Papel del celador en el traslado de documentación

4 marzo 2024

 

AUTOR

  1. Antonio Olivan Muzas. Celador. Hospital de Barbastro. Huesca.

 

RESUMEN

La categoría de celador tiene larga tradición en el ámbito sanitario, conceptuándolo como un profesional muy polivalente con labores complementarias y de apoyo en todos los ámbitos de la atención sanitaria: admisión, urgencias, quirófanos, consultas médicas, habitaciones de enfermos, apoyo administrativo, suministros, información general, etc.

Como primera función de los celadores la siguiente: “tramitarán o conducirán sin tardanza las comunicaciones verbales, documentos, correspondencia u objetos que les sean confiados por sus superiores, así como habrán de trasladar, en su caso, de unos servicios a otros los aparatos o mobiliario que se requiera.

PALABRAS CLAVE

Celador, historia clínica, documentación.

ABSTRACT

The category of orderly has a long tradition in the health field, conceptualizing it as a very versatile professional with complementary and support tasks in all areas of health care: admission, emergencies, operating rooms, medical consultations, sick rooms, administrative support, supplies, general information, etc.

The first function of the guards is the following: «they will process or conduct without delay the verbal communications, documents, correspondence or objects entrusted to them by their superiors, as well as they will have to transfer, where appropriate, from one service to another the devices or furniture required.

KEY WORDS

Caretaker, medical history, documentation.

DESARROLLO DEL TEMA

Según el Diccionario de la Real Academia, un celador es la persona destinada por la autoridad para ejercer la vigilancia. También suele definirse como la persona que tiene por oficio vigilar el cumplimiento de las normas y el mantenimiento del orden o hacer otras tareas de apoyo en un establecimiento público1.

La categoría de celador tiene larga tradición en el ámbito sanitario, conceptuándolo como un profesional muy polivalente con labores complementarias y de apoyo en todos los ámbitos de la atención sanitaria: admisión, urgencias, quirófanos, consultas médicas, habitaciones de enfermos, apoyo administrativo, suministros, información general, etc. El Estatuto de Personal no Sanitario al Servicio de las Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social (Orden del Ministerio de Trabajo de 5 de julio de 19712) clasificó la categoría del celador dentro del personal subalterno, que se componía de una Escala General (jefe de personal subalterno, y celadores), y de otra escala de servicios (fogoneros, planchadores/as, limpiadores/as, pinches, etc.).

Posteriormente el Estatuto Marco del Personal Estatutario de los Servicios de Salud clasifica esta categoría dentro del personal estatutario de gestión y servicios, personal que desempeña funciones de gestión o desarrollo de profesiones u oficios que no tengan carácter sanitario. Y dentro de este personal, se incluye al celador en “otro personal”: categorías en las que se exige certificación acreditativa de los años cursados y de las calificaciones obtenidas en la Educación Secundaria Obligatoria, o título o certificado equivalente.

Por su parte, el Real Decreto 184/2015, de 13 de marzo3, por el que se regula el catálogo homogéneo de equivalencias de las categorías profesionales del personal estatutario de los servicios de salud y el procedimiento de su actualización, considera equivalentes las categorías profesionales de Celador/a y Celador/a subalterno:

El art. 14.2 del Estatuto de Personal no Sanitario establece como primera función de los celadores la siguiente: “tramitarán o conducirán sin tardanza las comunicaciones verbales, documentos, correspondencia u objetos que les sean confiados por sus superiores, así como habrán de trasladar, en su caso, de unos servicios a otros los aparatos o mobiliario que se requiera”.

Igualmente, en el art. 75 del Estatuto de Personal no Facultativo establece, en su apartado 12 que las Auxiliares de Enfermería “trasladaran, para su cumplimiento por los celadores, las comunicaciones verbales, documentos, correspondencia u objetos que les sean confiados por sus superiores4”.

Los documentos que se usan en los centros sanitarios se pueden clasificar en dos grandes grupos, según su función. Así, se puede distinguir entre documentación no sanitaria y documentación sanitaria:

• Documentación no sanitaria: es aquella que no guarda relación con la asistencia a los pacientes, son documentos similares a los empleados en cualquier otro tipo de actividad laboral, por ejemplo: agenda, carta comercial, albaranes, facturas y otros documentos mercantiles.

• Documentación sanitaria: es el conjunto de documentos generados durante el ejercicio de las actividades de atención a los pacientes y a causa de las gestiones administrativas relacionadas con dicha atención. La documentación sanitaria puede dividirse a su vez en dos grupos:

  • Documentación clínica. Es la documentación sanitaria que se refiere directamente a la atención sanitaria proporcionada al paciente: documentos que forman parte de la historia clínica.
  • Documentación no clínica. Se refiere a las actividades de gestión y de administración relacionadas con la asistencia a los pacientes: justificante de visita médica, formulario de petición de dietas a la cocina del Hospital, etc.

 

La documentación administrativa no clínica es el conjunto de documentos administrativos necesarios para la gestión, organización y coordinación de recursos del centro sanitario. Junto con la documentación clínica constituye la documentación sanitaria.

Los documentos, de uso ordinario, que trasladan los celadores pueden ser los siguientes:

  • Hojas de interconsulta.
  • Pedidos de almacén y de farmacia.
  • Partes de mantenimiento.
  • Historias clínicas.
  • Peticiones y resultados de analíticas, banco de sangre y pruebas diagnósticas (radiografías, ecografías, urografías, arteriografías, arteriografías, etc.).
  • Partes del quirófano.
  • Petición de exploración en otros centros sanitarios.
  • Peticiones de citas.
  • Órdenes de hospitalización.

 

Historia clínica se puede definir como un documento donde se recoge la información que procede de la práctica clínica relativa a un paciente, y donde se mencionan todos los procesos a los que ha sido sometido5. Este documento forma parte importante en la atención adecuada e integral del paciente. Es un documento médico-legal que avala la actuación del personal médico.

La correcta administración y gestión de las historias clínicas contribuyen a mejorar la calidad de atención de los pacientes. Además, ayuda a la recolección de datos para estudios de investigación, elaboración de estadísticas y sirve de enseñanza para estudiantes y profesionales6.

Los profesionales sanitarios tienen el deber de cooperar en la creación y el mantenimiento de una documentación clínica ordenada y secuencial del proceso asistencial del paciente.

Lo habitual es asignar por escrito los deberes que corresponden a los celadores de cada Unidad y su ejecución puede realizarse por iniciativa del propio celador o a petición de otros profesionales, aunque no sean sus superiores, y por supuesto por orden de sus superiores. Aparte de lo ya indicado, se recogen a continuación algunas de las tareas más frecuentes de los celadores de las Instituciones Sanitarias relativas a esta función de traslado de documentos y objetos7:

  • Reparto de correspondencia dentro del centro.
  • Entrega de avisos verbales y escritos a los compañeros, superiores o público.
  • Tramitar los pedidos de almacén, recogiendo el material cuando esté dispuesto, y traslado del mismo a la Unidad correspondiente.
  • Traslado de historias clínicas entre el archivo y las unidades del hospital: consultas, servicios diagnósticos, plantas de hospitalización.
  • Traslado de portafirmas desde las unidades administrativas a asistenciales hasta las direcciones o jefaturas correspondientes para que los escritos sean firmados y/o registrados, en su caso, y posterior devolución a las Unidades.
  • Reposición de colchones, trasladando los viejos al almacén y recogiendo de allí mismo los nuevos
  • Reposición de determinado material de lencería, haciendo lo mismo que con los colchones (almohadas, fundas de colchón).
  • Los celadores adscritos a los servicios de almacenaje, se encargarán del traslado del material dentro del mismo.
  • El celador de quirófanos transporta los aparatos del área quirúrgica que le requiera el personal sanitario.

 

CONCLUSIÓN

En todas las áreas de servicios hospitalarios que se cuenta con el celador así, como todas las funciones que desarrolla, el celador es una parte fundamental del servicio hospitalario, a pesar de ser parte del equipo dentro del estatuto está catalogado como personal no sanitario.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Real Academia Española de la Lengua. [Internet]. Disponible en: https://dle.rae.es/calador
  2. Orden del Ministerio de Trabajo de 5 de julio de 1971. [Internet]. Disponible en: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-1971-913.
  3. Real Decreto 184/2015, de 13 de marzo. [Internet]. Disponible en: https://www.boe.es/buscar/pdf/2015/BOE-A-2015-3717-consolidado.pdf
  4. Celadores online de instituciones sanitarias. [Internet]. Disponible en: https://celadoresonline.blogspot.com/p/tema-32-el-traslado-de-documentos-y.html
  5. Ministerio de Salud. Norma técnica de la historia clínica de los establecimientos del sector salud. Lima: MINSA; 2005. Norma Técnica, N.º 22, Vol. 2.
  6. Carrasco M, Mazzi E. Auditoría médica en consultorio externo de pediatría. Rev Soc Bol Ped., 32 (1993), pp. 20-24.
  7. Sindicato de Sanidad de Las Palmas de la CGT. [Internet]. Disponible en: www.cgtsanidadlpa.org/f/opes/celador/temas

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos