Abordaje clínico del síndrome de Dressler en un paciente postinfarto

4 mayo 2024

 

AUTORES

  1. Daniel García Arenaz. Médico de Urgencias Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  2. Beatriz Meléndez Sancho. Médico de Atención Primaria Centro de Salud Borja, Zaragoza.
  3. Cristian Blanco Torrecilla. Médico de Urgencias Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  4. Patricia Latorre Forcén. FEA Psiquiatría Centro de Salud Mental Calahorra. La Rioja.

 

RESUMEN

El síndrome de Dressler, también conocido como síndrome postinfarto, es una forma de pericarditis que se desarrolla después de un infarto de miocardio o de una cirugía cardíaca. Esta afección es una respuesta autoinmune tardía, donde el sistema inmunológico ataca el propio pericardio del paciente 1. Se caracteriza por dolor torácico, fiebre, malestar general y puede presentar derrame pericárdico. Aunque menos común en la era de la reperfusión coronaria temprana, todavía puede ocurrir semanas o incluso meses después del evento desencadenante2.

PALABRAS CLAVE

Autoinmunidad, pericarditis, infarto del miocardio.

ABSTRACT

The Dressler syndrome, also known as post-infarction syndrome, is a form of pericarditis that develops after a myocardial infarction or cardiac surgery. This condition is a late autoimmune response, where the immune system attacks the patient’s own pericardium. It is characterized by chest pain, fever, general discomfort, and may present with pericardial effusion. Although less common in the era of early coronary reperfusion, it can still occur weeks or even months after the triggering event.

KEY WORDS

Autoimmunity, pericarditis, myocardial infarction.

INTRODUCCIÓN

En el contexto de un infarto de miocardio, las células cardíacas dañadas liberan antígenos que desencadenan una reacción inmune. Como resultado, se producen inflamación y acumulación de fluido alrededor del corazón, lo que puede causar síntomas como dolor torácico, fiebre, malestar general, fricciones pericárdicas y, en casos graves, derrame pericárdico.

El reconocimiento temprano y el manejo adecuado del síndrome de Dressler son fundamentales para prevenir complicaciones graves, como la constricción pericárdica o la insuficiencia cardíaca. En este contexto, presentaremos un caso clínico que ilustra la presentación, diagnóstico y tratamiento de un paciente con síndrome de Dressler posterior a un infarto de miocardio, destacando la importancia de una atención integral y multidisciplinaria en el manejo de esta complicación postinfarto.

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Paciente varón de 55 años, con antecedente de infarto agudo de miocardio hace aproximadamente 6 semanas, quien acude al servicio de urgencias presentando síntomas de dolor torácico pleurítico, fiebre y malestar generalizado. El paciente relata que los síntomas se han desarrollado progresivamente en los últimos tres o cuatro días, lo que genera preocupación y malestar significativo. Además, informa que ha seguido el tratamiento prescrito tras el infarto de miocardio de forma adecuada y no ha presentado síntomas relevantes hasta la aparición de estos nuevos síntomas.

A su llegada a Urgencias, en triaje, presenta fiebre 38.5ºC y una frecuencia cardiaca de 100 latidos por minuto. Al examen físico, se evidencia sonido de roce pericárdico en la auscultación cardíaca, así como soplo pericárdico en el foco de Erb, lo que sugiere la presencia de una inflamación pericárdica. Además, se detecta un leve edema en miembros inferiores, sin otros signos de insuficiencia cardíaca aguda.

Ante la sospecha de síndrome de Dressler, se decide realizar una serie de estudios complementarios para confirmar el diagnóstico y evaluar el alcance de la afección. Entre estos estudios se incluye un electrocardiograma donde se aprecia una elevación del segmento ST en cara anterior, compatible con el diagnóstico previo de infarto de miocardio. Posteriormente, se realiza una interconsulta al servicio de Cardiología, quienes practican una ecocardiografía que revela la presencia de un derrame pericárdico leve. Además, se incluyen análisis de laboratorio que muestran una elevación de marcadores inflamatorios como la proteína C reactiva y una leucocitosis, apoyando la sospecha diagnóstica.

Se confirma el diagnóstico de síndrome de Dressler. El tratamiento se enfoca en controlar la respuesta inflamatoria con antiinflamatorios no esteroides (AINEs), como el ibuprofeno, y analgésicos para aliviar el dolor torácico. Además, se indica reposo relativo y seguimiento cardiológico cercano para evaluar la evolución del derrame pericárdico y prevenir complicaciones como la constricción pericárdica. Por tanto, se inicia tratamiento con AINEs y corticoides. Tras 48 horas, el paciente presenta mejoría del dolor torácico y la fiebre cede. A los 7 días, se observa reducción del derrame pericárdico en el ecocardiograma, lo que confirma la eficacia del tratamiento instaurado.

Finalmente, el paciente puede ser dado de alta para continuar con un seguimiento en consultas de Cardiología, donde se reforzará la importancia de mantener el tratamiento pautado y se realizarán controles periódicos para evaluar la evolución clínica y la recuperación cardíaca completa.

Este caso resalta la importancia de tener en cuenta las complicaciones postinfarto y la necesidad de un enfoque integral en el manejo de pacientes con síndrome de Dressler, con el objetivo de mejorar la calidad de vida y prevenir secuelas cardiovasculares graves.

 

CONCLUSIONES

El síndrome de Dressler, aunque menos común en la era de la reperfusión coronaria temprana, sigue siendo relevante en pacientes con antecedentes de infarto agudo de miocardio. Su diagnóstico se basa en la clínica, hallazgos en la exploración y estudios complementarios. El tratamiento incluye AINEs y corticoides, con buena respuesta en la mayoría de los casos. Es crucial reconocer esta entidad para un manejo oportuno y evitar complicaciones graves como el taponamiento cardíaco.

El caso clínico presentado resalta la importancia de considerar el síndrome de Dressler como una posible complicación tardía después de un infarto agudo de miocardio. Los síntomas clásicos de dolor torácico pleurítico, fiebre y fricción pericárdica, junto con hallazgos en los estudios complementarios como la elevación del segmento ST en el ECG y el derrame pericárdico en el ecocardiograma, apoyan el diagnóstico de esta entidad.

El manejo inicial con antiinflamatorios no esteroides (AINEs) para controlar la respuesta inflamatoria y analgésicos para aliviar el dolor es fundamental en el tratamiento del síndrome de Dressler. Además, el seguimiento cardiológico cercano permite evaluar la evolución del derrame pericárdico y prevenir complicaciones graves como la constricción pericárdica3.

Se destaca la importancia de una adecuada educación al paciente sobre la enfermedad y el seguimiento de las indicaciones médicas para mejorar el pronóstico y la calidad de vida a largo plazo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Spodick DH. The pericardium: a comprehensive textbook. New York: Marcel Dekker; 1997.
  2. Dressler W. A post-myocardial infarction syndrome; preliminary report of a complication resembling idiopathic, recurrent, benign pericarditis. J Am Med Assoc. 1956;160(14):1379-83.
  3. mazio M, Gaita F, LeWinter M. Evaluation and Treatment of Pericarditis: A Systematic Review. JAMA. 2015;314(14):1498-1506. doi:10.1001/jama.2015.12763

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos