Movilización del paciente geriátrico. Técnica de cambios posturales

27 marzo 2024

 

AUTORES

  1. Yolanda Fraj Cebrino, Celador (HGD Zaragoza).
  2. Juan Manuel Omedas Ladislao, Celador (HUMS Zaragoza).
  3. Valeria Andrea Vergelin Pantusa Celador (Hospital Clínico Zaragoza).
  4. Beatriz Galisteo Padillo, Celador (HGD Zaragoza).
  5. Alicia Molina Montaño Tcae (Hospital Royo Villanova Zaragoza).
  6. María del Pilar Ruiz Traín, Celador (HGD Zaragoza).

 

RESUMEN

Un paciente geriátrico1 es una persona mayor que requiere atención médica y cuidados específicos debido a los cambios físicos, cognitivos y sociales asociados con el envejecimiento. El objetivo es mejorar la calidad de vida y la funcionalidad de los pacientes mayores, promoviendo la autonomía y el bienestar en la medida de lo posible. La movilización del paciente geriátrico es un componente esencial del cuidado de la salud en esta población y debe abordarse de manera individualizada, segura y centrada en el paciente. Tanto las movilizaciones como los cambios posturales, son medidas que se realizan con el objetivo de ir alternando las zonas de corporales del paciente en contacto con la cama, es decir, áreas corporales sometidas a presión; con lo que se consigue:

  1. Favorecer la comodidad y bienestar del paciente.
  2. Evitar la aparición de lesiones en la piel, deformaciones y contracturas musculares.

 

PALABRAS CLAVE

Paciente geriátrico, movilizaciones, cambios posturales, comodidad, bienestar.

ABSTRACT

A geriatric patient is an elderly person who requires medical attention and specific care due to the physical, cognitive, and social changes associated with aging. The aim is to improve the quality of life and functionality of older patients, promoting autonomy and well-being as far as possible. The mobilization of the geriatric patient is an essential component of health care in this population and should be addressed in an individualized, safe and patient-centered manner. Both movements and postural changes are measures that are carried out with the aim of alternating the areas of the patient’s body in contact with the bed, i.e. body areas subjected to pressure, thus achieving:

  1. Foster the comfort and well-being of the patient.
  2. 2. Prevent the appearance of skin lesions, deformities and muscle contractions.

 

KEY WORDS

Geriatric patient, mobilizations, postural changes, comfort, well-being.

DESARROLLO DEL TEMA

La movilización de pacientes geriátricos, especialmente aquellos que pueden tener limitaciones físicas2 debido a la edad o condiciones médicas crónicas, conlleva una serie de beneficios tanto físicos como psicológicos. Aquí hay algunas de las ventajas de la movilización de pacientes geriátricos:

  1. Prevención de complicaciones físicas: La movilización regular ayuda a prevenir complicaciones relacionadas con la inmovilidad, como úlceras por presión, rigidez articular y contracturas musculares.
  2. Mejora de la circulación sanguínea: El movimiento activo y pasivo ayuda a mantener una circulación sanguínea adecuada, lo que puede reducir el riesgo de coágulos sanguíneos y mejorar la salud cardiovascular en general.
  3. Mantenimiento de la función muscular y articular: La movilización regular ayuda a mantener la fuerza muscular y la flexibilidad articular, lo que puede mejorar la capacidad funcional y reducir el riesgo de caídas y lesiones.
  4. Estimulación del sistema respiratorio: La movilización puede ayudar a prevenir complicaciones respiratorias al estimular la expansión pulmonar y mejorar la ventilación.
  5. Promoción de la independencia y la autonomía: Al fomentar la movilidad, se promueve la independencia funcional y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria sin ayuda externa.
  6. Mejora del estado de ánimo y bienestar emocional: La movilización regular puede ayudar a reducir la depresión y la ansiedad al promover la liberación de endorfinas y mejorar la sensación de bienestar general.
  7. Prevención de la pérdida de masa ósea: El movimiento regular puede ayudar a mantener la densidad ósea y prevenir la osteoporosis, reduciendo así el riesgo de fracturas.
  8. Estimulación cognitiva: La movilización activa puede ayudar a mantener la función cognitiva al promover la estimulación sensorial y la interacción con el entorno.
  9. Mejora de la calidad del sueño: El ejercicio regular y la movilización durante el día pueden ayudar a mejorar la calidad del sueño durante la noche.
  10. Reducción del riesgo de complicaciones metabólicas: La movilización regular puede ayudar a mantener un metabolismo saludable y prevenir complicaciones relacionadas con la obesidad y la diabetes.

 

Como síntesis, diremos que la movilización de pacientes geriátricos es esencial para mantener su salud física y emocional, promoviendo la independencia, la funcionalidad y la calidad de vida en general.

Aquí hay algunas atenciones importantes a tener en cuenta:

Evaluación inicial: Antes de comenzar cualquier programa de movilización, es importante realizar una evaluación exhaustiva del paciente geriátrico. Esto incluye evaluar su capacidad funcional, fuerza muscular, equilibrio, riesgo de caídas y cualquier limitación física o cognitiva.

Individualización del plan de movilización: Cada paciente geriátrico es único y puede tener diferentes necesidades y capacidades. Es crucial diseñar un plan de movilización individualizado que se adapte a las capacidades y limitaciones específicas de cada paciente.

Involucramiento del paciente: Es importante involucrar al paciente en su propio cuidado y empoderar para que participe activamente en su movilización. Esto puede incluir la enseñanza de ejercicios simples que el paciente puede realizar por sí mismo.

Uso de ayudas para la movilización: Dependiendo de las necesidades del paciente, puede ser necesario utilizar ayudas para la movilización, como bastones, andadores o dispositivos de elevación.

Técnicas de transferencia seguras: Al mover al paciente geriátrico de una posición a otra, es importante utilizar técnicas de transferencia seguras para evitar lesiones tanto para el paciente como para el cuidador. Esto puede incluir el uso de dispositivos de transferencia, como tablas de transferencia, y la capacitación en técnicas de elevación adecuadas.

Ejercicio regular: Fomentar la actividad física regular es fundamental para mantener la movilidad en los pacientes geriátricos. Esto puede incluir ejercicios de fortalecimiento muscular, ejercicios de equilibrio y flexibilidad, así como actividades aeróbicas suaves.

Consideraciones de seguridad: Siempre se debe priorizar la seguridad del paciente durante la movilización. Esto incluye tener en cuenta factores como el riesgo de caídas, la estabilidad del paciente y la necesidad de supervisión adecuada durante las actividades de movilización.

Los cambios posturales pueden ser mucho más variados y complejos dependiendo de las circunstancias individuales y las necesidades del cuerpo en un momento dado. Mantener una postura adecuada y realizar cambios posturales regulares puede ser importante para prevenir el dolor y la fatiga, así como para promover la salud y el bienestar general del cuerpo. Estos son solo algunos ejemplos básicos.

  1. Erguirse: Enderezar la columna vertebral y levantar la cabeza para mantener una postura erguida.
  2. Encorvarse: Inclinar el tronco hacia adelante o hacia los lados, a menudo en respuesta al cansancio o al intento de aliviar la presión en ciertas áreas del cuerpo.
  3. Sentarse: Adoptar una posición sentada, que puede variar en términos de inclinación, apoyo lumbar y posición de las extremidades.
  4. Acostarse: Colocarse en posición horizontal, ya sea boca arriba, de lado o boca abajo, con variaciones en la posición de las extremidades.
  5. Cambios de peso: Desplazar el peso del cuerpo de una parte a otra para aliviar la presión o mantener el equilibrio.
  6. Rotación: Girar el cuerpo o la cabeza en una dirección determinada, a menudo para mirar hacia algo o para ajustar la postura durante el movimiento.
  7. Flexión y extensión: Curvar o enderezar las articulaciones, como flexionar o extender las rodillas, caderas, codos o muñecas.

 

Los beneficios de los cambios posturales son numerosos y abarcan tanto la prevención como el tratamiento de diversas afecciones relacionadas con la postura. Aquí hay algunos de los principales beneficios:

Prevención de dolores musculares y articulares: Adoptar diferentes posiciones ayuda a distribuir de manera más uniforme la carga sobre los músculos y las articulaciones, lo que puede prevenir el desarrollo de molestias y dolores crónicos.

Mejora de la circulación sanguínea: Cambiar de posición con regularidad puede evitar la compresión de los vasos sanguíneos y mejorar la circulación sanguínea, lo que es beneficioso para la salud cardiovascular y la prevención de la trombosis.

Reducción de la fatiga muscular: La alternancia entre posturas puede evitar la fatiga excesiva de ciertos grupos musculares, lo que ayuda a mantener la energía y la productividad durante períodos prolongados de actividad.

Mejora de la postura: Practicar diferentes posiciones puede contribuir a una mejor conciencia corporal y al desarrollo de una postura más erguida y alineada, lo que a su vez puede prevenir problemas de espalda y cuello.

Aumento de la comodidad y el bienestar: Cambiar de posición regularmente puede reducir el malestar físico y mejorar el estado de ánimo y la concentración, lo que promueve un ambiente de trabajo más saludable y productivo.

Añadiremos que los cambios posturales son una estrategia importante para mantener la salud musculoesquelética, prevenir lesiones y mejorar el bienestar general en entornos de trabajo y actividades diarias.

 

CONCLUSIÓN

El celador, una vez más constituye un pilar básico, en el que se sustentan todo tipo de acciones, que tratan de dar cobertura a un objetivo común, el paciente, que durante su estancia en el hospital va a necesitar una serie de profesionales3 que, interactuando entre todos, llevarán al paciente a una mejora en su proceso de salud y/o enfermedad.

Para situar, mover o trasladar a los pacientes adecuadamente, no sólo bastan una serie de cualidades físicas y buena voluntad, sino que es necesario realizar técnicas siguiendo criterios establecidos, que permitan sortear riesgos y beneficiar el bienestar de las dos partes implicadas paciente-celador.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. ¿Qué es un paciente geriátrico? Clínica del Adulto Mayor. [Internet]. Disponible en: https://clinicadeladultomayor.com/que-es-un-paciente-geriatrico/
  2. Limitaciones funcionales relacionadas con la movilidad en personas mayores. URBANFISIO. [Internet]. Disponible en: https://www.urbanfisio.com/limitaciones-funcionales-relacionadas-la-movilidad-personas-mayores/
  3. Descubre quiénes trabajan en un hospital. Quienes trabajan en un hospital. Euroinnova. [Internet]. Disponible en: https://www.euroinnova.edu.es/blog/quienes-trabajan-en-un-hospital

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos