Espolón del calcáneo. Artículo monográfico

17 abril 2024

 

AUTORES

  1. Vanesa Anglés Gil. Diplomada Universitaria en Fisioterapia.
  2. Purificación Marcén Marcén. Diplomada Universitaria en Terapia Ocupacional.
  3. Alba Hernández Navarro. Graduada en Enfermería.
  4. Lorena Tamparillas Serrano. Diplomada Universitaria en Enfermería.
  5. Susana Malo Gracia. Diplomada Universitaria en Terapia Ocupacional.
  6. Elena Sarasa Lerí. Diplomada en Enfermería. Enfermera en Consultas Externas de Oftalmología Hospital Universitario Miguel Servet.

 

RESUMEN

El síndrome conocido como «Espolón del Calcáneo» es uno de los trastornos más comunes asociados a la clínica de los pies que se produce cuando aparece una pequeña espícula ósea en el hueso del talón1.

Dicha aparición es en el 90% de los casos unilateral pero no siempre causa patología siendo de hecho una minoría los que dan lugar a clínica2.

El principal síntoma es el dolor el cual se agrava con la carga y que se localiza fácilmente en la superficie inferior del calcáneo, donde se inserta la aponeurosis plantar, por lo general en el lado medial3.

El pronóstico de dicha patología según su historia natural se establece en alcanzar la curación en torno a 12-18 meses en un 90% de los casos, aunque hay casos en los que esta se prolonga, cronifica o cuya clínica es tan incapacitante que puede llegar a afectar de forma importante a la autonomía, funcionalidad y por tanto mermar la calidad de vida de las personas que la padecen2,4.

 

PALABRAS CLAVE

Espolón calcáneo, investigación interdisciplinaria.

 

ABSTRACT

The syndrome known as «Heal Spur» is one of the most common disorders associated with foot symptoms that occurs when a small bone spicule appears on the heel bone1.

This appearance is unilateral in 90% of cases but does not always cause pathology, in fact a minority of those give rise to symptoms2.

The main symptom is pain which is aggravated by loading and is easily located on the inferior surface of the calcaneus, where the plantar aponeurosis inserts, usually on the medial side (3).

The prognosis of this pathology according to its natural history is established in achieving a cure in around 12-18 months in 90% of cases, although there are cases in which it is prolonged, chronic or whose symptoms are so disabling that it can reach significantly affect the autonomy, functionality and therefore reduce the quality of life of people who suffer from it2,4.

 

KEY WORDS

Heel spur, interdisciplinary research.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Esta patología o síndrome consiste en dolor agudo y a veces recurrente en la superficie inferior del calcáneo, generalmente en lado medial a la inserción de la aponeurosis plantar y se debe a la formación de un osteofito de forma predominantemente triangular, en la parte anterior de la tuberosidad plantar del calcáneo quedando la parte anterior a modo de espina calcárea en la fascia plantar o bajo la misma.

Con una incidencia del 11-21% en la población joven de mediana edad, esta cifra asciende al 55% en los mayores de 62 años, al 59-78% de las personas con dolor actual o con antecedentes y al 81% a aquellos que sufren osteoartritis3.

Existe pues una relación con la edad, con influencia de los cambios naturales que se producen en el patrón de marcha y en los tejidos, con el sexo si bien en adultos mayores se iguala más, en jóvenes las mujeres tienen mayor incidencia.

También se ha observado asociación con el sobrepeso u obesidad (82%).

En cuanto a morfología del pie existen estudios que lo relación con la pronación del pie, pero otros no asocian el pie plano con sufrir espolón, pero si influye la morfología del pie en su aparición por lo tanto el estudio biomecánico anormal es de alta importancia y, tal y como muestran algunos estudios es la teoría más aceptada5.

Resaltar una estudiada relación con la fascitis plantar. Si bien se ha observado que en el 45-85% de las fascitis existe espolón estos ambos comparten otros factores de riesgo como son la edad y el sobrepeso por lo que aún no se puede confirmar su relación.

La genética también entra dentro de los posibles factores a la hora de la aparición del espolón calcáneo.

Existen tres tipos de espolones calcáneos clasificados según forma y clínica3.

1. Largo pero asintomático: No ubicado en zonas de carga y diagnosticada de forma fortuita al realizar radiografía por otras causas.

2. Largo y doloroso a la carga de peso: La espina calcánea entra en el área de apoyo.

3. Aquellos que son unas pequeñas proliferaciones acompañadas de un área de disminución de densidad en el origen de la fascia plantar lo cual indica un proceso inflamatorio subagudo.

 

CAUSAS:

Si bien las causas no se conocen del todo como definidas si se barajan como posibles dos orígenes primordiales3:

 

Espolón secundario a procesos inflamatorios tisulares.

  • Estrés/sobrecarga de fascia plantar repetitiva.
  • Sobrecarga de musculatura intrínseca.
  • Osificación asociada a la edad de ligamentos y tendones (degenerativo).

 

Espolón secundario a procesos inflamatorios de origen inmunológico asociado a espondiloartropatías.

 

SÍNTOMAS

El síntoma predominante es el dolor el cual aumenta con la carga tanto estática como dinámica.

Ubicado en la zona talar, normalmente medial, éste aumenta al tensar la aponeurosis plantar, bipedestación prolongada, andar de puntillas, deambulación prolongada con y sin calzado y al palpar la zona de forma profunda. En dicha palpación podemos notar un ligero aumento de volumen.

Se produce alivio en reposo y su máxima intensidad se produce por la mañana al dar los primeros pasos o tras un periodo de inactividad2,6.

Su instauración es lenta pero progresivamente progresiva y puede llegar a ser incapacitante.

El dolor no puede identificarse como indicativo de espolón ya que hay estudios donde un 45% de los casos de espolón cursan asintomáticos o cuadros clínicos compatibles no evidencian existencia de espolón si bien es cierto que las tasas de sintomáticos con espolón son mayores7. El tipo de espolón, ubicación, inflamación y factores asociados si se consideran influyentes en la clínica dolorosa.

En caso de dolor de talón deben descartarse otros procesos como: fascitis plantar o inflamación del periostio, compresión nervio calcáneo inferior, fracturas de calcáneo o atrofia de la almohadilla grasa entre otros2,7.

 

DIAGNÓSTICO:

El primer paso para su diagnóstico suele ser el examen clínico pudiendo utilizarse como apoyo para su confirmación pruebas de imagen como radiografía o ecografía.

Pueden incluirse en casos aislados y para descartar patología reumática, estudios de laboratorio, así como electromiografía si el dolor se acompaña de clínica sensitivo motora.

En el examen físico debe tenerse en cuenta toda la extremidad inferior siendo preciso un análisis palpatorio y funcional.

A nivel palpatorio suele encontrarse inflamación en tuberosidad medial del calcáneo siendo de interés la palpación del nervio calcáneo medial para descartar su implicación en el cuadro doloroso, la fascia plantar y si existen nódulos o inflamación de la misma y el túnel del tarso por su posible implicación de estructuras musculoesqueléticas. Debe en la anamnesis incluirse la valoración sensitiva, valoración articular rotatoria y traslatoria, sobre todo de subastragalinas, pero también de rangos articulares activos y pasivos que incluyan a los principales músculos cuya clínica pueda implicar a la zona de dolor. No deben olvidarse en el examen estructuras superiores de miembro inferior y raquis que puedan tener relación con la zona dolorosa2.

 

TRATAMIENTO:

En la actualidad y basándonos en la bibliografía existente el abordaje del espolón calcáneo sigue siendo de primera opción los métodos conservadores.

Se utiliza para ello técnicas manuales propias de la fisioterapia junto con pautas guiadas de ejercicio terapéutico destinadas a aliviar el dolor, disminuir la tensión de la fascia y reeducar posibles desequilibrios musculares e instrumentales como láser, ultrasonido, magnetoterapia…así como infiltraciones y terapia homeopática todas ellas aplicadas de forma local en el área sintomática3.

Existen en la bibliografía varios artículos donde se evalúan también técnicas como ondas de choque o la irradiación de tejidos a dosis bajas con buenos resultados en el manejo de la clínica dolorosa y sin producir efectos secundarios por lo que se consideran efectivas1,7.

Existen estudios también que analizan los resultados con terapia láser sola o combinándola con ultrasonido siendo en esta segunda mejores los resultados. Lo mismo ocurre con la combinación de crioterapia y ultrasonido siendo la aplicación interconectada más eficaz1.

No se conocen estudios que apoyen el uso de la electroterapia ni la diatermia.

Todos ellos no poseen un 100% de eficacia constatada por lo que pueden aliviar el dolor, pero no posicionarse ninguno de ellos como tratamiento para el espolón2.

Dicho abordaje va unido a pautas o recomendaciones higiénicas que incluyen el reposo, frío local, pérdida de peso, uso de medicación antiinflamatoria y analgésica oral y tópica, uso de calzado de tacón medio y tratamiento ortésico para dicha patología.

Este último ha demostrado a los 6 meses obtener resultados satisfactorios si bien se recomienda el abordaje en dos etapas: una primera que busque aliviar el dolor y una segunda que busque la corrección mecánica incidiendo sobre la causa5,8.

Cuando existe un mal manejo desde el abordaje conservador puede ser necesaria la cirugía, aunque suele descartarse por tener gran número de complicaciones además de un alto índice de recidiva, riesgo de fractura de calcáneo, sepsis, edema crónico, dolor, deformidades, lesiones neurológicas, entre otras9.

 

CONCLUSIÓN

El síndrome del espolón calcáneo es una patología con una curación lenta y en ocasiones no total, por estar asociados a él otros síndromes como la fascitis plantar y la periostitis subcalcánea. De entre los diversos tratamientos, el conservador es el mejor por presentar menos complicaciones y ser menos invasivo para la zona del talón. De las técnicas a tratar las que mejores resultados suelen presentar son el láser, magnetoterapia, crioterapia además de tomar otro tipo de medidas como pérdida de peso o reposo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Kociuga N, Kociuga J, Woldańska-Okońska M, Kubsik A. Physiotherapeutic proceeding in symptomatic calcaneal spur treatment. Wiad Lek [Internet]. 2016 [citado el 2 de febrero de 2024];69(6). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28214811
  2. Álvarez G, Luís M. ORTESIS PARA EL TRATAMIENTO DEL DOLOR PRODUCIDO POR LOS ESPOLONES PLANTARES DEL CALCÁNEO. Rev Esp Podol [Internet]. 2013 [citado el 3 de febrero de 2024];24(3):122–36. Disponible en:
  3. Investigación RS. Efectividad del tratamiento en el espolón calcáneo [Internet]. ▷ RSI – Revista Sanitaria de Investigación. 2021 [citado el 2 de febrero de 2024]. Disponible en: https://revistasanitariadeinvestigacion.com/efectividad-del-tratamiento-en-el-espolon-calcaneo/
  4. Rodríguez Blanco C E., Ojeda León H. Nueva técnica artroscópica para el síndrome del espolón del calcáneo. Rev Cubana Ortop Traumatol. 2000 dic; 14(1-2): 51-55.
  5. Fluviá Creus, J.; Vázquez Martínez, P.; Alonso Guillamon, J.; Síndrome del espolón calcáneo: revisión de 32 casos – El Peu 1995; 62: 112-118.
  6. Trujillo Huber José Carlos, Pereira Despaigne Olga Lidia, Jacas García Caridad, García Díaz Reina de la Caridad. Efectividad de la terapia Su-Jok en pacientes con dolor por espolón calcáneo. MEDISAN. 2016 oct; 20(10): 2258-2266
  7. Kirkpatrick J, Yassaie O, Mirjalili SA. The plantar calcaneal spur: a review of anatomy, histology, etiology and key associations. J Anat [Internet]. 2017 [citado el 2 de febrero de 2024];230(6):743–51. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1111/joa.12607
  8. Bergmann, J N. Historia y control mecánico del dolor espolón de tacón. Clínicas en medicina podológico y cirugíaVol. 7.2 (1990): 243-59.
  9. Sarmiento-Sánchez E, Suárez-Monzón H, Delgado-Figueredo R, Cabrera-Suárez J. Tratamiento quirúrgico del espolón calcáneo. Medisur. 2008; 5(3):[aprox. 3 p.].

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos