Trastorno dismórfico corporal.

10 febrero 2024

AUTORES

  1. Julia Garcés Lázaro. Graduada en Enfermería. Servicio Cardiología Hospital Universitario Miguel Servet.
  2. Sara moreno alhambra. Graduada en Enfermería. Servicio Medicina Interna Hospital Royo Villanova.
  3. Ángela Garrido Ruiz. Graduada en Enfermería. Servicio Hospital de Día. Hospital San Juan de Dios.
  4. Sara Gil Jiménez. Graduada en Enfermería. Servicio de Oncología. Hospital Universitario Miguel Servet.
  5. Alejandra Pérez Tesa. Graduada en Enfermería. Servicio UCI. Hospital Clinico Universitario Lozano Blesa.
  6. Victoria Monterde Legido. Graduada en Enfermería. Enfermera Escolar en el Centro de Educación Vadorrey Les Allés.

 

RESUMEN

El trastorno dismórfico corporal (TDC) es un tipo de enfermedad mental, está caracterizado por una preocupación permanente y excesiva de uno o varios “defectos” percibidos por el paciente, ya sean reales o no. Esta patología se suele desarrollar durante la adolescencia y tiene mucha comorbilidad con trastornos alimentarios y otros trastornos obsesivos-compulsivos1. Generalmente está infra diagnosticada por la complejidad de sus síntomas y la fina línea que hay entre que no te guste tu apariencia física y la obsesión provocada por el desarrollo del TDC.

PALABRAS CLAVE

Trastorno dismórfico corporal, trastorno obsesivo compulsivo, defecto.

ABSTRACT

Body dysmorphic disorder (BDD) is a type of mental illness, characterized by a permanent and excessive concern with one or several «flaws» perceived by the patient, whether they are real or not. This pathology usually develops during adolescence and has a lot of comorbidities with eating disorders and other obsessive-compulsive disorders1. It is generally underdiagnosed due to the complexity of its symptoms and the fine line between not liking your physical appearance and the obsession caused by the development of BDD.

KEY WORDS

Body dysmorphic disorder, obsessive-compulsive disorder, flaws.

DESARROLLO DEL TEMA

Vivimos en una sociedad donde pensamos que la perfección física es posible, gracias a las redes sociales, las películas, los anuncios. No nos damos cuenta de que las personas que vemos a través de las pantallas usan maquillaje, filtros e incluso cirugía estética para aparentar una perfección que es imposible, esto hace más fácil que las personas se obsesionen por tener un físico perfecto.

El trastorno dismórfico corporal o TDC es un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo en la cual las personas tiene una preocupación fuera de lo usual por su aspecto físico, estas personas pasan la mayor parte de su día pensando sobre sus “defectos” y en la forma de ocultarlos. Se cree que la etiología es multifactorial en donde se combinan factores psicológicos, biológicos y ambientales, los malos tratos, el abandono o el abuso, especialmente en la infancia influyen mucho en el desarrollo de esta enfermedad.

Este trastorno tiene un gran índice de comorbilidad, se ha visto que muchos pacientes que sufren TDC también sufren TOC, desórdenes alimentarios (especialmente con la anorexia nerviosa), desorden de la personalidad etc. Estas particularidades hacen que el diagnóstico sea complicado y por ello, se retrasa años el diagnóstico real de la enfermedad. Esto es muy peligroso ya que un gran número de personas afectadas por TDC se plantean el suicidio como una alternativa.

PREVALENCIA:

El trastorno dismórfico corporal es relativamente común hoy en día, en torno a un 2% de la población sufren esta condición2, la época habitual de aparición de los síntomas es entre la adolescencia y los primeros años de la edad adulta, con una edad media de aparición de 16,4 años. No obstante, se ha observado un segundo pico de aparición de la enfermedad, únicamente en mujeres, después de la menopausia.

Aunque se pueda creer que el TDC es más prevalente en mujeres que en hombres, los estudios demuestran que es igual de frecuente. Lo que si se ha observado es que la parte del cuerpo por la que los pacientes sienten preocupación es diferente entre ambos sexos. En hombres estas partes son los genitales, el pelo y la masa muscular, en cambio en las mujeres son los pechos, los muslos y las piernas.

Las personas afectadas con esta patología quieren cambiar a toda costa ese aspecto de su físico que odian, por esta razón llegan a someterse a múltiples operaciones estéticas y a diversos tratamientos de belleza. Por lo que son pacientes habituales en consultas dermatológicas y en clínicas estéticas. Según algunos estudios, la prevalencia de TDC entre los pacientes dermatológicos o cirujanos plásticos asciende al 6%-15% de sus pacientes.

HISTORIA:

Este trastorno fue por primera vez descrito en 1891 por Enrico Morselli (1852-1929) quien acuñó el término de dismorfofobia en 1896, este la definió como “sentimiento subjetivo de fealdad o defecto físico que el paciente cree que es evidente para los demás, aunque su aspecto está dentro de los límites de normalidad”. Finalmente, en 1987, en la versión revisada del DSM-III-R, la Asociación Psiquiátrica Americana cambió el término de dismorfofobia por el de trastorno dismórfico corporal, en donde aparece en el subgrupo de los trastornos somatomorfos3.

Hermann Stutte en 1962 usó el término Complejo de Tersites para hablar de las personas que tenían un defecto en el aspecto físico real pero sutil, lo vivían como si fuese una deformidad.

DIAGNÓSTICO:

El diagnóstico del trastorno dismórfico corporal es complejo ya que la mayoría de las personas experimentan ocasionalmente insatisfacción con su propia apariencia. Pero para diferenciar estas preocupaciones «normales» del trastorno dismórfico corporal, La persona debe haber respondido a los pensamientos sobre el defecto corporal con un comportamiento repetitivo (por ejemplo, mirar la parte del cuerpo en un espejo, acicalarlo u ocultarlo) u operaciones mentales repetitivas (por ejemplo, comparar su parte del cuerpo con otras2.

Para poder diagnosticar mejor el TDC se debería realizar una serie de preguntas (anexos I) a adolescentes que se le observen síntomas como baja autoestima, aislamiento social, ansiedad, depresión y comportamientos obsesivos relacionados con los defectos que se observan4.

TRATAMIENTO:

Se ha visto que los inhibidores de la recaptación de la serotonina como la Fluoxetina, la Fluvoxamina y la Clomipramina son un tratamiento farmacológico eficaz para los pacientes con trastorno dismórfico corporal5. Aunque el tratamiento más efectivo es la terapia cognitiva-conductual, esta terapia consiste en exponer los “defectos” que se ve el paciente paulatinamente en sitios públicos6.

No todos los pacientes responden al tratamiento y aquellos que si lo hacen siguen sufriendo algunos de los síntomas del TDC.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. García Abreu D, Ojeda Vicente M, Ferrer Gutiérrez EJ. Trastorno dismórfico corporal. Medicentro Electrónica [Internet]. septiembre de 2014 [citado 14 de julio de 2023];18(3):140-2. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S1029-30432014000300011&lng=es&nrm=iso&tlng=es
  2. Hardardottir H, Hauksdottir A, Bjornsson AS. [Body dysmorphic disorder: Symptoms, prevalence, assessment and treatment]. Laeknabladid. marzo de 2019;105(3):125-31.
  3. Behar R, Arancibia M, Heitzer C, Meza N. [Body dysmorphic disorder: clinical aspects, nosological dimensions and controversies with anorexia nervosa]. Rev Med Chil. mayo de 2016;144(5):626-33.
  4. Luna Montaño I. MUJER, BELLEZA Y PSICOP PSICOPATOLOG PATOLOGÍA. Revista Colombiana de Psiquiatría [Internet]. diciembre de 2001 [citado 21 de agosto de 2023];30(4):383-8. Disponible en: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S0034-74502001000400006&lng=en&nrm=iso&tlng=es
  5. Hong K, Nezgovorova V, Uzunova G, Schlussel D, Hollander E. Pharmacological Treatment of Body Dysmorphic Disorder. Curr Neuropharmacol. 2019;17(8):697-702.
  6. Phillips KA, Dufresne RG. Body dysmorphic disorder. A guide for dermatologists and cosmetic surgeons. Am J Clin Dermatol. 2000;1(4):235-43.

 

ANEXOS EN PDF

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos