Síndrome de Lindsay Hemenway. A propósito de un caso

19 febrero 2024

 

AUTORES

  1. Rocío García Fernández. Médico Interno Residente en Otorrinolaringología. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  2. Ana María Gasós Lafuente. Médico Adjunto en Otorrinolaringología. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  3. Andrea Escribano Peñalva. Médico Interno Residente en Otorrinolaringología. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  4. Alejandra Vázquez Tolosa. Médico Interno Residente en Angiología y Cirugía Vascular, Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  5. Patricia Íñiguez De Heredia Monforte. Médico Interno Residente en Neumología. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  6. Jorge Romero Martínez. Médico Interno Residente en Radiología. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.

 

RESUMEN

Introducción: El síndrome de Lindsay-Hemenway (o síndrome de la arteria vestibular anterior) consiste en un cuadro de vértigo producido por la oclusión de la arteria vestibular anterior, que proporciona irrigación a la mayor parte del utrículo, a una pequeña parte del sáculo y a las ampollas de los canales semicirculares superior y lateral.

Caso clínico: Se presenta el caso de una mujer de 58 años que acude a Urgencias por un cuadro vértigo agudo de características periféricas de varias horas de evolución, que posteriormente presenta episodios de repetición de vértigo de características periféricas de segundos de duración que se desencadenan con los movimientos cefálicos. Finalmente, la paciente es diagnosticada de Síndrome de Lindsay-Hemenway

Discusión: Esta patología se caracteriza por presentarse clínicamente en dos fases: una primera fase en la que el paciente refiere un vértigo agudo de horas o días de evolución y una segunda fase de episodios recurrentes de vértigo posicional paroxístico benigno. El diagnóstico se fundamenta en la historia clínica, las maniobras de provocación positivas y la abolición o disminución de la respuesta en las pruebas calóricas.

 

PALABRAS CLAVE

Síndrome Lindsay-Hemenway, neuritis vestibular, vértigo posicional paroxístico benigno, arteria vestibular anterior.

ABSTRACT

Introduction: Lindsay-Hemenway syndrome (or anterior vestibular artery syndrome) consists of a condition of vertigo produced by the occlusion of the anterior vestibular artery, which provides irrigation to most of the utricle, a small part of the saccule and the ampullae of the superior and lateral semicircular canals.

Clinical case: We present the case of a 58-year-old woman who came to the emergency room due to acute vertigo with peripheral characteristics lasting several hours, who subsequently presented repeated episodes of vertigo with peripheral characteristics lasting seconds that were triggered by the cephalic movements. Finally, the patient is diagnosed with Lindsay-Hemenway Syndrome.

Discussion: This pathology is characterized by presenting clinically in two phases: a first phase in which the patient reports acute vertigo lasting hours or days and a second phase of recurrent episodes of benign paroxysmal positional vertigo. The diagnosis is based on the clinical history, positive provocation maneuvers and the abolition or decrease of the response in caloric tests.

 

KEY WORDS

Lindsay-Hemenway syndrome, vestibular neuritis, benign paroxysmal positional vertigo, anterior vestibular artery.

INTRODUCCIÓN

El síndrome de Lindsay-Hemenway, también llamado síndrome de la arteria vestibular anterior, se describe por primera vez en 1957 por John Lindsay y William Hemenway1. El origen de este cuadro es la oclusión de la arteria vestibular anterior, lo que provoca una clínica vertiginosa que se presenta característicamente en dos fases2.

La arteria vestibular anterior es una rama de la arteria del laberinto (rama de arteria cerebelosa anteroinferior -AICA-) y que proporciona irrigación a la mayor parte del utrículo, a una pequeña parte del sáculo y a las ampollas de los canales semicirculares superior y lateral2. Se ha propuesto que los pacientes con antecedentes trombóticos o alto riesgo trombótico o con diabetes tienen mayor riesgo de sufrir este cuadro2,3. En un estudio realizado en 1998, se informa que el 16.3% de los casos de vértigo posicional paroxístico benigno podrían estar relacionados con el síndrome de Lindsay-Hemenway4.

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Se presenta el caso de una mujer de 58 años que acude a Urgencias por un cuadro de vértigo con sensación de giro de objetos de 24 horas de evolución, de inicio súbito e incapacitante. Como antecedente destaca una meningitis por Listeria hace un año. Sin alergias conocidas hasta la fecha.

A la exploración, la paciente presenta nistagmo grado III horizonto-rotatorio derecho y Halmagyi con sacadas de refijación al girar la cabeza hacia la izquierda. Las pruebas vestibuloespinales (Barany, Romberg y Unterberger) muestran desviación hacia la izquierda. La otoscopia es normal y la audiometría tonal liminar muestra una normoacusia bilateral.

Se realiza un vHIT (Video Head Impulse Test) que objetiva una hipofunción vestibular izquierda con ganancias de 0.39 en el oído izquierdo (Figura 1) y una normofunción vestibular derecha.

Se sospecha una neuritis vestibular izquierda, por lo que se instaura tratamiento médico con corticoesteroides y betahistina. Se realiza una resonancia magnética que no muestra alteraciones reseñables.

A los diez días de la valoración inicial, la paciente refiere mejoría clínica, pero con persistencia de inestabilidad y aparición de episodios de vértigo con sensación de giro de objetos de segundos de duración al realizar movimientos cefálicos y al adquirir la posición de decúbito lateral izquierdo. Ante sospecha de cuadro de vértigo periférico paroxístico benigno (VPPB) se realiza la maniobra de Dix-Hallpike, con aparición de nistagmo horizonto-rotatorio geotrópico al girar la cabeza hacia la izquierda. Se realiza entonces la maniobra de reposición Epley.

El contexto de un cuadro de vértigo periférico agudo e incapacitante que remite en días y que se sucede de episodios de vértigo periférico desencadenado con los movimientos cefálicos y de segundos de duración hace sospechar de un síndrome de Lindsay-Hemenway.

Se realiza un seguimiento con controles al mes, a los tres meses y a los seis meses, precisando en alguna ocasión nuevas maniobras de reposición. Presenta mejoría clínica progresiva y a los seis meses los potenciales miogénicos evocados vestibulares cervicales (cVEMP) están presentes (Figura 2) y el vHIT de control muestra normofunción vestibular (Figura 3).

 

DISCUSIÓN

El síndrome de Lindsay-Hemenway es un cuadro vertiginoso que se caracteriza por presentarse clínicamente en dos fases. Una primera fase en la que el paciente refiere un vértigo agudo de horas o días de evolución (interpretado como una neuritis vestibular inicialmente) y una segunda fase de episodios recurrentes de vértigo desencadenados con los movimientos cefálicos (sugestivo de vértigo posicional paroxístico benigno)3,4,5,6. Estos pacientes suelen ser más jóvenes y con mayor tendencia a la recurrencia que los pacientes con VPPB idiopático7.

El vértigo inicial se explica por la isquemia producida por la oclusión de la arteria vestibular anterior, que afecta principalmente al utrículo y causa un vértigo agudo. Posteriormente se produce una degeneración de las máculas con desprendimiento de otoconias, que se desplazan hacia los canales semicirculares2,3. El canal semicircular posterior está vascularizado por la arteria vestibular posterior, por lo que es un canal funcionante, donde el desplazamiento de las otoconias en su interior producirá clínica vertiginosa compatible con un vértigo posicional paroxístico benigno2.

El diagnóstico se fundamenta en la historia clínica, las maniobras de provocación positivas y la abolición o disminución de la respuesta en las pruebas calóricas3,5,6. La audiometría en estos pacientes no sufre alteraciones. Actualmente, la realización de pruebas como el v-HIT y los potenciales miogénicos evocados vestibulares oculares (oVEMPs) y cervicales (cVEMPS) permiten obtener información sobre la función vestibular de cada órgano sensorial y cada rama del nervio vestibular8. En el Síndrome de Lindsay-Hemenway, los resultados obtenidos de los cVEMPs son normales (aunque pueden encontrarse alterados en el periodo inicial) y los resultados del v-HIT estarán alterados, mostrando una hipofunción vestibular6,8.

En estos pacientes, las pruebas de imagen como la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM) no muestran hallazgos relevantes3,5.

El manejo de estos pacientes debe combinar las maniobras de reposicionamiento y la rehabilitación vestibular junto con la betahistina, un vasodilatador análogo de la histamina. En la fase inicial, los corticoesteroides son de gran utilidad para facilitar la compensación central y mejorar la recuperación clínica, pudiendo emplear también antieméticos y sedantes vestibulares como tratamiento sintomático3,5.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Hemenway WG, Lindsay JR. Postural vertigo due to unilateral sudden partial loss of vestibular function. Ann Otol Rhinol Laryngol. 1956; 65(3):692-706.
  2. Waissbluth S, Becker J, Sepúlveda V, Iribarren J, García-Huidobro F. Benign Paroxysmal Positional Vertigo Secondary to Acute Unilateral Peripheral Vestibulopathy: Evaluation of Cardiovascular Risk Factors. J Int Adv Otol. 2023;19(1):28-32.
  3. Monsalve S, Gomez E, Gaspar S, Marquez CR. Síndrome de la Arteria Vestibular Anterior (Lindsay-Hemenway): revisión y reporte de caso. Revista FASO. 2020;27(3):49-54.
  4. Pardal Refoyo JL, Pérez Plasencia D, Beltrán Mateos LD. Isquemia de la arteria vestibular anterior (síndrome de Lindsay-Hemenway). Revisión y comentarios. Acta Otorrinolaringol Esp. 1998;49(8):599-602.
  5. Anghel AG, Badea C, Musat G. Lindsay-Hemenway Syndrome: Review of the literature and case report. Romanian Journal of Rhinology. 2020;10(37): 13-18.
  6. Gkoritsa EZ. The Lyndsay-Hemenway Syndrome: Two Case Reports. Review and Comments. J Ear Nose Throat Disord 2016; 1(1):1014.
  7. Türk B, Akpinar M, Kaya KS, Korkut AY, Turgut S. Benign Paroxysmal Positional Vertigo: Comparison of Idiopathic BPPV and BPPV Secondary to Vestibular Neuritis. Ear Nose Throat J. 2021;100(7):532-535.
  8. Curthoys IS. The interpretation of clinical tests of peripheral vestibular function. Laryngoscope. 2012;122(6):1342-1352.

 

ANEXOS

Figura 1. vHIT: hipofunción vestibular izquierda (ganancia de 0.39) con sacadas no agrupadas covert y overt.

 

Figura 2. cVEMPs bilaterales.

 

Figura 3. vHIT: normofunción vestibular izquierda (ganancia de 0.98) con alguna sacada covert.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos