Artículo monográfico sobre el síndrome de la cintilla iliotibial.

26 septiembre 2022

AUTORES

  1. Alodia Sierra Bernal. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud.
  2. Jessica García Lacasa. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud.
  3. Silvia Alaya Bernal. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud.
  4. Ana Pilar Romeo Iglesia. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud.
  5. Consuelo Pablo Galindo. Graduada en Óptica y Optometría.

 

RESUMEN

La cintilla iliotibial es la continuación fascial de músculos laterales de la cadera. Transmite las fuerzas de la cadera a la rodilla, aportando estabilidad a la articulación de la rodilla. El síndrome de la cintilla iliotibial es el dolor en la cara lateral de la rodilla causado por sobreuso asociado a la actividad deportiva. Es frecuente en corredores y deportistas de otras disciplinas. La etiología se considera multifactorial, existiendo factores que predisponen a su aparición. Sin embargo, la causa que más aceptación tiene es el roce de la cintilla iliotibial en la porción distal con el epicóndilo femoral lateral. El diagnóstico es clínico, confirmándose en caso de ser necesario mediante ecografía o resonancia magnética nuclear. En general, responde bien al tratamiento conservador, basado en tres fases organizadas en alivio del dolor, movilizaciones y estiramientos de la cintilla iliotibial, y fortalecimiento muscular y vuelta a la actividad deportiva. En caso de fracaso, la cirugía es la opción terapéutica con un alto nivel de éxito.

 

PALABRAS CLAVE

Síndrome de la banda iliotibial, cintilla iliotibial, corredores.

 

ABSTRACT

The iliotibial band is the next fascial of lateral muscles of the hip. It transmits the forces from the hip to the knee, providing stability to the knee joint. Iliotibial band syndrome is pain in the lateral aspect of the knee caused by overuse associated with sports activity. It is common in runners and athletes of other disciplines. The etiology is considered multifactorial, with factors predisposing to its appearance. However, the most accepted cause is friction between the iliotibial band in the distal portion and the lateral femoral epicondyle. Diagnosis is clinical, confirmed if necessary by ultrasound or magnetic resonance imaging. In general, it responds well to conservative treatment, based on three phases organized in pain relief, mobilization and stretching of the iliotibial band, and muscle strengthening and return to sports activity. In case of failure, surgery is the therapeutic option with a high level of success.

 

KEY WORDS

Iliotibial band syndrome, iliotibial band, runners.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La cintilla o banda iliotibial (CIT) es la continuación distal de la fascia del tensor de la fascia lata, glúteo medio y glúteo mayor. Discurre por la región lateral del muslo y se inserta distalmente en el tubérculo de Gerdy en la tibia y en el cóndilo femoral lateral. La CIT transmite las fuerzas desde la cadera hasta la rodilla, actuando como estabilizador lateral de la rodilla, además de tener un papel importante en el control postural1,2.

La CIT funciona como extensora de la rodilla cuando ésta se encuentra a menos de 30º de flexión. Sin embargo, a partir de los 30º se comporta como un músculo flexor de rodilla1.

Las lesiones de rodilla son una de las causas más frecuentes de dolor en el miembro inferior sin antecedente traumático. Se denomina síndrome de la cintilla iliotibial (SCIT) al cuadro clínico caracterizado por dolor en la región lateral de la rodilla, entre el epicóndilo lateral del fémur y la inserción de la CIT en la tibia, asociado con la actividad física regular. Inicialmente el dolor aparece tardío tras la actividad física, pero conforme progresa, los síntomas aparecen durante o incluso antes del inicio de la actividad1,2,3,4,5.

 

ETIOLOGÍA:

No existe una única causa del SCIT, aunque son muchos los autores que alegan como etiología la fricción repetitiva de la CIT sobre el epicóndilo lateral del fémur durante la flexo-extensión de rodilla. Otros autores, basándose en la disposición anatómica, argumentan que, dada la fuerte inserción de la CIT sobre el fémur, no existe dicho roce, si no que se produce una compresión sobre el tejido adiposo y conjuntivo de la zona lateral de la rodilla que genera una inflamación crónica de los tejidos blandos debajo de la CIT. Este tejido está ricamente inervado, y es por tanto un potencial generador de dolor2,3,5.

Sin embargo, ecográficamente se ha demostrado el movimiento de la CIT en sentido anteroposterior durante la flexoextensión repetida de la rodilla, mientras que el epicóndilo lateral de la rodilla se mueve en sentido transversal. Por tanto, es posible que coexistan ambas etiologías, considerándose una patología de origen multifactorial en la cual intervienen factores anatómicos y biomecánicos2,3.

Lo que está claro es que existen factores predisponentes tanto de carácter intrínseco como extrínseco. Los factores intrínsecos incluyen genu varo, debilidad de abductores de cadera, o dismetría de extremidades inferiores2.

El SCIT es una de las lesiones más comunes en corredores, aunque también aparece frecuentemente en ciclistas, jugadores de baloncesto, fútbol, y otras actividades deportivas. En corredores, aparece con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, presentando respectivamente el 62% de los casos frente al 38%. En ciclistas se considera la principal causa de dolor de rodilla en el 24% de los casos1-6.

En ciclistas, parece ser que la causa compresiva tiene mayor peso que la fricción de la CIT sobre el epicóndilo lateral del fémur. Sin embargo, existen parámetros que pueden afectar al desarrollo de la patología, como la posición del sillín o la técnica de pedaleo individual. En el primer caso, se asocia el desarrollo de SCIT con un retroceso de la posición del sillín. En el segundo caso, la intensidad de la fuerza compresiva aumenta cuando la cadera se encuentra en extensión y aducción, y cuando la rodilla está en extensión y rotación interna. Por tanto, se recomienda un buen ajuste de la bicicleta y de la posición del cuerpo para evitar la aparición de SCIT3.

En corredores, son factores predisponentes: la presencia de antecedentes de lesiones previas, edad inferior a 34 años, compresión o tensión de la CIT, entrenamiento a intervalos, calzado inadecuado, superficie y largas distancias de entrenamiento, falta de reposo, carrera cuesta abajo, dismetría de miembros inferiores, aumento de ángulo de flexión de la rodilla en contacto con el talón y debilidad muscular de los extensores de rodilla, flexores de rodilla y abductores de cadera6. Un estudio ha relacionado la aducción excesiva de cadera así como la rotación interna de rodilla con el desarrollo de SCIT en mujeres corredoras5.

 

DIAGNÓSTICO:

El diagnóstico es fundamentalmente clínico. Las pruebas de imagen en casos recurrentes o poco claros, confirman el diagnóstico. Tanto la resonancia magnética nuclear (RMN) como la ecografía son útiles para confirmar el SCIT. A la palpación del epicóndilo lateral femoral el paciente percibe dolor, y el explorador puede percibir crepitación. Un resultado positivo en los test ortopédicos de Noble y Ober ayudan a confirmar el diagnóstico1,2.

 

TRATAMIENTO:

El tratamiento del SCIT por lo general es conservador, incluyendo tres fases diferenciadas: aguda, subaguda y de fortalecimiento. El tratamiento incluye la corrección de factores de riesgo nombrados anteriormente: debilidad del glúteo medio, la aducción excesiva de cadera y la rotación interna tibial, la alineación en varo de la rodilla y la dismetría de extremidades inferiores. Es importante mantener reposo de la actividad física mientras persista el dolor. En ocasiones es necesario modificar el calzado y el uso de órtesis podales 1,2. Se estima un tiempo medio de recuperación entre 6-8 semanas para la vuelta a la actividad1.

Durante la fase aguda, el tratamiento rehabilitador se encamina a mejorar la sintomatología. Incluye la crioterapia, el ultrasonido y la iontoforesis. Desde el punto de vista médico, los antiinflamatorios no esteroideos orales son la primera línea de tratamiento. En casos rebeldes, las infiltraciones de corticoesteroides localizadas pueden ayudar a reducir el dolor en aquellos pacientes en los que el dolor aparece precozmente. En presencia de bursitis o acúmulo de líquido, es posible la extracción del mismo mediante aspiración2,6.

Una vez la fase inflamatoria ha cedido, en fase subaguda el tratamiento se basa en recuperar la flexibilidad de la CIT como base para el posterior entrenamiento de fuerza. Para ello, están indicados los estiramientos y la movilización y técnicas para eliminar las adherencias de los tejidos blandos1,2. El masaje transverso profundo implantado por Cyriax, ha demostrado ser eficaz clínicamente para el tratamiento del SCIT, aunque carece de evidencia científica7.

La última fase concluye con la recuperación de la fuerza muscular y la progresiva vuelta a la actividad física. Incluye ejercicios para mejorar la fuerza del glúteo medio, con ejercicios en abducción de cadera, ejercicios con apoyo monopodal, caída pélvica y lunges en diferentes planos2.

La vuelta al ejercicio, será gradual. En corredores, la primera semana se recomienda correr en días alternos por una superficie plana. Después, se aumenta la velocidad y los días de entrenamiento evitando correr en planos descendentes. Tras 3-4 semanas, se va aumentando la carga tanto en distancia como en frecuencia, y se introducen superficies con pendiente e irregulares, mientras se permanezca sin dolor1.

Cuando el tratamiento conservador fracasa y el SCIT es recurrente, se contempla como opción terapéutica la cirugía2. En el manejo quirúrgico, la opción más común es la resección de la zona inflamada de la CIT en la zona distal, y prevenir el roce contra el hueso. Esta técnica debe realizarse de manera cuidadosa para no comprometer la estabilidad de la rodilla4.

Las lesiones por sobreuso son difíciles de tratar. En ocasiones permanece dolor crónico en la región lateral de la rodilla que limita la vida diaria del paciente y la actividad deportiva4.Las recaídas también pueden ocurrir tras la recuperación completa1.

El tratamiento conservador es eficaz para reducir la sintomatología en el SCIT. En caso de ser necesaria la cirugía, existen variedad de procedimientos, obteniendo buenos resultados con regreso a la actividad deportiva en un alto porcentaje4.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Hadeed A, Tapscott DC. Iliotibial Band Friction Syndrome. 2022 May 30. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan–. PMID: 31194342.
  2. Jiménez Díaz F, Gitto S, Sconfienza LM, Draghi F. Ultrasound of iliotibial band syndrome. J Ultrasound. 2020 Sep;23(3):379-385. doi: 10.1007/s40477-020-00478-3. Epub 2020 Jun 8. PMID: 32514741; PMCID: PMC7441105.
  3. Ménard M, Lacouture P, Domalain M. Iliotibial band syndrome in cycling: a combined experimental-simulation approach for assessing the effect of saddle setback. Int J Sports Phys Ther. 2020 Dec;15(6):958-966. doi: 10.26603/ijspt20200958. PMID: 33344012; PMCID: PMC7727429.
  4. Bolia IK, Gammons P, Scholten DJ, Weber AE, Waterman BR. Operative Versus Nonoperative Management of Distal Iliotibial Band Syndrome-Where Do We Stand? A Systematic Review. Arthrosc Sports Med Rehabil. 2020 Jun 10;2(4):e399-e415. doi: 10.1016/j.asmr.2020.04.001. PMID: 32875305; PMCID: PMC7451906.
  5. Aderem J, Louw QA. Biomechanical risk factors associated with iliotibial band syndrome in runners: a systematic review. BMC Musculoskelet Disord. 2015 Nov 16;16:356. doi: 10.1186/s12891-015-0808-7. PMID: 26573859; PMCID: PMC4647699.
  6. McKay J, Maffulli N, Aicale R, Taunton J. Iliotibial band syndrome rehabilitation in female runners: a pilot randomized study. J Orthop Surg Res. 2020 May 24;15(1):188. doi: 10.1186/s13018-020-01713-7. PMID: 32448384; PMCID: PMC7247177.
  7. Loew LM, Brosseau L, Tugwell P, Wells GA, Welch V, Shea B, Poitras S, De Angelis G, Rahman P.
    Deep transverse friction massage for treating lateral elbow or lateral knee tendinitis. Cochrane Database of Systematic Reviews 2014, Issue 11. Art. No.: CD003528. DOI: 10.1002/14651858.CD003528.pub2.

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos