Las autolesiones en adolescentes

2 diciembre 2023

 

AUTORES

  1. Raquel Calavia Calvo. Diplomada en Enfermería. Centro de Salud Univérsitas, Zaragoza, España
  2. Silvia Navarro Rero. Diplomada en Enfermería. Enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Univérsitas, Zaragoza, España
  3. Beatriz Franco Escura. Diplomada en Enfermería. Hospital General de la Defensa, Zaragoza. España
  4. Beatriz Ventura Laborda. Graduada en Enfermería. Centro de Salud Univérsitas, Zaragoza, España
  5. Cristina Santos Marco. Diplomada en Enfermería. Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología. Centro de Salud Las Fuentes Norte, Zaragoza, España.
  6. Carlos Agullo Elena. Diplomado en Enfermería. Hospital Clínico Lozano Blesa, Zaragoza, España.

 

RESUMEN

La adolescencia y el inicio de la edad adulta son momentos clave en el neurodesarrollo, periodos en los que la expresión genética y hormonal coincide con influencias potentes del entorno, actuando de forma intensa y aguda en los jóvenes.

Las conductas autolesivas en los jóvenes constituyen un fenómeno preocupante por su elevada prevalencia y por el aumento progresivo de la incidencia en los últimos años. El suicidio es la segunda causa de muerte en adolescentes en nuestro país.

Es importante por tanto conocer los factores de riesgo asociados a la conducta suicida en este grupo de edad, así como estrategias de prevención y tratamiento. En este contexto, se considera necesario profundizar acerca de las autolesiones no suicidas: un fenómeno que aparece con elevada frecuencia en la adolescencia y que, si bien guarda relación con la conducta suicida, tiene unas características que lo diferencian claramente de ésta.

Históricamente, las Autolesiones No Suicidas (de ahora en adelante ANS) se consideraban un problema poco frecuente, pero en las últimas décadas se ha observado un incremento en jóvenes y adolescentes sin un trastorno psiquiátrico de base.

PALABRAS CLAVE

Adolescente, autolesión tratamiento.

ABSTRACT

Adolescence and the beginning of adulthood are key moments in neurodevelopment, periods in which genetic and hormonal expression coincides with powerful influences from the environment, acting intensely and acutely in young people.

Self-harming behavior in young people is a worrying phenomenon due to its high prevalence and the progressive increase in incidence in recent years. Suicide is the second cause of death in adolescents in our country.

It is therefore important to know the risk factors associated with suicidal behavior in this age group, as well as prevention and treatment strategies. In this context, we consider it necessary to delve deeper into non-suicidal self-harm: a phenomenon that appears with high frequency in adolescence and that, although it is related to suicidal behavior, has characteristics clearly differentiate it from it.

Historically, Non-Suicidal Self-Injury (hereinafter ANS) was considered a rare problem but is recent decades an increase has been observed in young people and adolescents without an underlying psychiatric disorder.

KEYS WORDS

Teenager, self-harm treatment.

DESARROLLO DEL TEMA

La ANS se define como el daño intencionado y autoinfligido del tejido corporal sin intención suicida y para fines no sancionados social o culturalmente6. Esta definición tiene algunos matices importantes:

  • El daño que resulta de la autolesión es una consecuencia intencional o esperada del comportamiento.
  • La autolesión generalmente provoca una lesión física inmediata tales como cortes, rasguños, contusiones o marcas en la piel. Los comportamientos que no resultan directamente en lesiones generalmente se excluyen, aunque puedan ser dañinos o peligrosos. Por ejemplo, no se incluirían en esta definición la restricción alimentaria o sobredosis medicamentosa.
  • La autolesión está separada de los pensamientos o comportamientos suicidas.
  • Los comportamientos que pueden causar un daño físico pero que son aceptables en nuestra sociedad tales como la perforación del cuerpo o tatuajes no se consideran autolesión.

 

EPIDEMIOLOGÍA:

Numerosos estudios epidemiológicos han mostrado tasas de prevalencia de la ANS del 13-45% durante la adolescencia y edad adulta en todo el mundo, con un inicio promedio a los 13-14 años, si bien estudios recientes en nuestro país han señalado un inicio más precoz (12 años)3.

En Europa, en muestras comunitarias el 27,6 % de los adolescentes reconocen haberse autolesionado al menos 1 vez y el 7,8% refieren haberlo hecho de manera recurrente3. Otro estudio realizado en España en una muestra de adultos jóvenes entre 18-30 años reporta una prevalencia de ANS (>5 episodios a lo largo de la vida) del 32,7%. En la actualidad, ha pasado a considerarse uno de los principales motivos psiquiátricos de consulta en urgencias pediátricas. Por lo general, las tasas de prevalencia se incrementan en la adolescencia temprana y disminuyen en la adolescencia tardía. En poblaciones clínicas, la prevalencia de ANS en adolescentes puede llegar al 40-60%3. Con respecto a las poblaciones más vulnerables las mujeres son ligeramente más propensas a autolesionarse que los varones. El abuso sexual en la infancia parece incrementar el riesgo, así como el acoso escolar. Las ANS también son más comunes en los jóvenes que se identifican como bisexuales o transgénero.

Cuando se estudian adolescentes con algún tipo de trastorno psiquiátrico o psicológico la incidencia es mucho más elevada por varios motivos:

  • En primer lugar, esta conducta puede ser un síntoma más dentro de un trastorno mental que curse con otros síntomas, pero en el que las autolesiones sean un síntoma inherente al mismo y por tanto muy relevante para el diagnóstico y el tratamiento, como en el caso del Trastorno Límite de la Personalidad.
  • En segundo lugarlas ANS también pueden observarse en adolescentes con otros trastornos como un síntoma acompañante; se ha observado que, en adolescentes con Trastornos de la Conducta Alimentaria, con trastornos depresivos o de ansiedad, la ANS se presenta de forma ocasional y se produce de diferentes maneras, cumpliendo diferentes funciones de afrontamiento (reducir la ansiedad, expresar malestar, etc.).
  • Por último, otro motivo que podría explicar la elevada incidencia en poblaciones clínicas es el contagio de conductas patológicas entre adolescentes ingresados en dispositivos asistenciales especializados.

 

ETIOPATOGENIA:

Las ANS responden a estados emocionales de ira, desesperación o angustia intolerables6.

La mayoría de las ANS aparecen en los jóvenes bien espontáneamente, bien influenciados por los medios, redes sociales, Internet o relaciones sociales. En la mayoría de los casos las ANS se reemplazan por mecanismos de afrontamiento más adaptativos a medida que la persona madura; sin embargo, a veces las autolesiones persisten y son reforzadas.

Los sujetos vulnerables a desarrollar ANS serían aquellos con alta reactividad emocional y baja tolerancia a estados emocionales intensos1, que reaccionan de forma más intensa a estímulos de baja intensidad e incluso neutrales y necesitan más tiempo para volver a su nivel basal. Influyen determinados factores:

  • Factores mantenedores: Factores como el refuerzo que experimenta el adolescente cuando recibe ayuda y atención por parte de sus familiares pueden ayudar a mantener las conductas autolesivas. Aunque en múltiples ocasiones se ha llegado a hablar de “llamada de atención”, aún no se ha comprobado si los individuos lo hacen de forma consciente.

 

Otro factor mantenedor es el sentimiento de pertenencia a un grupo de iguales, ya que los adolescentes obtienen reforzamiento y gratificación cuando son aceptados, aunque el precio sean conductas de riesgo. En relación con esto, el extenso uso que realizan los jóvenes de Internet y la existencia de páginas “SelfInjury” con las siglas SI1, que promueven el desahogo emocional transformado en autolesión, puede ser una forma de crear un sentimiento de identidad propia y de pertenencia a un grupo.

  • Factores caracteriales: La personalidad adolescente se caracteriza por cierta inestabilidad afectiva, elevada reactividad a los acontecimientos del entorno, especialmente de tipo interpersonal, conductas impulsivas…

 

Hay diversas patologías psiquiátricas que se asocian al incremento de riesgo de autolesiones, tales como: Ánimo depresivo, Trastornos de la conducta alimentaria, Trastorno límite de la personalidad y Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad

  • Factores familiares y sociales asociados: Parece que existe una relación entre las autolesiones y el modo de educación, siendo un estilo en el que predominen las críticas a los hijos y la emoción excesivamente expresada por parte de los padres el que podría conducir a las autolesiones. El apego inseguro, la separación en la niñez, el abandono emocional, el abuso sexual y la disociación son cuatro constructos principales predictores de autolesión. Los jóvenes que proceden de hogares desestructurados y que tienen bajo rendimiento escolar, son más propensos a realizar este tipo de conductas. El acoso escolar, abuso sexual en la infancia, escasa red de apoyo social… también se relacionan con la aparición de ANS.

 

¿POR QUÉ SURGEN LAS ANS?

El estudio de las ANS de forma específica ha sido amplio y se encuentran múltiples y variados modelos que las estudian y explican3.

El principal modelo explicativo para las ANS es el Four-Function-Model (FFM) que se basa en la teoría del comportamiento. Este modelo se centra en cuatro dimensiones principales: refuerzo positivo o negativo y refuerzo automático o social, y contempla cuatro funciones de las ANS:

  • Refuerzo negativo automático, cuando las ANS sirven para reducir las emociones negativas o estados cognitivos negativos.
  • Refuerzo positivo automático, cuando las ANS sirven para generar emociones positivas o autoestimulación.
  • Refuerzo negativo social, las ANS sirven para evitar demandas interpersonales, para provocar el escape de situaciones sociales.
  • Refuerzo positivo social, las ANS sirven para obtener atención o generar búsqueda de ayuda.

 

CLÍNICA DE LAS ANS:

La mayoría de las autolesiones se hacen mediante cortes principalmente en piernas, antebrazos o abdomen. Es frecuente no obstante utilizar diferentes métodos en caso de ANS recurrentes.

Se han observado algunas diferencias entre sexos: las mujeres adolescentes suelen usar métodos que implican ver sangre, mientras que los adolescentes varones son más propensos a golpearse o quemarse.

Las autolesiones habitualmente no revisten gravedad que ponga en riesgo la vida de la persona.

Características:

  • Prevalencia: más elevada en sexo femenino (2:1).
  • Método: sexo femenino cortes, pellizcos y marcas y en el masculino rascado de cicatrices, mordeduras y pellizcos.
  • Localización: en sexo femenino antebrazos y muñecas y en sexo masculino no hay predominio de localización.
  • Precipitante psicológico: en ambos sexos sentimientos depresivos y negativos.
  • Explicación: en ambos sexos desesperación, desconocida, auto castigo.
  • Resultado: alivio de la tensión y control de ideas negativas.
  • En el sexo femenino hay un componente más adictivo que en el masculino.

 

Las principales señales de alarma son:

  • Cortes injustificados, quemaduras, rozaduras o golpes.
  • Llevar ropa inadecuada (por ejemplo, manga larga en verano) o negarse a realizar actividades que impliquen cambiarse de ropa (por ejemplo, gimnasia, natación).
  • Uso habitual de vendajes.
  • Verbalización de ideas relacionadas con la autolesión.
  • Necesidad frecuente de privacidad.
  • Llevar objetos cortantes (cuchillas de afeitar, trozos de vidrio…).

 

Como no podría ser de otra manera, cualquiera de las conductas autolesivas mencionadasse agravan con el consumo de alcohol y drogas. Es decir, si se hacen cortes en la piel con las capacidades alteradas, la cosa puede descontrolarse aún más con lesiones que van más allá de lo superficial2.

ANS VS CONDUCTA SUICIDA:

Es importante establecer un diagnóstico diferencial entre las autolesiones no suicidas y la conducta suicida en adolescentes.

El principal factor diferencial es la motivación: en la ANS no existe intención de acabar con la propia vida, sino como hemos mencionado anteriormente, la ANS tiene el objetivo, bien de regular una emoción, bien de comunicar un malestar o modificar el ambiente8. En la mayoría de los casos la conducta autolesiva es menos grave y la persona es consciente de que, aunque las lesiones pueden conllevar gravedad, ésta no llega a amenazar la vida.

Es frecuente que las conductas autolesivas sean recurrentes y aunque lo habitual es que sean disimuladas o tapadas no es raro que los adolescentes las muestren a sus grupos sociales.

Es importante recordar que, aunque la intencionalidad no sea suicida, las consecuencias pueden llegar a ser graves.

Por último, es muy importante no olvidar que las ANS, especialmente si se producen de forma repetida, son un factor de riesgo para la aparición de conductas suicidas en el futuro.

Las principales diferencias son:

-Sexo: las ANS son más frecuentes en chicas y en la conducta suicida las chicas lo intentan más, pero los chicos tienen más suicidios consumados.

– Edad: en las ANS la edad de inicio es 12-13 años y va disminuyendo al final de la adolescencia mientras que en la conducta suicida la edad de inicio coincide, pero incrementa hasta la edad adulta.

– Método: en las ANS predominan cortes golpes y abrasiones mientras que en la conducta suicida predomina la sobre ingesta de fármacos, precipitaciones y ahorcamientos.

– Intencionalidad: en la ANS se quiere aliviar malestar, regular emociones, función social mientras que en la conducta suicida la finalidad es acabar con la vida del individuo.

– La presencia de psicopatología es más frecuente en la conducta suicida.

 

TRATAMIENTO DE LAS ANS:

El tratamiento de las ANS en adolescentes constituye en la actualidad un desafío para los clínicos; ningún tratamiento ha mostrado una evidencia científica suficiente hasta la fecha. La complejidad del tratamiento en estos pacientes puede resumirse en los siguientes puntos1:

  • Las ANS son un fenómeno complejo, puesto que su etiología es variada y no suficientemente conocida.
  • La evidencia en cuanto a la elección del tratamiento a seguir es heterogénea.
  • El tratamiento de la ANS en adolescentes no puede estudiarse al margen del grupo social al que pertenecen. La conducta autolesiva goza de una cierta banalización entre los adolescentes, siendo una conducta con la que una parte de estos se identifican.
  • Los pacientes adolescentes que se autolesionan suelen ser percibidos por los clínicos como molestos, complejos, crónicos… fomentando en ellos mayores expectativas de fracaso terapéutico, lo que puede tener un efecto negativo en los resultados obtenidos.

 

En la actualidad existen diversas intervenciones psicoterapéuticas derivadas de modelos utilizados para adultos que se están empleando en el tratamiento de las autolesiones, tales como la Terapia Dialéctica Conductual, la Terapia Basada en la Mentalización y la Terapia Cognitivo Conductual.

Los elementos claves nucleares en el tratamiento o manejo de dichas conductas:

  • Establecer acuerdos-contratos claros en casos de autolesiones o intentos de suicidio.
  • Establecer compromisos para el tratamiento psicoterapéutico.
  • Psicoeducación.
  • Identificar los factores que pueden desencadenar o mantener las ANS.
  • Proporcionar habilidades conductuales alternativas o estrategias de resolución de problemas
  • Atención y tratamiento de los trastornos psiquiátricos comórbidos.

 

También hay que considerar los siguientes aspectos4:

  • La intervención con el adolescente debe ir acompañada de intervención con sus padres, realizar psicoeducación, dar pautas de manejo, trabajar en habilidades comunicativas y relacionales
  • La intervención en el centro educativo es también muy importante, realizando psicoeducación sobre las ANS y evitando su estigmatización.
  • La intervención en aquellas ANS que se realizan con un objetivo identitario (de pertenencia a un grupo) posiblemente implicará una complejidad adicional al tratamiento habitual.

 

PREVENCIÓN DE LAS ANS7:

  • Identificar a personas de riesgo y ofrecerles estrategias para afrontar el estrés.
  • Fomentar las relaciones en familia. Generar un ambiente en casa de confianza. Realizar actividades de ocio con todos los miembros de la familia.
  • Fomentar las relaciones sociales. Muchas personas que se autolesionan se sienten solas y aisladas. Hablar con personas que no se autolesionan puede mejorar las habilidades de relación y comunicación.
  • Sensibilizar a la población del problema. Por ejemplo, enseñar a los adultos que trabajan con menores o adolescentes cómo detectar las autolesiones y cómo ayudar a la persona que lo hace. Diseñar programas que animen a los adolescentes a buscar ayuda.
  • Supervisar y regular el uso de Internet en los adolescentes.
  • Enseñar a los adolescentes a tener un pensamiento crítico hacia las referencias que existen en la música o las redes sociales sobre las autolesiones.

 

CONCLUSIÓN

La conducta autolesiva es un fenómeno prevalente en adolescentes y creciente en los últimos años. Es un tipo de conducta de afrontamiento que puede cumplir una función de regulación emocional o una función social, pero no busca terminar con la propia vida del individuo. Suele aparecer con el inicio de la pubertad, aumenta inicialmente y tiende a remitir en la edad adulta. Las ANS repetidas incrementan el riesgo de conducta autolesiva.

La detección precoz de estas conductas es muy importante para la posterior intervención y la aplicación de herramientas y medidas preventivas tanto en el sistema familiar, en el social y en el académico6.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Rubio Morell B, Moreno Pardillo D, García LL. Manual de Psiquiatría de la Infancia Y La Adolescencia. Elsevier; 2021.
  2. Fernández M. Autolesiones adolescentes [Internet]. Psicólogos en el Prat ◎ Psicología Infantil, adolescentes y pareja. Awen. Montse Fernández; 2021 [citado el 2 de octubre de 2023]. Disponible en: https://awenpsicologia.com/autolesiones-adolescentes/
  3. Vega D, Sintes A, Fernández M, Puntí J, Soler J, Santamarina P, et al. Revisión y actualización de la autolesión no suicida: ¿quién, cómo y por qué? Actas Esp Psiquiatr [Internet]. 2018 [citado el 2 de octubre de 2023];46(4):146–55. Disponible en: https://medes.com/publication/138493w
  4. Pascual J. Autolesionarse: Motivos de autolesión en los adolescentes y tratamiento [Internet]. Júlia Pascual psicóloga en Barcelona | Terapia Breve estratégica. Julia Pascual; 2017 [citado el 3 de octubre de 2023]. Disponible en: https://www.juliapascual.com/tratamiento-autolesiones/
  5. Autolesiones y suicidio en adolescentes [Internet]. Aeped.es. [citado el 3 de octubre de 2023]. Disponible en: https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/autolesiones-suicidio-en-adolescentes
  6. Ospina Gutiérrez ML, Ulloa Rodríguez MF, Ruiz Moreno LM. Autolesiones no suicidas en adolescentes: prevención y detección en la atención primaria. Semergen [Internet]. 2019 [citado el 3 de octubre de 2023];45(8):546–51. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-familia-semergen-40-articulo-autolesiones-no-suicidas-adolescentes-prevencion-S1138359319300784
  7. Prevención de las Autolesiones. (s/f). Clínic Barcelona. Recuperado el 2 de octubre de 2023, de https://www.clinicbarcelona.org/asistencia/vida-saludable/autolesiones/prevencion
  8. Autolesión y suicidio en adolescentes. (s/f). https://www.cun.es. Recuperado el 2 de octubre de 2023, de https://www.cun.es/chequeos-salud/vida-sana/mente-salud/diferencia-autolesion-gesto-suicida

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos