Salmonelosis, fiebre tifoidea y prevención sanitaria. Artículo monográfico.

6 diciembre 2023

AUTORES

  1. Adrián Muñoz Ruiz. Graduado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  2. Marta Biota Pérez. Diplomada Universitaria en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  3. Adrián Manteiga Pablo. Graduado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  4. Natalia Becerril Ramírez. Diplomada Universitaria en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  5. Noelia Andrés Castel. Diplomada Universitaria en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  6. Amparo Altarejos Salido. Graduada Universitaria en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Clínico, Zaragoza, España.

 

RESUMEN

Las enfermedades de transmisión hídrico-alimentaria son enfermedades transmisibles de alta frecuencia que afectan a todas las edades en todo el mundo. Poseen dos características comunes, su epidemiología y la afectación del aparato digestivo.

Cada año las enfermedades diarreicas de transmisión alimentaria o hídrica se cobran la vida de 2,2 millones de personas, en su mayoría niños. La diarrea es el síntoma más frecuente de las enfermedades de transmisión alimentaria; otras consecuencias graves son la insuficiencia renal y hepática, los trastornos cerebrales y neuronales, la artritis reactiva, el cáncer y la muerte. Dentro de estas enfermedades encontramos la salmonelosis y la fiebre tifoidea, producidas por diferentes cepas de la bacteria Salmonella.

 

PALABRAS CLAVE

Fiebre tifoidea, salmonella, salmonelosis.

 

ABSTRACT

Food-water transmitted diseases are high-frequency communicable diseases that affect all ages throughout the world. They have two common characteristics, their epidemiology and the involvement of the digestive system.

Every year, food- and water-borne diarrheal diseases claim the lives of 2.2 million people, mostly children. Diarrhea is the most common acute symptom of foodborne illnesses; Other serious consequences are kidney and liver failure, brain and neuronal disorders, reactive arthritis, cancer and death. Within these diseases we find salmonellosis and typhoid fever, produced by different strains of the Salmonella bacteria.

 

KEY WORDS

Typhoid fever, salmonella, salmonellosis.

 

INTRODUCCIÓN

La Salmonelosis es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más común y ampliamente extendida, la cual provoca decenas de millones de casos en todo el mundo. Es más común en países subdesarrollados por el peor control y medidas higiénicas sobre los alimentos (origen exógeno). El agente patológico causante de esta enfermedad es una bacteria llamada Salmonella, cuyo tipo de cepa y factores propios del huésped van a determinar el grado de gravedad y tratamiento. Las personas contraen la salmonelosis a través de alimentos de origen animal contaminados por el microorganismo (principalmente huevos, carne, aves y leche), aunque también se pueden dar casos en que la fuente de transmisión sean animales domésticos (origen endógeno). La infección en el caso endógena suele proceder de piensos de este tipo de animales a partir de su elaboración a partir de productos secundarios de otros animales infectados. Generalmente el cuadro clínico se caracteriza por fiebre alta, dolor abdominal, diarrea, náuseas y, a veces, vómitos1,2.

La Salmonella es una bacteria Gram-negativa, anaerobia facultativa y presenta gran movilidad. Es prevalente en animales comestibles tales como aves, porcinos y vacunos por los cuales puede llegar a nuestro organismo. Encontramos dos especies de salmonella:

-Salmonella entérica: patógena para el ser humano.

-Salmonella bongori: no patógena para el ser humano.

La clasificación taxonómica de esta bacteria sigue en más subdivisiones, pero hay que destacar tres subtipos de la subespecie Salmonella salame, y es la Salmonella typhi causante de la fiebre tifoidea, la S. paratyphi que causa la fiebre paratifoidea y la S. enteritidis causante del cuadro de gastroenteritis. La fiebre tifoidea, especialmente relacionada con el agua infectada, tiene por síntoma principal la fiebre elevada y sostenida; destaca la poca frecuencia de diarreas a diferencia de otras cepas de salmonella. La gastroenteritis aguda es la expresión clínica más común de las salmonellas y los síntomas clínicos aparecen entre 8 y 48 h con comienzo repentino3.

En la actualidad, la salmonelosis es una de las zoonosis bacterianas de mayor importancia, este hecho radica en sus elevadas repercusiones tanto sanitarias como económicas. La idea fundamental se basaría en un control sanitario de los alimentos y del agua acompañado de medidas de higiene que reduciría eficazmente la transmisión de esta bacteria repercutiendo en la disminución de casos, gastos económicos y fomento de la prevención.

Otros serotipos afectan al cerdo (S.Tiphy suis) , al ave de corral (S.Gallinorum, S.Pullorum) o al caballo entre otras (S.abortus equi) , sin embargo , de las alrededor de 2.500 cepas que se conocen, sólo unas doscientas (o menos ) son capaces de producir enfermedades en el hombre, siendo las más comunes las ya nombradas S.Enteriditis o S.Tiphimurium así como S.Tiphy y S.Parathiphy4.

 

SALMONELLA ENTERIDITIS O SALMONELLA TIPHIMURIUM:

Existen varios serotipos diferentes que por lo general causan gastroenteritis, que suele ser un trastorno sin complicaciones y no requiere tratamiento, aunque puede ser grave en los niños, los ancianos y los pacientes inmunodeprimidos. A ese grupo pertenecen Salmonella Enteritidis y Salmonella Typhimurium, los dos serotipos más importantes de salmonelosis transmitida desde animales a seres humanos en la mayor parte del mundo.

Los síntomas suelen aparecer entre las 6 y las 48 horas siguientes a la ingestión de alimentos o agua contaminada y la sintomatología se caracteriza por náuseas, vómitos y diarrea no sanguinolenta. Son también frecuentes la fiebre, los espasmos abdominales, las mialgias y la cefalea. El periodo que transcurre entre la infección y la presentación de estos síntomas es de unas 24 horas, mientras que la enfermedad durará entre dos y siete días. Para que se produzca, se ha tenido que ingerir una gran cantidad del germen y además influirá la susceptibilidad del individuo. Las salmonellas se reproducen en el intestino delgado humano donde produce una inflamación aguda de la mucosa. Esta inflamación será la que desencadene uno de los síntomas típicos, como es la diarrea. En la mayoría de los casos la infección se transmite al intestino grueso provocando un cuadro de Enterocolitis.

Si bien los grandes brotes de Salmonella atraen la atención de los medios informativos, entre el 60 y el 80% de los casos no se reconocen como un brote identificado y se clasifican como casos esporádicos, o ni siquiera se diagnostican debido a la levedad de la infección3.

 

INCIDENCIA Y PREVALENCIA4:

Según datos estadísticos del Centro Nacional de Epidemiología, el número de brotes de Salmonelosis en España declarados en los últimos años fue elevado hasta 1987, año a partir del cual, comenzó a descender hasta un 77 % y en la actualidad se mantiene, relacionándose con una disminución de brotes de intoxicación alimentaria. La mayoría de los casos se reduce a grupos familiares o a establecimientos de restauración.

En España la salmonelosis en humanos se vigila a través de varias fuentes; el Sistema de brotes, el Sistema de Información Microbiológica y el Laboratorio Nacional de Referencia de Salmonella y Shigella. Los dos primeros son sistemas básicos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, gestionada desde el Centro Nacional de Epidemiología ya nombrado previamente. La información obtenida se analiza y se difunde a través del Boletín Epidemiológico Semanal.

La bacteria Salmonella constituye la segunda causa de gastroenteritis bacteriana notificada al Sistema de Información Microbiológica en España (desde el año 2006 y después de Campylobacter) aunque a partir del año 2003 se haya estado detectando una disminución constante del número de notificaciones por S. Enteritidis debido a la eficacia de las medidas de control de las cuales trataremos más adelante. La efectividad de las medidas de control no está tan clara en S. Typhimurium ya que el número de notificaciones de este serotipo no ha disminuido a lo largo del periodo de estudio, sino que ha ido aumentando en el último año y esto podría deberse a que la transmisión para este serotipo no está tan asociada al consumo de huevos y ovoproductos contaminados y, por lo tanto, las medidas de control podrían no ser tan efectivas.

Según el informe epidemiológico sobre la situación de la salmonelosis en España del año 2022 de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE), las Comunidades Autónomas de Andalucía, Islas Baleares y Galicia no notificaron salmonelosis. Además, Andalucía e Islas Baleares tampoco notificaron en el periodo 2015-2021, Galicia no notificó en el año 2021, Cantabria no notificó en los años 2019 y 2020, País Vasco no notificó en el año 2020, y Murcia se incorporó a la vigilancia de esta enfermedad en el año 2020.

En el año 2022 se notificaron 8.777 casos (incidencia acumulada de 24,97 casos por 100.000 habitantes). La mayor incidencia fue en Murcia, seguida por Cantabria. Las de menor incidencia Madrid y Melilla.

 

CADENA EPIDEMIOLÓGICA4,7:

Reservorio: Animales domésticos (mascotas como perros y gatos), animales salvajes, animales silvestres como aves de corral, ganado porcino y bovino, el ser humano (Pacientes y portadores). Piensos de animales, hortalizas contaminadas con estiércol de estos animales.

Huésped: Ser humano. Animales domésticos y salvajes.

Vías de Transmisión: La salmonella se encuentra distribuida en la naturaleza, por lo que se mantiene en diversos tipos de animales con diferentes consecuencias patógenas. La propagación de un animal a otro y el uso de piensos contaminados con Salmonella mantiene un reservorio animal. Las salmonellas son muy abundantes en las heces de los animales afectados, y a través de ellas se puede llegar a contaminar el suelo o el agua y a través de ambos contaminar nuevamente a otros animales.

La mayoría de las infecciones son consecuencia de la ingestión de productos alimentarios contaminados, y de una transmisión directa por vía fecal-oral. Las principales fuentes de infección en el ser humano son las aves de corral, los huevos, los productos lácteos y los productos preparados sobre superficies contaminadas (tablas de cocina, encimeras…). La infección humana a partir de animales contaminados se debe en mayor parte a los nuevos sistemas de cría; en los corrales y criaderos puede transmitirse de un animal a otro a partir de las heces de los animales infectados. Además, el hacinamiento de los mismos, la labilidad de las especies seleccionadas (para mejorar la producción), el uso de piensos compuestos o la deficiente higiene en estos criaderos o mataderos, contribuyen a su propagación.

 

  • ALIMENTOS:

Es la fuente más importante, ya que se trata de una infección mayormente alimentaria (Toxiinfecciosa). Entre los alimentos que más destacan son los huevos (y mahonesas) como consecuencia de la infección por salmonellas en las gallinas. La oportunidad de reproducirse aumenta cuando el huevo se consume en crudo o ha sido insuficientemente calentado, si bien es cierto que el hervido o la fritura tampoco las destruyen. Leche y productos lácteos; muy raramente debido a la pasteurización. Se han dado algunos casos con mantequilla o leche en polvo. La mayoría de las veces se trata de contaminaciones con heces de los animales por falta de higiene en la manipulación (ordeño poco higiénico, contaminación durante la elaboración artesanal de quesos) (Vía fecal-oral por contacto). Carnes; Debido al hacinamiento en los criaderos y la mala higiene / limpieza en los mismos. Especialmente destacar las de pollo y pato; las pieles de estos animales mantienen durante mucho tiempo la infección. Es necesario cocinarlos completamente tanto la carne de ave como la de vacuno, cerdo o cordero. Pescados y mariscos; Es más común en moluscos, ostras, almejas y mejillones, por su capacidad de retener los gérmenes del agua debido a los vertidos de los alcantarillados, por ello se exige la depuración de estos animales previa a su consumo.

 

  • ANIMALES DE COMPAÑÍA:

Aunque la incidencia es mínima respecto a las fuentes anteriores, los animales de compañía, más concretamente los perros, pueden ser fuentes de infección para las personas que conviven con ellos, si su higiene no es adecuada y si son alimentados con piensos compuestos no tratados por calor.

 

  • PORTADORES:

Algunas personas que contraen la infección por salmonella, tanto aquellos que la padecen con sintomatología como lo que asintomáticos, pueden convertirse en portadores crónicos (el germen sobrevive en la vesícula biliar), lo que significa que continuará excretando la bacteria en sus heces o, en raras ocasiones, la orina durante un año o más después de que los signos y síntomas desaparecen.

De las heces de un portador, las bacterias pueden pasar a los alimentos que comemos a través de las manos, si sus hábitos son antihigiénicos. De ahí la importancia de que los manipuladores sean conscientes de la responsabilidad que tienen en su trabajo y de que conozcan la importancia de declarar toda alteración intestinal que sufran que, aunque para ellos no sea significativa, puede ser peligrosa para otros. La higiene de los manipuladores ha de ser muy cuidadosa en todo momento en relación al lavado de las manos después del uso del retrete.

 

MÉTODOS DE CONTROL Y PREVENCIÓN DE LA SALMONELLA ENTERIDITIS:

Disponemos de una serie de medidas de prevención y control frente a esta enfermedad que vamos a analizar a continuación:

ACTUACIÓN SOBRE EL INDIVIDUO ENFERMO.

CUADRO CLÍNICO:

La Salmonelosis Gastroentérica presenta los siguientes síntomas: bacteriemia y gastroenteritis aguda, ya que se encuentra producida por una Salmonella no tifoidea que produce una gastroenteritis indistinguible de la producida por otros patógenos gastrointestinales. Presenta un periodo de incubación de 6-48 horas tras la ingesta de alimentos o agua contaminada. Aparece diarrea, que puede acompañarse de fiebre en las primeras 48-72 horas, náuseas, vómitos, dolor abdominal tipo cólico, escalofríos, cefalea, mialgias y otros síntomas sistémicos. El cuadro cesa en menos de diez días, si no se sospecharía de otra patología8.

DIAGNÓSTICO:

El diagnóstico de una salmonelosis enteritis suele deducirse del síntoma principal, la diarrea y del historial clínico del paciente. Puede determinarse con seguridad este diagnóstico encontrando el patógeno. Con esta finalidad será necesario realizar un análisis de las heces, un frotis rectal y un análisis de vómitos o de los restos de la comida contagiada, ya que ahí están las bacterias de la salmonella. Si la salmonella enteriditis en el paciente desarrolla fiebre se realizará análisis de sangre con hemocultivos1.

TRATAMIENTO:

El tratamiento se orienta principalmente a restaurar las pérdidas de líquidos y electrolitos causados por los vómitos y diarreas. Además, deberemos compensar el contenido de minerales. Si se mantiene un correcto aseo se conseguirá una pronta recuperación.

En ocasiones no se aconseja tomar medicamentos ya que no se acorta el periodo de enfermedad ni los síntomas. Por lo que se empleará el tratamiento antibiótico en recién nacidos y personas inmunodeprimidas o con otras patologías. En estos casos se emplearía el ciprofloxacino, trimetoprim o amoxicilina-clavulánico durante 3 semanas9.

 

MECANISMO DE ACCIÓN:

El tiempo de incubación es muy corto. Normalmente, nuestro jugo gástrico ácido mata los patógenos, por lo que para que se produzca una salmonella es necesaria una gran cantidad de gérmenes (en adultos entre 10.000 y 10.000.000 de salmonellas). Sin embargo, cuando el ácido gástrico es escaso o el sistema inmunitario de cuerpo está debilitado, tal y como suele ser el caso de los niños pequeños y ancianos, es posible que cantidades menores de las indicadas (menos de 100 salmonellas) ya puedan causar una infección. En estas circunstancias, el peligro de contagio de salmonella es muy alto. Las salmonellas que pasan del estómago al intestino producen una infección del intestino grueso y delgado. Los patógenos se introducen en las células de la mucosa intestinal y la dañan al liberar sustancias tóxicas.

Por ello nuestra actuación debe ser conseguir acidificar el jugo gástrico para matar los patógenos y mantener este jugo gástrico para prevenir posibles futuras salmonellas. Suele durar la Salmonella enteritis entre unas horas hasta como máximo siete días1.

La actuación sobre el reservorio, huésped y la fuente de infección será igual que en la Salmonella Typhi, y será desarrollada a continuación en su apartado correspondiente.

 

SALMONELLA TYPHI Y PARATYPHI:

Otro tipo de cepas de Salmonella, provocan en el ser humano dos enfermedades conocidas como fiebre tifoidea (Salmonella Typhi, 106 cepas) y paratifoidea (Salmonella paratyphi A, B y C). Son enfermedades bacterianas sistémicas, caracterizadas por un comienzo con manifestaciones no específicas como fiebre continua, malestar general, anorexia, cefaleas, bradicardia, tos no productiva, manchas rosáceas en el tronco, estreñimiento o diarrea y afectación de los tejidos linfoideos. El cuadro clínico de la fiebre paratifoidea suele ser menos intenso y con una tasa de letalidad menor. La distribución de estas enfermedades es mundial, aunque es cierto que ha disminuido su incidencia en los países desarrollados por la mejora de las condiciones higiénico-sanitarias. En la fiebre tifoidea el reservorio exclusivo es el hombre enfermo o portador, y en la paratifoidea por lo general el hombre y en raras ocasiones animales domésticos.

Se transmite a partir de la ingesta de alimentos o agua contaminada con orina o heces del portador o enfermo provocando un cuadro de síntomas, cuyo periodo de incubación variará entre una enfermedad u otra. En el caso de la fiebre tifoidea oscila entre 1 y 3 semanas, y respecto a la tifoidea de 1 a 10 días. La susceptibilidad es general, y aumenta en personas con aclorhidria gástrica. Tras padecer la enfermedad, el individuo adquiere una inmunidad específica, que no será suficiente para protegerse frente a una nueva invasión de gran número de microorganismos.

A su vez, la especie de Salmonella paratyphi puede producir bacteriemia.  El riesgo de bacteriemia por Salmonella es más alto en pacientes pediátricos, geriátricos y en pacientes inmunodeprimidos. La presentación clínica es la septicemia; infección grave y generalizada en todo el organismo debido al paso de agentes patógenos procedentes del foco de infección a la sangre.

 

INCIDENCIA Y PREVALENCIA:

En el año 2022 se notificaron 42 casos de fiebre tifoidea y paratifoidea. 5 CCAA notificaron casos no importados: Cataluña notificó 9 casos, Madrid 7 casos, Galicia 4 casos, País Vasco 2 casos y Andalucía 1 caso. En cuanto a los casos importados, Cataluña notificó 12 casos, Cantabria y País Vasco 2 casos cada una, y Canarias, Navarra, La Rioja y Baleares 1 caso cada una.

La infección es más común durante los meses de verano y otoño cuando los alimentos contaminados se consumen en reuniones sociales al aire libre 5,8.

 

CADENA EPIDEMIOLÓGICA:

La cadena epidemiológica para la variedad de Salmonellas que producen fiebres tifoideas y paratifoideas es la misma que para la variedad que produce gastroenteritis. En cuanto al reservorio nos encontramos con animales, alimentos y el ser humano, ya nombrados anteriormente y los mismos componentes para el huésped y las vías de transmisión.

Estos 2 serotipos pueden sobrevivir en la vesícula biliar y explicar la existencia de portadores crónicos.

 

MÉTODOS DE PREVENCIÓN Y CONTROL:

Disponemos de una serie de medidas de prevención y control frente a esta enfermedad que vamos a analizar a continuación:

 

ACTUACIÓN SOBRE EL INDIVIDUO ENFERMO:

CUADRO CLÍNICO:

La mayoría de ocasiones se presenta como un cuadro sistémico caracterizado por fiebre y malestar general indistinguible del comienzo de otras enfermedades habituales en nuestro medio de etiología infecciosa, tumoral o autoinmune.

El periodo de incubación suele ser entre 2 y 3 semanas, el comienzo insidioso y los síntomas son fiebre de intensidad variable, cefalea, diarrea, estreñimiento, tos, malestar general, anorexia, cefaleas, bradicardia relativa, manchas rosáceas en el tronco, dolor abdominal, escalofríos. Todos estos síntomas pertenecerían a la Fiebre tifoidea9.

DIAGNÓSTICO:

Para llevar a cabo el diagnóstico definitivo de la fiebre tifoidea o paratifoidea, hay que aislar de manera definitiva la S. Typhi y S. paratyphi. Para estos tipos de Salmonella, se deberá realizar cultivos de sangre, heces, orina, máculas y secreciones gástricas e intestinales. Si se realizan únicamente los cultivos de sangre y secreciones gástricas más del 90% tendrán resultados positivos. Sin embargo, debido a los inconvenientes y molestias asociadas con los cultivos de médula ósea y secreciones intestinales, sólo se realizan hemocultivos, por lo que la sensibilidad se reduce al 50-70%. Esto se puede deber a que los pacientes con Salmonella generalmente tienen menos de 15 salmonelas/ml de sangre1.

TRATAMIENTO:

Cuando tengamos confirmado el diagnóstico de fiebre tifoidea, pondremos en marcha una serie de medidas de prevención:

– Declaración obligatoria a las autoridades sanitarias.

– Aislamiento del paciente, en casa u hospital según sea necesario.

– Desinfección, especialmente de excretas y fómites, y lucha contra las moscas.

– Tratamiento antibiótico acompañado de reposición abundante de líquidos: es lo único efectivo para la fiebre tifoidea, se pueden administrar de forma individual o en combinación. Dependerá en muchas ocasiones del lugar donde haya cogido la enfermedad la persona ya que unos antibióticos responden mejor que otros dependen de la cepa. Los antibióticos que encontramos son los siguientes:

  • Fluoroquinolonas: en este tipo de antibióticos encontramos el ciprofloxacino, puede usarse como una primera buena opción. Se basa en el impedimento a las bacterias de multiplicarse, aunque no es efectivo siempre 100% y algunas pueden sobrevivir al ser resistentes al antibiótico.
  • Cefalosporinas: se encargan de evitar que las bacterias construyan paredes celulares. Aquí encontramos la ceftriaxona y es usada cuando aparece resistencia antibiótica.
  • Macrólidos: evitan que las bacterias produzcan proteínas. Encontramos la Azitromicina, es otra variedad que se puede usar contra la resistencia de las bacterias.
  • Carbapenémicos: también impiden que las bacterias construyan paredes celulares, pero a diferencia de las cefalosporinas actúan en una etapa diferente del proceso. Es la última opción de tratamiento para cuando la enfermedad es grave o no responde a otros tratamientos10.

 

MECANISMO DE ACCIÓN:

La superficie de las células intestinales se encuentra recubierta por microvellosidades que incrementan la superficie de absorción de nutrientes. La Salmonella invade la célula del huésped atravesando la membrana plasmática e inyectando proteínas al citoplasma. Las proteínas inyectadas inducen a la membrana plasmática a envolver a la bacteria y reacomodan el citoesqueleto de las células atacadas. Como resultado se obtiene una célula fagocita de la bacteria. En circunstancias normales entra en acción el mecanismo por el cual la célula destruye a la bacteria, es decir la vacuola se fusiona con lisosomas que contienen enzimas digestivas que degradan al patógeno introducido. En la actualidad, no se tiene demostrado cómo las bacterias abandonan la célula del huésped e infectan otras células1.

 

ACTUACIÓN SOBRE EL RESERVORIO:

Los granjeros, la industria, los inspectores y vendedores de alimentos, los trabajadores de la cadena alimenticia y los consumidores son muy importantes en la correcta alimentación.

Se deben controlar: las gallinas reproductoras, gallinas ponedoras, pollos de engorde, pavos y cerdos de abasto, y cerdos reproductores. Para inhibir la multiplicación de la Salmonella son necesaria las siguientes medidas higiénicas:

  • Compra de animales únicamente de explotaciones libres de salmonelosis, cumpliendo la cuarentena.
  • Estabulación por separado de las diferentes especies animales y división según grupos de edad.
  • Se prohíbe instaurar criaderos de ostras y mejillones en zonas contaminadas por aguas residuales.
  • Eliminación continua de los animales enfermos o sospechosos.
  • Estabulación aislada de animales que han sobrevivido a la salmonelosis.
  • Eliminación constante de restos de pienso, orina y heces.
  • Limpieza y desinfección adecuadas.
  • Lucha efectiva frente a los contaminantes: moscas, aves y roedores.
  • Control del agua de bebida y piensos8.

 

ACTUACIÓN SOBRE LA FUENTE DE INFECCIÓN:

Las medidas preventivas se dirigen principalmente a una higiene adecuada.

  • Es fundamental aplicar nociones de higiene sobre aguas de bebida, aguas residuales, alimentos… así evitaremos lo máximo posible las epidemias.
  • Evitar beber agua que no sea depurada.
  • Evitar comer verduras crudas, frutas con piel u otros alimentos que puedan haber sido contaminados.
  • Manejar y almacenar adecuadamente los alimentos.
  • Educación sanitaria a la población para evitar que consuma huevos crudos o cocinados de forma incompleta.
  • Cocinar a temperatura suficiente los platos con huevo. La salmonella es poco resistente a altas temperaturas. Se deben superar los 70ºC en el cocinado de todo alimento, para garantizar así su eliminación.
  • Evitar la contaminación cruzada. (por ejemplo, cuando entran en contacto alimentos cocidos con crudos o cuando se manipulan alimentos cocidos en el mismo lugar en el que se manipularon los alimentos crudos contaminados)
  • Limpiar cualquier instrumento utilizado para la elaboración de otros alimentos anteriormente.

 

Cuando la población realice viajes a zonas endémicas la recomendación principal es la inmunización. Se dispone de dos tipos de vacunas que proporcionan protección durante dos años aproximadamente1.

 

ACTUACIÓN SOBRE EL HUÉSPED:

Respecto a la vacunación, para que la misma sea idónea frente a S. typhi, tiene que contemplar cinco criterios:

  1. Se debe inducir una respuesta inmunitaria protectora y duradera, tanto a nivel local (tracto intestinal), como sistémico. Las vacunas preparadas a partir de cepas vivas atenuadas cumplen mejor este criterio que las preparadas a partir de microorganismos muertos o inactivados.
  2. La vacuna debe proporcionar inmunidad adecuada después de una sola dosis.
  3. Administración vía oral, ya que es la puerta de infección habitual.
  4. La vacuna debe ser estable en condiciones normales de trabajo. Ejemplo: no requerir refrigeración.
  5. La cepa a partir de la cual se prepare la vacuna deberá tener una tasa de reversión a cepa virulenta extremadamente baja.

En la actualidad, aunque las bases están definidas y los criterios enunciados, ninguna vacuna cumple todos los criterios. Existen 3 vacunas en España actualmente:

  • Vivotif®: se administra por vía oral, es una vacuna viva atenuada. Su presentación es en forma de cápsula con una cubierta entérica. Debe tomarse con el estómago vacío, una hora antes o 2 después de la ingesta ya que si no podría inactivarse. Se debe tomar con líquidos fríos. No se administrará a menores de 5 años.
  • Typhim Vi® y Typherix®: ambas son vacunas inactivadas y se administran por vía intramuscular. No se deben administrar a menores de 2 años11.

 

Hay otro tipo de cepa, llamada S. paratyphi, que puede causar una variedad de la fiebre tifoidea llamada fiebre paratifoidea. Tiene 3 subtipos, A,B Y C. Los síntomas son similares a la fiebre tifoidea, pero generalmente con un curso más benigno. Sin embargo, esta enfermedad es poco frecuente1.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. J. Fernández-Crehuet Navajas, M. Carnero Varo y A.Pinedo Sánchez. Epidemiología y prevención de las enfermedades transmisibles. En: Sierra López A, Sáenz González MC, Fernández-Crehuet Navajas J, Cueto Espinar A, Gestal Otero JJ, et.al. Medicina preventiva y salud pública. 11ª edición. Barcelona: Elsevier MASSON; 2008. P:543-554
  2. Organización Mundial de la Salud. Inocuidad de los alimentos. [Internet] Enfermedades de transmisión alimentaria. 2016. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs139/es/
  3. Benigno Enríquez Argote. Salmonelosis. Biblioteca de Microbiología y Parasitología. Biblioteca enfermedades infecciosas. Publicado 11/11/2009. Portalesmedicos.com. [Internet] Salmonelosis – Revista Electrónica de PortalesMedicos.com.2015. Disponible en: http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/1801/1/Salmonelosis.html
  4. Diario Veterinario (Internet). Septiembre 2023. Disponible en: https://www.diarioveterinario.com/t/4436010/94-brotes-salmonela-espana-2022-fueron-causados-alimentos-contaminados#:~:text=Por%20otro%20lado%2C%20se%20notificaron,185%20casos%20constaban%20como%20hospitalizados
  5. Informe epidemiológico sobre la situación de la Fiebre tifoidea y paratifoidea en España. Año 2022. Centro Nacional de Epidemiología. Instituto de Salud Carlos III.Murray, Rosenthal. Microbiología Médica. Edición 7. S.A Elsevier. 2014. España.
  6. Isciii.es ( Internet ) España.2017 Disponible en : http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-servicios-cientifico-tecnicos/fd-vigilancias-alertas/fd-sistema-informacion- microbiologica/BES19982008.pdf
  7. Anon,es (Internet) Madrid 2017. Disponible en: http://www.cresa.es/granja/salmonelosis.pdf.
  8. Gofeminin.de GmbH, G. (2017). [Internet]. Salmonella, salmonelosis (salmonella enteritis) Tratamiento – Onmeda.es. onmeda.es. Disponible en: http://www.onmeda.es/enfermedades/salmonella-tratamiento-1778-6.html
  9. Aragón.es (Internet) Aragón. 2017. Disponible en: http://www.aragon.es/estaticos/GobiernoAragon/Departamentos/SanidadBienestarSocialFamilia/Sanidad/Profesionales/13_SaludPublica/18_Vigilancia_Epidemiologica/09_protocolo_f_tifoidea.pdf
  10. Mayo Clinic. Fundación Mayo para la Educación y la Investigación Médicas. Marzo 2023. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es/diseases-conditions/typhoid-fever/diagnosis-treatment/drc-20378665
  11. Andavac. Junta de Andalucía, consejería de salud y consumo. Mayo 2023. Disponible en: https://www.andavac.es/vacunacion-viajes-internacionales-fiebre-tifoidea/

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos