Modificaciones del estilo de vida para el control y la prevención de la hipertensión arterial

24 marzo 2024

AUTORES

  1. María Luisa González Gracia. Enfermera Centro de Salud de Alfajarín, Zaragoza.
  2. Luisa María Diloy Casamayor. Enfermera Centro de Salud San José Centro, Zaragoza.
  3. Marta Gutiérrez Laborda. Enfermera Centro de Salud de Alfajarín, Zaragoza.
  4. Gemma Martínez Júdez. Enfermera Centro de Salud Actur Norte, Zaragoza.
  5. Gemma Alegre Bueno. Enfermera Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.
  6. María Ángeles Franco López. Enfermera Centro de Salud Ruiseñores, Zaragoza.

 

RESUMEN

La incidencia de la hipertensión ha aumentado a nivel mundial. Las causas más probables de este aumento son, entre otras, el sedentarismo, la alimentación poco saludable y el aumento de la incidencia de enfermedades como la obesidad y la diabetes mellitus tipo 2. La hipertensión es, a su vez, un factor de riesgo importante en las enfermedades cardiovasculares, por tanto, la prevención y el tratamiento precoz es fundamental. El tratamiento no farmacológico es la base para prevenir la HTA y puede ser tratamiento suficiente en pacientes con HTA grado 1. Este tratamiento consiste en cambios en hábitos de vida. El papel de la enfermera de atención primaria es clave en la detección precoz y en la educación sanitaria para fomentar hábitos saludables, en toda la población y especialmente en los pacientes de riesgo o ya diagnosticados de esta patología.

PALABRAS CLAVE

Hipertensión, tratamiento, educación sanitaria, estilo de vida.

ABSTRACT

The incidence of hypertension has increased worldwide. The most likely causes of this increase are, among others, a sedentary lifestyle, an unhealthy diet and the increased incidence of diseases such as obesity and type 2 diabetes mellitus. Hypertension is, in turn, an important risk factor. In cardiovascular diseases, therefore, prevention and early treatment is essential. Non-pharmacological treatment is the basis for preventing HTN and may be sufficient treatment in patients with grade 1 HTN. This treatment consists of changes in lifestyle habits. The role of the primary care nurse is key in early detection and health education to promote healthy habits in the entire population and especially in patients at risk or already diagnosed with this pathology.

KEY WORDS

Hypertension, treatment, health education, lifestyle.

DESARROLLO DEL TEMA

La presión arterial alta (HTA) es uno de los principales factores de riesgo de muerte y discapacidad en el mundo. El número de personas que viven con hipertensión (presión arterial ≥140 mmHg sistólica o ≥90 mmHg diastólica o con medicación) se duplicó entre 1990 y 2019, de 650 millones a 1.300 millones1.

La hipertensión arterial afecta a uno de cada tres adultos en todo el mundo. La HTA es causa de accidentes cerebrovasculares, infartos de miocardio, insuficiencia cardiaca, daños renales y muchos otros problemas de salud2.

Hay factores de riesgo modificables, como una dieta elevada en sal, la falta de actividad física o un consumo excesivo de alcohol, que pueden aumentar el riesgo de sufrir hipertensión arterial. Introducir cambios en el modo de vida, como adoptar una dieta más saludable, dejar de fumar y practicar más actividad física, pueden ayudar a reducir la tensión arterial2.

La labor de enfermería es un pilar fundamental en la detección y control de la hipertensión arterial. Es fundamental que los profesionales de Enfermería cuenten con una adecuada formación respecto a la HTA para que esta patología pueda ser diagnosticada y se instauren los cambios en el estilo de vida o las medidas farmacológicas, lo más pronto posible. Se debe trabajar conjuntamente con el paciente para mantener el tratamiento tanto farmacológico como no farmacológico3.

La HTA se define como una presión arterial elevada de forma mantenida. Según las guías norteamericanas, propuestas por el American College of Cardiology, la American Heart Association y una serie de sociedades e instituciones relacionadas (ACC/AHA 2017), la HTA se define con unas cifras de presión arterial iguales o superiores a 130/80 mmHg. En Europa las guías ESC/ESH (Sociedad Europea de Cardiología y la Sociedad Europea de Hipertensión) 2018 ponen el umbral para definir la HTA en 140/90 mmHg4.

La clasificación de presión arterial según la Guía HTA 2018 de la Sociedad Europea de Cardiología sería5:

  • Presión arterial óptima: <120/80 mmHg.
  • Presión arterial normal: 120-129 y/o 80-84 mmHg.
  • Presión arterial normal-alta: 130-139 y/o 85-89 mmHg.
  • HTA grado I: 140-159 y/o 90-99 mmHg.
  • HTA grado II: 160-179 y/o 100-109 mmHg.
  • HTA grado III: ≥ 180 y/o ≥ 110 mmHg.

 

La HTA esencial o primaria es la causa más frecuente de HTA y corresponde aproximadamente al 90-95% de los casos. La HTA secundaria suele detectarse en un 5-10% de los pacientes hipertensos. La HTA esencial es un trastorno muy heterogéneo de base poligénica en el que influyen múltiples genes o combinaciones genéticas. Sobre esta base poligénica, existen además una serie de factores adquiridos o ambientales con efecto nocivo para el desarrollo de HTA, destacando el sobrepeso y la obesidad, el sedentarismo, el contenido elevado en sal de la dieta, la dieta pobre en potasio y la ingesta excesiva de alcohol4.

La base de la prevención y del tratamiento de la HTA (y por tanto de la reducción del riesgo cardiovascular) son las modificaciones en el estilo de vida. Implementar estos cambios del estilo de vida tanto en el paciente individual como a nivel comunitario se consideran medidas prioritarias para la prevención de la HTA y de sus complicaciones6.

Los puntos básicos del tratamiento no farmacológico de la HTA serían: pérdida de peso en sujetos con sobrepeso u obesidad, dieta cardiosaludable (como dieta DASH), reducción del contenido de sal en la dieta, suplementos de potasio (preferiblemente en la dieta) salvo en casos con enfermedad renal o de uso de fármacos que reduzcan la excreción de potasio, aumento de la actividad física y restringir el consumo de alcohol6.

 

TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO DE LA HTA:

Las modificaciones en el estilo de vida pueden prevenir o retrasar la aparición de la HTA y por tanto reducir el RCV y ser suficientes para retrasar o prevenir el tratamiento farmacológico en pacientes con HTA grado 1 y un perfil de RCV bajo. Además, en los pacientes en los que está indicado el tratamiento farmacológico, modificar el estilo de vida puede optimizar el efecto de los fármacos y ser eficaz en la prevención cardiovascular global. Indicar hábitos de vida saludable y reforzar su cumplimiento, debe realizarse de forma sistemática en todos los pacientes con HTA. El papel de Enfermería es crucial en la indicación y seguimiento del tratamiento antihipertensivo no farmacológico4.

La Guía de la OMS para el tratamiento de la hipertensión en adultos, señala la importancia de abordar los factores de riesgo de enfermedades no transmisibles, como una dieta rica en sodio y baja en potasio, el consumo de alcohol, la inactividad física y fumar, tanto en el tratamiento como en la prevención de la hipertensión. Y añade que la forma más efectiva de controlar estos factores de riesgo de hipertensión es a través de programas de salud pública a gran escala y a nivel poblacional1.

La mayor desventaja de los cambios en el estilo de vida como tratamiento no farmacológico, es la poca adherencia que se observa a largo plazo5.

Es importante que, en los controles rutinarios de pacientes crónicos, en este caso de HTA, que se llevan a cabo en la consulta de enfermería, se recalque al paciente la importancia que tiene la continuidad del tratamiento (tanto farmacológico como no farmacológico) para evitar complicaciones3.

Las modificaciones en el estilo de vida recomendadas son3,4:

  • Restricción del contenido de sal en la dieta a < 5 gramos al día.
  • Evitar sobrepeso-obesidad, mantener o conseguir un IMC saludable entre 20 y 25 kg/m2 y una circunferencia de cintura menor de 102 cm en varones y menor de 88 cm en mujeres. Existe vinculación entre la presencia de cifras altas de presión arterial y el exceso de peso corporal.
  • Ejercicio físico regular, al menos 30 minutos de ejercicio físico aeróbico 5 a 7 días por semana (≥ 150 minutos semanales).
  • Dieta saludable, alimentos vegetales, frutos secos, pescado preferentemente azul, ácidos grasos insaturados (aceite de oliva), productos lácteos bajos en grasas, bajo consumo de carnes rojas, evitar alimentos de alto contenido en sal y alimentos ultraprocesados. Queda demostrado que la dieta mediterránea tiene un efecto cardioprotector.
  • No fumar. El hábito tabáquico es el factor de riesgo más importante para la enfermedad cardiovascular.
  • Eliminar o al menos restringir el consumo de alcohol a < 14 unidades por semana en los varones y < 8 unidades por semana en las mujeres; y evitar el consumo rápido e intensivo (una unidad corresponde a 250 cc de cerveza, 125 cc de vino, o 30 cc de una bebida de mayor graduación).

 

CONCLUSIONES

Los hábitos de vida saludables son eficaces no solo como tratamiento antihipertensivo, sino como medida de prevención cardiovascular y enfermedad en general.

La enfermería tiene un papel importante en la educación para la salud y por tanto en la implementación de un estilo de vida saludable.

Para controlar y prevenir la HTA las medidas recomendadas son: la reducción del contenido de sal en la dieta, el control del exceso de peso, la práctica de ejercicio físico, el seguimiento de una dieta saludable, no fumar y eliminar o restringir el consumo de alcohol.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Organización Mundial de la Salud [Internet]. Ginebra: World Health Organization; 2023. [Consultado 29 de Enero 2024] Global report on hypertension: the race against a silent killer. Disponible en: https://www.who.int/publications/i/item/9789240081062
  2. Organización Mundial de la Salud [Internet]. [OMS] 2023 [29 de enero 2024] Comunicado de prensa: La OMS detalla, en un primer informe sobre la hipertensión arterial, los devastadores efectos de esta afección y maneras de ponerle coto. Disponible en: https://www.who.int/es/news/item/19-09-2023-first-who-report-details-devastating-impact-of-hypertension-a nd-ways-to-stop-it
  3. Lara García, A. Educación de Enfermería a pacientes con hipertensión arterial. Ocronos. [Internet] 2021[consultado 1 de febrero 2024];4(10) 202. Disponible en: https://revistamedica.com/educacion-enfermeria-hipertension-arterial/
  4. M. Gorostidi, T. Gijón-Conde, A. de la Sierra, E. Rodilla, E. Rubio, E. Vinyoles, et al. Guía práctica sobre el diagnóstico y tratamiento de la hipertensión arterial en España, 2022. Sociedad Española de Hipertensión – Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA). Hipertens Riesgo Vasc. [Internet]. Octubre-diciembre 2022. [citado 5 de febrero 2024]; 39 (4): 174-194 Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-hipertension-riesgo-vascular-67-articulo-guia-practica-sobre-el-diagnosticoS1889183722000666
  5. Ramos María Victoria. Hipertensión arterial: novedades de las guías 2018. Rev.Urug.Cardiol. [Internet]. 2019 abr [citado 2024 Ene 30]; 34(1): 131-152. Disponible en: http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1688-04202019000100131&lng=es. https://doi.org/10.29277/cardio.34.1.10.
  6. T. Gijón-Conde, M. Gorostidi, M. Camafort, M. Abad-Cardiel, E. Martín-Rioboo, F. Morales-Olivas, et al. Documento de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) sobre las guías ACC/AHA 2017 de hipertensión arterial. Hipertens Riesgo Vasc. [Internet]. 2018 [citado 30 de enero 2024];35(3):119-129. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-hipertension-riesgo-vascular-67-pdf-S1889183718300333

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos