Síndrome del túnel del carpo. Artículo monográfico

21 febrero 2024

 

AUTORES

  1. Mario Muñoz Ranz. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

El Síndrome del Túnel Carpiano (STC) afecta el nervio mediano en la muñeca, generando síntomas como dolor, hormigueo y entumecimiento en manos y dedos. Esta afección surge por la compresión del nervio en el túnel carpiano, una estructura anatómica estrecha que contiene nervios y tendones cruciales para la función de la mano. Su prevalencia varía entre el 3% y 6%, siendo más común en mujeres de 40 a 60 años. Puede presentarse unilateralmente o en ambas manos y se relaciona con factores como la edad, género, sobrepeso, posturas prolongadas y condiciones médicas como diabetes o artritis. Los síntomas suelen comenzar gradualmente, manifestándose principalmente en la noche con dolor, hormigueo y debilidad en la mano, aunque también pueden surgir durante el día. En etapas avanzadas, se pueden experimentar problemas motores y pérdida de sensibilidad. En cuanto al diagnóstico, este incluye pruebas como el Signo de Tinel y el Test de Phalen, aunque la electromiografía se considera la más fiable. El tratamiento variará según la gravedad: en casos leves, se recurre a terapias conservadoras como el reposo, terapia física, medicación y férulas de muñeca, sin embargo, en casos avanzados se optará por la cirugía.

PALABRAS CLAVE

Muñeca, neuropatía, nervio mediano, síndrome túnel del carpo, fisioterapia.

ABSTRACT

Carpal Tunnel Syndrome (CTS) affects the median nerve in the wrist, causing symptoms such as pain, tingling, and numbness in the hands and fingers. This condition arises from the compression of the nerve in the carpal tunnel, a narrow anatomical structure containing crucial nerves and tendons for hand function. Its prevalence ranges from 3% to 6%, being more common in women aged 40 to 60. It can occur unilaterally or in both hands and is associated with factors such as age, gender, overweight, prolonged postures, and medical conditions like diabetes or arthritis. Symptoms typically start gradually, predominantly manifesting at night with pain, tingling, and weakness in the hand, although they may also occur during the day. In advanced stages, motor problems and loss of sensitivity can occur. Regarding diagnosis, it includes tests such as Tinel’s Sign and Phalen’s Test, though electromyography is considered the most reliable. Treatment varies depending on severity: for mild cases, conservative therapies like rest, physical therapy, medication, and wrist splints are used; however, in advanced cases, surgery is often considered.

KEY WORDS

Wrist, neuropathy, median nerve, carpal tunnel syndrome, physiotherapy.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El Síndrome del Túnel Carpiano (STC) o conocido también como Parálisis tardía del Nervio mediano es una lesión compresiva de dicho nervio por múltiples causas. Se define como una neuropatía periférica con manifestaciones sensitivas, motoras y tróficas, dando lugar a considerable impacto en la vida del paciente1. Es considerada la neuropatía por atrapamiento más frecuente y deriva de la compresión del nervio mediano a nivel de la muñeca por su paso a nivel del túnel carpiano, región anatómicamente compleja como mostramos a continuación.

 

ANATOMÍA:

El túnel del carpo es una estructura anatómica estrecha y crucial ubicada en la región de la muñeca. Es una pasarela anatómica compleja conformada por una serie de huesos y tejidos blandos que sirven como un conducto para estructuras vitales como tendones y nervios.

Anatómicamente, el túnel del carpo está definido por el arco formado por los 8 huesos del carpo en la base de la mano. Estos huesos incluyen el escafoides, el semilunar, el piramidal, el hueso grande, el hueso ganchoso y los huesos del ganchoso. Por encima, el túnel carpiano está cerrado por un conjunto de tejidos fibrosos, especialmente el ligamento anular anterior transverso del carpo, también conocido como el ligamento flexor retináculo. Este ligamento crea una especie de «techo» sobre el túnel, proporcionando estabilidad y limitando la expansión de los contenidos dentro del mismo2.

A través de este estrecho espacio, pasan varios elementos anatómicos cruciales. Destacamos en primer lugar el nervio mediano, siendo este el componente afectado en el síndrome del túnel carpiano; este surge del plexo braquial y atraviesa el túnel hacia la mano proporcionando sensibilidad y control motor a ciertas regiones de mano y dedos. Por otro lado, también pasarán por este espacio un total de 9 tendones; cuatro tendones flexores superficiales de los dedos y cuatro tendones flexores profundos de los dedos, además, el tendón del músculo flexor largo del pulgar también atraviesa este espacio estrecho3.

 

EPIDEMIOLOGÍA:

La epidemiología del síndrome del túnel carpiano (STC) varía según diferentes regiones y grupos poblacionales. En general, es una de las neuropatías compresivas más comunes, y su prevalencia se encuentra entre el 3% y el 6%, aunque este porcentaje puede variar4. El STC es más frecuente en mujeres que en hombres, con una proporción que oscila entre 2:1 y 10:1, dependiendo de la población estudiada. Además, la incidencia aumenta con la edad y es más común en personas de entre 40 y 60 años5.

Por otro lado, cabe destacar que esta patología puede presentarse de forma unilateral o bilateral. En términos generales, se ha observado que el STC tiende a ser más común en la mano dominante o más utilizada, lo que puede llevar a un mayor número de casos en una sola mano. Sin embargo, la incidencia de casos bilaterales también es significativa. Estudios epidemiológicos han informado que alrededor del 50% al 75% de los pacientes diagnosticados con STC pueden presentar síntomas en ambas manos en algún momento, sin embargo, esto variará considerablemente en función de las causas y condiciones médicas subyacentes para su aparición6.

 

ETIOLOGÍA:

El Síndrome del túnel carpiano emerge de una interacción compleja de factores que generan presión sobre el nervio mediano y los tendones flexores dentro del túnel carpiano. Entre estos factores destacamos la edad, el género femenino, el sobrepeso, las posturas prolongadas en el trabajo y durante el descanso, así como los movimientos repetitivos7. Asimismo, ciertas condiciones médicas como la diabetes mellitus (DM), artritis reumatoide, osteoartritis, malas condiciones metabólicas, tabaquismo, tumores, embarazo o menopausia y fracturas/luxaciones de muñeca se han vinculado con el padecimiento del STC, aunque en ocasiones su origen es idiopático8.

En niños y jóvenes, la etiología difiere, siendo los factores genéticos la causa principal, así como polineuropatías o malformaciones de las manos9.

 

SÍNTOMAS:
Los síntomas del síndrome del túnel carpiano suelen manifestarse de manera crónica en la mayoría de los pacientes, siendo poco común el cuadro agudo, salvo en etapas avanzadas del embarazo. Estos síntomas suelen iniciar de manera gradual y nocturna, con dolor, hormigueo, entumecimiento en áreas inervadas por el nervio mediano, o una combinación de estos síntomas. En ocasiones, estos síntomas pueden irradiarse al antebrazo y codo, lo que hace necesario distinguirlos de las radiculopatías cervicales.

El dolor nocturno, que afecta el sueño, es un síntoma común, con una alta sensibilidad del 96%. A veces puede aliviarse al elevar el brazo o agitar la mano, aunque las parestesias persisten. Se ha observado que el síndrome del túnel carpiano también puede manifestarse durante actividades diurnas, como conducir o leer. Además, puede presentarse sequedad y aumento de temperatura en la mano debido a la reducción del sudor normal, provocando un desequilibrio vasomotor. En etapas avanzadas, algunos pacientes pueden experimentar atrofia en la eminencia tenar, debilidad y dificultad para realizar movimientos de abducción y oposición del pulgar. En situaciones muy severas, se podría incluso experimentar una pérdida permanente de la sensibilidad en el área inervada por el nervio mediano10.

 

DIAGNÓSTICO:

El diagnóstico del síndrome del túnel carpiano se basa, además de en el análisis de los diferentes síntomas mencionados, en distintas pruebas. Dos de las más comunes son el Signo de Tinel, que consiste en percusión sobre el nervio mediano a nivel de la muñeca, provocando dolor desde la muñeca hasta la mano, y el Test de Phalen, que implica flexionar la muñeca hacia adelante durante 60 segundos, causando entumecimiento, hormigueo o debilidad11.

Para confirmar definitivamente la compresión del nervio mediano, se recurre a pruebas más específicas, como la electromiografía. Esta prueba establece la velocidad de conducción nerviosa sensitiva y motora, detectando un retardo en ambas como indicativo del síndrome del túnel carpiano. La electromiografía es considerada la prueba más sensible y fiable para este diagnóstico12.

 

TRATAMIENTO:

El tratamiento puede variar teniendo en cuenta la etapa de la enfermedad y la gravedad de los síntomas. En las formas leves suele optarse por un tratamiento conservador y en casos avanzados el tratamiento de elección es la descompresión quirúrgica del nervio.

Respecto al tratamiento conservador, este puede ser farmacológico, siendo común el uso de corticoides, así como también suplementación en Vitamina B6 debido a su implicación en la función nerviosa y su capacidad para influir en el metabolismo de los nervios periféricos13. También será de gran importancia la modificación de hábitos y actividad, tratando de evitar gestos repetidos que provoquen síntomas, así como a la vez tratar de realizar estiramientos de la región o buscar posiciones antiálgicas y de descarga neural, lo cual deberá ser guiado por un profesional sanitario; concretamente, centrándonos en el ámbito de la fisioterapia, en suma, a lo anterior, será habitual el uso de electroterapia, termoterapia y terapia manual. Estas tendrás el objetivo de mejorar la irrigación y movilidad del nervio, así como de los tejidos adyacentes, en esta línea también será de gran importancia la aplicación de técnicas de neurodinamia14.

Por otro lado, podrá recomendarse en ciertos pacientes el uso de férulas de muñeca, especialmente efectivas para disminuir las sensaciones nocturnas de adormecimiento y hormigueo en la mano, logrando así que la muñeca pueda mantenerse en posición neutral.

Respecto al tratamiento quirúrgico, este suele implicar la sección del ligamento carpiano transverso para ampliar el espacio en el túnel donde pasa el nervio mediano. Usualmente se realiza una incisión en la palma de la mano, a veces a través de técnicas endoscópicas o abiertas, para acceder al ligamento. El objetivo es aliviar la presión sobre el nervio mediano, lo que se logra cortando parcial o completamente el ligamento que forma el techo del túnel carpiano. Esto permite más espacio para el nervio y reduce los síntomas de compresión nerviosa en la mano y los dedos13.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Alfonso Muñoz S, Pérez Capdel P. Nueva técnica para restablecer la oponencia del pulgar. Rev. Cubana Med Militar. 2011; 7 (1).
  2. Jordán Padrón, M Pachón Glez L, Pachón Glez M, Reguera R. Síndrome del túnel Carpiano. Vinculación básico-clínica. FCM Juan Guiteras Gener Matanzas. 2005.
  3. Ustum N, Tokf Yags AE, Kizil N, Kornez S, Karozincer S, Okuyucu E, Turhanoglu AD. Ultrasound-Guide vs Blind steroid in carpal tunnel Syndrome: A simple blind Randomizad, prospective study. Am J Phis Med Rehabil. 2013.
  4. Talabi M, Andaleh S, Bakihti S, Ayromiouh, Aghille A, Talebi A. Effect of Vit B6 on clinical Symptoms and Electrdiagnostic Resuts of patients with Carpal Tunnel Syndrome. Adv Pharm. 2013; 3(2):283-288.
  5. Di Pierro F, Settembre R. Safety and efficacy of an add-on therapy wint curcumin phytosome and piperine and/or lipoie acd in subjests with a diagnosis of peripheral neuropathy treated with dexibuprofen. Journal of Pain Research. 2013.
  6. Hiri R, Miranda H, Hedrovaara M, Vilkars E. Physical work load factors carpal tunnel Syndrome: a population- base study Occup Envian. Med. 2009; 66:368- 373.
  7. A.C. Watts, J. McEachan. Carpal tunnel syndrome in men. Rev current orthopaedics. 2006; 20: 294-298.
  8. Ortiz-Corredor F, Enríquez F, Díaz-Ruíz J, Calambas N. Natural evolution of carpal tunnel syndrome in untreated patients. Clinical Neurophysiology. 2008; 119: 1373-1378.
  9. Potutulska-Chromik A, Lipowska M, Gawel M, Ryeniewicz B, Kostera-Pruszczyk A. Carpal tunnel syndrome in children. J child neurol. 2013; 1-6.
  10. Jochen Gerstner B. Síndrome del túnel carpiano. Evaluación clínica y ayudas diagnósticas. Médicas uis. 2008; 132.
  11. Cailliet, R. Síndromes dolorosos, Mano. 4ta Edición, Los Ángeles, California, Editorial El manual Moderno, S.A. de C.V. 1994.
  12. Moran L, Perez M, Esteban A, Bellon J, Arranz B, del Cerro M. Sonographic measurement of cross-sectional area of the median nerve in the diagnosis of carpal tunnel syndrome: correlation with nerve conduction studies. J Clin Ultrasound. 2009; 37:125–31.
  13. González JM. Síndrome del túnel del carpo. Acta Odontológica Venezolana. 2010; 48 (3).
  14. Kwon HK, Hwang M, Yoon DW. Frecuency and severity of carpal tunnel syndrome according to level of cervical radiculopathy: double crush syndrome?. Clinical Neurophysiology.2006; 117: 1256-1259.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos