Síndrome de Guillain Barré.

16 septiembre 2022

AUTORES

  1. Idoya Gurría Puzo. Graduada en Fisioterapia. Fisioterapeuta en Hospital General Universitario San Jorge (Huesca).
  2. Belén Castán Ladrero. Graduada en Fisioterapia. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud.
  3. Alejandra Matamala Sarasa. Graduada en Fisioterapia. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud.
  4. José Angel López Hernández. Graduado en Fisioterapia. Fisioterapeuta en Hospital General Universitario San Jorge (Huesca).
  5. Silvia Luna López. Graduada en Fisioterapia. IMOVE Consulta de Fisioterapia y Suelo Pélvico.
  6. María Lázaro Revuelto. Graduada en Fisioterapia. Athenea Fisioterapia (Jaca).

 

RESUMEN

El síndrome de Guillain-Barré es una polirradiculoneuropatía inflamatoria aguda. Suele presentarse con debilidad progresiva ascendente en las extremidades y arreflexia, pudiendo llegar a la parálisis respiratoria. Normalmente es provocada por una infección previa y la prevalencia es mayor en hombres. La mayoría de los pacientes se recuperan a los 6 meses, aunque pueden sufrir alguna discapacidad residual. La fisioterapia ayuda a recuperar la fuerza muscular lo antes posible y reducir las posibles secuelas.

 

PALABRAS CLAVE

Guillain Barré, fisioterapia, rehabilitación, ejercicio físico, secuelas.

 

ABSTRACT

Guillain-Barré syndrome is an acute inflammatory polyradiculoneuropathy. It usually presents with progressive ascending limb weakness and areflexia and may progress to respiratory paralysis. It is usually caused by a previous infection and the prevalence is higher in men. Most patients recover within 6 months, although they may suffer some residual disability. Physiotherapy helps to recover muscle strength as soon as possible and reduce possible sequelae.

 

KEY WORDS

Guillain Barré, physiotherapy, rehabilitation, physical exercise, sequelae.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El síndrome de Guillain-Barré (SGB) es una polirradiculoneuropatía inflamatoria aguda inmunomediada que se presenta clásicamente con por una debilidad progresiva ascendente en las cuatro extremidades, cambios sensoriales, arreflexias y/o hiporreflexia, disfunción autonómica y parálisis respiratoria1,2,3,4.

La alteración en la longitud de los tejidos blandos, la debilidad muscular y los cambios sensoriales afectan al equilibrio, la postura, la movilidad de las articulaciones y la marcha5.

 

EPIDEMIOLOGÍA:

El SGB tiene una incidencia anual de uno a dos por cada 100.000 habitantes, con una mayor prevalencia masculina, siendo 3-1 superior frente al sexo femenino1,3. No presenta diferencias geográficas3.

Las tasas de mortalidad y letalidad son similares, aproximadamente del 3%. Alrededor del 25% de los pacientes requieren asistencia ventilatoria durante la fase aguda1.

 

ETIOLOGÍA:

Normalmente se precipita por una infección previa2. En dos tercios de los casos hay antecedentes de infección de tracto respiratorio superior o diarrea que precede a la debilidad, y los gérmenes más frecuentemente implicados son Campylobacter jejuni en un 30% de los casos, citomegalovirus hasta en el 10% de los casos, virus de Epstein-Barr, virus varicela zóster y Mycoplasma pneumoniae1,4.

En los últimos años se está iniciando el estudio de una posible relación entre el SGB y COVID-19. Existe bibliografía disponible que defiende la hipótesis de que una respuesta inmunitaria subyacente contra COVID-19 puede ser responsable de la polirradiculoneuritis aguda. Debido a que en la población del SGB los casos asintomáticos de COVID-19 fueron raramente descritos, se especula que la diseminación hemática es necesaria para desencadenar el proceso inmunomediado a través del reconocimiento linfocítico de antígenos propios2.

 

EVOLUCIÓN:

Aunque la mayoría de los pacientes se recuperan en los 6 meses siguientes a la aparición de los síntomas, otros se prolongan en el tiempo. Aproximadamente entre el 10 y el 20% de los pacientes presentan una discapacidad residual grave, sobre todo en adultos jóvenes de 30 a 50 años1,6.

Existen numerosos factores recogidos en la escala Erasmus: diarrea previa, edad avanzada, progresión rápida. que se relacionan con un mal pronóstico (incapacidad para caminar de manera independiente a los 6 meses)3.

En los casos en los que los pacientes no tienen una respuesta autonómica adecuada deben ser trasladados a las unidades de cuidados intensivos, para controlar de manera mecánica las presiones respiratorias y colocar un monitor cardíaco que avise a la primera señal de disfunción. Pueden aparecer elevaciones en la presión arterial, arritmias o incluso bloqueo completo del corazón7.

 

TRATAMIENTO:

El manejo de la enfermedad incluye la implementación de medidas de soporte y la inmunoterapia con IgIV o plasmaféresis, principalmente durante el proceso agudo4,8. La plasmaféresis acorta el tiempo que el paciente permanece con soporte respiratorio, el tiempo necesario para lograr una marcha independiente, y se asocia con mayor movilidad funcional a los 6 meses. La inmunoterapia también acelera la recuperación8.

El abordaje del dolor es complejo, ya que puede ser tanto de origen nociceptivo como neuropático. La evidencia es poco consistente para poder establecer la efectividad analgésica más adecuada. Se han utilizado diferentes tipos de medicamentos a lo largo del tiempo; opioides a dosis bajas, antiepilépticos4.

 

Rehabilitación:

Un escenario común para un paciente con EGB severo sería una rehabilitación hospitalaria durante 3-6 semanas, seguida de un programa de rehabilitación ambulatoria durante 3-4 meses8. Se utiliza un enfoque multidisciplinar, fomentando la participación activa de paciente y familiares, con el objetivo de reducir la discapacidad y maximizar la función5,8.

La rehabilitación hospitalaria se centra en el mantenimiento de la postura y la alineación del paciente. Las movilizaciones pasivas y las órtesis nos ayudan a mantener los rangos de movilidad y evitar rigideces articulares. Las técnicas de fisioterapia respiratoria ayudan a reducir el trabajo respiratorio y a movilizar y expulsar secreciones. En pacientes con traqueostomía se utiliza un protocolo para el destete, con el objetivo de evitar la sobrefatiga de los músculos respiratorios8.

La rehabilitación ambulatoria comprende programas de ejercicio físico mejoran la movilidad funcional, la función cardiopulmonar, la fuerza muscular isocinética, y reducen la fatiga. También han demostrado influir positivamente en la función cognitiva, el estado de ánimo o la depresión6. La bibliografía disponible, en muchos casos no dispone de modelos de ejercicio estandarizados1. El entrenamiento en bicicleta parece ser el programa con más garantías. Suelen durar unas 12 semanas, incluyendo 30-60 minutos de ejercicio tres veces por semana al 70-90% de la frecuencia cardíaca máxima5. También se trabaja para asegurar la continencia, intentando evitar la sobredistensión vesical y las infecciones urinarias, que llegan a producirse en un 30% de los pacientes8.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Shah N, Shrivastava M, Kumar S, Nagi RS. Supervised, individualised exercise reduces fatigue and improves strength and quality of life more than unsupervised home exercise in people with chronic Guillain-Barré syndrome: a randomised trial. J Physiother. 2022 Apr;68(2):123-129. doi: 10.1016/j.jphys.2022.03.007. Epub 2022 Apr 5. PMID: 35396175.
  2. d’Orsi G, Sica S, Maiorano A, Melchionda D, Lalla A, Montemurro L, Sabetta A, Goffredo R, Lecce B, Fiore JR, Santantonio T, Avolio C. Guillain-Barré syndrome as only manifestation of COVID-19 infection. Clin Neurol Neurosurg. 2021 Aug;207:106775. doi: 10.1016/j.clineuro.2021.106775. Epub 2021 Jun 24. PMID: 34175645; PMCID: PMC8222978.
  3. Khan F, Ng L, Amatya B, Brand C, Turner-Stokes L. Multidisciplinary care for Guillain-Barré syndrome. Cochrane Database Syst Rev. 2010 Oct 6;(10):CD008505. doi: 10.1002/14651858.CD008505.pub2. PMID: 20927774.
  4. Peña L, Moreno CB, Gutiérrez-Álvarez AM. Neurología. 2015;30(7):433-438.
  5. Simatos Arsenault N, Vincent PO, Yu BH, Bastien R, Sweeney A. Influence of Exercise on Patients with Guillain-Barré Syndrome: A Systematic Review. Physiother Can. 2016;68(4):367-376. doi: 10.3138/ptc.2015-58. PMID: 27904236; PMCID: PMC5125499.
  6. Bussmann JB, Garssen MP, van Doorn PA, Stam HJ. Analysing the favourable effects of physical exercise: relationships between physical fitness, fatigue and functioning in Guillain-Barré syndrome and chronic inflammatory demyelinating polyneuropathy. J Rehabil Med. 2007 Mar;39(2):121-5. doi: 10.2340/16501977-0007. PMID: 17351693.
  7. Elco FM. Guillain-Barré Syndrome. Neurocrit Care (2016) 25:288–292.
  8. Khan F. Rehabilitation in Guillian Barre syndrome. Aust Fam Physician. 2004 Dec;33(12):1013-7. PMID: 15630924.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos