Dieta mediterránea y prevención de las enfermedades cardiovasculares.

17 marzo 2023

AUTORES

  1. Nerea Berlanga Rubio. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.
  2. Mario Franco Sánchez. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico y Biomédico.
  3. Sara Borao Perez. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.
  4. Pilar Pueyo López. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico y Biomédico.
  5. Andrea Andreu Espinosa. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico y Biomédico.
  6. Allison Dos Santos Mendes. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico y Biomédico.

 

RESUMEN

Actualmente las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la mayor causa de muerte en el mundo, en España concretamente, mueren cada año más de 100.000 personas de ECV. A través de los hábitos diarios es posible modificar ciertos factores de riesgo implicados en esta patología. En cuanto a la alimentación, la dieta Mediterránea ha demostrado ser un elemento preventivo al aportar compuestos activos que actúan mejorando la salud.

PALABRAS CLAVE

Enfermedad cardiovascular, dieta mediterránea.

ABSTRACT
Nowadays, cardiovascular diseases (CVD) are the leading cause of death in the world, in Spain specifically, more than 100,000 people die from CVD every year. Through daily habits it is possible to modify certain risk factors involved in this pathology. As for food, the Mediterranean diet has proven to be a preventive element by providing active compounds that work to improve health.

KEY WORDS

cardiovascular disease, mediterranean diet.

INTRODUCCIÓN

Cuando hablamos de dieta Mediterránea, lo hacemos de un concepto que engloba un patrón alimentario y un estilo de vida que, de acuerdo con la investigación científica, aporta beneficios contrastados para la salud1,2.

En cuanto a las ECV, haciendo un abordaje global, conviene aclarar que estamos ante diferentes patologías que afectan al corazón y al sistema circulatorio (los vasos sanguíneos) entre ellas se incluyen: la hipertensión arterial (HTA), la enfermedad cardíaca y el accidente cerebro vascular (ACV)3.

OBJETIVO

Valorar el impacto de la dieta Mediterránea en las ECV.

MATERIAL Y MÉTODO

Se ha realizado una búsqueda bibliográfica sobre artículos científicos que valorarán el impacto de la dieta Mediterránea en la prevención de las ECV. Como bases de datos se han empleado Medline/Pubmed y Scielo. Los idiomas escogidos de los artículos, como criterio de inclusión, han sido inglés y español.

RESULTADOS

En la dieta Mediterránea, las propiedades funcionales de este patrón de alimentación están determinadas por todos los compuestos bioactivos que se encuentran presentes en sus alimentos. Son muchos los componentes bioactivos presentes en alimentos como las frutas, las hortalizas, los granos integrales, los frutos secos y las legumbres. De los cuales se pueden citar terpenoides entre los que destacan carotenoides y fitoesteroles; compuestos fenólicos como los flavonoides y compuestos azufrados entre los que se encuentra los glucosinolatos. Otro aspecto importante es la gran variedad de productos vegetales que caracteriza a la dieta Mediterránea, que permiten un alto aporte de fibra dietética, con importantes efectos a nivel digestivo y para la microbiota intestinal, al actuar como prebióticos. En cuanto a los lípidos, alimentos como los pescados grasos o los frutos secos como las nueces aportan en este patrón alimentario omega-3 que actúa como antiinflamatorio y en la mejora del perfil lipídico. Además de estas grasas poliinsaturadas también destaca el aceite de oliva virgen extra como fuente de grasa de calidad, aportando ácidos grasos monoinsaturados y compuestos fenólicos bioactivos4-6.

ECV:

La gran mayoría de los problemas o patologías de tipo cardiovascular tienen su origen en la aterosclerosis la cual se da en el momento que el colesterol y la grasa se acumulan en las paredes del vaso sanguíneo, generando lo que se conoce como placa de ateroma. A largo plazo esta placa provoca o puede provocar un estrechamiento en el vaso sanguíneo, comprometiendo el normal funcionamiento del sistema circulatorio, dando lugar a su vez a problemas tales como un ataque cardíaco o un accidente cerebro vascular entre otros3.

Cuando hablamos de ECV, cabe mencionar que es necesario que el paciente presente una serie de factores de riesgo. Será importante tratar, corregir o mitigar estos factores de riesgo para evitar o retrasar la aparición de la misma en la medida de lo posible. Entendemos por factor de riesgo aquel cuya presencia en el paciente hace que tenga mayor predisposición a desarrollar o sufrir una enfermedad de este tipo en un futuro no muy lejano. En cuanto a los factores de riesgo, existen algunos como el sexo, la edad o la genética que no son modificables, en cambio, hay otros que sí son modificables y que actuando sobre ellos se puede evitar el riesgo de desarrollar una ECV. Estos factores incluyen: el colesterol alto, el tabaco, el sobrepeso o la obesidad, la hipertensión arterial, el sedentarismo, el estrés, la diabetes, etc. A mayor número de factores de riesgo presentes en el paciente, mayor probabilidad de sufrir una ECV3,7.

Las ECV más comunes son las siguientes:

-Arritmias.

-Cardiopatía coronaria.

-Insuficiencia cardíaca.

-Enfermedades de las válvulas cardíacas.

-Hipertensión3.

CONCLUSIÓN

En conclusión, teniendo en cuenta que las ECV son la mayor causa de mortalidad en el mundo, es importante seguir promoviendo alimentos saludables como los que se incluyen en la dieta Mediterránea. Este patrón alimentario, junto a otros hábitos saludables como el ejercicio físico, supone una herramienta de prevención eficaz y significativa en estas enfermedades y en la promoción de la salud.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Martinez-Gonzalez MA, Martin-Calvo N. Mediterranean diet and life expectancy; beyond olive oil, fruits, and vegetables. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2016; 19(6): 401-407. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5902736/
  2. Sofi F, Cesari F, Abbate R, Gensini GF, Casini A. Adherence to Mediterranean diet and health status: meta-analysis. BMJ. 2008: 337. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18786971/
  3. Francula-Zaninovic S, Nola IA. Management of Measurable Variable Cardiovascular Disease’ Risk Factors. Curr Cardiol Rev. 2018; 14(3): 153-163. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6131408/
  4. Gómez C, Olza J, Pastor M. Compuestos bioactivos de los alimentos de origen vegetal. En Gil A. Tratado de nutrición. Composición y calidad nutritiva de los alimentos (Tomo III). Madrid: Médica Panamericana; 2017. p. 429-60.
  5. Zarzuelo A, Gálvez J. Fibra dietética. En Gil A. Tratado de nutrición. Tomo I. Bases fisiológicas y bioquímicas de la nutrición. Madrid: Panamericana; 2010. p. 233-56.
  6. Widmer RJ, Flammer AJ, Lerman LO, Lerman A. The Mediterranean diet, its components, and cardiovascular disease. Am J Med. 2015; 128(3): 229-38. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4339461/
  7. Medline Plus [Internet]. Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU [actualizado 2022; consultado 27 de enero de 2023] ¿Qué es la enfermedad cardiovascular? Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000759.htm

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos