Uso del plasma rico en plaquetas en el rejuvenecimiento facial

30 abril 2024

 

AUTORES

  1. Violeta González Guillén. Médico de Urgencias en Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  2. Patricia Alba Esteban. Médico de Urgencias en Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  3. Cristian Blanco Torrecilla. Médico de Urgencias en Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  4. Daniel García Arenaz. Médico de Urgencias en Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  5. Irune Albistur Lesmes. Médico de Urgencias en Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  6. Elisa Aldea Molina. Médico de Urgencias en Hospital Royo Villanova, Zaragoza.

 

RESUMEN

Fundamento: Existe un interés creciente en el desarrollo de técnicas mínimamente invasivas en el rejuvenecimiento facial. De ellas, el plasma rico en plaquetas (PRP) es una técnica prometedora y su uso se ha convertido en un tratamiento muy atractivo. Ha sido considerado uno de los procedimientos estéticos más naturales y se trata de un tratamiento seguro y poco costoso en comparación con otras terapias.

Material y método: Para evaluar la eficacia del PRP como posible terapia en el rejuvenecimiento facial, se ha realizado una revisión bibliográfica de la literatura existente en PubMed para resumir la evidencia disponible más recientemente publicada.

Resultados: Aunque se desconoce su mecanismo exacto de acción, varios estudios han mostrado efectos beneficiosos y se trata de un tratamiento seguro y poco costoso en comparación con otras terapias. Sin embargo, la evidencia apoyando su eficacia todavía no es concluyente y los estudios son limitados. La amplia variabilidad en la metodología y en los resultados obtenidos dificulta la interpretación generalizada y fiabilidad de los resultados, así como la comparación entre estudios.

Conclusiones: A pesar de la falta de literatura estandarizada y la gran variabilidad en los resultados, el PRP es una técnica prometedora en el rejuvenecimiento facial. Su aplicación podría considerarse un procedimiento eficaz y seguro. Es necesaria una investigación de alta calidad científica, con metodología bien definida y seguimiento a largo plazo para demostrar su eficacia y poder determinar si el PRP puede ser considerado como alternativa o apoyo a otras terapias de rejuvenecimiento facial.

PALABRAS CLAVE

Plasma rico en plaquetas, PRP, rejuvenecimiento facial, envejecimiento facial, regeneración de tejidos.

 

ABSTRACT

Purpose: There is an increasing interest in the development of minimally invasive techniques for facial rejuvenation. Platelet-rich plasma (PRP) is a promising technique and its use has become a very promising and attractive treatment. It has been considered one of the most natural aesthetic procedures and it is a safe and inexpensive treatment compared to other therapies.

Material and methods: In order to evaluate the effectiveness of PRP as possible facial rejuvenation therapy, a bibliographical review of current literature in PubMed has been done to summarize the most recently published available evidence.

Results: Although its exact mechanism of action is unknown, several studies have shown beneficial effects and it is a safe and inexpensive treatment compared to other therapies. However, the evidence supporting its effectiveness is still inconclusive and studies are limited. The wide variability in the methodology and results makes widespread interpretation and result reliability difficult, as well as the comparison between studies.

Conclusions: Despite the lack of standardized literature and wide variability in the results, PRP is a promising technique for facial rejuvenation. Its application could be considered an effective and safe procedure. Further high quality research is necessary, with well defined methodology and long-term follow-up to demonstrate its effectiveness and to be able to determine if PRP can be considered as an alternative or support to other facial rejuvenation therapies.

 

KEY WORDS

Platelet-rich plasma, PRP, facial skin rejuvenation, facial aging, tissue regeneration.

 

INTRODUCCIÓN

El envejecimiento cutáneo consiste en una combinación de factores intrínsecos (genéticamente predispuestos) y extrínsecos (radiación ultravioleta, traumatismos, tabaquismo, alcohol, nutrición…)1-3. Con la edad, disminuyen los queratinocitos, melanocitos, citocinas, fibroblastos, colágeno, elastina y la actividad de reparación del ADN, lo que conlleva un adelgazamiento de la epidermis, cicatrización más lenta, cambios en la pigmentación cutánea, alteración de la respuesta inmune cutánea y menor protección contra la radiación ultravioleta2. Aunque la exposición a los factores extrínsecos es más dañina, la combinación de ambos factores en la piel induce la destrucción de colágeno y cambios en los tejidos elásticos, lo que lleva a la escasa proliferación de fibroblastos y a la disrupción de la integridad de la matriz extracelular; esto puede manifestarse como arrugas, atrofia epidérmica y dérmica, pérdida de elasticidad y volumen, discromía, aumento de la aspereza, adelgazamiento y fragilidad de la piel1-3.

Existe un interés creciente en el rejuvenecimiento facial, cuyo principal objetivo es prevenir y tratar el proceso de envejecimiento cutáneo mediante modalidades quirúrgicas o no invasivas1,3-5. En los últimos años ha disminuido el número de procedimientos quirúrgicos, lo que resalta la importancia de desarrollar nuevas modalidades terapéuticas mínimamente invasivas, con menores efectos secundarios y altamente demandadas en la regeneración de la estética facial1,3,5,6.

Entre estas intervenciones se encuentra el plasma rico en plaquetas (PRP) que, debido a su papel en la cicatrización de heridas y en los procesos de regeneración tisular, se ha expandido ampliamente en las últimas décadas y su uso se ha convertido en un tratamiento muy prometedor y atractivo en el rejuvenecimiento facial1-6. El mercado mundial del PRP creció de 45 millones de dólares en 2009 a 120 millones en 2016, y se prevé que supere los 4.5 billones en 20246.

El PRP se usó por primera vez en 1970 para tratar a pacientes con trombocitopenia, y su aplicación se ha expandido a muchos campos médicos6. En enero de 2021, había aproximadamente 500 ensayos clínicos en el mundo estudiando su uso para diversas indicaciones que van desde las úlceras del pie diabético hasta la disfunción eréctil2.

 

OBJETIVOS

Objetivo general: realizar una revisión bibliográfica de la literatura existente relacionada con el uso del PRP en el rejuvenecimiento facial.

Objetivos específicos:

  • Definir brevemente el PRP, sus características y su mecanismo de acción.
  • Evaluar la eficacia de administración de PRP en monoterapia en el rejuvenecimiento facial.
  • Proporcionar información actualizada a los profesionales sobre el uso de PRP en el rejuvenecimiento facial, incluyendo las indicaciones clínicas, ventajas y limitaciones.
  • Ofrecer información útil, novedosa y fiable aplicable al trabajo de los profesionales en relación con las técnicas de rejuvenecimiento facial.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Para evaluar el uso del PRP como posible terapia en el rejuvenecimiento facial, se realizó una búsqueda bibliográfica en PubMed entre enero y febrero de 2023 para identificar los estudios más recientemente publicados.

Las palabras clave usadas fueron plasma rico en plaquetas, PRP, rejuvenecimiento facial, envejecimiento facial y regeneración de tejidos. La selección incluyó el texto completo de los artículos publicados en inglés y español.

Un total de 31 artículos fueron inicialmente seleccionados en función del título y resumen, independientemente de su relevancia. Posteriormente, se establecieron los criterios de inclusión y exclusión y se seleccionaron 13 artículos finales.

Criterios de inclusión:

  • Diseño de estudio: se incluyeron revisiones bibliográficas y todos los tipos de estudios realizados, aunque se priorizaban los de más alta evidencia científica.
  • Fecha de publicación: estudios publicados desde el año 2018.
  • Población de estudio: estudios en humanos, sin restricción de edad, tamaño de la muestra o procedencia.
  • Intervención: uso del PRP en el rejuvenecimiento facial.

 

Criterios de exclusión:

  • Fecha de publicación: estudios publicados antes del año 2018.
  • Población de estudio: estudios en animales.
  • Intervención: uso del PRP combinado con otros tratamientos o aplicado a otras terapias distintas al rejuvenecimiento facial (regeneración periodontológica, restauración de pelo y uñas, alopecia, acné…).

 

RESULTADOS

El PRP es una solución autóloga concentrada de plaquetas humanas y factores de crecimiento (FC, growth factors o GF), aislados de sangre extraída del propio paciente mediante centrifugación, que puede estimular localmente la propia respuesta curativa del cuerpo2,3,5,6.

Hay más de 20 GF nativos en el PRP, dentro de los cuales se incluyen el GF derivado de plaquetas (PDGF), el GF endotelial vascular (VEGF), el GF fibroblástico (FGF), el GF transformante alfa y beta (TGFα y TGF-β), el GF epidérmico (EGF), el GF insulina-like (IGF), el GF tejido conectivo (CTGF) y el GF hepatocito (HGF), entre otros1-6. El PRP puede contener, en grados variables según el protocolo de separación, otros tipos celulares como leucocitos, eritrocitos, fibrina, citoquinas y otras proteínas biológicamente activas2,6.

Existen cuatro categorías principales de PRP, basadas en el contenido de leucocitos y fibrina: PRP puro (P-PRP), rico en plaquetas y pobre en leucocitos (es el preparado más usado1); fibrina pura rica en plaquetas (PRFM), pobre en leucocitos; PRP rico en leucocitos y plaquetas (L-PRP); y fibrina rica en leucocitos y plaquetas (L-PRF)1,2. A pesar esta terminología, no hay nomenclatura ampliamente aceptada y se han propuesto varias clasificaciones, lo que añade complejidad a la evaluación de la eficacia al revisar la literatura existente2,6.

Aunque se desconoce el mecanismo de acción exacto del PRP, se ha demostrado que promueve la remodelación tisular en la piel envejecida, constituyendo una potencial herramienta para el rejuvenecimiento facial2-6.

El PRP libera numerosos GF, moléculas de adhesión, citoquinas, quimiocinas y otras sustancias activas biológicamente que promueven la proliferación, diferenciación y regeneración celular, vitales para iniciar y acelerar la reparación y regeneración de los tejidos, por lo que se ha propuesto que podría ser una estrategia efectiva para el rejuvenecimiento facial1-6. El PRP estimula la proliferación de fibroblastos, aumenta la síntesis de colágeno, elastina y metaloproteinasas de la matriz, que degradan y eliminan la matriz extracelular fotodañada2,4,6.

Los GF liberados estimulan muchos procesos regenerativos, incluyendo la diferenciación y proliferación celular, angiogénesis, activación de fibroblastos, neoformación de colágeno y elastina, migración y maduración de queratinocitos y remodelación de la matrix extracelular, lo que puede aumentar la renovación celular, mejorar la cicatrización de heridas y engrosar las capas superiores de la piel para mejorar la función barrera1,2,4,6. El PRP también induce la producción de ácido hialurónico, que a su vez estimula la secreción de GF adicionales2,6.

La preparación del PRP es un proceso que incluye múltiples pasos: recolección de sangre en un tubo que contiene anticoagulante; centrifugación, aspiración del plasma pobre en plaquetas (PPP); resuspensión y extracción de PRP; y, en ciertos casos, uso de activadores o aditivos (trombina, cloruro de calcio, gluconato, ADP)2,4. El procedimiento obtención del PRP más eficaz no está claramente establecido y puede variar según la indicación del tratamiento2,4. Estas diferencias metodológicas pueden alterar la viabilidad de los GF, lo que hace que la interpretación de los resultados sea difícil y que se haya reportado una gran variabilidad en sus beneficios clínicos2,6. Aunque no hay consenso establecido, la variación en las muestras de PRP con diversos grados de GF e incluso ausencia de algunos GF particulares en el concentrado de plasma final probablemente tiene importantes implicaciones, lo que puede variar según la indicación terapéutica y contribuir a resultados clínicos conflictivos2.

Los activadores o aditivos controlan el momento de la liberación de los GF y en algunos casos se usan para asegurar la disponibilidad inmediata de los FC tras la liberación al tejido diana2. Una vez activado, sin embargo, la solución solamente es viable por un periodo corto de tiempo2.

La concentración de plaquetas en las muestras de PRP varía entre 2 y 8 veces los niveles basales del PRP en sangre periférica, y está influenciada por factores específicos del paciente y métodos de preparación2-4. Establecer la concentración plaquetaria óptima para el beneficio terapéutico máximo es difícil; a pesar de que su efecto biológico es variable, a veces puede resultar contradictorio y no hay clara evidencia de que la eficacia del rejuvenecimiento sea proporcional a la concentración de plaquetas2,6. Estudios in vitro han reportado un efecto dosis dependiente hasta cinco veces el límite superior de la concentración, y concentraciones más altas pueden disminuir la eficacia y tener un efecto inhibitorio sobre la curación2,6. La angiogénesis puede estar influenciada por las distintas concentraciones de plaquetas; un potencial angiogénico más bajo es observado con concentraciones bajas o excesivamente altas6.

A pesar de la falta de literatura estandarizada que evalúa la eficacia y los mejores procedimientos de preparación, el PRP ha llegado a ser ampliamente utilizado para el rejuvenecimiento facial y muchos estudios han sido publicados2. Ha sido utilizado como aplicaciones tópicas, inyecciones intradérmicas o adyuvante a otros procedimientos como láser, mesoterapia, radiofrecuencia o microneedling1,2. La amplia variación en el proceso de preparación y administración del PRP hace difícil la comparación entre productos, pruebas y resultados2.

Esta revisión bibliográfica tiene como objetivo resumir la evidencia disponible en cuanto a la eficacia del uso del PRP en el rejuvenecimiento facial, con especial atención a los estudios comparativos de mayor calidad publicados desde el 2018. En la TABLA 1 del anexo se resumen las características principales de cada uno de los estudios.

Banihashemi et al. (2021)1 realizaron un estudio en 30 pacientes, a los cuales administraron dos inyecciones intradérmicas de PRP puro con tres meses de intervalo. Para la elaboración del PRP, se extrajo a cada paciente 60 ml de sangre periférica y se sometió a un proceso de doble centrifugación, la primera a 2000 g durante 2 minutos y la segunda a 4000 g durante 8 minutos. Para la activación de las plaquetas usó como aditivo gluconato cálcico. Los métodos de evaluación, a los tres y seis meses de seguimiento, consistieron en medidas de exploración de la piel, autoevaluación de los pacientes, evaluación objetiva por un médico y evaluación doble ciego por un segundo dermatólogo (mediante fotografías). La mayoría de los pacientes informaron de una mejoría en todos los parámetros (ojeras, arrugas periorbitarias, surcos nasogenianos, rigidez de la piel), aunque solamente fue estadísticamente significativa para las ojeras. En la valoración del médico, se mostró mejoría en ojeras, arrugas periorbitarias y surcos nasogenianos, aunque solamente fue significativo en ojeras y surcos nasogenianos. La evaluación por el dermatólogo demostró mejoría para ojeras, arrugas periorbitarias y surcos nasogenianos, siendo estadísticamente significativo sólo para las ojeras. La puntuación de satisfacción más alta fue la del paciente, lo que puede deberse a que los pacientes detectaron antes una mejoría. Se concluyó que el rejuvenecimiento facial con PRP es una técnica prometedora y no invasiva, con los mejores resultados observados en la mejoría de ojeras y arrugas.

En el estudio no aleatorizado, controlado, cara dividida, realizado por Da Silva et al. (2021)13, 19 mujeres recibieron múltiples inyecciones intradérmicas mensuales durante dos meses de PRP liofilizado en un lado de la cara y suero salino en el contralateral. En dicho estudio no consta la cantidad de sangre periférica extraída, ni el procedimiento de centrifugación ni el uso de aditivos o activadores de plaquetas. La evaluación incluyó métodos de imagen con fotografías, técnicas histológicas con biopsia y análisis microscópico de multifotones. Aunque el PRP liofilizado presentó un valor de plaquetas diez veces superior al basal y GF en niveles adecuados, solamente la solución salina mostró un incremento del grosor dérmico. El colágeno permaneció invariable en ambos tratamientos. El uso de PRP por mesoterapia, por tanto, no mostró mejoría en el envejecimiento.

Neinaa et al. (2020)7 compararon la eficacia del PPP y del PRP en el rejuvenecimiento infraorbitario. 68 mujeres recibieron tres sesiones en intervalos de dos semanas en una región infraorbitaria con PRP y en la contralateral con PPP. Para la preparación de ambos productos, se extrajeron 10 ml de sangre venosa de cada participante y se sometió a un proceso de centrifugación doble, la primera a 3000 rpm durante 15 minutos y la segunda a 1500 rpm durante 5 minutos. Se añadió gluconato cálcico como activador de plaquetas a la muestra de PRP. El proceso de evaluación fue realizado a los tres meses de finalizar el tratamiento mediante evaluación clínica y dermatoscópica. Se mostró que ambos tratamientos redujeron clínicamente el grado de hiperpigmentación, pero el PPP, debido a su efecto de relleno, fue significativamente más eficaz que el PRP para el rejuvenecimiento infraorbitario.

Dos estudios prospectivos fueron realizados con PRP tópico. En el primer estudio, Araco et al. (2019)8 evaluaron el PRP tópico en la reducción de arrugas superficiales periorales y restauración de la matriz dérmica. Para ello, se extrajo 18 ml de sangre periférica a 50 mujeres y se sometió a un proceso de centrifugación simple a 1800 rpm durante 5 minutos. No consta en el estudio el uso de activadores de plaquetas. Las 50 mujeres fueron tratadas con una sola sesión de láser fraccional de CO2 en el área perioral; la mitad se aplicaron después PRP tópico durante 12 semanas, y la otra mitad gentamicina y betametasona durante los 7 primeros días y gel de ácido hialurónico durante las siguientes 12 semanas. El método de evaluación de la eficacia y tolerabilidad del tratamiento se realizó a las 6 y 12 semanas y a los 6 meses tras el tratamiento mediante una evaluación de fotografías por dos médicos independientes y la autoevaluación de los pacientes. El PRP tópico mostró una mayor reducción de las arrugas periorales superficiales y una restauración de la matriz dérmica, con mejoría significativa en todos los parámetros. Se concluyó que el PRP tiene capacidad regenerativa y que el tratamiento tópico puede ser eficaz. En el segundo estudio piloto con PRP tópico, el cual fue enmascarado, cara dividida y controlado, Draelos et al. (2019)9 evaluaron el efecto tras aplicar a 20 pacientes un serum con PRP en un lado de la cara y con serum solo el otro. Tras la extracción de 50 ml de sangre periférica de cada paciente, se sometió a la muestra a un proceso de doble centrifugación para la obtención de PRP. No consta el uso de aditivos o activadores de plaquetas, ni la velocidad ni el tiempo de centrifugación. La evaluación de los resultados, llevada a cabo tanto por investigadores enmascarados como por los pacientes, contenía datos visuales, fotográficos, histológicos, inmunohistoquímicos y moleculares. A pesar de observarse en la biopsia una regulación al alza del colágeno tipo I y mejorarse la arquitectura celular, no hubo diferencias estadísticamente significativas percibidas por los investigadores enmascarados ni por los pacientes en ninguno de los parámetros evaluados. Se concluyó que los resultados podrían tener valor para el PRP tópico en el rejuvenecimiento facial.

Alam et al. (2018)10 realizaron un ensayo clínico aleatorizado (ECA), cara dividida, enmascarado, controlado por placebo, para investigar si el PRP mejora la apariencia visual, incluyendo textura y color, del fotoenvejecimiento facial. El proceso de preparación incluye extracción de sangre periférica de cada paciente y un proceso de doble centrifugación; no constan mililitros de sangre extraída, uso de activadores de plaquetas, velocidad ni tiempo de centrifugación. 27 pacientes recibieron una única inyección intradérmica de PRP en un lado de la cara y de solución salina en la mejilla contralateral. La evaluación de los resultados fue llevada a cabo por los propios pacientes y por la valoración de dos dermatólogos enmascarados mediante fotografías. A los seis meses, los pacientes refirieron mejoría estadísticamente significativa en las arrugas, textura y pigmentación en el lado tratado con PRP, mientras que los dermatólogos no observaron diferencia significativa entre los dos lados para las arrugas finas. Se postuló que quizás hubo una mejoría sutil percibida por los pacientes que no pudo ser capturada por la fotografía y que el PRP puede tener beneficio, al menos temporalmente y no significativamente superior al suero salino, en reducir los signos visibles del fotoenvejecimiento.

En el estudio de Lee et al. (2018)11, 31 pacientes recibieron una única inyección intradérmica de PRP en cada lado de la cara. Para la obtención de PRP, se extrajeron 8 ml de sangre periférica de cada paciente y la muestra fue centrifugada a 3200 rpm durante 5 minutos. No se usaron activadores de plaquetas. Los resultados fueron evaluados clínicamente por médicos mediante fotografías y por los propios pacientes. Aunque la mayoría de los pacientes se encontraron satisfechos con los resultados en la apariencia de las mejillas, los médicos solamente mostraron mejoría en 14 pacientes. Se concluyó que el PRP produce un beneficio modesto en el tratamiento estético del envejecimiento facial y fotodaño.

Hersant et al. (2021)12 realizaron un ECA para investigar el efecto sinérgico de las inyecciones de ácido hialurónico (AH) y PRP autólogo en el rejuvenecimiento facial. El método de elaboración del PRP incluyó extracción de 8 ml de sangre periférica y se sometió a un proceso de centrifugación de 1500 g durante 5 minutos. No consta el uso de activadores de plaquetas. 93 pacientes se dividieron aleatoriamente en 3 grupos de intervención, recibiendo en las mejillas 3 sesiones de tratamiento con PRP, AH o PRP + AH. La evaluación de los resultados, mediante evaluación clínica de la apariencia facial (cuestionarios y fotografías) y medidas objetivas de la elasticidad y firmeza, fue llevada a cabo a los 1, 3 y 6 meses tras finalizar el tratamiento. El grupo con PRP + AH presentó una mejoría significativa en la apariencia facial general en comparación con el tratamiento con PRP o AH solos, que también presentaron mejoría, pero de forma más discreta. Tanto la evaluación clínica como la medición de la elasticidad de la piel mejoraron significativamente con el tratamiento con PRP + AH. La combinación de PRP y AH parece ser un tratamiento prometedor para el rejuvenecimiento facial con una mejoría altamente significativa en la apariencia facial y la elasticidad de la piel en comparación con PRP o AH solos.

En ninguno de los estudios anteriormente citados se reportaron efectos adversos serios ni persistentes1,7-13.

 

DISCUSIÓN

En los últimos años se ha incrementado el uso de técnicas mínimamente invasivas en el rejuvenecimiento facial. De ellas, el PRP es una técnica prometedora; ha sido considerado uno de los procedimientos estéticos más naturales y se trata de un tratamiento seguro y poco costoso en comparación con otras terapias.

Varios estudios con PRP, incluyendo aplicaciones tópicas e intradérmicas, han mostrado efectos beneficiosos en el rejuvenecimiento facial. A pesar de la popularidad creciente y los resultados positivos obtenidos, la calidad de la evidencia apoyando su eficacia clínica estética no es concluyente, los estudios son todavía muy limitados y su utilidad es algo controvertida.

En muchas publicaciones sobre el PRP en el rejuvenecimiento facial no se ha demostrado mejoría clínica significativa y consistente después del tratamiento. Existe, por tanto, una brecha de evidencia entre las observaciones experimentales y su beneficio clínico probado. La calidad de la evidencia para la utilidad del PRP para el rejuvenecimiento facial es actualmente más débil que en otras muchas aplicaciones. La mayoría de la evidencia de alta calidad sugiere una mejoría de sutil a modesta en el mejor de los casos, con muchos de los estudios con resultados conflictivos.

Aunque la literatura está llena de estudios examinando su eficacia, la falta de consistencia en la metodología puede afectar significativamente a la calidad de los resultados y ser poco fiables.

La preparación del PRP es un proceso que incluye múltiples pasos y el procedimiento de obtención más eficaz no está claramente establecido. La falta de estandarización en los métodos de preparación y entrega, así como en la caracterización biológica de los productos de PRP, pueden alterar enormemente el producto final y la viabilidad de los GF, por lo que se muestra una gran variabilidad en sus beneficios clínicos y dificulta la interpretación generalizada de los resultados y la comparación entre estudios. La amplia heterogeneidad en las variables debidas a los distintos kits comerciales, anticoagulantes, centrifugación, activadores, concentraciones de plaquetas, GF y otros tipos celulares, formas de administración, volumen requerido capaz de producir resultados visibles y número de dosis administradas introducen incertidumbre y pueden reportar resultados poco fiables.

Otro factor que limita la generalización de los resultados es que existen pocos estudios de alta evidencia científica. En lugar de basarse en grandes ECA, la mayoría de los efectos positivos sobre el PRP se han reportado en estudios no controlados y series de casos con calidad inconsistente que no logran describir las características del PRP y el proceso de activación, por lo que no hay resultados claros ni evidencia objetiva demostrable. De hecho, los resultados menos favorables han sido reportados de los pocos estudios controlados y con un nivel razonablemente bueno de evidencia.

Por otro lado, la evaluación de los resultados de investigadores y pacientes, aunque muy importantes para evaluar el éxito de cualquier procedimiento cosmético, son operador dependiente, altamente subjetivos y no constituyen una medida científica seria. Para evaluar objetivamente un tratamiento, la autoevaluación, incluso si está enmascarada, no está libre de sesgo. La satisfacción de los pacientes en las encuestas no es imparcial y no puede constituir una prueba de eficacia objetiva altamente fiable. Además, en varios estudios no se confirmó la autoevaluación positiva de los pacientes por los profesionales.

También influye en la inconsistencia de los resultados que la mayoría de las indicaciones clínicas y los puntos finales de eficacia están mal definidos, que los periodos de seguimiento de los pacientes a lo largo del tiempo son cortos y que la mayoría de los estudios están formados por un pequeño número de participantes.

A pesar de la gran variabilidad en los resultados, la aplicación del PRP (incluso una sola aplicación) podría considerarse un procedimiento eficaz y seguro en el rejuvenecimiento facial. Es necesaria una investigación de alta calidad, con metodologías claramente delineadas y con alto número de participantes, para demostrar mejor la eficacia del PRP, aclarar los efectos biológicos y clínicos de este procedimiento y para establecer su papel entre otras muchas modalidades de tratamiento y poder así determinar si el PRP puede ser considerado como alternativa o apoyo a otras terapias. Existe una necesidad de estudios de seguimiento a largo plazo para evaluar si los beneficios del PRP persisten a lo largo del tiempo, así como una comparación con otros métodos no invasivos para el rejuvenecimiento facial (radiofrecuencia, láseres, mesoterapia, microneedling…).

 

CONCLUSIONES

  1. El PRP es una técnica prometedora en el rejuvenecimiento facial. Aunque se desconoce su mecanismo exacto de acción, varios estudios han mostrado efectos beneficiosos y se trata de un tratamiento seguro y poco costoso en comparación con otras terapias.
  2. Sin embargo, la evidencia apoyando su eficacia todavía no es concluyente y los estudios son limitados. La amplia variabilidad en la metodología, en la caracterización biológica de los productos, en las formas de administración, en el número de dosis, en el volumen administrado y en los beneficios clínicos obtenidos, dificulta la interpretación generalizada de los resultados y la comparación entre estudios.
  3. A pesar de los resultados controvertidos, la aplicación del PRP podría considerarse un procedimiento eficaz y seguro en el rejuvenecimiento facial.
  4. Tras comparar los resultados obtenidos y los parámetros utilizados en cada uno de los estudios realizados en los últimos cinco años, se ha observado mayor eficacia sobre el uso del PRP en el rejuvenecimiento facial en aquellos con doble centrifugación, administración intradérmica y mayor cantidad de sangre periférica extraída.
  5. Es necesaria una investigación de alta calidad científica, con estudios con indicaciones clínicas y puntos finales de eficacia bien definidos, metodologías claramente delineadas, alto número de participantes, seguimiento a largo plazo y comparación con otros métodos no invasivos para el rejuvenecimiento facial para demostrar la eficacia del PRP, aclarar los efectos biológicos y clínicos de este procedimiento y poder determinar si el PRP puede ser considerado como alternativa o apoyo a otras terapias de rejuvenecimiento facial.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Banihashemi M, Zabolinejad N, Salehi M, Hamidi Alamdari Z NS. Platelet-rich plasma use for facial rejuvenation: A clinical trial and review of current literature. Acta Biomed. 2021;92(2):e2021187.

2. Bajaj S, Orbuch D, Wang JV GR. Preparation and Utility of Platelet-Rich Plasma (PRP) for Facial Aging: A Comprehensive Review. Adv Ther [Internet]. 2022;39(9):4021–36. Available from: https://doi.org/10.1007/s12325-022-02239-6.

3. Hernández-González T, Solenzal-Álvarez Y, Sánchez-Linares V, Amaró-Garrido M M-HA. Rejuvenecimiento facial con plasma rico en plaquetas autólogo. Rev Cuba Hematol Inmunol y Hemoter. 2022;38(4):1–17.

4. Mijiritsky E, Assaf HD, Peleg O, Shacham M, Cerroni L, Mangani L. Use of PRP, PRF and CGF in periodontal regeneration and facial rejuvenation-a narrative review. Biology (Basel). 2021;10(4):1–23.

5. Xiao H, Xu D, Mao R, Xiao M, Fang Y, Liu Y. Platelet-rich plasma in facial rejuvenation: A systematic appraisal of the available clinical evidence. Clin Cosmet Investig Dermatol. 2021;14:1697–724.

6. Atiyeh B, Oneisi A, Ghieh F. Platelet-Rich Plasma Facial Rejuvenation: Myth or Reality? Aesthetic Plast Surg [Internet]. 2021;45(6):2928–38. Available from: https://doi.org/10.1007/s00266-021-02300-9

7. Neinaa YMEH, Hodeib AAEH, Morquos MM, Elgarhy LH. Platelet-poor plasma gel vs platelet-rich plasma for infraorbital rejuvenation: A clinical and dermoscopic comparative study. Dermatol Ther. 2020;33(6).

8. Araco A. A prospective study comparing topic platelet-rich plasma vs. placebo on reducing superficial perioral wrinkles and restore dermal matrix. J Cosmet Laser Ther. 2019;21(6):309–15.

9. Draelos ZD, Rheins LA, Wootten S, Kellar RS, Diller RB. Pilot study: Autologous platelet-rich plasma used in a topical cream for facial rejuvenation. J Cosmet Dermatol. 2019;18(5):1348–52.

10. Alam M, Hughart R, Champlain A, Geisler A, Paghdal K, Whiting D, et al. Effect of Platelet-Rich Plasma Injection for Rejuvenation of Photoaged Facial Skin: A Randomized Clinical Trial. JAMA Dermatology. 2018;154(12):1447–52.

11. Lee ZH, Sinno S, Poudrier G, Motosko CC, Chiodo M, Saia W, et al. Platelet rich plasma for photodamaged skin: A pilot study. J Cosmet Dermatol. 2019;18(1):77–83.

12. Hersant B, Sidahmed-Mezi M, Aboud C, Niddam J, Levy S, Mernier T, et al. Synergistic Effects of Autologous Platelet-Rich Plasma and Hyaluronic Acid Injections on Facial Skin Rejuvenation. Aesthetic Surg J. 2021;41(7):NP854–65.

13. da Silva LQ, Cancela RBB, de Lima Montalvão SA, Huber SC, Vieira-Damiani G, Triglia RM, et al. The effect of lyophilized platelet rich-plasma on skin aging: a non-randomized, controlled, pilot trial. Arch Dermatol Res. 2021;313(10):863–71.

 

ANEXOS

TABLA 1. Principales características de los estudios del uso del PRP en el rejuvenecimiento facial

Autor del estudio Número de pacientes Tipo de intervención Cantidad de sangre periférica extraída Centrifugación Activador de plaquetas Método de evaluación Conclusiones
Banihashemi et al. (2021)1 30 Dos inyecciones intradérmicas de PRP puro con tres meses de intervalo 60 ml Doble centrifugación: primera a 2000 g durante 2 minutos, segunda a 4000 g durante 8 minutos Gluconato cálcico Medidas de exploración de la piel. Autoevaluación de los pacientes. Evaluación objetiva por un médico. Evaluación doble ciego por un segundo dermatólogo El rejuvenecimiento facial con PRP es una técnica prometedora y no invasiva, con los mejores resultados observados en la mejoría de ojeras y arrugas
Da Silva et al. (2021)13 19 Múltiples inyecciones intradérmicas mensuales durante dos meses de PRP liofilizado en un lado de la cara y de suero salino en el contralateral No consta No consta No consta Métodos de imagen (fotografía). Técnicas histológicas (biopsia). Análisis microscópico de multifotones El uso de PRP liofilizado por mesoterapia no mostró mejoría en el envejecimiento de la piel
Neinaa et al. (2020)7 68 Tres sesiones en intervalos de dos semanas en una región infraorbitaria con PRP y en la contralateral con PPP 10 ml Doble centrifugación: primera a 3000 rpm durante 15 minutos, segunda a 1500 rpm durante 5 minutos. Gluconato cálcico Evaluación clínica mediante escalas y satisfacción de los pacientes. Evaluación dermatoscópica Ambos tratamientos resultaron clínicamente eficaces en la reducción del grado de hiperpigmentación, pero el PPP, debido a su efecto de relleno, fue significativamente más eficaz para el rejuvenecimiento infraorbitario
Araco et al. (2019)8 50 Tras una sesión de láser fraccional de CO2 perioral, la mitad se aplicaron dos veces al día PRP tópico 12 semanas y la otra mitad gentamicina y betametasona 7 días y gel de ácido hialurónico las siguientes 12 semanas 18 ml Centrifugación simple a 1800 rpm durante 5 minutos No consta Evaluación de fotografías por dos médicos independientes. Autoevaluación de los pacientes El PRP tiene capacidad regenerativa y el tratamiento tópico

puede ser eficaz

Draelos et al. (2019)9 20 Serum con PRP en un lado de la cara y con serum solo en el contralateral dos veces al día durante 8 semanas 50 ml Doble centrifugación. No consta velocidad ni tiempo No consta Datos visuales, fotográficos, histológicos, inmunohistoquímicos y moleculares PRP tópico puede tener valor en el rejuvenecimiento facial
Alam et al. (2018)10 27 Inyección intradérmica única de PRP en una mejilla y de solución salina en la contralateral No consta Doble centrifugación. No consta velocidad ni tiempo No consta Puntuación de fotoenvejecimiento mediante fotografías por dos dermatólogos enmascarados. Autoevaluación por los pacientes PRP puede tener beneficio, al menos temporalmente y no significativamente superior al suero salino, en reducir los signos visibles del fotoenvejecimiento
Lee et al. (2018)11 31 Inyección intradérmica única de PRP en cada lado de la cara 8 ml Centrifugación simple a 3200 rpm durante 5 minutos No consta Evaluación clínica médica mediante fotografías. Autoevaluación de los pacientes PRP produce un beneficio modesto en el tratamiento estético del envejecimiento facial y fotodaño
Hersant et al. (2021)12 93 3 sesiones de tratamiento con PRP, ácido hialurónico o PRP + ácido hialurónico en las mejillas 8 ml Centrifugación simple a 1500 g durante 5 minutos No consta Evaluación clínica de la apariencia facial (cuestionarios y fotografías). Medidas objetivas de la elasticidad y firmeza Los tres tratamientos presentaron mejoría, pero la combinación de PRP con ácido hialurónico fue significativamente mayor

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos