Probióticos para reducir las diarreas asociadas a antibióticos

23 febrero 2024

 

AUTORES

  1. Raul Grima Vela. Graduado en Enfermería. Quirófano General. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).
  2. Elena Pérez Fuertes. Graduada en Enfermería. Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital General Obispo Polanco (Teruel).
  3. Sandra Reyes Zuara. Graduada en Enfermería. Unidad de hospitalización de Cirugía general y Digestiva. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).
  4. Isabel Reche Temprado. Graduada en Enfermería. Cirugía Cardiaca. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).
  5. Esther Anglés Fernández. Graduada en Enfermería. Servicio de Urgencias. Hospital Comarcal de Alcañiz (Alcañiz).
  6. Victoria Jiménez Soriano. Graduada en Enfermería. Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital Obispo Polanco (Teruel).

 

RESUMEN

Uno de los medicamentos más recetados del mundo son los antibióticos, que a pesar de combatir infecciones, con frecuencia causan efectos adversos como la diarrea asociada a antibióticos. Esto se produce debido a que alteran la microbiota intestinal.

Destacan la clindamicina, las cefalosporinas y la amoxicilina-ácido clavulánico.

El objetivo de esta revisión sistemática fue comprobar si el uso conjunto de probióticos y antibióticos reducían las diarreas asociadas a antibióticos. Para ello se utilizaron varias bases de datos: PubMed, Cochrane y Elsevier. Los criterios de búsqueda fueron: estudios publicados en los últimos 10 años, realizados en humanos y que fueran metaanálisis o ensayos clínicos aleatorizados.

Los resultados obtenidos son que el uso de probióticos en conjunto con antibióticos reduce en un 37% el riesgo de padecer diarrea asociada a antibióticos. Entre todos los probióticos, se recomiendan con un nivel de recomendación fuerte, L rhamnosus GG (LGG) y Saccharomyces boulardii.

También se observó que alimentos como el yogur o el kéfir, a pesar de contener probióticos, no redujeron el riesgo de padecer diarreas asociadas a antibióticos.

PALABRAS CLAVE

Antibióticos, diarrea, probióticos.

ABSTRACT

One of the most prescribed medications in the world are antibiotics, which despite fighting infections, frequently cause adverse effects such as antibiotic-associated diarrhea. This occurs because they alter the intestinal microbiota.

Clindamycin, cephalosporins and amoxicillin-clavulanic acid stand out.

The objective of this systematic review was to verify whether the combined use of probiotics and antibiotics reduced antibiotic-associated diarrhea. For this, several databases were used: PubMed, Cochrane and Elsevier. The search criteria were studies published in the last 10 years, conducted in humans and that were meta-analyses or randomized clinical trials.

The results obtained are that the use of probiotics in conjunction with antibiotics reduces the risk of suffering from antibiotic-associated diarrhea by 37%. Among all probiotics, L rhamnosus GG (LGG) and Saccharomyces boulardii are recommended with a strong recommendation level.

It was also observed that foods such as yogurt or kefir, despite containing probiotics, did not reduce the risk of suffering from antibiotic-associated diarrhea.

KEY WORDS

Anti-bacterial agents, diarrhea, probiotics.

INTRODUCCIÓN

Los antibióticos son uno de los medicamentos más recetados en el mundo y aunque combaten infecciones contraídas por un huésped y las eliminan, a menudo causan efectos adversos frecuentes como diarreas, debido a que alteran la microbiota intestinal. Además, un mal uso o uso excesivo de ello conduce a ingresos más largos, mayores costes por paciente para el sistema de salud, aumento de resistencia a antibióticos y aumento de mortalidad y morbilidad1.

Los probióticos son microorganismos vivos que administrados en adecuadas cantidades provocan un beneficio para la salud del huésped, mejorando el equilibrio microbiano y reduciendo las bacterias patógenas. Suelen ser administrados por vía oral, estando disponibles en cápsulas, polvo o en alimentos con leche fermentada1. Cuando se produce diarrea asociada a antibióticos, los probióticos invaden la mucosa que ha quedado sin flora intestinal y ayuda a la recolonización. Además, disminuyen la intolerancia a la lactosa, reducen los síntomas de la inflamación intestinal, ayudan a reducir los niveles de colesterol y modulan el sistema inmune2.

La diarrea asociada a antibióticos es una complicación común que ocurre en un tercio de los pacientes a los que se les receta antibióticos3. Comúnmente, es un efecto adverso provocado por el incumplimiento de la prescripción y uso excesivo de antibióticos de segunda línea. Se puede producir a cualquier edad pero los niños son los más afectados, entre el 20% y el 35%. Generalmente, los antibióticos de amplio espectro dirigidos a anaerobios, como la clindamicina, las cefalosporinas y la amoxicilina-ácido clavulánico, tienen mayor incidencia de diarrea asociada a antibiótióticos4.

Aproximadamente el 25% de los casos de diarrea asociada a antibióticos tienen que ver con una infección por Clostridium difficile, que aumenta considerablemente la mortalidad en pacientes mayores de 65 años con enfermedades subyacentes graves o hipertensión5.

Tras analizar unos cuantos metaanálisis y revisiones sistemáticas, los investigadores concluyeron que los probióticos eran beneficiosos para combatir la diarrea asociada a antibióticos. Demostraron una fuerza de recomendación fuerte el uso de probióticos L rhamnosus GG (LGG) y Saccharomyces boulardii.

La evidencia sugiere que el uso de estos probióticos aumenta la posibilidad de que los efectos adversos de los antibióticos, en este caso, diarrea, sean muy raros6.

En cambio, otros probióticos como Bacillus clausii o mezclas de probióticos como Bacillus lactis/Streptococcus thermophilus, L acidophilus/L bulgaricus, etc., no demostraron evidencia de contribuir positivamente a reducir el efecto de la diarrea asociada a antibióticos. El kéfir y el yogur tampoco tuvieron ningún beneficio3.

 

OBJETIVO

Comprobar si podemos reducir la incidencia de diarrea asociada a los antibióticos gracias al aporte de probióticos.

 

METODOLOGIA

Búsqueda de estudios realizada en Cochrane, Elsevier y PubMed: MeSH Database.

Estrategia de búsqueda en PubMed fue la siguiente: ((«Anti-Bacterial Agents/adverse effects»[Mesh]) AND «Diarrhea»[Mesh]) AND «Probiotics»[Mesh] AND (Meta-Analysis[ptyp] AND «last 10 years»[PDat] AND Humans[Mesh] AND (infant[MeSH] OR child[MeSH] OR adolescent[MeSH])).

Los criterios de búsqueda fueron:

  •  Estudios publicados en los últimos 10 años.
  •  Estudios en humanos.
  • Metaanálisis y ensayos clínicos aleatorizados.

 

RESULTADOS

Se ha demostrado que la administración conjunta de antibióticos con probióticos disminuye el riesgo de padecer diarrea asociada a antibióticos en un 37%3.

La utilización de probióticos como: L rhamnosus GG (LGG) o Saccharomyces boulardii demostró qué, en comparación con ningún tratamiento o tratamiento placebo, ambos redujeron el riesgo de padecer diarrea asociada a los antibióticos. Además, las personas tratadas con estos probióticos tuvieron una duración menor de sus diarreas en relación con las personas que fueron tratadas con probióticos diferentes o que no tuvieron tratamiento1.

El tratamiento con estas colonias de probióticos fue de entre 1 y 12 semanas.

También se observó que alimentos como el Kéfir o el yogur no tuvieron ninguna incidencia a la hora de reducir el riesgo de diarrea asociada a los antibióticos1.

 

CONCLUSIONES

Se ha demostrado que en ambos estudios encontrados se afirma que el uso de probióticos (L rhamnosus GG (LGG) o Saccharomyces boulardii) es beneficioso para reducir las diarreas asociadas a los antibióticos. Además de reducir la duración de éstas respecto a las personas no tratadas.

Negando así los beneficios del resto de familias de probióticos, incluyendo combinaciones o preparados como el yogur o el Kéfir.

Sin embargo, sin la administración de probióticos, la incidencia de diarreas asociadas a los antibióticos se incrementa en un margen importante.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Goodman C, Keating G, Georgousopoulou E, Hespe C, Levett K. Probiotics for the prevention of antibiotic-associated diarrhoea: a systematic review and meta-analysis. BMJ Open [Internet]. 2021 [citado el 28 de octubre de 2023];11(8): e043054. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1136/bmjopen-2020-043054
  2. Garrote A, Bonet R. Probióticos. Farm Prof (Internet) [Internet]. 2017 [citado el 28 de octubre de 2023];31(2):13–6. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-probioticos-X0213932417608720
  3. Szajewska H, Canani RB, Guarino A, Hojsak I, Indrio F, Kolacek S, et al. Probiotics for the prevention of antibiotic-associated diarrhea in children. J Pediatr Gastroenterol Nutr [Internet]. 2016 [citado el 28 de octubre de 2023];62(3):495–506. Disponible en: https://journals.lww.com/jpgn/fulltext/2016/03000/probiotics_for_the_prevention_of.31.aspx
  4. Mekonnen SA, Merenstein D, Fraser CM, Marco ML. Molecular mechanisms of probiotic prevention of antibiotic-associated diarrhea. Curr Opin Biotechnol [Internet]. 2020 [citado el 28 de octubre de 2023]; 61:226–34. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.copbio.2020.01.005
  5. Motamedi H, Fathollahi M, Abiri R, Kadivarian S, Rostamian M, Alvandi A. A worldwide systematic review and meta-analysis of bacteria related to antibiotic-associated diarrhea in hospitalized patients. PLoS One [Internet]. 2021 [citado el 28 de octubre de 2023];16(12): e0260667. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1371/journal.pone.0260667
  6. Goldenberg JZ, Lytvyn L, Steurich J, Parkin P, Mahant S, Johnston BC. Probiotics for the prevention of pediatric antibiotic-associated diarrhea. Cochrane Libr [Internet]. 2015 [citado el 28 de octubre de 2023];(12). Disponible en: https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD004827.pub4/full/es

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos