Lavado gástrico en intoxicaciones agudas. Artículo monográfico

27 abril 2024

 

AUTORES

  1. Elena Lacambra Orgilles. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  2. Ainhoa Leticia González Esgueda. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  3. Alberto Manuel Panzano Pérez. Diplomado en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario lozano Blesa. Zaragoza.
  4. Beatriz Baeza Lobarte. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  5. María Marco Borderas. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  6. Silvia Alepuz Hervás. Diplomada en Enfermería. Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.

 

RESUMEN

En los servicios de urgencias se atiende a un número considerable de pacientes que han ingerido ya bien de forma voluntaria o involuntaria sustancias que ya sean por su toxicidad o por su sobredosis pueden ser letales para el individuo. El lavado gástrico es una técnica que se utiliza para evitar la absorción de un producto tóxico que ha sido ingerido por vía oral. Es una descontaminación digestiva cuyo fin es eliminar la mayor cantidad del tóxico del estómago para evitar su absorción. Es un procedimiento limitado, en ocasiones secundario o complementario a otras técnicas de descontaminación como puede ser la administración de carbón activado. Puede conllevar un riesgo iatrogénico por lo que es fundamental conocer correctamente su técnica, así como las indicaciones, contraindicaciones para evitar posibles complicaciones1.

PALABRAS CLAVE

Lavado gástrico, descontaminación, intoxicación.

ABSTRACT

Gastric lavage is a technique that is usually used in emergency services to prevent the absorption of a toxic product that has been ingested orally. It is a digestive decontamination whose purpose is to eliminate as much of the toxic substance as possible from the stomach to prevent its absorption. It is a limited procedure, sometimes secondary or complementary to other decontamination techniques such as the administration of activated carbon. It may carry an iatrogenic risk, so it is essential to correctly know its technique as well as the indications and contraindications to avoid possible complications.

KEY WORDS

Gastric lavage, decontamination, poisoning.

DESARROLLO DEL TEMA

El lavado gástrico es un procedimiento invasivo cuyo objetivo es vaciar el contenido del estómago. Para ello se introduce una sonda por la nariz o por la boca hasta el interior del estómago y mediante irrigación y aspiración de pequeños volúmenes de líquido de solución salina o agua tibia ( 37º ) se evita que dichas sustancias pasen al resto del tubo digestivo y se absorba2.

MATERIAL NECESARIO:

  • Sonda para lavado o drenaje generalmente tipo Faucher de calibre teniendo en cuenta la edad y fisonomía del paciente.
  • Guantes no esteriles.
  • Lubricante hidrosoluble.
  • Gasas.
  • Jeringa de alimentación 50ml.
  • Esparadrapo hipoalérgico.
  • Rotulador.
  • Bolsa de drenaje, recipiente para recoger el lavado extraído y los restos del tóxico.
  • Pinza para clampaje, tipo kocher.
  • Solución líquida a introducir, suero salino o agua tibia preferiblemente a 37º.
  • Fonendoscopio.
  • Aspirador de vacío.
  • Paño o sábana para colocar encima del paciente.
  • Carbón activado si está indicado y como complemento al lavado gástrico1,3.

 

DESCRIPCIÓN DE LA TÉCNICA:

Antes de comenzar:

  1. Identificación correcta del paciente.
  2. Preservar su intimidad.
  3. Evaluar el estado del paciente, su nivel de conciencia, estado respiratorio y circulatorio.
  4. Explicar la técnica al paciente y/o acompañantes y fomentar en la medida que se pueda su colaboración.
  5. Monitorizar y estabilizar constantes. Se administrará oxígeno y se canalizará vía periférica si es necesario.
  6. Preparación del material necesario y colocación de paños o empapadores para proteger al paciente.
  7. Inspección de la cavidad nasal y/o oral. Retirar prótesis dentales
  8. Lavado de manos, colocación de guantes y material de autoprotección.
  9. El paciente debe de estar consciente, de no estarlo proteger la vía aérea con IOT para evitar aspiraciones1,3,4,5.

 

Colocación de sonda orogástrica:

  1. Elección de la sonda. Generalmente se empleará sonda Faucher:
    • En lactantes 20 French.
    • En niños 24-28 French.
    • En adolescentes 30-40 French.
    • En adultos 36-40 French.
  2. Colocar al paciente en posición fowler o incorporado 45-90º.
  3. Medir la longitud de la sonda orogástrica desde la comisura de la boca hasta el lóbulo de la oreja y el apéndice xifoides del esternón señalando la marca con rotulador.
  4. Lubricar la sonda preferiblemente con gel hidrosoluble, evitar vaselina.
  5. Colocar la cabeza hacia delante e introducir la sonda por encima de la lengua por la orofaringe suavemente, si el paciente colabora instarle a que trague saliva.
  6. Progresaremos suavemente al mismo tiempo que el paciente realiza la deglución hasta la marca del rotulador.
  7. Comprobar la correcta ubicación de la sonda aspirando contenido gástrico con una jeringa de 50 ml.
  8. Fijar la sonda1,3,4,5.

 

Colocación sonda nasogástrica:

  1. Elección de la sonda. Generalmente se empleará sonda Levin:
    • En niños 12-14 Fr.
    • En adultos 18 Fr.
  2. Colocar al paciente en posición fowler o incorporado 45-90º.
  3. Medir la longitud de la sonda nasogástrica mediante la técnica Hansen (desde la punta de la nariz al lóbulo de la oreja y de allí a la apófisis xifoides del esternón) señalando la marca con rotulador
  4. Lubricar la sonda preferiblemente con gel hidrosoluble, evitar vaselina.
  5. Introducir la sonda por uno de los dos orificios nasales hasta llegar a la pared posterior de la faringe. Flexionar la cabeza del paciente hacia delante. Si colabora instarle a que trague saliva.
  6. Progresaremos suavemente al mismo tiempo que el paciente realiza la deglución hasta la marca del rotulador.
  7. Comprobar la correcta ubicación de la sonda aspirando contenido gástrico con una jeringa de 50ml o introduciendo un pequeño volumen de aire con la jeringa y comprobando con un fonendoscopio el aire al entrar en el estómago.
  8. Fijar la sonda1,3,4,5.

 

Lavado gástrico:

  1. Colocar al paciente en posición correcta: Trendelemburg 10-15 º y decúbito lateral izquierdo para que el contenido gástrico no se vaya a duodeno.
  2. Aspirar con una jeringa 50 ml el mayor contenido gástrico posible.
  3. Reservar una muestra del contenido aspirado para su posterior análisis toxicológico, si se precisa.
  4. Introducir suero fisiológico o agua tibia con una jeringa o embudo por la sonda (en adultos de 150-300 ml y en menores 10ml/kg de peso).
  5. Cuando el líquido esté dentro, masajear suavemente el epigastrio.
  6. Colocar la sonda por debajo del nivel del estómago para la salida del líquido introducido o aspirar con la jeringa. Debe de salir aproximadamente el líquido introducido.
  7. Repetir tanta vez sea necesario hasta que salga el contenido claro y sin restos. No recomendable más de 10-12 veces ya que puede provocar intoxicación hídrica.
  8. El lavado puede complementarse, si está indicado, con la administración de carbón activado por la sonda y pinzar durante 5 min. En adultos 50 g y en menores 1g/kg1,3,4,5.

 

Retirada sonda:

  1. Colocar al paciente en posición fowler.
  2. Pinzar la sonda por el extremo proximal.
  3. Retirar la fijación.
  4. Extraer la sonda con un movimiento continuo y moderadamente rápido. No forzar la salida de la sonda.
  5. Colocar al paciente en una posición cómoda, cabecero 30º.
  6. Explicar posibles molestias al paciente como puede ser náuseas, vómitos, mareo, dolor1,3,4,5.

 

INDICACIONES:

La indicación de la realización de un lavado gástrico va a depender fundamentalmente de:

  • El producto ingerido sea de alta toxicidad (riesgo letal).
  • Cantidad del producto ingerido.
  • El tiempo transcurrido desde la ingesta hasta la atención, generalmente suele ser efectivo en los casos que la ingesta es inferior a 1 hora perdiendo su eficacia después de las 6 horas aunque ese tiempo puede ampliarse en 12-24h cuando la ingesta se trate de fármacos con cubierta entérica o acción retardada, anticolinérgicos, narcóticos,
  • Estado clínico del paciente3.

 

Hay numerosos estudios que cuestionan su eficacia por lo que su realización no debe de ser rutinaria y en la mayoría de los casos se debe de complementar o sustituir con otra técnica de descontaminación digestiva como puede ser el carbón activado.

Emplearemos la técnica del lavado gástrico en:

  • Ingesta de sustancias potencialmente tóxicas o venenosas no absorbidas por el carbón activo como puede ser el carbonato de litio o sulfato de hierro, intoxicaciones por ácido bórico, arsénico, bromuro, cianuro, etanol, potasio.
  • Ingestas con gran potencial de morbilidad o mortalidad, como las de insecticidas organofosforados, en los que se complementa el lavado gástrico con la administración de carbón activado.
  • Ante la negativa de un paciente para la administración de carbón activado a antieméticos por vía oral.
  • En los que el paciente se encuentre con un nivel bajo de conciencia, dificultad para la deglución en los que se precise el lavado gástrico y complementar con carbón activado1,3.

 

Fuera de las intoxicaciones agudas, el lavado gástrico, también puede estar indicado para:

  • Comprobar la presencia de sangre fresca dentro del estómago para descartar un sangrado activo.
  • Limpiar el interior del estómago de sangre y alimentos antes de realizar una gastroscopia.
  • Obstrucción intestinal para descomprimir el estómago.
  • Tomas muestras de jugo gástrico.
  • Medida terapéutica en caso de la hipertermia maligna2,4.

 

CONTRAINDICACIONES:

  • Lesiones gastroesofágicas, cirugía del estómago o esófago.
  • Traumatismo craneal o maxilofacial con sospecha de fractura de base del cráneo.
  • Coagulopatías.
  • Sospecha de abdomen agudo.
  • Estenosis esofágica.
  • Intoxicaciones por hidrocarburos.
  • Ingesta de sustancias cáusticas o corrosivas, álcalis, ácidos.
  • Ingesta de cuerpos extraños, objetos punzantes.
  • Pacientes con deterioro del nivel de conciencia (salvo que se aisle la vía aérea con IOT para evitar riesgo de broncoaspiración).
  • Riesgo de convulsiones
  • Tiempo transcurrido mayor de 4 horas (salvo indicaciones médicas )1,3.

 

COMPLICACIONES:

  • Broncoaspiración.
  • Riesgo hipoxia.
  • Laringoespasmo.
  • Lesión y/o sangrado de la mucosa (nasal, bucal, faringe, esófago, estómago).
  • Perforación gástrica o esofágica.
  • Arritmias.
  • Alteraciones hidroelectrolíticas.
  • Arrastre del tóxico más allá del píloro1,2,6.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Amigo Tadín M. Lavado gástrico en el paciente con intoxicación aguda. Nure investigación Internet ;2012 9(58):14. Disponible en: https://www.nureinvestigacion.es/OJS/index.php/nure/article/view/579
  2. Bescós Alonso V. Lavado gástrico. Revista Ocronos. 2021;4(6):113.
  3. Bugarín Gonzalez R., Gallego Feal P., Martínez Rodríguez J.B., García Quintans A. El lavado gástrico. El médico en las situaciones urgentes. Medicina Integral. 2001;38(9):379-384.
  4. Chávez Barroso C.,Largo Fernández J., Reina González M. Lavado gástrico. Manual de urgencias pediátricas. Hospital Virgen del Rocío. Sevilla;2012:271-274. Disponible en:https://manualclinico.hospitaluvrocio.es/urgencias-de-pediatria-tecnicas-y-procedimientos/lavado-gastrico/
  5. Vega Morente M. Procedimiento para la administración de carbón activado previo al lavado gástrico. Revista Ciber. 2009;10. Disponible en: https://www.enfermeriadeurgencias.com/ciber/noviembre2009/pagina4.html
  6. Barberá Pérez P., Artigas Clemente M. Lavado Gástrico. En: Zaragoza González García G.,Rodríguez Marinez G. Semiología básica y procedimientos comunes en urgencias pediátricas. Madrid: Ergon; 2017. P.267-269.

 

Publique con nosotros

Indexación de la revista

ID:3540

Últimos artículos