Programa de educación prenatal para fomentar la lactancia materna en los primeros seis meses de vida

25 marzo 2024

 

AUTORES

  1. Sara Gimeno Sanjuan. Matrona Hospital Miguel Servet.
  2. Ana Del Valle Rodríguez Delgado. Matrona Hospital Miguel Servet.
  3. Celia Sánchez Álvarez. Matrona Hospital Miguel Servet.
  4. Adela Villarreal Pellegero. Matrona Hospital Miguel Servet.
  5. Carlota Enguita Guinovart. Matrona Hospital Miguel Servet.
  6. Ana María García-Belenguer Montón. Matrona Hospital Miguel Servet.

 

RESUMEN

La lactancia materna constituye la forma ideal de alimentar al recién nacido. A pesar de recomendar una lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, tanto en España como a nivel mundial, las tasas de lactancia no alcanzan los objetivos planteados por la Organización Mundial de la Salud. Esta situación evidencia la necesidad de desarrollar estrategias de intervención en las que es imprescindible la labor de las matronas para responder a las necesidades de la población.

PALABRAS CLAVE

Lactancia materna, educación para la salud, atención primaria, periodo postparto, matrona.

ABSTRACT

Breastfeeding is the ideal way to feed the newborn. Despite the recommendation of exclusive breastfeeding during the first six months of life, both in Spain and worldwide, breastfeeding rates do not reach the targets set by the World Health Organisation. This situation highlights the need to develop intervention strategies in which the work of midwives is essential in order to respond to the needs of the population.

KEY WORDS

Breastfeeding, health education, primary health care, postpartum period, midwife.

INTRODUCCIÓN

La lactancia materna (LM) es la forma de alimentación idónea para el recién nacido, proporcionando los nutrientes necesarios para su adecuado crecimiento y desarrollo e innumerables beneficios a corto y largo plazo1,2.

Diferentes estudios realizados en países desarrollados reflejan que los niños que no reciben lactancia materna tienen mayor probabilidad de sufrir enfermedades durante los primeros meses de vida, en comparación con los que la han recibido. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una lactancia materna exclusiva (LME) durante los primeros seis meses de vida del recién nacido, continuando junto con alimentación complementaria hasta los 2 años de vida o más3,4,5.

La situación mundial actual refleja que, a pesar de que en la mayoría de los países se inicia la lactancia materna, es a lo largo de los siguientes meses cuando se produce un descenso progresivo. Para enfrentarse a esta situación, la OMS establece como meta mundial para el año 2025 el aumento de las tasas de LME en los primeros seis meses de vida hasta un 50% como mínimo6,7,8.

De acuerdo con el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, algunas barreras que afectan negativamente a la instauración y mantenimiento de la lactancia son el escaso apoyo emocional y la incorporación de la mujer a la vida laboral. Asimismo, otro obstáculo es la falta de información en algunos aspectos como las recomendaciones de amamantar exclusivamente hasta los seis meses, la conservación de la leche materna o la postura correcta para dar el pecho. Por ello, las estrategias dirigidas a promoverla deberían considerar estos aspectos como pautas de intervención3,9,10,11.

Dentro de este marco, el papel de la matrona es fundamental para contribuir al desarrollo de estrategias dirigidas al apoyo de la LM, basando sus intervenciones en el cuidado desde un punto de vista holístico. Una buena educación brindada por las matronas, así como un seguimiento y apoyo emocional, es esencial para favorecer el inicio, continuidad y aumento de la prevalencia de la LM8,10-14.

Por este motivo, mediante la elaboración del programa de educación se desarrolla una herramienta dirigida a mejorar las cifras de LM en los primeros seis meses de vida del recién nacido. Para ello, se diseñarán intervenciones encaminadas a la preparación de las futuras madres, que les permitan logar una lactancia satisfactoria, placentera y exitosa.

 

OBJETIVOS

Objetivo general:

  • Mejorar las cifras de lactancia materna en el postparto inmediato y durante los primeros seis meses de vida del recién nacido.

 

Objetivos específicos:

  • Asegurar la continuidad asistencial en el abordaje de la lactancia materna entre el hospital y la vuelta al domicilio.
  • Potenciar la función educativa de las matronas, mediante el desarrollo de intervenciones de educación prenatal.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una búsqueda bibliográfica en diferentes bases de datos científicas cómo: Pubmed, Google Scholar y Scielo. Además, se han revisado las recomendaciones sobre lactancia materna ofrecidas en las páginas de la Asociación Española de Pediatría y de la Organización Mundial de la Salud.

Se ha limitado la búsqueda a aquellos artículos en inglés y español y con acceso al texto completo de forma gratuita. Además, se han empleado las siguientes palabras clave: “lactancia materna”, “educación para la salud”, “atención primaria”, “periodo postparto “y “matrona”.

POBLACIÓN DIANA:

Las sesiones estarán dirigidas a mujeres embarazadas (a partir del segundo trimestre de gestación), acompañadas de sus parejas, pertenecientes al centro de salud Miralbueno de Zaragoza. Como criterios de exclusión estarán aquellas mujeres que estén en su primer trimestre de gestación o no pertenecientes a dicho centro de salud.

DESCRIPCIÓN DE LOS RECURSOS:

  • Sala del centro de salud.
  • Ordenador y proyector.
  • Papel y bolígrafos.
  • Mesas y sillas.
  • Muñecos.

 

DESARROLLO DEL PROGRAMA

SESIONES PREPARTO:

SESIÓN 1: INICIACIÓN A LA LACTANCIA MATERNA:

Se comenzará la sesión con la presentación de la matrona y de los integrantes del grupo, favoreciendo la creación de un ambiente de confianza. Se procederá a explicar los siguientes conceptos:

Fisiología y beneficios de la LM: la mama es preparada durante el embarazo para producir la síntesis láctea tras el parto, mediante cuatro fenómenos:

  • Mamogénesis: crecimiento y desarrollo de la mama.
  • Lactogénesis: iniciación de la secreción láctea.
  • Galactopoyesis: mantenimiento de la secreción láctea.
  • Eyección láctea: salida de la leche.

 

Anatomía de la mama: la mama está compuesta por 20 lóbulos y cada uno de ellos desemboca en un conducto excretor llamado conducto galactóforo, que drena hacia el pezón. Antes de llegar al pezón, hay una dilatación llamada seno galactóforo. Cada lóbulo está constituido por numerosos lobulillos y, estos a su vez, están formados por entre 10 y 100 alvéolos o acinos. Los alvéolos están formados por células secretoras que producen la secreción de leche. Además, están rodeados de células mioepiteliales.

La producción adecuada de leche depende de dos hormonas:

  • Prolactina: originada en la hipófisis anterior, actúa estimulando la secreción láctea en la glándula mamaria. Su liberación se activa por la succión y el vaciamiento del pecho durante la lactancia. A pesar de que los niveles de prolactina en sangre materna aumentan de forma regular durante el embarazo, la producción de leche no comienza hasta después del parto y la expulsión de la placenta, cuando disminuyen los niveles de las hormonas placentarias.
  • Oxitocina: liberada por la hipófisis posterior, provoca la contracción de las células mioepiteliales que rodean los alvéolos de la mama. Esto permite que la leche almacenada en los alvéolos salga hacia los conductos mamarios y, finalmente, hacia el pezón.

 

Beneficios al recién nacido:

  • Cubre todas las necesidades nutricionales.
  • Refuerza el vínculo madre-hijo/a.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Previene de la aparición de infecciones gastrointestinales, respiratorias y urinarias.
  • A largo plazo, disminuye el riesgo de aparición de diabetes mellitus, asma, alergias, obesidad, entre otras.
  • Reduce el riesgo de muerte súbita del lactante y durante el primer año de vida.
  • Se digiere y asimila con facilidad (previene de diarrea, estreñimiento y cólico).

 

Beneficios a la madre:

  • Favorece la involución uterina.
  • Reduce el sangrado postparto, acompañado de menor riesgo de anemia.
  • Reduce el riesgo de desarrollar cáncer de ovario, útero y mamas.
  • Previene de la aparición de artritis reumatoide, enfermedad cardiovascular, hipertensión, depresión postparto, entre otras.
  • Permite una recuperación más rápida del peso previo al embarazo.
  • Favorece el vínculo madre-hijo/a.

 

SESIÓN 2: TÉCNICA DE AMAMANTAMIENTO:

Colocación del recién nacido al pecho:

  • El cuerpo del bebé debe estar enfrentado y en contacto al de su madre: “vientre contra vientre”, con la cabeza y cuerpo alineados.
  • La nariz del bebé debe estar a la altura del pezón.

 

Sostener el pecho (posición de C): con los dedos extendidos contra la pared del tórax, por debajo del pecho y el dedo pulgar por encima del pecho. Evitar que los dedos estén sobre la areola o muy cerca del pezón, ya que esto puede interferir o impedir que el bebé introduzca el pecho en su boca.

Tras ello, se darán a conocer diferentes posturas para dar el pecho que permitan prevenir la aparición de complicaciones asociadas a la técnica de lactancia. Las posturas más comúnmente utilizadas son:

  • Posición de crianza biológica: muy útil durante los primeros días o cuando existen problemas de agarre. Esta postura permite que el bebé pueda desarrollar los reflejos de gateo y búsqueda para agarrar el pezón. La madre se colocará semirecostada boca arriba. El bebé, colocado encima y boca abajo, con la cara entre tus pechos y en estrecho contacto piel con piel con el cuerpo de la madre.
  • Posición de cuna: es una de las posturas más utilizadas. El tronco del bebé se colocará enfrentado y en estrecho contacto con el cuerpo de la madre, con el pezón a la altura de su nariz. La madre sujeta al bebé apoyando la cabeza en su antebrazo y la mano en su espalda. Con suavidad, acerca al bebé al pecho, permitiéndole agarrarlo de forma espontánea.
  • Posición recostada de lado: esta postura es muy cómoda para tomas nocturnas. La madre se acostará de lado, con la cabeza ligeramente elevada. El bebé también está de lado, acostado sobre la cama y con su cabeza frente al pecho. Para mantener esta posición, se puede sujetar al bebé con la mano o colocar una toalla en su espalda.
  • Posición invertida o balón de rugby: esta postura es especialmente útil en caso de cesárea, mamas grandes o en caso de querer amamantar a gemelos de forma simultánea. La madre sujetará el cuerpo y la cabeza del bebé con el antebrazo y la mano del mismo pecho que ofrece, de forma que el cuerpo del bebé queda en su costado, con los pies hacia la espalda.
  • Posición de caballito: es una postura útil cuando el bebé presenta problemas anatómicos para el agarre al pecho, hipotonía o reflujo gastroesofágico. La madre se sienta y el bebé se coloca sentado sobre su muslo, con el abdomen pegado al suyo y la cabeza frente al pecho. Con una mano, la madre sujeta al bebé por el cuello y los hombros, mientras con la palma y los dedos de la otra mano sujeta su pecho.
  • Posición de cuna cruzada: puede ser de gran ayuda cuando se precisa un agarre dirigido por dificultades para engancharse al pecho, cuando el recién nacido es pequeño o cuando hay dolor en otras posturas. La madre sujetará el cuerpo y la cabeza del bebé con el brazo y la mano contraria al pecho que ofrece.

 

SESIÓN 3: GENERALIDADES DE LA LACTANCIA MATERNA:

En esta sesión se abordarán temas que a menudo generan preocupación al inicio del periodo de lactancia.

  • Duración y frecuencia de las tomas. La lactancia materna debe iniciarse, siempre que sea posible, dentro de la primera hora después del nacimiento. Se debe ofrecer el pecho a demanda, es decir, cuándo el bebé lo pida y el tiempo que precise. Los primeros días serán tomas más largas y frecuentes, y especialmente, pedirán el pecho durante la noche. Cómo norma general, tienen que realizar, al menos, ocho tomas diarias. A medida que el recién nacido va creciendo, tanto la frecuencia como la duración de las tomas irán disminuyendo progresivamente.
  • Existen señales que indican que el bebé quiere amamantar, siendo el llanto una señal de hambre tardía. Las señales de hambre tempranas incluyen: movimientos de chupeteo, abrir la boca, llevarse la mano a la boca, hacer muecas de succión, mover la cabeza hacia los lados y sacar la lengua.
  • Signos de un buen agarre al pecho: el mentón del bebé está tocando el pecho, la boca está bien abierta, el labio superior e inferior están evertidos y se observa más areola por encima del labio superior que por debajo del labio.
  • Signos de buena succión del pecho: movimientos rítmicos de la mandíbula, las mejillas están redondas cuando succiona, deglución audible y realiza succiones y descansos.

 

Para finalizar, dará información sobre recursos comunitarios de apoyo, a los cuales pueden recurrir para resolver dudas sobre la lactancia materna.

CONCLUSIONES

La evidencia sostiene que la implementación de programas de educación para la salud constituye una herramienta de transmisión de conocimientos y de apoyo emocional para mejorar las cifras de lactancia materna.

Gracias al desarrollo de programas de apoyo a la lactancia desde atención primaria, se brindan intervenciones que constituyen un recurso clave para la protección, promoción y apoyo de la lactancia. En este contexto, las matronas desempeñan un papel esencial al garantizar dicho apoyo y participar en el desarrollo de programas de educación prenatal, asegurando una continuidad asistencial en los cuidados maternos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. Recomendaciones sobre lactancia materna [Internet]. 2012 [citado el 1 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.aeped.es/comite-lactanciamaterna/documentos/recomendaciones-sobre-lactancia-materna-comitelactancia-materna.
  2. Lyons KE, Ryan CA, Dempsey EM, Ross RP, Stanton C. Breast milk, a source of beneficial microbes and associated benefits for infant health. Nutrients [Internet]. 2020 [citado el 1 de febrero de 2024];12(4):1039. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32283875/.
  3. Gutiérrez-de-Terán-Moreno G, Ruiz-Litago F, Ariz U, Fernández-Atutxa A, Mulas-Martín M-J, Benito-Fernández E, et al. Successful breastfeeding among women with intention to breastfeed: From physiology to sociocultural factors. Early Hum Dev [Internet]. 2022 [citado el 2 de febrero de 2024];164(105518):105518. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34864612/.
  4. Hay G, Bærug AB. Fordel med fullamming til seks måneder. Tidsskr Nor Laegeforen [Internet]. 2019 [citado el 3 de febrero de 2024];139(9). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31140258/.
  5. Prentice AM. Breastfeeding in the modern world. Ann Nutr Metab [Internet]. 2022 [citado el 3 de febrero de 2024];78(Suppl. 2):29–38. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/35679837/.
  6. Bürger B, Schindler K, Tripolt T, Griesbacher A, Stüger HP, Wagner K-H, et al. Factors associated with (exclusive) breastfeeding duration—results of the SUKIE-study. Nutrients [Internet]. 2022 [citado el 4 de febrero de 2024];14(9):1704. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/35565672/.
  7. Cazorla Gausi AM, Martín Macías MJ, Brenes Catalán J. Utilidad de una Intervención en Lactancia Materna durante la estancia hospitalaria puerperal. Bibl Lascasas [Internet]. 2019 [citado el 4 de febrero 2024];15:1-25. Disponible en: http://www.indexf.com.roble.unizar.es:9090/new/cuiden/extendida.php?cdid=707868_1.
  8. Plan de aplicación integral sobre nutrición materna, del lactante y del niño pequeño. [Internet]. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2014 [citado el 5 de febrero de 2024]. Disponible en: https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/130454/WHO_NMH_NHD _14.1_fre.pdf?sequence=1&isAllowed=y.
  9. Suárez Cotelo MDC, Movilla Fernández MJ, Pita García P, Fernández Arias B, Novío S. Breastfeeding knowledge and relation to prevalence. Rev Esc Enferm USP [Internet]. 2019 [citado el 2 de febrero de 2024];53:1-9. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30843928.
  10. Ragusa R, Marranzano M, La Rosa VL, Giorgianni G, Commodari E, Quattrocchi R, et al. Factors influencing uptake of breastfeeding: The role of early promotion in the maternity hospital. Int J Environ Res Public Health [Internet]. 2021 [citado el 5 de febrero de 2024];18(9):4783. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33946146/.
  11. Shafaei FS, Mirghafourvand M, Havizari S. The effect of prenatal counseling on breastfeeding self-efficacy and frequency of breastfeeding problems in mothers with previous unsuccessful breastfeeding: a randomized controlled clinical trial. BMC Womens Health [Internet]. 2020 [citado el 5 de febrero de 2024];20(1):94. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32370804/
  12. Panahi F, Rashidi Fakari F, Nazarpour S, Lotfi R, Rahimizadeh M, Nasiri M, et al. Educating fathers to improve exclusive breastfeeding practices: a randomized controlled trial. BMC Health Serv Res [Internet]. 2022 [citado el 6 de febrero de 2024];22(1). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/35468827/.
  13. Gavine A, Shinwell SC, Buchanan P, Farre A, Wade A, Lynn F, et al. Support for healthy breastfeeding mothers with healthy term babies. Cochrane Libr [Internet]. 2022 [citado el 6 de febrero de 2024];2022(10). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36282618/.
  14. Pallás Alonso CR, Soriano Faura J, Colomer Revuelta J, Cortés Rico O, Esparza Olcina MJ, Galbe Sánchez-Ventura J, et al. Apoyo a la lactancia materna en Atención Primaria. Pediatr Aten Primaria [Internet]. 2019 [citado el 6 de febrero de 2024];21(82):191–201. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=s1139-76322019000200020&script=sci_arttext.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos