica invasiva a aquella que requiere intubación orotraqueal para el adecuado aislamiento de la vía aérea y su conexión a un respirador2.

Es importante tener en cuenta, que la ventilación mecánica es una de las terapias mas usadas en la UCI, resultando vital para auxiliar la función respiratoria de algunos pacientes3.

El VAP se define como la Neumonía que ocurre entre 48 y 72 horas o después, tras una intubación endotraqueal y que no estaba presente, ni en periodo de incubación, en el momento de la intubación4.

El VAP es la segunda causa de infección nosocomial en la UCI y la más común en los pacientes con Ventilación Mecánica5.

Las cifras que nos da el Consorcio Internacional para el control de la infección nosocomial sugieren que la tasa general de VAP es de 13,6 por 1000 días de ventilación mecánica, aunque esto varía según el grupo de pacientes, entornos del hospital y factores de riesgo3.

Podemos clasificar el VAP según diferentes criterios.

Según su momento de aparición:

  • VAP temprano: neumonía que ocurre dentro de los cuatro primeros días de ventilación mecánica. Normalmente esta es causada por bacterias adquiridas en la comunidad sensibles a antibióticos.
  • VAP tardío: Neumonía que se desarrolla cinco días después de la VM. Esta es usualmente causada por bacterias resistentes a las drogas como la Pseudomona Areruginosa1.

 

Según la flora que causa la infección:

  • VAP endógena: es aquella causada por la flora orofaríngea del propio paciente.
  • VAP exógena: es aquella causada por un patógeno que llega al tracto respiratorio a través de tubo endotraqueal (TET).

 

Fisiopatología:

El conocimiento de la fisiopatología del VAP es fundamental para establecer unas medidas preventivas adecuadas.

La presencia de un tubo endotraqueal es el factor de riesgo más importante, ya que interfiere en la anatomía y fisiología normales del tracto respiratorio, especialmente, en los mecanismos naturales de defensa como el reflejo de la tos5.

Según la Sociedad Española de Enfermería Intensiva y Unidades Coronarias (SEEIUC), existen cuatro vías patogénicas para el desarrollo del VAP4.

  • La vía aspirativa: Por macro o microaspiración de secreciones colonizadas procedentes de la orofaringe o del contenido gástrico. Es la más frecuente.
  • Por inoculación directa: A través del TET, debido a una inadecuada higiene de manos, manipulación de circuitos.
  • Por vía hematógena: Desde un foco de infección localizado.
  • Translocación bacteriana: La barrera de la mucosa intestinal, en algunos pacientes enfermos, pierde su acción protectora y permite el paso de bacterias y productos inflamatorios a la sangre.

 

Factores de riesgo:

La presencia del tubo endotraqueal es el factor de riesgo más importante, al interferir en los mecanismos envueltos en la eliminación de secreciones.

Existen numerosos factores de riesgo, que pueden llevar a desarrollar VAP, o a hacerlo más rápidamente. Véase tabla 1 en anexos.

Por todo esto, es esencial aplicar paquetes de medidas de prevención para disminuir esta complicación.

Es fundamental, el papel del personal de enfermería en aplicar estas medidas, ya que es el encargado de realizar muchos de los cuidados diarios de estos pacientes.

 

OBJETIVOS

  • Identificar en la literatura científica internacional, las principales medidas que se han utilizado en las Unidades de cuidados intensivos para la prevención de la neumonía asociada a la ventilación mecánica.
  • Explorar la efectividad de estas medidas.

 

METODOLOGÍA

Se trata de una revisión bibliográfica descriptiva.

Para realizar esta revisión de la literatura se han realizado diversas búsquedas bibliográficas en fuentes como Pubmed, Google académico, Cuiden, Dialnet, entre otros.

Además, se ha incluido un artículo de la SOCIEDAD ESPAÑOLA DE MEDICINA INTENSIVA CRÍTICA Y UNIDADES CORONARIAS (SEEIUC), el estudio ENVIC HELICS de 2014, por su importancia en el ámbito de las infecciones nosocomiales.

Se han incluido estudios descriptivos, analíticos, revisiones bibliográficas y metaanálisis.

Se han utilizado como palabras clave: neumonía asociada, VAP (Ventilator associated pneumonia), “Neumonía” and “asociada”.

Como criterios de inclusión se han utilizado: artículos en inglés y español, artículos a los que se puede acceder al texto completo y aquellos publicados desde el año 2014 hasta la fecha actual.

Se han excluido aquellos, en los que el objeto del estudio, fuera la población pediátrica y aquellos artículos cuyo objeto principal de estudio no fuese la prevención de la neumonía asociada a la ventilación mecánica.

Véase tabla 2 en anexos, esta tabla muestra los artículos incluidos, seleccionados por su título y resumen.

Tras la revisión del texto completo, se han eliminado varios artículos por no ser pertinentes ni relevantes para nuestra revisión bibliográfica.

Finalmente, 21 artículos forman parte de nuestra revisión bibliográfica.

11 de ellos, son artículos primarios y los diez restantes son revisiones bibliográficas o artículos descriptivos.

 

RESULTADOS

Un 64% de los artículos hacen referencia a la necesidad de un protocolo con un conjunto de medidas para la prevención del VAP.

Un 9% hablan sobre los factores de riesgo o pronósticos para tener VAP.

Un 15% de los artículos tiene como objeto las medidas dentro de la higiene oral.

Solo un 4% hacen referencia a la aspiración subglótica, la profilaxis antibiótica y la aspiración subglótica con el control del neumotaponamiento respectivamente.

Se han dividido las medidas a analizar en dos grupos:

  • Intervenciones de enfermería, no farmacológicas.
  • Las medidas farmacológicas.

 

Intervenciones de enfermería:

Formación y entrenamiento apropiado en el manejo de la vía aérea:

Varios estudios muestran una disminución de la incidencia del VAP, después de la realización de programas educativos y protocolos5.

Higiene estricta de manos

Según Carrera E, el lavado de manos es una de las medidas más sencillas y de mayor significación para el control de la sepsis con relación a la morbilidad6.

Se recomienda lavarse las manos siempre que estén visiblemente sucias o contaminadas, antes de tener contacto con pacientes diferentes, después de tener contacto con secreciones de un mismo paciente y antes de tocar cualquier elemento relacionado con la vía respiratoria6.

El uso de guantes no elude la obligación de lavar las manos con solución alcohólica antes y después del manejo de la vía aérea5.

Medidas encaminadas a disminuir el tiempo de ventilación mecánica,

El factor de riesgo más importante para el desarrollo del VAP es la duración de la ventilación mecánica7,8.

Algunas de las medidas analizadas:

  • Uso de ventilación no invasiva.

 

Esta ventilación disminuye significativamente el riesgo de VAP8,9.

Interrupción de la sedación diaria y valoración de la posibilidad de extubación/destete.

Tanto el uso de protocolos de destete, como la interrupción diaria de la sedación ayuda a reducir o limitar la duración de la ventilación mecánica8-10.

Debido a que la reintubación es un factor de riesgo para el VAP, debido a mayor riesgo de aspiración, es importante que realicemos una extubacion bien planificada y protocolizada7-11.

Traqueostomia temprana:

Navarro Z, et al, realizó un estudio de casos y controles, en el que se muestra una elevada relación estadística entre la aparición de VAP y la traqueotomía11.

Otros autores sugieren que la traqueotomía temprana no está relacionada con menor incidencia de VAP8.

Higiene bucal:

La neumonía nosocomial ha sido asociada a la placa dental y a la colonización de la orofaringe en pacientes con ventilación mecánica.

El tubo endotraqueal funciona como un conductor de microorganismos de la orofaringe a al tracto respiratorio inferior, y estos son los agentes etiológicos del VAP8,12. La incorporación de una rutina de higiene oral puede reducir el VAP, hasta un 60%13.

Lacerda CF, et al realizó un estudio prospectivo para verificar si la higiene oral con cepillado con clorhexidina al 0,12% reduce la incidencia del VAP, la duración de la ventilación mecánica, la duración de la hospitalización y la mortalidad.

Los pacientes a los que se le realizó el cepillado tuvieron una significativa disminución de la duración de la ventilación mecánica y una tendencia a reducir el VAP y una duración de la estancia en la UCI, aunque estos últimos, sin diferencias estadísticamente significativas12.

En un meta- análisis realizado por Villar CC, et al, se concluyó que la higiene oral con clorhexidina es efectiva reduciendo el VAP, solo si esta es al 2% o se administra cuatro veces al día14.

Es necesario mantener la presión del neumotaponamiento por encima de 20cm H2O y tener la cabecera elevada previamente a la higiene bucal4.

Posición del paciente semisentado. 30-40º:

Algunos autores consideran que elevar la posición de la cabeza es una de las medidas mas eficaces para prevenir el VAP, sobre todo en pacientes con nutrición enteral6,15.

El Ángulo de 30º favorece el intercambio gaseoso y previene el VAP, disminuyendo la posibilidad de aspiración en un 88.9%10,15.

Aspiración de secreciones subglóticas:

Numerosos estudios recomiendan la aspiración subglótica para prevenir el VAP16-18.

Es frecuente que las secreciones desciendan hasta la tráquea a través de la glotis y son una fuente potencial de patógenos que podrían causar VAP.

Se han creado nuevos tubos con un catéter de aspiración en esa zona, para reducir este riesgo6-15.

Walaszek M, et al realizaron un estudio retrospectivo en el que analizaron un total de 1807 pacientes. 804 pacientes pertenecieron al grupo en el que no se utilizó como intervención la aspiración subglótica y 1003 pacientes en el grupo que se utilizó la aspiración subglótica. 86 casos de VAP fueron diagnosticados en el grupo sin aspiración subglótica, y 43 casos en el que uso aspiración subglótica. Además, el tiempo de ventilación mecánica fue más corto en los pacientes en los que se realizó la intervención17.

Control y mantenimiento de la presión del neumotaponamiento:

Mantener la presión del neumotaponamiento, evita que las secreciones desciendan hasta el tracto respiratorio inferior

Una presión por debajo de 20 cm H2O, está asociada a mayor incidencia de VAP. Presiones por encima de 30 cmH2O pueden producir daños en la mucosa traqueal6.

Se aconseja realizar controles cada 8 horas y después de los cambios posturales4,5.

Evitar los cambios programados de las tubuladuras, humidificadores y tubos traqueales:

No se aconseja el cambio rutinario de tubuladuras, intercambiadores de calor y humedad, debido a una mayor incidencia de VAP. Esto ocurre probablemente, por una excesiva manipulación del circuito ventilatorio.

Se desaconseja el cambio de intercambiadores de calor y humedad antes de 48 horas, salvo si esta sucio4,5.

Medidas farmacológicas:

Profilaxis antibiótica:

La administración profiláctica en el periodo de intubación para reducir la incidencia del VAP, ha tenido resultados heterogéneos.

Sirvent et al, realizó un estudio aleatorizado en el que obtuvo como resultado que la administración de dos dosis de 1,5 gramos de cefuroxima, después de la intubación de pacientes con alteraciones del nivel de consciencia, tenía un efecto protector frente al VAP .

Los pacientes con coma estructural, normalmente por traumatismos craneoencefálicos son intubados en situaciones de emergencia, fuera del hospital, donde la falta de condiciones asépticas, facilitan la entrada de microorganismos al tracto respiratorio5-19.

Pero una administración durante un periodo prolongado puede producir resistencia a estos19.

Descontaminación selectiva del tracto digestivo

La administración de antimicrobianos tópicos no absorbibles además de antibióticos sistémicos reduce la incidencia del VAP en un 72%, además de la mortalidad global de los pacientes4.

Protección gástrica:

Algunos autores relacionan la protección gástrica con tener mas riesgo de presentar VAP, por lo que solo se recomienda su administración a pacientes con riesgo de sangrado (coagulopatía, shock, insuficiencia renal y alteraciones neurológicas)11.

Heyller TP, et al, muestra la falta de evidencia para dar una recomendación clara sobre la administración de protección gástrica15.

 

DISCUSIÓN

En primer lugar, los resultados obtenidos en la revisión reafirman la importancia de establecer un paquete de medidas o bundle de prevención del VAP, ya que disminuye su incidencia en la mayoría de los estudios analizados.

En cuanto a las intervenciones realizadas por el personal de enfermería, es prioritario formar al personal en el manejo de la vía aérea a través de sesiones educativas.

La higiene estricta de manos es una medida preventiva de cualquier infección nosocomial, fácil y sencilla que deber ser realizada por todo el equipo de salud4-6.

Una inclinación en el ángulo de la cama superior a 30º, previene el VAP, ya que reduce la aspiración de secreciones. Carrera E, et al, advierte que esta posición puede resultar controvertida en algunos pacientes, aunque no existan estudios definitivos que contraindiquen esta medida6.

Jacinto AB, et al, afirma que los principales factores de riesgo son la intubación prolongada y la reintubación. Esto es debido a la aspiración de gérmenes orofaringeos y el paso de secreciones contaminadas alrededor del tubo endotraqueal7. Por esto, se recomienda la interrupción diaria de la sedación, y protocolos de retirada de la ventilación mecánica o destete5.

Es fundamental, constatar la higiene oral con clorhexidina como medida efectiva para la prevención del VAP. En cuanto a la concentración de la clorhexidina, y la frecuencia de la higiene oral, hemos encontrado diversos resultados según el autor consultado1,4,12,20,21.

El control de la presión del neumotaponamiento entre 20 y 30 cm H2O, es fundamental, puesto que evita que las secreciones penetren y los gérmenes colonizan las porciones bajas del tracto respiratorio y evita fugas de aire durante la ventilación6.

En cuanto a las medidas farmacológicas para la prevención del VAP, Sirvent JM coincide con SEEIUC en la administración profiláctica de antibioterapia en pacientes con bajo nivel de consciencia19,21.

Sirvent JM, no recomienda prolongar este tratamiento durante más de 48 horas, por asociarlo a complicaciones19.

 

CONCLUSIONES

A pesar de todos los avances sanitarios, las altas tasas de VAP, todavía representan un desafío en las unidades de cuidados intensivos.

Es esencial establecer un protocolo de prevención, con medidas efectivas que reduzcan la morbimortalidad que supone en las unidades de críticos.

La higiene de manos, junto con intervenciones de enfermería como la elevación del cabecero de la cama, la aspiración subglótica y el mantenimiento de la presión del neumotaponamiento han demostrado su eficacia reduciendo la incidencia del VAP. Otra de las estrategias básicas que forma parte de la mayoría de los protocolos, es la higiene oral con clorhexidina.

Respecto a las medidas para reducir la duración de la ventilación mecánica, el uso de ventilación mecánica no invasiva, y las interrupciones diarias de la sedación junto con los protocolos de destete ofrecen buenos resultados en la prevención del VAP.

Evitar los cambios programados de tubuladuras, humidificadores es una medida fuertemente respaldada por su utilidad en la reducción del VAP.

Las medidas farmacológicas recomendadas son la descontaminación selectiva del tracto digestivo y la profilaxis antibiótica en pacientes con disminución del nivel de conciencia.

Es necesario realizar mas estudios para confirmar la eficacia de la protección gástrica, hasta entonces se recomienda su administración, solo a los pacientes de riesgo.

Debemos destacar la importancia del rol de enfermería en las medidas preventivas de esta complicación. Es fundamental también su papel en la realización de programas para instruir al resto del personal sanitario. Se necesita incluir estas medidas, en los protocolos o guías de práctica clínica de los diferentes hospitales, para mejorar la práctica clínica de nuestros profesionales sanitarios.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cornistein W, Colque AM, Staneloni MI, Lloria MM,Lares M, Gonzalez AL, et al. Neumonía asociada a ventilación mecánica. Actualización y recomendaciones inter-sociedades, sociedad argentina de infectologia- sociedad argentina de terapia intensiva. Medicina (Buenos Aires).2018;78:99-106.
  2. Chimali I, Olea V, Alvarez L. Ventilación mecánica invasiva. En: Aragonés R, de Rojas JP editores. Cuidados intensivos Atención integral al paciente critico. Madrid: Panamericana 2016.p197-218.
  3. Vasquez AA, Reinoso SC, Lliguichuzca, Cerdeño JV. Neumonía asociada a ventilación mecánica. Recimund.2019;3(3):1118-1138.
  4. Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC). Grupo de trabajo de enfermedades infecciosas. Estudio Nacional de Vigilancia de Infección Nosocomial en servicios de Medicina Intensiva (ENVIN-HELICS). Informe 2014. Madrid: SEMICYUC; 2014 [consultado el 30 noviembre de 2019]. Disponible en: http://hws.vhebron.net/envin-helics/Help/Informe%20ENVIN-UCI%202014.pdf
  5. Kalanuria AA, Zai W, Mirski M. Ventilator-associated pneumonia in the ICU. Critical Care.2014;18:208.
  6. Carrera E, Torreblanca Y, Gerones T, Yamilkagovantesbacallao L, Delgado A. Acciones de enfermería en la prevención de la neumonía asociada a la ventilación mecánica. Revista Cubana de Medicina Intensiva y Emergencias.2017;16(2):1-14.
  7. Jacinto AB, Hernandez A, Vázquez JP,Videgaray F, Sierra A. Factores de riesgo predisponentes de neumonía asociada a la ventilación mecánica en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Angeles Lomas. Rev Asoc Mex Med Crit y Ter Int.2014;28(1):20-27.
  8. Keyt H, Faverio P, Restrepo MI. Prevention of ventilator-associated pneumonia in the intensive care unit: a review of the clinically relevant recent advancements. Indian J Med Res.2014;139(6):814-821.
  9. Klompas M, Branson R, Einchenwald EC, Greene LR, Howell MD,Lee G,et al. Strategies to prevent ventilator-associated pneumonia in acute care hospitals. Infection Control and hospital epidemiology. 2014; 35 (8): 915-929.
  10. Vieira K, Nascimento CE, Enders PE, Cruz B, Silva A, Oliveira M. Acciones de enfermería para la prevención de la neumonía asociada a ventilación mecánica: revisión sistemática. Enfermería Global.2014;35:338-349.
  11. Navarro Z, Torres FM, Romero LI, Fong S, Fernandez A. Factores pronósticos en la neumonía asociada a la ventilación mecánica. MEDISAN .2015;19(3):1-6.
  12. De Lacerda CF, De Lacerda AK, De Moura JG, Cavalcanti A, Trindade AP, Oliveir M, et al. Impact of oral higiene involving toothbrushing versus chlorexidine in the prevention of ventilator-associated pneumonia:a randomized study. BMC Infectious Diseases.2017;17:112-121
  13. Gupta A, Gupta A, Singh TK, Saxsena A. Role of oral care to prevent VAP in mechanically ventilated Intensive Care Unit patients. Saudi J Anaesth.2016;10(1):95-97.
  14. Villar CC, Pannuti CM, Nery DM, Morillo CMR, Carmona MJC, Romito GA. Effectiveness of Intraoral Chlorexidine Protocols in the Prevention of Ventilator-Associated Pneumonia: Meta- Analysis and Systematic Review. Respiratory care.2016;61(9):1245-1258.
  15. Hellyer TP, Ewan V, Wilson P, Simpson AJ. The Intensive Care Society recommended bundle of interventions for the prevention of ventilator-associated pneumonia. Journal of the Intensive Care Society.2016;17(3):238-243.
  16. Akdogan O, Ersoy Y, Kuzucu C, Gedick, Togal T, Yetkin F. Assesment of the effectiveness of a ventilator associated pneumonia prevention bundle that contains endotracheal tube with subglottic drainage and cuff pressure monitorization. Braz J Infect Dis. 2017; 21(3): 276-281.
  17. Walaszek M, Gniadek A, Kolpa M, Wolak Z, Kosiarska A. The effect of subglottic secretion drainage on the incidence of ventilator associated pneumonia. Biomed Pap Med Fac Univ Palacky Olomouc Czech Repub.2017;16(14):374-380.
  18. Alecrim RX, Taminato M, Belasco A, Barbosa MC, Miyuki D, Fram D. Strategies for preventing ventilator- associated pneumonia: an integrative review. Rev Bras Enferm.2019;72(2):1-11.
  19. Sirvent JM. Antibiotic prophylaxis against ventilator-associated pneumonia in patients with coma:Where are we now?. Med Intensiva.2017;41(4):248-251.
  20. Landelle C, Nocquet Boyer V, Abbas M, Genevois E, Abidi N, Naimo S, et al. Impact of multifaceted prevention program on ventilator-associated pneumonia including selective oropharingeal decontamination. Intensive Care Med.2018;44:1777-1786.
  21. Álvarez-Lerma F, Palomar- Martínez M, Sánchez-García M, Martínez-Alonso M, Alvarez-Rodriguez J, Lorente L, et al. Prevention of Ventilator –Associated Pnemonia: The multimodal Approach of the spanish ICU “Pneumonia Zero Program”. Critical Care Medicine. 2018;46(2):181-188.

 

ANEXOS

ABREVIATURAS USADAS:

FMO: Fallo multiorgánico.

NAVM: Neumonía asociada a la ventilación mecánica.

ORL: Otorrinolaringología.

PIC: Presión intracraneal.

SDRA: Síndrome de distrés respiratorio agudo.

SEEIUC: Sociedad Española de Enfermería Intensiva y Unidades Coronarias.

TCE: Traumatismo craneoencefálico.

TET: Tubo endotraqueal.

UCI: Unidad de Cuidados Intensivos.

VAP: Ventilator-associated pneumonia.

VM: Ventilación mecánica.

 

TABLA 1:

FACTORES INTRÍNSECOS4

Edad extrema (mayor de 65 años).

Gravedad de la enfermedad.

Enfermedad cardiovascular crónica.

Enfermedad respiratoria crónica.

SDRA.

Coma/Trastornos de conciencia.

TCE/Politraumatismos.

Neurocirugía.

Grandes Quemados.

FMO, Shock, Acidosis.

Obesidad.

Hipoproteinemia.

Corticoterapia e inmunosupresores.

Alcoholismo.

Tabaquismo.

Enfermedad caquectizantes (malignas, cirrosis).

Infección vías respiratorias bajas.

Broncoaspiración.

Diabetes.

Cirugía Torácica y de abdomen superior.

Cirugía Maxilofacial y ORL.

 

FACTORES EXTRÍNSECOS4
Relacionados con el manejo de los enfermos en UCI. Relacionados a la VM y accesorios.
Nutrición enteral.

Sondaje nasogástrico.

Posición decúbito supino.

Broncoaspiración.

Antiácidos o inhibidores H2.

Relajantes musculares.

Antibióticos previos.

Transporte fuera de la UCI.

Presencia de monitorización de la PIC.

Tratamiento barbitúrico.

Otoño o invierno.

Broncoscopia.

Intubación urgente después de un traumatismo.

Ventilación mecánica.

Duración de la ventilación mecánica.

Presión de neumotaponamiento del tubo inferior a 20 cm H2O.

Reintubación o autoextubación.

Cambio de los circuitos de VM en intervalos menores de 48 horas.

Traqueostomia.

Ausencia de aspiración subglótica.

Instrumentación de vías respiratorias.

Cabeza en decúbito supino (<30º).

 

TABLA 2: Artículos incluidos, seleccionados por su título y resumen.

Fuentes Palabras clave Filtros Resultados obtenidos Artículos elegidos
Medline plus VAP Sin filtros 14 0
Google académico Neumonía asociada Artículos entre 2014 y 2019. 8850 6
Cuiden “Neumonía “ and “asociada” Sin filtros 111 0
Pubmed “Vap” Artículos entre el 2014 y 2019, a los que se pueda acceder al texto completo y sobre el ser humano. 214 6
“Ventilator-associated pneumonia” 605 10
Science direct “Ventilator associated pneumonia” AND “Prevention” Artículos de revisión y búsqueda entre 2014 y 2019. 1064 0
Dialnet “Neumonía asociada” Tipo de documento:

Artículo de revista.

449 4

 

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos