Efecto del masaje perineal en la prevención de la lesión perineal en el parto.

23 septiembre 2022

AUTORES

  1. Silvia Luna López. Graduada en Fisioterapia, IMOVE Consulta de Fisioterapia y Suelo Pélvico (Zaragoza).
  2. María Lázaro Revuelto. Graduada en Fisioterapia, Athenea Fisioterapia (Jaca).
  3. Belén Castán Ladrero. Graduada en Fisioterapia, Fisioterapeuta del Servicio Aragonés de Salud.
  4. Idoya Gurría Puzo. Graduada en Fisioterapia, Hospital Universitario San Jorge (Huesca).
  5. José Ángel López Hernández. Graduado en Fisioterapia, Hospital Universitario San Jorge (Huesca).
  6. Alejandra Matamala Sarasa. Graduada en Fisioterapia, Fisioterapeuta del Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

El parto puede estar asociado a complicaciones para la madre especialmente en mujeres primíparas en las cuales se ha reportado una tasa más elevada de trauma perineal, malestar, dolor y molestias en el periné durante el parto y el postparto a corto y largo plazo.

Las políticas de uso restrictivo de la episiotomía han supuesto el inicio de la búsqueda de diferentes estrategias preventivas para minimizar la morbilidad asociada al trauma perineal en el parto, que afecta gravemente la vida afectiva y sexual de la mujer.

El masaje perineal se postula como una herramienta terapéutica de bajo coste, eficaz y de fácil aplicación, para elastificar y preparar los tejidos del periné para el parto, aumentando la elasticidad del periné y facilitando la dilatación muscular, previniendo por tanto el trauma perineal.

Pese a que la bibliografía se muestra favorable al uso de la técnica del masaje perineal para aumentar la elasticidad de los tejidos del periné y disminuir el dolor y el grado de lesión perineal durante el parto, no existe todavía ningún protocolo para su aplicación.

Ante la ausencia de uniformidad en el método de actuación en la práctica clínica respecto a la aplicación del masaje perineal, hemos llevado a cabo una búsqueda bibliográfica en bases de datos de referencia, para recabar información de los últimos 7 años sobre la efectividad de esta técnica en la prevención del trauma perineal durante el parto.

 

PALABRAS CLAVE

Trauma perineal, parto, masaje perineal.

 

ABSTRACT

Childbirth can be associated with complications in health’s mother, especially in primiparous women in whom a higher rate of perineal trauma, discomfort, pain and discomfort in the perineum during childbirth and in the short and long term postpartum has been reported.

The policies of restrictive use of episiotomy have led to the beginning of the search for different preventive strategies to minimize the morbidity associated with perineal trauma during childbirth, which seriously affects the affective and sexual life of women.

Perineal massage is postulated as a low cost, effective and easy to apply like a therapeutic tool to elasticize and prepare the perineal tissues for childbirth, increasing the perineum’s elasticity and facilitating muscle dilation, thus preventing perineal trauma.

Although the literature is favorable at the use of perineal massage technique to increase the elasticity of the perineal tissues and reduce pain and the degree of perineal injury during childbirth, there is no protocol for its application yet.

Given the lack of uniformity in the method of action in clinical practice regarding the application of perineal massage, we have carried out a bibliographic search in reference databases, to collect information from the last 7 years on the effectiveness of this technique in the prevention of perineal trauma during childbirth.

 

KEY WORDS

Perineal trauma, childbirth, perineal massage.

 

INTRODUCCIÓN

El parto puede estar asociado a complicaciones para la madre, especialmente en mujeres primíparas, en las cuales se ha reportado una tasa más elevada de trauma perineal, malestar, dolor y molestias en el periné, durante el parto y el postparto, a corto y largo plazo1.

Se entiende por trauma perineal cualquier lesión en la zona perineal que se produce durante el trabajo de parto y puede asociarse a una mayor morbilidad a corto o largo plazo2.

Según su etiología, el trauma perineal puede ser:

  • Intencional/quirúrgica (episiotomía).
  • Espontáneo (desgarros peri- natales de menor a mayor gravedad)3,4.

La incidencia de las lesiones perineales durante el parto supone entre el 30 y el 85%, y entre 4-8 mujeres de cada 10 cuyo parto es vaginal presentarán lesión o trauma perineal. El riesgo de laceraciones perineales graves aumenta en la segunda etapa del parto a partir de la tercera hora de trabajo de parto, siendo el parto instrumental uno de los factores de riesgo más significativos 2,5,6.

Encontramos cuatro grados de lesión perineal:

  1. Grado 1: involucra la piel del periné y la mucosa vaginal.
  2. Grado 2: involucra la capa más profunda de la musculatura del suelo pélvico.
  3. Grado 3: involucra el ano.
  4. Grado 4: involucra el ano y la mucosa rectal2.

Las complicaciones a corto plazo del trauma perineal se relacionan con sangrado, recuperación prolongada, vínculo más lento entre la madre y el recién nacido y dolor perineal. Las complicaciones más frecuentes a largo plazo son incontinencia urinaria y/o fecal , dispareunia, y dolor en el periné2.

Pese a los esfuerzos e investigaciones por hacer del proceso del parto un proceso natural, en ocasiones se llevan a cabo intervenciones innecesarias que no son adecuadas, y que dificultan el parto natural o parto normal6. Estas intervenciones innecesarias pueden ocasionar lesiones perineales que favorecen la aparición de lesiones durante y después del parto, a corto y largo plazo, que además pueden influir de manera negativa en el bienestar físico, psicológico y social de las mujeres y, en definitiva, en su calidad de vida7.

Una de estas técnicas frecuentemente utilizadas durante el parto, a pesar de la ausencia de evidencia científica que demuestre su beneficio, es la episiotomía, que se realiza en un 50-90% de los partos. Sin embargo, los estudios realizados en los últimos años apuntan que la episiotomía debería tener una aplicación limitada8.

La episiotomía debería reservarse a partos instrumentales o con compromiso fetal, o en casos de rigidez perineal, primiparidad, feto macrosómico, prematuridad, presentación pélvica e inminencia de rotura perineal. De esta manera se lograría un aumento de la tasa de mujeres sin trauma perineal, sin dolor al alta hospitalaria y que reanudarán su actividad sexual de manera precoz3.

Las políticas de uso restrictivo de la episiotomía han supuesto el inicio de la búsqueda de diferentes estrategias preventivas para minimizar la morbilidad asociada al trauma perineal en el parto, que afecta gravemente la vida afectiva y sexual de la mujer3.

Se han investigado varias técnicas para prevenir y reducir el riesgo de lesión en el periné2,4 :

  • Masaje perineal.
  • Compresas calientes.
  • Ejercicios de Kegel.
  • Maniobra de Ritgen.

En esta ocasión vamos a someter a estudio el masaje perineal, una de las estrategias preventivas del trauma perineal durante el parto, propuesto como un método en la disminución de su incidencia3.

El masaje perineal se define como masaje de la región posterior del periné, realizada por el terapeuta o la paciente, de forma manual introduciendo uno o dos dedos en el interior de la vagina de la paciente entre 3 y 4 cm, realizando una presión suave sobre el perineo y deslizándose hacia los laterales2.

El masaje perineal es una herramienta terapéutica que aumenta la elasticidad del periné y facilita la dilatación muscular, disminuyendo la resistencia al paso del bebé y previniendo el trauma perineal a través de la vasodilatación local y del aumento de la vascularización de esa zona1,3.

La finalidad del masaje perineal es realizar un estiramiento de la musculatura del suelo pélvico y sus extructuras1. Debe aplicarse entre 5 y 15 minutos y se recomienda comenzar a realizarlo en torno a la semana 28-32 del embarazo para aumentar la elasticidad de los tejidos3.

Además de elastificar y preparar los tejidos del periné para el parto, el masaje perineal permite reforzar el autoconocimiento del propio cuerpo por parte de la paciente, y favorece la inclusión de la pareja en el proceso de preparación al parto3.

El masaje perineal es habitualmente realizado por el fisioterapeuta en consulta, y por la paciente o su pareja en el domicilio, y en otras ocasiones es también aplicado por la matrona durante el parto2.

Durante su realización la paciente se colocará en posición sentada o en decúbito supino, con la vejiga vacía y las manos limpias. Puede utilizarse un espejo a modo de feedback9.

En ocasiones la paciente puede reportar sensación de molestia o dolor leve, que disminuye en las primeras semanas de realización, pero en ninguna ocasión la paciente debe notar dolor3.

Su aplicación está contraindicada en caso de lesión o infección vaginal, riesgo de parto prematuro, rotura de la bolsa amniótica y hemorragias vaginales5.

Pese a que la bibliografía se muestra favorable al uso de la técnica del masaje perineal para aumentar la elasticidad de los tejidos del periné y disminuir el dolor y el grado de lesión perineal durante el parto, no existe todavía protocolo para su aplicación10.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Se llevó a cabo una búsqueda bibliográfica en bases de datos de referencia, Pubmed, PEDro , Scielo, Google Académico, utilizando las siguientes palabras clave, “trauma perineal”, “parto” y “masaje perineal”.

Se seleccionaron estudios de entre 2015 a 2022, los resultados de la revisión de la bibliografía se muestran a continuación.

 

RESULTADOS

Hala Abd El fttah Ali 20159 llevó a cabo un estudio sobre los efectos del masaje perineal y los ejercicios de Kegel en la tasa de episiotomías. Se escogió a 225 mujeres de entre 18-35 años con 35 semanas de gestación, y se las dividió en tres grupos, uno realizaba masaje perineal, otro Ejercicios de Kegel y el grupo control no realizaba ningún tratamiento. Los resultados revelaron que la tasa de episiotomía era del 20% en el grupo masaje perineal, 36,7% en el grupo que realizaba ejercicios de Kegel y 42,8% en el grupo que no recibió ningún tratamiento. Se encontraron por tanto diferencias significativas entre los tres grupos, siendo el que recibió masaje perineal el que obtuvo una tasa menor de episiotomías y trauma perineal. Además, el grupo que aplicó masaje perineal presentó significativamente menor dolor perineal de 24 a 15 días postparto.

Dönmez et al. 20157 realizaron una investigación sobre los efectos del masaje perineal y los ejercicios de Kegel en las lesiones perineales posparto. Un grupo realizaba el masaje perineal una vez a la semana, y el otro grupo realizaba ejercicios de Kegel en el domicilio, mientras que el último grupo no recibió ningún tratamiento. Como resultado, se encontraron diferencias significativas entre el grupo control y los dos grupos intervención, ya que en estos dos últimos se redujo la incidencia de dolor perineal en el postparto, de episiotomía y de lesión perineal. Se observó, por tanto, que el masaje perineal realizado por la paciente o por su pareja semanas antes del parto aumenta la elasticidad de los tejidos del periné y reducía el riesgo de sufrir trauma perineal y dolor postparto, y que los ejercicios de Kegel contribuyen a mantener la integridad del periné.

Aquino et al. 20182 publicó una revisión sistemática y un metaanálisis sobre el efecto de la realización del masaje perineal en el trauma perineal durante el parto. Los resultados revelaron que la aplicación del masaje perineal durante el trabajo de parto está asociada a un riesgo significativamente menor de trauma severo en el periné, especialmente de desgarros de tercer y cuarto grado. Las mujeres que no recibieron masaje perineal presentaron una incidencia mayor de lesión perineal durante el parto.

Cabe destacar que las mujeres que recibieron masaje perineal presentaron una tasa de episiotomía significativamente menor que el grupo control, especialmente las mujeres nulíparas. En mujeres multíparas no se observaron diferencias significativas entre ambos grupos.

Akhlaghi et al. 20191 realizaron un estudio doble ciego para evaluar el efecto del masaje perineal en la tasa de episiotomías en 99 mujeres de entre 18 y 35 años. En el grupo experimental, se aplicó masaje perineal durante 2 minutos cada media hora durante el parto, mientras que en el grupo control se realizó una asesoría de cuidados. Como resultado, la tasa de episiotomía fue significativamente menor en el grupo que recibió el masaje perineal, el grado de lesión perineal más frecuente fue de 1er grado, y se observó además una reducción en la duración del trabajo de parto.

Abdelhakim et al. 202011 estudiaron los beneficios del masaje perineal realizado antes del parto en la reducción del trauma perineal y las patologías asociadas en el postparto a través de una revisión sistemática y un metaanálisis que incluyó una muestra de 3467 pacientes. Un grupo recibió masaje perineal antes del parto y el otro no recibió ningún tratamiento. En las mujeres que recibieron masaje perineal se produjo una disminución en la incidencia de episiotomía y de trauma perineal , en particular de tercer y cuarto grado. En este grupo también se observó una disminución en la duración de la segunda fase del parto, y una mejora significativa en el Test de Apgar al minuto y 5 minutos.

Azón et al. 20213 realizó una actualización de la bibliografía existente sobre la efectividad y evidencia del masaje perineal. Respecto a la frecuencia de aplicación del masaje perineal la mayoría de los artículos recomendó su realización diaria o un mínimo de 2 veces por semana, durante aproximadamente 8 a 10 minutos. Los dos estudios que evaluaron la relación entre la frecuencia de aplicación y los resultados, determinaron que un aumento en la dosis de aplicación no se relacionaba con una disminución de los desgarros perineales. Todos los estudios se mostraron a favor de la utilización del masaje perineal para prevenir el trauma perineal debido a la reducción de la tasa de episiotomías y el aumento de periné sin lesión post parto en aquellos grupos en los que se realizó el masaje perineal durante el embarazo. El masaje perineal se asoció también a una disminución del dolor en los 3 meses posteriores al parto, y se fijó en 2 veces por semana la frecuencia que reportaba los mejores resultados. El periné presentaba mayor elasticidad en mujeres con un parto previo, lo cual justificó un efecto menor en la reducción del trauma perineal en mujeres multíparas.

Una investigación realizada por Álvarez-González et al 202110 trató de determinar la eficiencia del masaje perineal en la prevención del trauma perineal y la identificación de las diferencias en la aplicación del masaje. De las 90 mujeres que participaron en el estudio, un grupo recibió masaje perineal aplicado por un fisioterapeuta y tratamiento con EPI-NO®, otro grupo recibió masaje perineal aplicado por ellas mismas, y el último grupo recibió seguimiento obstétrico ordinario. Los resultados evidenciaron que los dos grupos que recibieron masaje perineal presentaban una disminución en el dolor perineal postparto, así como en la prevalencia y severidad del trauma perineal durante el parto.

Chen et al. 20226 llevaron a cabo un meta-análisis sobre los efectos del masaje perineal en las lesiones durante el parto y las complicaciones en el postparto. Se incluyeron en la muestra 6487 sujetos de los cuales 3211 recibieron masaje perineal y 3276 no. Entre ambos grupos no se encontraron diferencias en la incidencia de lesión perineal de 1er y 2º grado. Sin embargo, se produjo una reducción en la incidencia de lesiones de 3er y 4º grado y de dolor a los 3 meses postparto en el grupo que recibió masaje perineal .

 

CONCLUSIONES

La evidencia disponible actualmente sugiere que el uso del masaje perineal podría ser una técnica efectiva, segura, sencilla y de bajo coste para reducir el trauma perineal en el parto, especialmente en mujeres primíparas, ya que se ha asociado con una reducción significativa de desgarro perineal severo de 3er y 4º grado.

Tras la revisión bibliográfica podemos concluir que el masaje perineal tiene un impacto directo en la reducción de la tasa de episiotomías y en la reducción de la gravedad de las lesiones perineales, además de acortar la duración de la fase de trabajo de parto.

Existe evidencia de que el masaje perineal reduce el dolor en el postparto, sobre todo en multíparas, y favorece la función sexual normal, ya que disminuye la probabilidad de presentar dispareunia.

Además de la realización del masaje perineal, los ejercicios de suelo pélvico realizados con la supervisión de un profesional sanitario juegan un papel importante en la prevención del trauma perineal y tienen impacto positivo en la calidad de vida de las mujeres postparto.

La morbilidad y el impacto del trauma perineal en el parto hacen necesario investigar con mayor calidad estrategias que puedan prevenirlo y minimizarlo.

Todos los estudios revisados en los diferentes artículos fueron favorables al empleo de esta técnica, pero, ante la diversidad de criterios, es necesaria más evidencia rigurosa y de calidad para determinar el protocolo de actuación clínica respecto a la aplicación del masaje perineal.

Sería recomendable por tanto, realizar una investigación más precisa para homogeneizar el uso del masaje perineal en la práctica clínica, respecto a la técnica a utilizar, la frecuencia y el tiempo de aplicación, el momento idóneo del embarazo para comenzar la aplicación del tratamiento, el tipo de lubricante a utilizar y otros factores que influyen en la aparición de las lesiones perineales durante el parto.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Akhlaghi F, Sabeti Baygi Z, Miri M, Najaf Najafi M. Effect of perineal massage on the rate of episiotomy. J Family Reprod Health [Internet]. 2019;13(3):160–6. Disponible en: http://dx.doi.org/10.18502/jfrh.v13i3.2130
  2. Aquino CI, Guida M, Saccone G, Cruz Y, Vitagliano A, Zullo F, et al. Perineal massage during labor: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. The Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine. 2018 Sep 19;33(6):1051–63.
  3. Azón E, Mir E, Hernández J, Aguilón JJ, Torres AM, Satústegui PJ. [Update on the effectiveness and evidence of ante-natal perineal massage]. Anales Del Sistema Sanitario De Navarra [Internet]. 2021 Dec 27 [cited 2022 Feb 25];44(3):437–44. Disponible en : https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34703032/
  4. Aasheim V, Nilsen ABV, Reinar LM, Lukasse M. Perineal techniques during the second stage of labour for reducing perineal trauma. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2017 Jun 13;6(6).
  5. Avilés Sáez Z, López Martínez EM, Driéguez Castaño C, Conesa Ferrer MB. Estudio comparativo de la recuperación postparto en base a los Patrones de Marjory Gordon. Enfermería Global. 2018 Oct 9;18(1):183–214.
  6. Chen Q, Qiu X, Fu A, Han Y. Effect of Prenatal Perineal Massage on Postpartum Perineal Injury and Postpartum Complications: A Meta-Analysis. Lou X, editor. Computational and Mathematical Methods in Medicine. 2022 Jul 14;2022:1–10.
  7. Dönmez S, Kavlak O. Effects of Prenatal Perineal Massage and Kegel Exercises on the Integrity of Postnatal Perine. Health. 2015;07(04):495–505.
  8. Karaçam Z, Ekmen H, Çalişir H. The Use of Perineal Massage in the Second Stage of Labor and Follow-Up of Postpartum Perineal Outcomes. Health Care for Women International. 2012 Aug;33(8):697–718.
  9. Hala Abd El fttah Ali. Effects of Prenatal Perineal Massage and Kegel Exercise on the Episiotomy Rate. Journal of Nursing and Health Science. 2015 Ag ;4(4):61–70.
  10. Álvarez-González M, Leirós-Rodríguez R, Álvarez-Barrio L, López-Rodríguez AF. Prevalence of Perineal Tear Peripartum after Two Antepartum Perineal Massage Techniques: A Non-Randomised Controlled Trial. Journal of Clinical Medicine. 2021 Oct 25;10(21):4934.
  11. Abdelhakim AM, Eldesouky E, Elmagd IA, Mohammed A, Farag EA, Mohammed AE, et al. Antenatal perineal massage benefits in reducing perineal trauma and postpartum morbidities: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Int Urogynecol J [Internet]. 2020;31(9):1735–45. Disponible en : http://dx.doi.org/10.1007/s00192-020-04302-8

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos