El síndrome de Eagle y fisioterapia. Artículo monográfico.

3 febrero 2024

AUTORES

  1. Marta Puyal Barcelona. Fisioterapeuta en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  2. Alba Climent Canalejas. Fisioterapeuta en Madrid.
  3. Jonatan Fortit García. Médico de Familia y Comunitaria en Zaragoza.
  4. María Luz Rodríguez Paños. Fisioterapeuta SERMAS.
  5. Paula Vela Martín. Fisioterapeuta en la Comunidad de Madrid.
  6. Alfonso Espiago Carrillo. Fisioterapeuta en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.

 

RESUMEN

El síndrome de Eagle es una causa poco común de cervicalgia, aunque, desde el 2018 hay más estudios que están planteando que existe un infradiagnóstico de este síndrome.

Es una elongación de la apófisis estiloides o calcificación del ligamiento estilohioideo que puede provocar síntomas variados en toda la zona oral, cervical e incluso temporal.

En este artículo monográfico detallamos la información que disponemos según la última literatura y como la fisioterapia puede ayudar a esta dolencia.

PALABRAS CLAVE

Dolor cervical, síndrome de eagle, apófisis estiloides.

ABSTRACT

Eagle syndrome is a rare cause of neck pain, although since 2018 there have been more studies suggesting that there is an underdiagnosis of this syndrome.

It is an elongation of the styloid process or calcification of the stylohyoid ligament that can cause varied symptoms throughout the oral, cervical and even temporal area.

In this monographic article we detail the information we have according to the latest literature and how physiotherapy can help this condition.

KEY WORDS

Neck pain, eagle syndrome, styloid process.

DESARROLLO DEL TEMA

Las otalgias, los dolores de cabeza y los dolores orofaciales son muy comunes en todas las edades de la vida. Normalmente, son afecciones que se suelen resolver a los pocos días sin mucha atención médica ni fisioterapéutica1.

Encontrar y entender la causa del dolor es uno de los mayores desafíos en lo que nos encontramos, y más si hablamos de dolores crónicos. La dificultad de filiar el dolor, se hace más difícil si hablamos de la zona de cabeza y zona cervical2.

Las otalgias pueden ser primarias, debidas por ejemplo a una otitis, cuyos síntomas suelen ser claros de la patología, o secundarias, con dolores referidos, incluida la articulación temporomandibular, o puntos gatillo de músculos cervicales.

Como las otalgias, los dolores de cabeza son muy comunes y pueden venir de diferentes fuentes. La International Headache Society (IHS) habla de cefaleas primarias y secundarias. De las cefaleas primarias, se encuentran sin clasificar de un 2,5 a un 23 %. Además, el dolor de cabeza también puede estar producido por disfunciones faciales o neuropáticas.

En resumen, existe una gran incertidumbre en torno a la fisiopatología de muchos síndromes de dolor crónico de la cabeza y la columna cervical, lo que aumenta el riesgo de imprecisiones diagnósticas3.

Errores de diagnóstico por falta de comprensión en la fisiopatología puede conducir a una nocicepción persistente e incluso diagnósticos erróneos, que se estima que ocurren en 13-15% de todos los casos. Además, es lógico esperar que los riesgos de errores de diagnóstico aumenten con diagnósticos menos conocidos.

Uno de esos menos conocido es el Síndrome de Eagle, que se presenta como dolor de garganta y cuello, disfagia, dolores de cabeza temporales y craneofaciales, dolor que se irradia hacia el oído4. Se pueden presentar todos estos síntomas o algunos de ellos.

El síndrome de Eagle es una patología rara secundaria a la elongación de la apófisis estiloides y/o calcificación del ligamento estilohioideo. La mayoría de los pacientes afectados no desarrollan síntomas, aunque la presión ejercida por esta estructura morfológicamente alterada sobre las estructuras adyacentes puede desencadenar una variedad de síntomas como los descritos anteriormente (dolor cervicofacial, sensación de cuerpo extraño orofaríngeo, aumento de la salivación, dolor de cabeza y dificultad para tragar, hablar o mover la lengua)5.

El síndrome de Eagle fue descrito en el año 1937 por el otorrinolaringólogo alemán W. Eagle en pacientes amigdalectomizados y que presentaban con posterioridad dolor orofaríngeo y cervical y en los que radiográficamente se visualizaba un alargamiento de las apófisis estiloides6.

Se trata de una entidad poco conocida en el mundo neuroquirúrgico pero que debe tenerse en consideración en el diagnóstico diferencial de algunas cervicalgias y en los casos de neuralgia del glosofaríngeo.

Se ha estandarizado que el Síndrome de Eagle es la elongación sintomática del proceso estiloideo o la calcificación del ligamento estiloide. El proceso mide normalmente 2,5-3 cm. Si la longitud excede de 3 cm es cuando hablamos de que puede ser responsable de los síntomas descritos.

El diagnóstico preciso del síndrome de Eagle requiere información detallada del historial del paciente, requiere también de un examen exhaustivo y conocimiento de la región relevante junto con las modalidades de imagen para el diagnóstico diferencial. La palpación del proceso en la fosa tonsilar puede ser útil, incluso se habla de inyectar anestésicos en esa zona y ver si alivia para así poder realizar un diagnóstico diferencial.

Estudios hablan de la necesidad de realizar una tomografía computarizada 3d (MDCT-3D) para un correcto diagnóstico del mismo, aunque también se podría observar en radiografías convencionales.

Una complicación grave del proceso es la disección de arterias carótidas, como se han encontrado en varios casos estudiados7,8.

Hasta la fecha no se han realizado estudios de caso publicados que describan la derivación a un fisioterapeuta para evaluación y tratamiento de una presentación crónica de síndrome esternocleidomastoideo (SCMS) 9. Las exploraciones las realiza el personal médico.

En cuanto a los tratamientos, pueden ser conservadores o quirúrgicos.

Los tratamientos conservadores analizados en la bibliografía, comprenden, sobre todo, el abordaje farmacológico10.

Los diferentes estudios coinciden en que los tratamientos sintomáticos se quedan escasos y que los tratamientos de fisioterapia pueden aliviar el dolor, pero no solucionar el problema. No obstante, no hay literatura que proponga un tratamiento estandarizado.

Desde la fisioterapia se pueden trabajar los síntomas, siempre respetando la biomecánica cervical, realizando primero los test de seguridad cervicales.

El tratamiento propuesto es quirúrgico, realizando una estilectomía, para reducir así su tamaño. Hay dos abordajes, el intraoral (transtosilla) y el extraoral. El abordaje de elección es el intraoral, por necesitar menos hospitalización, menos cicatriz visible y menos riesgos de daño en nervio facial.

La fisioterapia después de la cirugía irá encaminada primero al abordaje de la cicatriz y a la mejora biomecánica de la zona, facilitando el movimiento y evitando retracciones tisulares.

 

CONCLUSIÓN

Desde la fisioterapia, en el Síndrome de Eagle se pueden usar las técnicas habituales según síntomas del paciente. Por ello es crucial realizar una buena evaluación del estado muscular y articular del sujeto, siempre teniendo en cuenta los test de seguridad cervical.

Después de un tratamiento quirúrgico, la fisioterapia ayudará a restablecer la biomecánica de la zona.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fruth SJ 2017 Fundamentals of the physical therapy examination: patient interview and tests and measures, p. 202. Burlington, MA: Jones and Bartlett Learning.
  2. Graber ML 2013 The incidence of diagnostic error in medicine. BMJ Quality and Safety Suppl 22: ii21–ii27. Suppl 2 10.1136/bmjqs-2012-001615.
  3. Brownlee S, Chalkidou K, Doust J, Elshaug AG, Glasziou P, Heath I, Nagpal S, Saini V, Srivastava D, Chalmers K, et al. 2017 Evidence for overuse of medical services around the world. The Lancet 390: 156–168. 10090 10.1016/S0140- 6736(16)32585-5.
  4. Saccomanno S, Greco F, Corso DE, Lucidi E, Deli D, D’Addona R, A PG 2018 Eagle’s syndrome, from clinical presentation to diagnosis and surgical treatment: A case report. Acta Otorhinolaryngologica Italica 38: 166–169. 10.14639/0392-100X-1479.
  5. Mareque Bueno Javier, Hernández Alfaro Federico, Biosca de Tejada María José, Coll Anglada Manel, Arenaz Búa Jorge. Abordaje intraoral en el síndrome de Eagle: Presentación de un caso clínico. Rev Esp Cirug Oral y Maxilofac. 2011 Dic [citado 2023 Dic 19] ;  33( 4 ): 157-161.
  6. Eagle, W.W.: Elongated styloid processes: report of two cases. Arch Otolaryngol 1937; 25: 584-587.
  7. Baldino G, Di Girolamo C, De Blasis G, Gori A. Eagle Syndrome and Internal Carotid Artery Dissection: Description of Five Cases Treated in Two Italian Institutions and Review of the Literature. Ann Vasc Surg. 2020 Aug; 67:565. e17-565.e24. doi: 10.1016/j.avsg.2020.02.033. Epub 2020 Mar 20. PMID: 32205242.
  8. Selvadurai S, Williamson A, Virk JS, Clarke P. Eagle syndrome and carotid artery dissection: a rare skull base cause of stroke. BMJ Case Rep. 2022 Mar 9;15(3):e247954. doi: 10.1136/bcr-2021-247954. PMID: 35264386; PMCID: PMC8915306.
  9. Bahgat M, Bahgat Y, Bahgat A 2012 Eagle’s syndrome, a rare cause of neck pain. BMJ Case Reports 2012: bcr2012006278. 2012 10.1136/bcr-2012-006278.
  10. Badhey A, Jategaonkar A, Anglin Kovacs AJ, Kadakia S, De Deyn PP, Ducic Y, Schantz S, Shin E. Eagle syndrome: A comprehensive review. Clin Neurol Neurosurg. 2017 Aug; 159:34-38. doi: 10.1016/j.clineuro.2017.04.021. Epub 2017 May 6. PMID: 28527976.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos